Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
Estás en: Inicio > Noticias
El creador de Mother/Earthbound inicialmente malinterpretó la reacción de Miyamoto a la idea del juego

El creador de Mother/Earthbound inicialmente malinterpretó la reacción de Miyamoto a la idea del juego

noticia,
PorAdrián Hernández  - 
Ver comentarios

El reconocido desarrollador de la saga Mother o Earthbound, Shigesato Itoi, participó en una entrevista en la serie de comedia Game Center CX en la que habló un poco más acerca de la creación del popular Earthbound Beginnings y la serie en general.

Afortunadamente en esta oportunidad se han publicado partes destacadas de la entrevista en inglés. Os dejamos con algunos segmentos interesantes en español a continuación:

Le debo mucho a Mario. Tengo asma y empiezo a toser cuando me acuesto. Siempre me ha costado dormir, y por un tiempo tuve que sentarme en todo momento o no podía dejar de toser. Lo único que realmente podía hacer mientras estaba sentado por la noche era leer un libro o jugar un juego. Así que me despertaba y tomaba un mando, y Mario me acompañaba con mi asma toda la noche… Es más como si me sintiera en deuda con Nintendo.

… un día finalmente comencé a jugar una copia de Dragon Quest que alguien me había dado. Había estado sentado por un tiempo, pero estaba lloviendo y no tenía nada mejor que hacer. Comencé con expectativas bastante bajas, y antes de darme cuenta, lo estaba pasando muy bien.

…Fue divertido. Al principio simplemente estaba disfrutando el juego, pero luego se me ocurrió que hay alguien por ahí que me está entreteniendo con su juego.

Sí, es como reírse de la broma de un comediante y darse cuenta: «¡Oye, esa persona en el escenario es la que me hace reír!». Después de un tiempo, me encontré pensando en qué tipo de cosas haría si hiciera el mismo tipo de juego. Me preguntaba por qué todos los juegos de rol que eran populares en ese momento tenían espadas y magia.

Los juegos eran más impopulares en aquel entonces. Los defendía en la televisión, diciendo algo como: «El manga solía ser un tabú: te despreciarían por tener manga cuando eras estudiante universitario. Los videojuegos están en la misma posición hoy, y aunque suene un poco extremo, creo que los juegos eventualmente serán una parte aún mayor de nuestra cultura que el manga”.

La gente de Nintendo se preguntó quién era después de eso, y Yamauchi dijo que quería conocerme. Me invitaron a su oficina para preguntarme qué pensaba de un juego, y después de eso, conversamos un rato. Fue entonces cuando (Shigeru) Miyamoto entró. Terminamos siendo muy cercanos, nos llevamos bastante bien desde el principio. Le dije que tenía una idea propia y saqué algunas copias de las notas que había tomado, preguntándole si pensaba que funcionaría como un juego.

Los imaginé saltando de sus sillas, diciendo: “¡Wow, qué idea! ¡Debemos probarla! ”. Era un sueño mío que hicieran un juego usando esa idea, pero en cambio la conversación se detuvo con Miyamoto preguntándome qué tan serio iba al respecto. ‘Itoi, ¿qué tan involucrado planeas estar en esto? Estar totalmente involucrado en un proyecto puede ser muy exigente’. Sonaba muy solemne.

Probablemente asumió que no estaba interesado en involucrarme. Además, la medida en que me advirtió terminó en un nivel totalmente diferente de la medida en que supuse que sería exigente. Desde la perspectiva de Miyamoto, es fácil para alguien decir que quiere hacer un juego. Es la parte de «hacer» lo que es increíblemente difícil. Al igual que es fácil decir: «Un viejo con un mono saltará y salvará a la princesa».

… Sabía que quería hacer un juego, pero cuando se cuestionó mi motivación, me sentí muy triste. …Regresé a Tokio completamente aplastado. Al principio pensé que Miyamoto y yo nos habíamos llevado bien, pero luego pensé: «¡Qué mandón!» (Risas).

Él me dijo: «Dame algo de tiempo para resolver esto y ver cómo podemos armar un equipo». Así que fue sincero para que esto se diera. Pero desde mi punto de vista, dado que no dijo si le parecía interesante, supuse que eso significaba que no le gustaba. …Nunca había hecho un juego antes, así que interpreté su respuesta como: «Bueno, no es nada genial, pero si vas a seguir insistiendo en ello, creo que pensaré si deberíamos molestarnos en juntar un equipo». Ya que era alguien sin experiencia, era fácil para mí volverme paranoico.

Él tuvo la amabilidad de tomarlo en serio. No sabía nada, así que solo murmuré un agradecimiento y rápidamente me dirigí a casa. Me llevaron en un automóvil negro y me trataron bien, pero estaba cada vez más deprimido. Había estado esperando un torrente de elogios, pero en su lugar, cuando subí al tren bala de regreso a Tokio, estaba llorando.

… Resultó que todo estaba en mi cabeza. Él formó un equipo para mí. Sus equipos internos tenían las manos llenas, así que se tomó la molestia de contactar a una compañía que me ayudara a hacer el juego. Me reuní con el equipo de desarrollo en un pequeño restaurante japonés para que pudieran evaluar qué tan involucrado estaba realmente en todo el trabajo duro del que Miyamoto me había advertido, y así podríamos conocernos.

Vía.

Comentarios: