Todo lo que necesitas saber sobre la saga Zelda

The Legend of Zelda es una de las sagas más emblemáticas y longevas de Nintendo. Desde su primera entrega, lanzada en 1986, esta serie de juegos, que nos presentó a Link y a Zelda, ha perdurado hasta nuestros días. Actualmente, cuenta con más de 35 juegos a sus espalda, sin contar sus apariciones en otros medios y juegos de Nintendo, como Super Smash Bros o Mario Kart.

En este artículo intentaremos abarcar toda la información y el impacto que ha tenido esta saga sobre la industria del videojuego y su comunidad. Repasaremos sus orígenes y profundizaremos en su lore, forjado durante más de 35 años y que, seguro, seguirá expandiéndose en el futuro.

 

Miyamoto, Tezuka y el origen de Zelda

 

Para hablar de los orígenes de Zelda, debemos hablaros de las mentes maestras detrás de dicho juego. Nos referimos a Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka, dos figuras muy importantes dentro de Nintendo. Estos no solo fueron los artífices del primer proyecto de la saga Zelda, sino que también, se encargaron de asentar los cimientos de otras aclamadas sagas de Nintendo como Super Mario Bros o Star Fox.

En un principio, The Legend of Zelda fue concebido como un juego de lanzamiento para la consola Nintend0 Entertainment System, también conocida como NES. Lo que nadie se imaginaba era el impacto que llegaría a tener esta saga en la industria. The Legend of Zelda fue lanzado en 1986 y fue todo un éxito a nivel comercial.

 

 

Miyamoto y Tezuka concibieron este título como un juego de acción y aventuras que narraba las aventuras de Link, quien buscaba recuperar los ocho fragmentos de la Trifuerza y rescatar a la princesa Zelda. Para ello, el jugador debería descubrir una serie de pistas que le ayudaran a resolver los puzles y superar los peligros de cada nivel. Fue así, como fue concebido el mundo de Hyrule; como una serie de mazamorras con bosques, lagos y demás elementos de fantasía, que el jugador debería explorar y desentrañar.

En cuanto a los personajes, el primer juego nos presentó a cuatro personajes principales: Link, Zelda, Impa y Ganondorf. Por un lado, Link representa la figura del héroe y es el avatar del jugador en la mayoría de los juegos de la saga. Su nombre significa “enlace” en inglés. Esto se debe a que los desarrolladores del juego querían que este personaje funcionara como una especie de enlace entre las diferentes eras en las que se ambienta la saga.

Por su parte, Zelda es la princesa de Hyrule. Sin embargo, a diferencia de otros personajes femeninos de la época como Peach, Miyamoto quiso representarla como un símbolo de “la feminidad eterna”. Además, su papel dentro de la historia del juego, y de la saga de The Legend of Zelda, fue fundamental; convirtiéndose rápidamente en uno de los personajes femeninos más populares de los videojuegos. No por nada, el título del juego y la saga llevan su nombre y no el de Link.

 

 

Como curiosidad, os diremos que el nombre de Zelda se escogió como una referencia a la esposa del novelista Scott Fitzgerald, quien tenía ese mismo nombre.

 

El argumento y el lore de la saga Zelda

 

A partir de The Legend of Zelda, se sucedieron una serie de juegos que irían profundizando y añadiendo muchos más elementos a la mitología de Hyrule. Sin embargo, debemos tener en cuenta, que la historia de Zelda no sigue un único orden cronológico, puesto que algunos de sus juegos están situados en distintas líneas temporales. Además, estos no fueron lanzados en orden.

Esto quiere decir, que aunque The Legend of Zelda (1986) fuera el primer juego de la saga, a nivel argumental, para entender los orígenes de este universo debemos atender a los acontecimientos explicados en The Legend of Zelda: Skyward Sword (2011).

Esto puede resultar un poco confuso para mucho jugadores que sean ajenos a la saga. Es por esta razón, que en este apartado os resumiremos brevemente los acontecimientos principales de los juegos de Zelda. Para que así conozcáis el verdadero orden de los sucesos que forjaron la leyenda del Héroe del Tiempo y la princesa Zelda.

Empecemos por el principio. Como ya hemos explicado anteriormente, todo empieza con los acontecimientos narrados en Skyward Sword. Este título desarrollado para Wii, nos pone en la piel de un joven Link, quien está preparándose para ser caballero en Skyloft. Sin embargo, un día, se ve obligado a adentrarse en las tierras inferiores y a enfrentarse a numerosos desafíos con el fin de salvar a su amiga Zelda y derrotar al rey demonio Demise.

 

 

Al principio del juego nos explican que el mundo, tal y como lo conocemos, fue creado por tres diosas; las cuales crearon un poderoso artefacto conocido como la Trifuerza. Durante nuestra aventura, descubrimos que Zelda es en realidad la reencarnación de la diosa Hylia, quien decidió quedarse en nuestro mundo y renunciar a su divinidad para sellar a Demise y proteger la Trifuerza. Varios siglos después, el secuaz del rey demonio, Grahim, está dispuesto a romper el sello. Para evitar que esto pase, Zelda viaja al pasado y decide sellarse en esa época para impedirlo.

Link prosigue con su aventura y se dirige al Templo del Presidio. En este lugar una anciana le encomienda una pruebas creadas por las propias diosas creadoras, que le permitirán a Link fortalecer su espada y activar el portal del templo. De esta manera, nuestro héroe se hace con la Espada Maestra.

