Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Sea of Solitude: The Director’s Cut para Nintendo Switch
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Análisis] Sea of Solitude: The Director’s Cut para Nintendo Switch

Sea of Solitude es un título, que fue revelado en el E3 de 2018, desarrollado por Jo-Mei Games, distribuido por Quantic Dream y producido por EA Originals, un sello de Electronic Arts para publicar títulos de pequeños estudios independientes.

Este título fue lanzado originalmente para PC, PS4 y Xbox One el 5 de julio de 2019, pero a principios de este mes de marzo llega a Nintendo Switch, con la coletilla en su título de The Director’s Cut.

¿Y qué significa eso? Pues bien, se trata de la versión de 2019 actualizada. La versión del director dispone de un guion reescrito, nuevos actores de voz, escenas más largas y animaciones que expresan la narrativa, nuevo modo foto y soporte para giroscopio haciendo que su jugabilidad sea la más completa. Esta es la versión que hoy analizaré.

¿Estáis preparados para enfrentaros a vuestros propios monstruos?

Argumento

Sea of Solitude es en un viaje personal para explorar la soledad de una joven. Parte rumbo a un hermoso mundo en constante evolución, donde nada es lo que parece. Descubre criaturas y monstruos fantásticos, conoce sus historias y supera retos.

Explora una ciudad inundada en barca, a pie o nadando en el agua. Atrévete a mirar lo que hay bajo la superficie en una emocionante lucha entre oscuridad y luz, y descubre lo que significa realmente ser humano.

Jugabilidad

Sea of Solitude, literalmente “mar de soledad”, como su propio nombre indica trata sobre la soledad, no solo la que experimenta su protagonista, sino también su entorno.

En este título encarnaremos a Kay, una joven que despierta en una barca a la deriva que está en medio de un mar desconocido y oscuro y descubre que se ha convertido en un monstruo de plumas negras y ojos de un rojizo intenso. No sabe qué hace allí ni como ha llegado, pero lo que tiene claro es que debe intentar recuperar su humanidad. Para ello una luz nos guiará a través de un mundo fantástico inundado en el que los entornos cambian constantemente y deberá nadar, ir a pie y navegar en busca de sus propios sentimientos y purificar la oscuridad que se cierne sobre las personas, las cuales se han convertido en gigantescos y monstruosos seres.

Estamos ante una aventura narrativa en tercera persona para un jugador que combina exploración y plataformas, con algunos momentos de acción donde Kay deberá luchar para superar su soledad. El título está cargado de metáforas, como por ejemplo el nivel del agua que sube y baja, las huellas que deja tras su paso, su mochila, etc. Y es que a veces lo peores monstruos son los que hay dentro de nosotros mismos. Para avanzar deberemos deberemos resolver en algunos momentos pequeños puzles (bastante simples) y liberar a quien nos encontremos de recuerdos corruptos (guardándonos la oscuridad en nuestra mochila), mientras conocemos a una serie de monstruos, cada uno con sus propios problemas, a los que deberemos enfrentarnos. Un ejemplo es una enorme y monstruosa ballena que nos acechará bajo el agua de forma constante y no dudará en engullirnos a la mínima de cambio, pero encontraremos varios más en nuestro periplo, aunque no siempre serán lo que parecen…

Tanto el control tanto de Kay, como de nuestra barca resulta muy satisfactorio. Visitaremos diferentes escenarios, que si bien a priori son semi abiertos en algunas ocasiones, por lo que dan margen para la exploración, en realidad acaban siendo bastante lineales. Además, entre las novedades de esta versión encontramos el modo foto y la integración del giroscopio.

Sin embargo, un aspecto que llama mucho la atención es el hecho de que los monstruos hablan de sus problemas de forma abierta, quizás demasiado, lo que puede no gustar a todos los jugadores, ya que puede dar la sensación de que se pierde gran parte del misterio que envuelve al título, desvelando sus cartas demasiado pronto y rompiendo la posibilidad de que sea el propio jugador el que haga sus propias cábalas para descubrir que es lo que está sucediendo. En este sentido, la narrativa se resiente y en vez de sugerir, acaba mostrando quizás más de lo que debería, pero no obstante, no deja de ser una experiencia íntima que sus responsables han querido plasmar de esta manera, lo cual es totalmente respectable.

Pero la soledad no es el único tema que trata Sea of Solitude, también están presentes otros como el egoismo, el acoso escolar, la depresión, el sufrimiento, los sueños truncados, etc. Realmente es la narrativa la que sostiene gran parte el título, ya que a nivel jugable, estamos ante un título bastante simple, que no supone ningún reto y cuyas mecánicas son repetitivas. Básicamente más allá de movernos a pie, nadando o en barca, podremos lanzar bengalas, tanto para saber hacia donde tenemos que ir (en caso de no tenerlo claro) como en algunos momentos para defendernos de los pocos «enemigos» que encontremos, conectar con ciertos elementos para poder enfocar a determinados monstruos y nos dejen pasar, recoger ciertos elementos en algunos escenarios o derretir muros de hielo.

