Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] West of Dead para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] West of Dead para Nintendo Switch

Compartir en:

Desde su lanzamiento en noviembre de 2019 para PC, West of Dead ha destacado como uno de los mejores títulos indie del género roguelike, motivo por el que llegó a todas las consolas en menos de un año. Fue desarrollado por Upstream Arcade y editado por Raw Fury, por lo que la calidad del juego es notable desde sus gráficos tipo cel-shading (sombreado plano), su música y hasta la historia.

Quizá algo de lo que más sorprendió y encantó a los jugadores fue el doblaje, que estuvo a cargo de Ron Pearlman, actor que dio vida a Hellboy en las dos primeras entregas del director Guillermo del Toro. Así que cada vez que hay una cinemática o alguna recomendación escucharemos esa inconfundible voz grave en nuestro personaje principal: William Mason.

Historia olvidada

La historia comienza en el Purgatorio, Wyoming, en el año 1888, fecha en la que fue condenado a vivir el sheriff William Mason, quien despierta sin saber quién es y qué es lo que hace en ese horrible lugar, en el que no sólo hay seres del inframundo, también monstruos, criaturas y hasta seres míticos que sólo se encuentran en las leyendas.

Mientras avanza en su aventura, Mason se encontrará con un «viejo» enemigo: El Predicador, quien le irá refrescando la memoria a punta de balazos, sin embargo, cada vez que nuestro héroe supera una mazmorra, además de que subirá de nivel, adquirirá nuevas habilidades que le llevarán a conocer cómo fue que llegó al Purgatorio.

Devuelve a todos al infierno a disparos

El modo de juego es realmente intuitivo, porque no se cuenta con una mira precisa, pero entre más se utiliza más sencillo resulta terminar con los enemigos. Además de que en cada escenario el usuario deberá determinar el tipo de arma que utiliza –se pueden portar dos y dos secundarias, que van desde navajas hasta explosivos–, ya sea un rifle, un revólver, una escopeta larga o recortada, y hasta un lanza bengalas.

La supervivencia consiste en saber en qué momentos atacar y en qué otros resguardarse detrás de objetos, por lo que la paciencia es fundamental, pero también se puede esquivar un par disparos o embestidas. Por otro lado, la dificultad va aumentando gradualmente, ya que en los primeros escenarios los enemigos son lentos y fácil de eliminar, pero habrá momentos en los que se necesitarán muchas balas para acabar con los jefes, que van desde un Wendigo hasta El Predicador.

El armamento es infinito, por lo que no será necesario perder el tiempo buscando balas. Lo único que sí será indispensable son los «pecados» que se desprenden de cada enemigo, así como el hierro, que podremos intercambiar por habilidades. Lo malo, como todo roguelike, es que si mueres deberás empezar desde el inicio y no te canses intentando memorizar los mapas, porque cada nueva «vuelta» cambia totalmente el escenario y hasta la aparición de los contrincantes.

Lo técnico

Todas estas aventuras y enfrentamiento a balazos no podrían verse mejor que con los gráficos cel-shading, lo que nos da una notoria visión a una novela gráfica. Sin embargo, aquí es donde puede tener algunos problemas West of Dead, ya que la cámara muchas veces se termina enredando y la visión que tiene el jugador es mala y complica los ataques.

Mientras que la música se adapta muy bien a cada calabozo, y cuando los enfrentamientos están a la puerta la intensidad del sonido aumenta. Todo esto suena increíble al escuchar la voz en off de Ron Pearlman.

Las horas de juego, diversión y frustración están garantizadas, porque mucho de los logros consisten en ensayo y error, además de la paciencia, porque los escenarios se tendrán que hacer una y otra vez. Si crees que acabar todos los calabozos será suficiente, también cuenta con un par de DLC, lo que expanden la aventura de William Mason todavía más.

Mis conclusiones

Si te gustan este tipo de juegos, West of Dead te encantará por todos los elementos que ya mencioné, que además al momento de disfrutarlo en el modo portátil del Switch la experiencia es mejor. Los tiroteos serán intensos, así que si te gusta disparar hasta las lámparas, este título es ideal para ti.

Quizá lo único que se puede considerar malo es que después de haber recorrido una y otra vez todos los escenarios la dinámica es repetitiva. Aunque el ritmo es ligeramente acelerado en un principio, habrá momentos en los que se sienta lento, porque los enemigos se tornan un poco fáciles cuando tienes escopetas y rifles en su máximo poder.

7.1

[Análisis] West of Dead para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Constante acción.
  • Historia intrigante.
  • Escuchar la voz en off del actor Ron Pearlman.
  • El juego de luz y sombra en cada escenario.
Flojea en:
  • Después de varias veces se puede volver repetitivo y cansado.
  • Problemas en la cámara, lo que complica la manera de apuntar.
  • Faltó variedad de enemigos.


Archivado en:  análisis Indie West of Dead

Comentarios