 

 

De vuelta en su época, Link encuentra la Trifuerza y le pide que Demise sea destruido. La reliquia cumple su deseo y Zelda despierta de su letargo, sin embargo, Grahim secuestra a Zelda y realiza un ritual para resucitar a su señor. Link se enfrenta a ambos y sale victorioso. Sin embargo, Demise maldice a nuestro héroe, introduciéndole en un ciclo de reencarnaciones infinitas y ligándolo a los poseedores de la sangre de la diosa.

Al final del juego, Link y Zelda, junto con el resto de habitantes de Skyloft, se trasladan a la superficie y forman el reino de Hyrule. Así mismo, Skyward Sword asienta los cimientos de la relación entre Link – el Héroe Legendario, portador de la Espada Maestra y representante de la Trifuerza del Valor – y Zelda – reencarnación de la diosa Hylia, princesa de Hyrule y representante de la Trifuerza de la Sabiduría.

 

Ocarina of Time y el multiverso de Link

 

Después de Skyward Sword, vendrían los acontecimientos de los juegos para Game Boy: The Legend of Zelda: The Minish Cap y Four Swords. En estos títulos, el reino de Hyrule ya está completamente constituido y Zelda forma parte de la familia real. En esta etapa nos presentan a Vaati, quien convierte a Zelda en piedra y luego la secuestra. Al final de ambos títulos, Link salva a Zelda y restaura la paz en Hyrule.

 

 

Sin embargo, la trama se volvería mucho más compleja a partir de The Legend of Zelda: Ocarina of Time. Este título fue lanzado en 1998 para la Nintendo 64 y se convirtió en el primer juego de la saga en 3D. Además, es uno de los juegos más importantes a nivel narrativo, pues no solo nos presenta al que será el némesis por excelencia de nuestro protagonista, sino que también es el punto donde el argumento de la saga se ramifica para dar coherencia al resto de juegos de Zelda.

El juego comienza con un joven Link, el cuál vive con los Kokiri, una raza con apariencia de niños que viven en un bosque protegido por el Gran Árbol Deku. A pesar, de recibir constantes burlas debido a que Link no es realmente un Kokiri, este vive tranquilo en el bosque. Sin embargo, un día mientras está teniendo una pesadilla, se le aparece Navi. Esta joven hada ha sido enviada por el Gran Árbol Deku para encomendarle una misión a nuestro protagonista: detener al malvado Rey de las Tinieblas, Ganondorf.

 

 

Este ser, planea hacerse con la Trifuerza y conquistar las tierras de Hyrule. El Gran Árbol le cuenta a Link todo lo relacionado con su pasado, incluido la maldición que recae sobre él. Le explica que su destino es detener a Ganondorf y restaurar la paz en Hyrule. Para ello, Link deberá conseguir las llaves para abrir las puertas del Reino Sagrado, donde se encuentra la Trifuerza, y buscar a la princesa Zelda. Con su destino ya más que decidido, Link y Navi emprenden su viaje – llevando consigo la Espada Kokiri, el Escudo Kokiri y una ocarina con poderes mágicos – y dejando atrás su hogar.

De esta manera, nuestro héroe llega al castillo de Hyrule, donde se encuentra con la princesa Zelda. Esta le cuenta a Link que tuvo un sueño donde aparecían él y Ganondorf, representando a las fuerzas del bien y del mal respectivamente. La princesa le encarga a Link que busque las otras dos piedras espirituales, que funcionan como llaves para entrar al Reino Sagrado. Estas fueron entregadas a los pueblos del bosque, del fuego y del agua para que fueran custodiadas.

Nuestros protagonistas recorren las tierras de Hyrule en busca de las otras dos piedras y logran hacerse con ellas. Sin embargo, cuando vuelven a Hyrule se encuentran con que Ganondorf ha atacado el castillo y Zelda, junto a su criada Impa, se han dado a la fuga. Sin embargo, antes de desaparecer en el horizonte, la princesa lanza la Ocarina del Tiempo a un foso. Esta reliquia perteneciente a la familia real de Hyrule que, junto a las tres piedras espirituales, le permiten a Link abrir la puerta que da acceso al Reino Sagrado.

 

 

Al otro lado se haya la Espada Maestra, la cuál, como ya mencionamos antes, es una poderosa arma capaz de repeler el mal. Una vez que nuestro héroe saca la espada del Pedestal del Tiempo, este cae en un profundo sueño durante siete años. Ganondorf aprovecha esta ocasión para entrar en el Reino Sagrado y tocar la Trifuerza. Esta última convierte a Hyrule en una tierra maldita y repleta de monstruos al servicio de Ganondorf.

Cuando Link despierta, lo hace en una versión ya adulta, y es teletransportado a la Cámara de los Sabios. Aquí se entera que, para revertir el proceso y vencer al Rey de las Tinieblas, debe rescatar a los cinco sabios que están sellados en diferentes mazmorras a lo largo de Hyrule. Link recorre esta “nueva Hyrule”, enfrentándose a numerosas adversidades con la ayuda de Sheik.

 

 

Una vez que consigue despertarlos a todos, vuelve al Templo del Tiempo donde se reune con Sheik, quien revela ser realmente la princesa Zelda. Esta le explica que después de que Ganondorf tocara la Trifuerza, esta se dividió en tres partes. Ganondorf se quedó con la del poder; mientras que el fragmento de la sabiduría fue a parar con Zelda y el del valor con Link. Todo podría haber acabado aquí, pero no… Ganondorf vuelve a aparecer y secuestra a Zelda y al resto de sabios.

Este se los lleva a su castillo y nuestro héroe se pone en marcha hacia allí, dispuesto a cumplir su destino y enfrentarse al Rey de las Tinieblas. Con la ayuda de los sabios, Link se abre paso a través de las distintas barreras para acceder al castillo y subir a lo alto de la torre. Una vez allí, ambos se enfrentan y Link salé victorioso, liberando así a Zelda y al resto de personajes. Sin embargo, con sus últimas fuerzas, Ganondorf destruye su propio castillo.

