[Artículo] La batalla de lo físico y digital en Nintendo Switch
Artículos, Artículos Switch, Destacados, Nintendo Switch

[Artículo] La batalla de lo físico y digital en Nintendo Switch

David contra Goliat

Compartir en:

La división entre el mercado físico y digital, incluso en Nintendo Switch, es cada vez más amplia. Hace unos años, el método de venta tradicional apenas dejaba espacio a la innovación de lo no tangible. Durante mucho tiempo, los consumidores preferían acudir a su tienda de confianza a adquirir juegos. El paso de los años y la comodidad de las tiendas digitales, disponibles 24 horas al día, provocó que esta opción superase con creces al físico. Además, la llegada de una pandemia que cambió nuestras vidas solo aceleró un relevo generacional que estaba destinado a suceder.

En septiembre de 2020, unos meses después de retomar cierta normalidad, Nintendo aseguró que el éxito de lo digital en Switch no provocaría que dieran de lado a lo físico. Shuntaro Furukawa, presidente de la marca, reconoció que las ventas no tangibles de la marca habían evolucionado mucho desde 2006. Por aquel entonces, la gran N comenzó a distribuir títulos digitales en el Canal Tienda de Wii. Más de una década después, como señaló el propio Furukawa, «tanto el número como la proporción de ventas tienen una tendencia al alza». Esta cita, en resumidas cuentas, alude a que solo estamos al principio de un mercado en auge que, al menos por el momento, no amenaza a las ventas tradicionales.

Una minoría que se niega a desaparecer

En 2017, fecha en la que Nintendo Switch vio la luzla distancia entre lo físico y lo digital era mínima. GfK, una empresa especializada en realizar informes financieros, destacaba por aquel entonces que el mercado no tangible copaba el 54% de las ventas. Dicho estudio, que englobó todos los sistemas, destacaba que los usuarios de la híbrida tenían la tasa más alta de compras físicas. Desde entonces, y aunque la distancia se haya aumentado, los jugadores del sistema de Nintendo siguen demostrando que son fieles al método tradicional.

A diferencia de los usuarios de las consolas de PlayStation y Xbox, ya que en PC las ventas físicas son anecdóticas, los consumidores de Switch siguen sin dar el salto mayoritario a lo digital. La existencia de servicios como Game Pass o PS Now, inexistentes en la híbrida, ha provocado que la balanza comience a decantarse hacia estos servicios. De hecho, la venta de contenido adicional y suscripciones es un valor activo para muchas de estas compañías. El mismo Furukawa, poco después de las declaraciones de las primeras líneas, reconoció que la distribución de este tipo de producto era un éxito para la empresa. Sin embargo, pese a la tendencia general, parece que los usuarios de la consola de Nintendo siguen siendo la rara avis del sector.

Para muchos usuarios de Nintendo Switch lo físico pesa más que lo digital

No es ninguna novedad que los jugadores de los sistemas de la gran N tienen ese «algo» diferencial. Mientras los usuarios de otros sistemas comienzan a beneficiarse de las ventajas de lo digital, muchos de los consumidores de Nintendo Switch no olvidan las virtudes de lo físico. Un ejemplo, por citar alguno, podrían ser los últimos resultados arrojados desde Reino Unido. Según estos, respecto al año anterior, las ventas de los juegos físicos aumentaron un 47%. Esto, en definitiva, implica que los usuarios de dicho territorio vuelven a apostar por la venta tradicional. Nintendo Switch, a diferencia de otros sistemas, ve cómo a lo digital le cuesta ganarle terreno a lo físico.

Por comodidad y accesibilidad, a priori, el ámbito no tangible parte con ventaja. La disponibilidad 24 horas y las ofertas constantes provocan que, para el usuario, sea más práctico abogar por este mercado. Sin embargo, hay cierta magia que siempre estará relacionada con los juegos físicos. Ir a tu tienda de confianza, charlar con el dependiente y ojear la estantería buscando alguna «joya» es algo que, si apostamos por lo digital, terminaremos perdiendo de forma inevitable. Por desgracia, tampoco sirve idealizar las ventas físicas. Desde hace años, estas ediciones acusan cierta dejadez que, salvo contadas excepciones, se traduce en ausencia de manuales y cajas de plástico vacío. Como en el equilibrio está la virtud, lo lógico, salvo hecatombe, sería preservar lo físico sin dar de lado a las ventajas de lo digital.

Y tú, ¿prefieres comprar juegos digitales o te gusta ir a la tienda a hacerte con ellos? ¿Qué formato es más cómodo para tu forma de vida? Os leemos en los comentarios.

Nota final: Como curiosidad, también podéis consultar el Cara o Cruz centrado en este debate que realizamos hace algunos años.

Comentarios