Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Saints Row: The Third – The Full Package
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Saints Row: The Third – The Full Package

Compartir en:

Deep Silver ha traído hasta Nintendo Switch una de sus franquicias más locas y divertidas que podríamos ver correr por la híbrida. Se trata, nada menos, que de Saints Row: The Third – The Full Package. ¿Merece la pena esta versión para la consola de Nintendo? Vamos a comprobarlo.

Hey shorty!

El comienzo en Saints Row: The Third es realmente frenético. Nos ponemos en la piel del líder de los Saints, una banda que adquirido una gran fama en la ciudad de Stilwater, llegando a controlarla y poseer diversos productos de merchandising: bebidas energéticas, zapatillas, figuras, etc.

Sin embargo, este éxito pronto causa los celos de otras bandas -los Syndicate-, que tratarán de arrebatar a los Saints todo lo ganado. Este gancho basta para comenzar una trama de la que, para no hacer spóiler al que aún no haya jugado al título, no contaré nada más, salvo que esta contienda se extiende hasta la ciudad de Steelport, donde lucharemos por ganar la misma fama. Sí que me gustaría comentar que, sin ser un exponente de grandes tramas, tiene momentos realmente locos que hacen disfrutarla de lo lindo.

Pero, un momento… antes debemos personalizar a nuestro personaje. Y en este punto, podremos ajustar una gran cantidad de atributos, que van desde el complemento más detallista hasta el tamaño de nuestras partes más… nobles.

Una vez que tenemos a nuestro personaje, comenzaremos a buscar a nuestros enemigos para darles su merecido y demostrar que seguimos siendo la única banda que merece dominar la ciudad. Todo lo controlaremos a través de nuestro teléfono móvil, donde podremos acceder a las misiones, nuestras ganancias, llamadas para pedir ayuda en los momentos difíciles, el mapa… incluso una sección para activar trucos especiales.

Podemos avanzar a través de estas misiones marcadas en nuestro teléfono, aunque encontraremos unas cuantas cosas más por hacer si nos damos una vuelta por la ciudad: comprar edificios importantes, completar misiones de banda que nos proporcionarán más respeto, completar el dominio de los distintos distritos, etc.

Y es que Saints Raw: The Third no deja de ser un sandbox donde poder campar a nuestro gusto, robar vehículos, tunearlos, cambiarnos de ropa, acudir al cirujano para cambiar nuestro aspecto, hacernos selfies con nuestros seguidores, etc.

A todo esto, debemos sumarles las opciones de mejora para nuestro personaje, los integrantes de nuestra banda, los vehículos… a medida que vayamos ganando dinero y respeto. Podremos invertir nuestros recursos para mejorar aquellos apartados que consideremos que nos serán más útiles para avanzar, cual RPG se tratase.

Power… o casi

Ya conocemos la línea argumental a seguir en Saints Row: The Third pero, ¿qué podemos decir de su apartado técnico? En este caso, existe bastante diferencia entre los gráficos y el sonido del título.

Por un lado, el apartado gráfico deja bastante que desear. Es cierto que el juego ha sufrido un lavado de cara respecto a las versiones originales, pero se torna insuficiente a la hora de verlo en movimiento. Hay texturas como las del agua o el dibujado de los edificios que nos recuerdan que el título fue orquestado hace casi diez años.

Si nos centramos en datos técnicos, el juego se mueve a 30fps y 720p en modo portátil, mientras que en modo sobremesa lo hace a 1080p manteniendo los 30 fps. Pero…¿son estables estas tasas? Lo cierto es que se sigue notando cierta inestabilidad en la tasa de frames. Y a pesar del parche lanzado poco tiempo después de su lanzamiento, seguimos apreciando algún que otro bug.

Dientes de sierra, popping cuando vamos conduciendo por algunas calles a toda velocidad, clipping cuando algunos cuerpos caen sobre el asfalto… son defectos gráficos que podremos encontrar en este juego. Para no defenestrar al título por completo, cabe señalar que su estilo excéntrico sigue llamando la atención.

Para ver la otra cara, podemos fijarnos en el apartado sonoro. La banda sonora de Saints Row: The Third sigue siendo una de sus grandes bazas. Las canciones escogidas para ambientar las misiones importantes encajan perfectamente con cada momento. La lista de emisoras de las que podemos disfrutar mientras conducimos un vehículo aporta una gran variedad de estilos: rock, música clásica, latina… encontrando nombres conocidos como Kanye West, Don Omar o Pitbull, entre otros.

Las voces en inglés aportan personalidad a cada personaje y dispondremos de subtítulos en español tanto en escenas como en el gameplay, salvo en algún momento concreto, donde a estos subtítulos se les olvida aparecer -momentos muy puntuales-.

¿Bajo control?

En el aspecto jugable, Saints Row: The Third tiene algunos aspectos que pulir. Si bien el manejo de vehículos es aceptable, el sistema de apuntado juega unas cuantas malas pasadas. Se trata de un sistema tosco, incómodo en ocasiones, que nos deja un sabor agridulce entre tanto momento frenético.

La variedad de situaciones permite divertirnos y soltar más de una carcajada entre diferentes momentos que suponen una verdadera locura: disparar desde un tanque en caída libre, manejar un helicoptero, golpear con una especie de vibrador gigante….

En la mayoría de los casos, el control no supone una traba, pero puede darnos ese bajón al momento de apuntar y comprobar que no responde con toda la precisión que nos gustaría.

Para repartir

Volvemos a otro punto fuerte del título: su duración. Si vamos muy directos a completar su historia principal, sin detenernos en hacer nada más, ya nos situamos en unas 20-25 horas de juego. En esta historia podremos rejugar su último capítulo para contemplar un final alternativo. Cabe recordar que esta versión contiene todos los DLC que en su momento salieron para el título original.

Sin embargo, el juego invita a realizar todo tipo de misiones secundarias y, dicho sea de paso, a liarla por la ciudad a nuestra manera. Todo esto, ya duplica la duración del juego. 

Y es que, a esta gran cantidad de horas se le suma lo divertido de invertirlas en el título, con las disparatadas situaciones que nos plantea, que hacen que no esté permitido aburrirnos.

Además, el juego cuenta con la opción de pasar la Campaña en modo cooperativo, pudiendo hacerlo de manera online y local. En este modo, podremos hacer uso de la aplicación de chat de voz de Nintendo Switch.

No podemos olvidarnos del modo Hordas, otro extra donde viviremos un reto de supervivencia en el que debemos ir eliminando cierta cantidad de enemigos a través de diferentes fases u oleadas. También tendremos la posibilidad de jugarlo en modo cooperativo.

Conclusiones

Saints Row: The Third – The Full Package es una verdadera locura que viene a proponer diversión a raudales para los usuarios de Switch. Un sandbox muy completo que se llega a ver perjudicado por un apartado técnico muy mejorable. Sin embargo, su gran cantidad de horas de diversión, su sentido del humor y un apartado sonoro que sigue llamando la atención, lo convierten en un título notable y recomendable dentro del catálogo de la híbrida. Saints Raw: The Third – The Full Package ya se encuentra disponible tanto en formato físico como en digital, por el precio de 39,99 €. Para los que optéis por la descarga digital, necesitaréis un total de 7,1 GB de espacio en vuestra Switch.

8.2

[Análisis] Saints Row: The Third – The Full Package

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Pura locura en forma de diversión.
  • Contenido que da para una gran cantidad de horas.
  • Su apartado sonoro.
Flojea en:
  • Bastante desfasado técnicamente.
  • Las imprecisiones en su sistema de apuntad.
  • Ciertos bugs puntuales que aún están por pulir.

Comentarios