Por suerte, nuestros protagonistas consiguen escapar a tiempo. Y nos encantaría decir que este es el final del juego, pero no… De entre las ruinas – gracias al poder de la Trifuerza- surge de nuevo el Rey de la Tinieblas, pero esta vez, convertido en una poderosa entidad maligna conocida como Ganon. Finalmente, Link y esta nueva entidad se disponen a tener – esta vez sí – su batalla final.

 

 

En el juego, Link consigue vencer a Ganon y los sabios consiguen sellarlo junto a la Trifuerza. Una vez devuelta la paz al reino, Zelda toca la Ocarina del Tiempo y regresa a Link siete años atrás, justo con la edad con la que cogió la espada y se quedó dormido. Estas alteraciones en el tiempo, junto con la maldición lanzada por el Heraldo de la Muerte y la necesidad de Nintendo de organizar todos los juegos de la saga, hicieron que se crearan tres líneas argumentales distintas.

 

1º Línea argumental: Ganondorf vence

 

En esta línea temporal Ganondorf vence a Link y consigue los dos fragmentos restantes de la Trifuerza. Sin embargo, este es sellado junto a la Trifuerza en el Reino Sagrado. En esta línea temporal se situarían los juegos de A Link to the Past, Link´s Awakening, Oracle of Seasons, Oracle of Ages, A Link Between Worlds, el primer The Legend of Zelda y The Adventure of Link.

Salvo Link´s Awakening, que es una especie de paréntesis en la saga – puesto que no tiene ningún tipo de relación directa con Hyrule ni con otros elementos de la saga como la Trifuerza –  el resto de títulos se situaron varios años después de los acontecimientos narrados anteriormente. Y es que, a pesar de que el Rey Malvado hubiera sido finalmente vencido, sus acciones marcarían un antes y un después en el reino de Hyrule. Ahora, todo el mundo conoce el poder de la Trifuerza y, no son pocos quienes, desean hacerse con ella.

Por si fuera poco, tras la Guerra del Encarcelamiento, la sangre divina que corría por las venas de todos los hylianos se se fue diluyendo, hasta que solo quedaron unos pocos pocos poseedores de la sangre de la diosa. Además, el poder de los sabios disminuyó; provocando que el reino de Hyrule entrará en decadencia.

Es bajo este contexto que darán lugar los sucesos de la mayor parte de los juegos mencionados anteriormente, destacando A Link to the Past, Oracle of Seasons y Oracle of Ages. Estos títulos compartían una estructura narrativa muy similar. Algún villano intentaba romper el sello que bloqueaba el acceso al Reino Sagrado, el cuál mantenía encerrado a Ganondorf y la Trifuerza. Sin embargo, las diferentes encarnaciones de Link y Zelda se las arreglaban para truncar sus planes e impedir que el Rey Malvado reencarnase, enfrentándose directamente a él o a alguno de sus esbirros.

 

 

Finalmente, en los dos últimos títulos de esta línea temporal – The Legend of Zelda y Zelda II: The Adventure of Link – podemos ver la conclusión de los arcos argumentales de Zelda, Link y Ganondorf, al menos por el momento.

 

The Legend of Zelda (1986)

 

En The Lengend of Zelda – el primer juego de la saga por orden de lanzamiento – nos muestran una Hyrule que ha vuelto ha recuperar todo su esplendor. Mientras tanto, Ganon ha estado transformando el Reino Sagrado en el Mundo de las Tinieblas, gracias a la influencia de su maldad. Por su parte, los reyes de Hyrule utilizaron el poder de la Trifuerza para mantener la paz y procurar la prosperidad del reino durante generaciones. Sin embargo, estaba claro que esto no iba a detener a el Rey Malvado de llevar a cabo su plan.

Ganon acaba escapando e invadiendo Hyrule, robando la Trifuerza del Poder. Zelda, para evitar que este se haga con todas las parte, divide la Trifuerza de la Sabiduría en ocho fragmentos y los distribuye por todo el reino. Impa sale en busca de nuestro héroe, siguiendo las órdenes de la princesa. Finalmente, se encuentra con Link, quien le ayuda a librarse de los secuaces de Ganon que la estaban persiguiendo. Impa, viendo el valor mostrado por el joven, decide contarle todo lo acontecido. Por supuesto, nuestro protagonista accede a llevar a cabo la misión y se pone en marcha, con el objetivo de recuperar todos los fragmentos de la Trifuerza.

 

 

Finalmente, nuestro héroe consigue restaurar la Trifuerza de la Sabiduría y se enfrenta a Ganon, ganando dicho combate y salvando a Zelda. De esta manera, se restauró de nuevo la Trifuerza e Hyrule volvió a tener paz. Sin emabargo, esto no duraría mucho, ya que seis años después Zelda sería maldecida y caería en un sueño eterno. Estos acontecimientos se narraron en The Adventure of Link o Zelda II.

 

Zelda II: The Adventure of Link

 

Link se despierta con el símbolo de la familia real de Hyrule en el dorso de su mano y decide preguntarle a Impa. Esta le lleva ante Zelda, que se encuentra durmiendo sobre un altar en el Placio del Norte, y le explica todo lo acontecido. Además, le entrega un manuscrito escrito por el difunto rey y seis cristales.

 

 

De esta forma, Link se encamina a los seis palacios donde se hayan los fragmentos de la Trifuerza del valor. Una vez conseguidos, restaura la Trifuerza del Valor y la utiliza para despertar a Zelda. De este modo, nuestro valiente héroe evita la resurrección de Ganon y trae la paz de vuelta a su reino.