Este hecho puede hacer que se vuelva algo monótono, quizás demasiado para determinados jugadores. Es un título que sin duda merece la pena disfrutar con calma, recreándose en el entorno y los detalles, sin ninguna prisa e intentando encontrar sus múltiples coleccionables, ya que así es como realmente se disfruta más de la experiencia. Por lo tanto intentar correr y avanzar de forma apresurada puede llegar a ser contraproducente.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además  también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch, y el servicio de guardado de datos en la nube.

Gráficos y sonido

Sea of Solitude: The Director’s Cut es un títulio que entra por la vista y destaca por su bello diseño artístico y por usar una variada paleta de colores. Un mismo escenario puede cambiar como de la noche al día siendo muy colorido o sumirse en la más absoluta oscuridad. También ayudan mucho el inteligente uso que hace el título de la luz y la oclusión ambiental, resultando una propuesta minimalista pero muy resultona a nivel visual. Pureba de ello es el contraste que hay entre la oscuridad y la mochila roja de la protagonista.

Tanto el diseño de personajes  como escenarios lucen genial, sin necesidad de ser ningún portento técnico, y consigue sorprender en muchas ocasiones. Tampoco faltarán escenas cinemáticas, que nos brindarán algunos de los mejores momentos del juego. No obstante, no todo es bueno, ya que en varias ocasiones no se corresponde lo que dicen con el movimiento de la boca, haciendo que el resultado no sea del todo satisfactorio.

Por otro lado, la banda sonora es más bien ambiental y a pesar de que puede pasar algo desapercibida en muchos momentos, cuando hace acto de presencia nos ayuda a meternos en situación, tornándose tensa cuando toca (como por ejemplo cuando nos acecha la ballena), ayudando a complementar una puesta en escena de lo más interesante. Por su parte, los efectos de sonido cumplen perfectamente. Finalmente cabe destacar que el juego cuenta con voces y textos en español, algo que siempre se agradece en propuestas narrativas.

Duración

Respecto a la duración, hay que destacar que la historia principal de Sea of Solitude: The Director’s Cut no es muy larga. El título está dividido en diversos capítulos y cada capítulo a su vez se divide en diferentes secciones que pueden completarse en unas 4-5 horas.

A pesar de que es un título corto, no debemos olvidar que como siempre, este apartado es muy relativo ya que dependerá en gran medida de la forma de jugar de cada uno, es decir, si vamos directos a avanzar o por el contrario nos entretenemos en explorar cada zona para encontrar todos los coleccionables (mensajes en botellas y gaviotas), que no son pocos.

Una cursiosidad es que los mensajes pueden escucharse y nos ayudarán a conocer algunos detalles más de Kay y la gente que le rodea. Además, el título también cuenta con 23 logros internos, lo que seguro encantará a los jugadores que es guste exprimir los juegos al 100%.

Por otro lado, os alegrará saber que una vez completado el juego, podemos acceder desde el menú principal a las diferentes secciones de cada capítulo para ver cuántos coleccionables nos faltan y poder buscarlos, sin necesidad de repetir cada capítulo por completo y evitando que perdamos tiempo buscándolos en secciones donde no hay ninguno. Por lo tanto, si sois completistas aquí tenéis un elemento para dotarle de algo de rejugabilidad, si bien si exploráis bien podréis encontrar muchos en vuestra primera partida.

Curiosidades

  • Jo-Mei Games un estudio de desarrollo independiente con sede en Berlín que fue fundado en noviembre de 2009 por los veteranos de los videojuegos Cornelia Geppert (directora general, guionista, directora artística y creativa y diseñadora) y Boris Munser (director general, director técnico y creativo). Está formado por 13 personas.
  • La ciudad donde se desarrolla el juego está basada en Berlín.
  • La historia de este título está basada en experiencias personales de Cornelia Geppert, la directora del estudio responsable:  “Sea of Solitude es un proyecto personal sobre la soledad inspirado en mis propias experiencias y en historias reales que he conocido. El viaje de Kay simboliza lo que significa ser humana y experimentar los altibajos de la vida”.
  • Sea of Solitude fue nominado a «Games for Impact» en «The Game Awards 2019» y fue ganador de «Most Significant Impact» en «Games for Change Awards 2020».

Conclusión

Sea of Solitude: The Director’s Cut es aventura narrativa muy personal y bella a nivel audiovisual, que trata temas complicados de forma interesante, que si bien puede no conectar con todo el mundo, seguro que gustará a los jugadores que buscan una propuesta original y diferente. Se trata de una aventura corta, si bien su multitud de coleccionables ayudará a alargarla algo más.

Sea of Solitude: The Director’s Cut está disponible en formato físico y digital, a través de la eShop de Switch, desde el 4 de marzo a un precio de 19,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola o tarjeta microSD de 1,6 GB para poder descargarlo.

[Análisis] Sea of Solitude: The Director’s Cut para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • A nivel audiovisual es muy bello.
  • Los temas complicados que trata.
  • Su narrativa y el uso de las metáforas.
  • Propuesta original y diferente.
  • Rejugable debido a su multitud de coleccionables.
Flojea en:
  • Su propuesta es arriesgada y puede no conectar con todos los jugadores.
  • Resulta demasiado explícito en ocasiones.
  • Sus mecánicas pueden hacerse algo monótonas.




Comentarios