Sello de calidad: el valor de los juegos de Nintendo
Artículos, Destacados

Sello de calidad: el valor de los juegos de Nintendo

La importancia de creer en tu marca

Compartir en:

La calidad de los juegos exclusivos de Nintendo es indudable. Desde la irrupción de la compañía en la industria, esta y sus usuarios se han maravillado con sus propuestas. Así, lo que comenzó con las Game & Watch, con un pequeño héroe esquivando barriles y con otros tantos ejemplos que llenarían miles y miles de páginas, hoy se ha convertido en una de las marcas más reconocibles del mundo.

Sin duda, buena culpa de esto lo tienen su propuesta estrella: los videojuegos. Mucho antes de lanzarse a la piscina con sus propios sistemas, la Gran N era una de las estrellas de los salones recreativos. Por ello, a nadie le sorprendió el éxito de NES (Famicom en Japón) cuando llegó al mercado. Si ya eran excelentes trabajando en aquellas enormes máquinas, ¿cómo no iban a serlo produciendo para sus propios sistemas domésticos?

Por ello, hoy queremos estrenar «Sello de calidad», una serie episódica en la que repasaremos algunos puntos que, como veréis en esta y próximas entregas, harán hincapié en los puntos que han construido lo que hoy es la Gran N. Y, como no podía ser de otra manera, toca empezar por lo más importante de la marca: la calidad de los juegos de Nintendo.

La excelencia en su fase más primigenia

El éxito de las propuestas de NES y Game Boy no es casual. Después de arrasar en recreativas con Donkey Kong y de hacer lo propio en el terreno portátil con las Game & Watch, la compañía pensó que sería una buena idea apostar por producir ideas para su propio sistema. Así, tras años de experiencia en el sector, vieron la luz a mitad y finales de los 80 NES y Game Boy, las primeras consolas que la compañía considera como tal.

En estas nacieron muchas de las licencias que hoy conocemos. Aunque el foco y la atención se la llevaron propuestas como Super MarioThe Legend of Zelda, dos ideas capaces de revolucionar sus géneros y llevarlos a una nueva dimensión, estos sistemas fueron el primer hogar de otras franquicias como PokémonKirbyMetroid que aún hoy siguen vigentes.

No obstante, aunque estos sean los ejemplos más repetidos, no fueron los únicos que debutaron durante los años 80. Obras como Ice ClimberKid Icarus Punch-Out!!!, hoy algo relegadas al ostracismo, maravillaron a los jugadores de la época. Además, estas consolas también recibieron las primeras propuestas deportivas de la compañía, ideas que años más tarde sentarían las bases de lo que hoy son series como Mario Golf.

La calidad de los juegos de Nintendo avanza junto a la tecnología

Por suerte, la compañía supo estar a la altura de las innovaciones y el avance tecnológico. Pese a empezar con paso firme su andadura en el sector, ese éxito repentino no les hizo dormirse en los laureles. Así, a medida que la industria avanzaba a un ritmo trepidante, la firma nipona hacía lo propio y se adaptaba a esta con una rapidez asombrosa.

A NES le siguió SNES, sistema conocido como «El Cerebro de la Bestia» por todo lo que era capaz de ofrecer. Con ella, la Gran N dio un salto hacia delante que potenció todas las propuestas en las que se encontraba inmersa. A esta le siguió Nintendo 64, un sistema no tan exitoso que, pese a su tibia recepción, acogió a dos títulos que son las bases de la industria actual: Super Mario 64The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

Con el paso de los años, la firma apostó por el minimalismo y la tecnología puntera con GameCube, una consola que no vendió tan bien como se esperaba. Sin embargo, esta decepción le sirvió para creer en Wii, una de las mayores revoluciones de la historia del sector. Por desgracia, volvió a tocar fondo con Wii U, una consola que, a la postre, sirvió como punto de inflexión para llegar a Nintendo Switch, la máquina en la que lo doméstico y lo portátil se daban la mano.

En este último terreno, de Game Boy se pasó a Game Boy Color, un pequeño avance que dio una nueva vida a las propuestas del sistema. De ahí se avanzó hasta Advanceun sistema tan querido como corto en el tiempo. Pese a su calidad, solo tardó unos años en dar el testigo a Nintendo DSla mayor revolución portátil de la historia. Tras ella, Nintendo 3DS apareció en escena y, como ya sabréis a estas alturas, el testigo pasó a Nintendo Switch.

Pionera en muchos aspectos

Junto al estreno de cada sistema, llegaban propuestas de marcas conocidas adaptadas para sacar el máximo partido. Los títulos de Mario, capaces de lucirse en las consolas domésticas, eran las apuestas preferidas para el terreno portátil. E, igual que con el fontanero, sucedía con las obras de Link, Samus y otros personajes de la marca.

A priori, parecía que la compañía estaba tocada por una varita mágica. Sin embargo, Nintendo había conseguido con la calidad de sus juegos que lo difícil pareciera fácil. Si cada propuesta arrasaba en el mercado y encantaba a prensa y jugadores, esto no podía ser casualidad. Y, a poco que analizaras qué tenías entre manos, el resultado dejaba de ser sorpresivo para pasar a ser rutinario (con el mérito que esto conlleva).

Con los juegos del fontanero, la Gran N sentó las bases de las plataformas. Link, por su parte, enseño cómo debe presentarse una aventura llena de acción. Samus y los Metroid nos enseñaron que para aprender debes volver sobre tus pasos. Y Pokémon, por no inundar esto de ejemplos, nos maravilló con el afán de convertirte en el entrenador más grande de todos los tiempos.

Nintendo, desde sus inicios, ha ofrecido juegos que irradian calidad y amor por el medio. Sus usuarios, muchos de ellos con décadas de fidelidad a sus espaldas, han respondido apoyando a las franquicias durante décadas. Y, a la vista de los números millonarios de Nintendo Switch, parece que la historia se repetirá durante mucho tiempo.

Y tú, ¿crees que uno de los sellos más importantes de Nintendo es la calidad de sus juegos? ¿Cuál es la franquicia que más te gusta de la compañía? Os leemos en los comentarios.


Archivado en:  Juegos Nintendo Nintendo

Comentarios