 

2º Línea argumental: Link vence y regresa a su línea temporal donde se reúne con Zelda

 

En un universo alterno, Link vence a Ganon y junto a los sabios lo sellan. Zelda utiliza el poder de la Ocarina para devolver a nuestro héroe siete años atrás. Este vuelve al castillo para encontrarse con Zelda, en el lugar donde se conocieron. Link le cuenta todo a la princesa y esta le encarga la misión de ocultar la Ocarina del Tiempo, para que Ganondorf no pudiera acceder al Reino Sagrado.

En esta línea temporal, donde Link vuelve a ser un niño y se convierte en el portador de la Trifuerza del Valor, se desarrollan los acontecimientos de The Legend of Zelda: Majora´s Mask, Twilight Princess y Four Swords Adventures.

 

The Legend of Zelda: Majora´s Mask

 

 

En Majora´s Mask, después de que Link huyera del castillo con la Ocarina, nuestro héroe se dispuso a encontrar a Navi. Sin embargo, se perdió en lo profundo de un bosque donde se encontraría con Skull Kid, quien acabaría robándole la Ocarina del Tiempo y llevándose a su caballo, Epona. Por si fuera poco, también convirtió a Link en un deku.

Nuestro héroe se encuentra con Taya, un hada que acompañaba a Skull Kid, la cual accede a ayudarle. Taya lleva a Link ante un vendedor de máscaras, el cual le propone un trato. Él le devolverá a su forma original, si Link consigue traerle la Máscara de Majora, la cual lleva puesta Skull Kid. De esta manera, nuestro protagonista junto con Taya, se dirigen a enfrentarse con este misterioso personaje. Durante su aventura, Link descubre que se haya en la dimensión de Termina, la cuál está en grave peligro; ya que, la luna va a chocar contra la superficie de la tierra en solo tres días.

Nuestro protagonista recupera a Epona y se enfrenta a Skull Kid, a quien vence. Luego de esto toca la Ocarina del Tiempo para retroceder en el tiempo, tres días atrás. Se reúne con el vendedor de máscaras, quien le enseña una melodía, con la que nuestro héroe vuelve a tener su forma original. Sin embargo, su aventura aún no ha acabado. Todavía debe evitar que la luna choque contra Termina.

Para ello, deberá viajar a las cuatro regiones de Termina y despertar a los gigantes que habitan en ellas. Durante su aventura conoce a numerosos personajes que le entregan una serie de máscaras que le otorgan a nuestro protagonista habilidades especiales. Finalmente, Link consigue despertar a los gigantes y convencerles para que le ayuden a parar la luna.

Todo habría salido bien, si no fuera porque se nos revela que la verdadera causante de toda esta catástrofe es la Máscara de Majora, quien había estado manipulando a Skull Kid todo este tiempo. Tras esta revelación, Link la sigue hasta la luna, dónde se enfrenta a ella y vence. De esta manera, Termina acaba siendo salvada, nuestro héroe devuelve la Máscara de Majora al vendedor y se marcha de esa dimensión para no volver.

 

The Legend of Zelda: Twilight Princess

 

 

Por otro lado, recordemos que Zelda había sido advertida por Link de las intenciones de Ganondorf. De esta manera, ella junto al resto de mandatarios de Hyrule le acusan de querer destruir Hyrule. Unos años más tarde, el Rey Malvado es sentenciado. Pero ya es demasiado tarde, pues este puede usar magia negra gracias al control ejercido sobre la Trifuerza del Poder. Es en este momento, donde acontecen los hechos narrados en Twilight Princess.

Como ya mencionamos anteriormente, Ganondorf había sido sentenciado e iba a ser ejecutado. Sin embargo, gracias a la Trifuerza del Poder logró sobrevivir e incluso matar a uno de los sabios. El resto de los sabios logró contenerle, enviándolo al reino del Crepúsculo. Sin embargo, como es habitual, este no se rendiría tan fácilmente; por lo que influenció con su maldad a todos los habitantes del reino crepuscular, con el fin de convencerles para invadir el Mundo de la Luz y convertirlo en un mundo de tinieblas.

 

 

En el Mundo de la Luz, conocemos a un Link ya adolescente, que vive en un pueblo donde es pastor de cabras. Él vivía tranquilamente junto a su amiga Ilia, hasta que su pueblo fue atacado por un grupo de bestias del Mundo de las sombras. Estas se llevaron a varios niños y a la propia Ilia. Link intenta seguirlos pero se topa con una barrera, por la cuál surge una mano que le arrastra hasta el Crepúsculo. En este lugar, nuestro héroe es transformado en una bestia con forma de lobo y acaba siendo capturado por las criaturas de las sombras.

Sin embargo, nuestro héroe conoce a una extraña criatura llamada Midna, la cual promete ayudarle, a cambio de que este la ayude a derrotar a Zant y así devolverle el control del Crepúsculo. Para ello, ambos tendrán que viajar por todo el reino hasta reunir los fragmentos de una máscara conocida como Sombras Fundidas. Con esta, Midna podrá derrotar finalmente a Zant. Durante su aventura, Link se reencontrará con Ilia e, incluso, con la propia Zelda quien le explica que Hyrule ha sido invadida por las sombras dirigidas por Zant. Este es un Twili -raza originaria del reino del Crepúsculo – el cuál, debido a su ambición se alió con Ganondorf, quien le otorgó una serie de poderes que le permitieron hacerse con el control del reino.

 

 

Finalmente, Link y Midna se enfrentan a Zant en el Palacio del Crepúsculo y lo vencen. Aquí nos enteramos de que Midna es en realidad la princesa del Crepúsculo y que fue derrocada y maldecida por Zant.

A pesar de haber vencido al Tirano de las Sombras, Ganondorf todavía tiene a Hyrule sumido en las sombras. Es por eso, que nuestros protagonistas deciden abrirse paso hasta llegar al castillo donde se encuentra el poseedor de la Trifuerza del Poder. No sin antes, enfrentarse a numerosas adversidades con la ayuda de un grupo de aliados que conforman la resistencia.

Cuando llegan a la sala del trono, se encuentran a Ganondorf quien ha poseído el cuerpo de Zelda y la usa para pelear contra Link. Este la vence con la ayuda de Midna y la liberan. Sin embargo, Ganondorf se transforma en Ganon y se enfrenta a nuestros héroes quienes logran derrotarlo a duras penas. Sin embargo, la pelea aún no había terminado, ya que el Rey Malvado a lomos de su caballo tiene un último enfrentamiento con Link y Zelda. Estos últimos acaban venciéndole y, de esta forma, rompen la maldición que caía sobre Midna.

 

 

Esta última recupera su forma original y regresa al Crepúsculo; rompiendo el espejo que conectaba ambos mundos, para así evitar que algo así volviera a pasar. Por su parte, Link devolvió la Espada Maestra que había utilizado para recuperar su forma humana al pedestal del bosque y regresó a su pueblo.

 

Four Swords Adventures

 

Hyrule recuperó la paz. Una paz que no sería duradera, pues el reino volvería a estar en peligro en el videojuego Four Swords Adventures. En este título – el último de esta línea temporal – Ganondorf, que había reencarnado en un joven gerudo, roba el Espejo Oscuro. Con este último objeto, crea una copia oscura de Link con el fin de sembrar el caos en Hyrule.

Para contrarrestar esto, Link adquiere la Espada Cuadruple, lo que le permite crear tres clones de sí mismo. Sin embargo, al hacer esto, se rompe el sello que mantenía atrapado al brujo Vaati y este escapa. De esta manera, los cuatro Links se dirigen a recolectar las gemas de la fuerza, con las que vencer a los antagonistas y rescatar a Zelda y las doncellas, quienes habían sido secuestradas por las fuerzas oscuras de Vaati.

 

 

Después de salvar a Zelda, los cuatro Links se dirigieron al Reino Celeste. Sin embargo, durante su trayecto se encontraron con el Espejo Oscuro, el cuál no paraba de producir Links Tenebrosos. Así que nuestros héroes tuvieron que enfrentarse contra estas copias, a la vez que trataban de romper el espejo. Una vez destruido, todas las copias desaparecieron, dejándoles el camino libre hasta el Palacio de los Vientos.

Una vez allí, se enfrentaron a Vaati, quien acabó siendo derrotado. Sin embargo, aún quedaba una última batalla por librar… Al fin, los cuatro Links libraron un último enfrentamiento contra Ganon, al cual vencieron y sellaron en la espada. Finalmente, la paz fue restaurada de en Hyrule y Link devolvió la Espada Cuádruple a su santuario, donde descansa segura… Al menos, por ahora.

 

 

3º Línea argumental: Un mundo sin el Héroe del tiempo

 

Pasemos a hablar de la última línea temporal de la saga. En esta, Link consigue vencer a Ganon y lo sella. Después, Zelda lo envía de vuelta siete años atrás. Gracias a este acto, se pudo devolver la Espada Maestra a su pedestal y sellar el Portal del Tiempo y la entrada al Reino Sagrado.

Sin embargo, la Trifuerza del  Valor quedaría temporalmente inactiva y el Héroe del Tiempo se convertiría con el tiempo en una simple leyenda. Con el paso de los años, se lograría restaurar la paz en el reino, sin embargo, Hyrule se vería amenazada por una nueva tormenta.

En esta línea argumental suceden los acontecimientos de The Wind Waker, Phantom Hourglass y Spirit Tracks.

 

The Legend of Zelda: The Wind Waker

 

 

De alguna forma, Ganon consigue escapar y sumir a Hyrule en la oscuridad. Los hylianos suplicaron porque apareciera el héroe del que hablaban las leyendas, pero este no apareció. Desesperado, el rey de Hyrule se encomienda a las diosas de la creación. Estas ordenan que los habitantes se refugien en las montañas y luego crean un cataclismo, con el cuál sumergen a Hyrule y a Ganon en el fondo del oceano. El rey también es sellado, pero antes, le encomienda a la princesa que divida la Trifuerza de la Sabiduría y que huya hacia el océano.

Después de cientos de años, Ganondorf consigue escapar de su prisión y salir a la superficie. Su objetivo era encontrar a la última descendiente de la princesa Zelda y hacerse con la Trifuerza de la Sabiduría. Ante esta amenaza, las diosas decidieron responder despertando al rey de Hyrule, Daphnes, de su sueño eterno. Este introdujo su espíritu en un pequeño barco – llamado Mascarón Rojo – y se embarcó en la búsqueda de un nuevo héroe y de la última descendiente de la familia real.

Mientras tanto, en la Isla Inita, un joven Link vive tranquilamente junto a su abuela y su hermanita. Sin embargo, un día divisó a un gran pájaro monstruoso el cuál  había secuestrado a una joven. Link acude a su recate y la salva. Esta última se presenta como Tetra, quien es la capitana de un grupo de piratas. No obstante, los problemas de nuestro héroe no habían hecho más que comenzar.

 

 

El pájaro monstruoso, que había sido enviado por Ganondorf para encontrar a Zelda, rapta a la hermana pequeña de Link y se la lleva. Este último llega hasta la Isla del Diablo, dónde se encuentra con Mascarón Rojo, quien le rescata y le entrega la Batuta de los Vientos. Esta es una antigua reliquia de la familia real, la cual tiene el poder de controlar el viento.

Nuestros protagonistas se ponen en marcha para recolectar las perlas que contienen el poder de las deidades y, de este modo, hacer emerger de las profundidades la Torre de los Dioses. Una vez que Link demostró su valor y consiguió hacerse con la legendaria Espada Maestra, se dirigió a la Isla del Diablo para enfrentarse a Ganondorf. Sin embargo, el arma había perdido la habilidad de repeler el mal y, por si fuera poco, al sacarla del pedestal, nuestro héroe había liberado el resto del poder maligno de Ganondorf.

Cuando Link estaba a punto de ser derrotado, Zelda aparece y le salva. Ambos escapan por los pelos de isla y se marchan junto a Mascarón Rojo. Este les cuenta, que él es en realidad el rey de Hyrule y le entrega a Tetra uno de los fragmentos de la Trifuerza de la Sabiduría que llevaba con él. De esta forma se nos revela que Tetra es la última descendiente de Zelda, por lo que al  reunir ambos fragmentos de la Trifuerza, el espíritu de la princesa despierta en ella.

 

 

Sin embargo, Ganondorf secuestra a Zelda y se la lleva a su torre, situada en las profundidades del océano. Link, junto a Mascarón Rojo, se ven obligados a devolverle el poder a la espada, despertando de nuevo a los sabios. Una vez que consiguen devolverle el poder a la Espada Maestra, se dirigen a las profundidades para enfrentarse a Ganondorf. Sin embargo, este logra hacerse con los fragmentos restantes de la Trifuerza de la Sabiduría y el Valor, completando así este poderos artefacto.

Cuando Ganondorf iba a pedir su  deseo, el rey de Hyrule con su forma original se le adelanta y, tocando la Trifuerza, le pide que mantenga sumergida a Hyrule para siempre y que los habitantes de la superficie tengan un futuro brillante. De esta forma, Link y Zelda libran una última batalla contra el Rey Malvado y lo vencen, clavándole la Espada Maestra. Tras esto, Ganondorf se convierte en piedra y el antiguo reino de Hyrule -junto a su rey – se hunden en las profundidades.

 

 

Finalmente, Link y Zelda consiguen salir a la superficie y se encuentran con los habitantes de la Isla Initia. Con su por fin hermana a salvo, Link decide unirse a la tripulación de la princesa -la cuál volvió a llamarse Tetra – y embarcarse en la búsqueda de un nuevo mundo. Y así, se originó la leyenda del Héroe de los Vientos.

 

The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

 

 

Esta aventura es una secuela directa de The Wind Waker. En Phantom Hourglass, Link tratará de salvar a Tetra, quien ha sido  secuestrada por un misterioso barco fantasma. Al intentar salvarla, este cae al mar y es arrastrado por la corriente hasta la Isla Mercay. Allí conoce a un anciano llamado Siwan y a un hada llamada Ciela. Junto a esta última, nuestro héroe consigue convencer al capitán Linebeck para que les ayude a encontrar a los Espíritus del Poder, la Sabiduría y el Valor.

Para ello, el capitán le entrega a Link el Reloj Espectral, que es un objeto capaz de manipular el tiempo. Gracias a este, nuestro protagonista consigue avanzar a través del Templo del Rey Mar y rescatar a los espíritus. Además, descubre que Ciela es en realidad el Espíritu del Valor.

 

 

Con la ayuda del poder de los espíritus, el Héroe de los Vientos y sus aliados consiguen abordar el barco fantasma. Allí descubren, que Tetra ha sido convertida en piedra por Bellum. Esta entidad tiene como objetivo consumir todo el poder y la vitalidad del territorio del Rey del Mar; esta es la razón por la que secuestró a Tetra y la convirtió en piedra. En ese momento aparece Siwan, quien revela que él es en realidad el Rey del Mar, quien escapó junto a Ciela para no ser absorbido por Bellum.

El Rey del Mar le encarga a nuestro héroe que derroté a Bellum. De esta forma, Link se embarcó en esta peligrosa misión. Primero, consiguió la Espada del Más Allá -el único arma capaz de derrotar al villano de este juego – y luego se encaminó al Templo del Rey del Mar para enfrentarse a este.

 

 

Gracias a la ayuda de Linebeck, nuestro héroe vence y Tetra vuelve a recuperar su vitalidad. El juego acaba con el Rey del Mar despidiéndose de nuestros protagonistas -ya con su forma original- y explicándoles que tanto él, como los espíritus, solo son reales en esa dimensión, tras lo cual nuestros héroes despiertan. Link y Tetra vuelven a su barco, donde se enteran que han transcurrido solo 10 minutos desde que lo abandonaron. Después de esto, nuestros héroes y su tripulación prosiguen con su búsqueda de un nuevo mundo.

 

 

The Legend of Zelda: Spirit Tracks

 

Los acontecimientos de este juego ocurren muchos años después del último título y cierran la línea argumental del Héroe de los Vientos. Durante este tiempo, Link y Tetra continuaron su viaje hasta dar con un nuevo continente. Aquí se establecieron y crearon una nueva Hyrule, en cuyo centro se encontraba la Torre de los Dioses. De esta torre nacían las vías sagradas.

Cien años después, estas vías sagradas se utilizan como medio de transporte en el reino. Sin embargo, algunas de ellas empezaron a desaparecer. Por este motivo, una de las descendientes directas de Tetra, la princesa Zelda, se pone en contacto con el joven maquinista Link quien la ayuda a escapar del castillo y la acompaña a investigar estos sucesos a la Torre de los Dioses. Sin embargo, antes de llegar son atacados por el ministro Makivelo, quien traiciona a la princesa y revela sus verdaderas intenciones.

Su objetivo es liberar a Mallard, el Maligno; quien años atrás fue sellado en la Torre de los Dioses. Para llevar a cabo su plan, el malvado ministro separa al espíritu de Zelda de su cuerpo y se lleva este último para que sirva como receptáculo. Link, quien es el único que puede ver el espíritu de la princesa, la acompaña hasta la Torre de los Dioses. Aquí Zelda posee una armadura y ayuda a Link a derrotar a los enemigos que se encuentran por el camino.

 

 

En la Torre de los Dioses se encuentran con la sabia Radiel, que les explica a nuestros protagonistas que con la desaparición de las vías sagradas el sello que mantiene preso a el Maligno se está debilitando. Nuestros héroes son entonces enviados a reactivar las barreras protectoras de los cuatro templos.

Una vez que todas las barreras son reactivadas, Link regresa a la torre, donde descubre que Mallard ha poseído el cuerpo de Zelda. Nuestros héroes decidieron entrar en el Mundo de las Tinieblas y enfrentarse allí a los antagonistas. Después de una intensa lucha, Zelda consigue recuperar su cuerpo y, junto con Link, derrotan al Maligno quien había poseído a Makivelo. De esta forma, la paz volvió al reino y Link y la princesa Zelda decidieron seguir trabajando juntos para asegurar un próspero futuro para Hyrule.

 

 

Zelda Breathe of the Wild y el brillante futuro de la saga

 

Una vez que hemos repasado las 3 líneas argumentales de la saga Zelda, pasemos a hablar del último juego canónico de esta: The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Este título fue lanzado en 2017 para Wii U y Nintendo Switch. Según una entrevista con los desarrolladores, Breath of the Wild estaría situado cronológicamente, después de todos los eventos contados anteriormente y vendría a unir las tres líneas argumentales.

 

 

Los acontecimientos narrados en esta entrega suceden miles de años en el futuro. Hyrule se ha convertido en una civilización muy próspera y avanzada a nivel tecnológico. Sin embargo, al igual que en otros juegos de la saga esta paz no durará mucho, pues una profecía pronostica que se producirá un “Gran Cataclismo”.

Ante esta revelación, nuestros grupo de héroes se preparan para proteger todo el reino ante el posible ataque de Ganon. Este grupo está conformado por la princesa Zelda, Link – quien ha sido nombrado portador de la Espada Maestra-, y otros cuatro campeones que serán los encargados de dirigir a las bestias divinas.

 

 

Estas bestias divinas son grandes máquinas con forma de animales, que fueron creadas por los hylianos para defenderse de posibles amenazas. Sin embargo, Ganon consigue corromper a estas bestias, y de esta manera, matar a todos los campeones y sembrar el caos en el reino.

Link también resulta gravemente herido, pero es llevado a un santuario donde entra en un estado que le mantendrá dormido durante 100 años. Cuando despierta, nuestro héroe ha perdido completamente la memoria. Aquí es donde realmente comienza el juego, ya que Link se encontrará con un reino devastado y lleno de peligros.

Al ser un juego de mundo abierto, la narrativa no es tan lineal como en otros juegos de la franquicia. Por lo que, durante nuestra aventura deberemos explorar las salvajes tierras que un día formaron parte del reino de Hyrule; a la vez, que nos enfrentamos a numerosos enemigos y desafíos que nos esperan en este bello pero peligroso mundo.

 

 

Sin embargo, estamos hablando de la saga Zelda, por lo que a pesar de la libertad que nos ofrece el juego, a Link se le encomendará una misión mucho más importante. Casi al principio de la historia, nuestro héroe conocerá al espíritu del rey Rhoam, quien le explica que – después de que cayera en su profundo sueño – la princesa Zelda se enfrentó a Ganon y lo atrapó en el castillo de Hyrule, donde ha estado durante todos estos años. Sin embargo, los poderes de esta se están debilitando, por lo que Ganon no tardará en liberarse para intentar acabar de destruir el mundo de nuestros héroes.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es uno de los mejores títulos de Nintendo Swith, por lo que no os revelaremos todas las sorpresas que os esperan en el juego, por si todavía no lo habéis jugado. Sin embargo, os podemos decir que el final queda lo suficientemente abierto para una secuela que ya ha sido confirmada. The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom, el próximo título de la saga, llegará a Nintendo Switch en 2023, aunque todavía no se ha concretado una fecha exacta.

 

Glosario de la saga de Link y Zelda

Sabemos que todo lo que os hemos contado aquí, puede ser muy confuso para algunos. Como ya hemos mencionado, la saga de The Legend of Zelda tiene más de 35 años y más de 30 juegos a sus espaldas, por lo que es fácil perderse. Ahora que sabemos el orden cronológico de sus juegos, pasemos a repasar algunos de los personajes e ítems más importantes de la saga.

Personajes

Link

 

Link es el protagonista principal de la saga Zelda. Su diseño ha variado dependiendo del juego en el que se encontrase, pero en la mayoría de las ocasiones es representado como un niño o un adulto joven, de pelo rubio y orejas puntiagudas. Además, suele llevar su característica túnica y gorro verde.

El trasfondo de este personaje también varía mucho dependiendo del contexto del juego. Sin embargo, se sabe que en sus orígenes no era más que un joven que aspiraba a convertirse en caballero de Altárea. A partir de la maldición lanzada por el Heraldo de la Muerte, Link se reencarnará en numerosas ocasiones, adquiriendo diversos orígenes y trasfondos. No obstante, se sabe que pertenece a la raza hyliana, debido principalmente a sus características físicas.

Sin embargo, todas sus versiones están ligadas a la princesa Zelda y a el Rey Malvado, Ganondorf. Además, es el portador de la Trifuerza del Valor, por lo que es de suponer, que posee una gran valentía y  determinación. También tiene amplios conocimientos en combate, pues sabe manejar distintos tipos de arma. A pesar de ello, siempre solemos verlo con su espada y escudo.

Link también es conocido por otros muchos nombres. Algunos de ellos son: el portador de la Espada Maestra, el Héroe del Tiempo, el Héroe de los Vientos, entre otros nombres.

 

Zelda

 

Zelda es la princesa de Hyrule y la coprotagonista de la saga. Su diseño, a diferencia del de Link, sí que varía bastante dependiendo del juego. Aunque en  la mayoría de sus versiones mantiene el pelo rubio y las orejas puntiagudas.

Es la encarnación de la diosa Hylia, la cuál juro proteger la Trifuerza de las fuerzas del mal. Este objetivo le fue legado a Zelda por el destino. De esta forma, veremos que en casi todos los juegos este personaje será clave para encontrar los fragmentos que la componen. Además, cuando la Trifuerza se dividió, la Trifuerza de la Sabiduría fue a parar directamente a ella, por lo que Zelda se convirtió en la portadora habitual de este poder.

Su destino está entrelazado con el de Link y Ganondorf, teniendo que reencarnar en un ciclo eterno para ayudar al primero a proteger la Trifuerza y al reino  de Hyrule de la amenaza que representa el Rey Malvado.

Como ya he mencionado anteriormente, Zelda no siempre ha sido representada como una princesa. Eso se debe a que el personaje ha tenido otros dos alter egos: Sheik (The Legend of Zelda: Ocarina of Time) y Tetra (The Legend of Zelda: The Wind Waker y The Legend of Zelda: Phantom Hourglass).

A diferencia de otras princesas de Nintendo, Zelda ayuda constantemente a nuestro héroe, ya sea de forma indirecta o combatiendo junto a el con su arco y flechas de luz.

 

Ganondorf/ Ganon

 

Ganondorf es el antagonista principal de esta saga y la reencarnación del Heraldo de la Muerte. A pesar de haber sido sellado en numerosas ocasiones, este personaje siempre representa una amenaza para Hyrule y nuestros protagonistas.

Pertenece a la raza de los gerudos, los cuales se caracterizan por tener la piel negra, el cabello rojizo y los ojos de un color dorado. Por supuesto, esta es la descripción del Ganondorf con forma humanoide. Al ser un personaje terriblemente poderoso y maligno, este ha llegado a aparecerse a nuestros protagonista en su forma “demoníaca”. Cuando aparece bajo esta forma, se le suele designar como Ganon.

Ganon tiene la forma de un gran jabalí monstruoso. Este fue seleccionado como el poseedor de la Trifuerza del Poder. Gracias a esto, se ha convertido en un ser prácticamente inmortal; obteniendo una fuerza bruta descomunal. Por si fuera poco, algunas de sus versiones -como la vista en Twilight Princess – también tienen control sobre la magia oscura.

Ganondorf también es conocido como el Rey Malvado, el Rey de las Tinieblas, el Señor de la Oscuridad, etc.

 

 

Objetos y artefactos

Trifuerza

La  Trifuerza es un artefacto muy poderoso, creado por las tres divinidades creadoras: Din, Nayru y Farore. La Trifuerza está dividida a su vez en tres parte, las cuales fueron creadas por cada una de las diosas siendo estas la Trifuerza del Poder, la Trifuerza de la Sabiduría y la Trifuerza del Valor.

En un principio, este artefacto fue custodiado por Hylia; quien acabo guardando este artefacto en el Reino Sagrado para evitar que cayera en malas manos. Sin embargo, esta fue dividida en Ocarina of Time, razón por la que cada fragmento fue a parar a un portador.

Cada fragmento confiere un poder único, pero si se juntan los tres fragmentos, la Trifuerza conferirá cualquier deseo que le pida su portador. Este portador debe tener un equilibrio de estas tres fuerzas para poder utilizar la Trifuerza, ya que sino esta se dividirá, tal y como le paso a Ganondorf.

Además, parece ser, que cada fragmento de Trifuerza puede subdividirse a su vez en varios fragmentos. Esto podemos verlo en varios juegos de la saga, donde Link debe reunir las distintas partes de la Trifuerza de la Sabiduría y del Valor.

 

 

Espada Maestra

La Espada Maestra es un arma legendaria, capaz de repeler el mal. Este arma suele ser muy recurrente en la saga The Legend of Zelda, ya que es el arma que suele usar Link para derrotar a sus enemigos más poderos. Este es el portador de la Espada Maestra, por lo cuál todos en Hyrule la relacionan con el Héroe del Tiempo.

Cabe destacar que esta es una creación divina, destinada a ser el único arma capaz de acabar con el Heraldo de la Muerte y sus reencarnaciones.

 

 

Ocarina del Tiempo

La Ocarina del Tiempo es una reliquia sagrada de la familia real de Hyrule. Esta ha pasado de generación en generación. En Ocarina of Time, Zelda acaba entregándosela a Link para que este abra la puerta que lleva al Templo del Tiempo y así pueda obtener la Espada Maestra. La princesa de Hyrule también la utiliza para mandar a nuestro héroe de vuelta a su tiempo, por lo que la habilidad más destacable de este instrumento es la capacidad de permitir a quien la toca viajar en el tiempo.

Sin embargo, la ocarina tiene varios usos adicionales, los cuales variarán dependiendo de la melodía que se entone. La Ocarina del Tiempo aparece en The Legend of Zelda: Ocarina of Time y en Majora´s Mask.