Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] InnerSpace
PorFrancescus  - 
Ver comentarios

[Análisis] InnerSpace

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Son muchas las preguntas existenciales que se ha hecho a lo largo de tiempo, en InnerSpace estas cuestiones y otras, en mayor o menor medida son tratadas de distinta manera, pero al final, la interpretación queda en manos del jugador.

¿Quiénes somos?

Comenzamos el juego tras un breve tutorial en el que se nos explican los controles y empezamos a volar.

Se nos explica que somos una IA (Inteligencia Artificial) restaurada por el Arqueólogo, quien está muy entusiasmado por habernos despertado y nos bautiza como Cartógrafo. Espera de nosotros que le ayudemos a investigar el Inverso, el mundo que en el que nos encontramos y descubrir todo lo posible respecto al pasado encontrando Reliquias y que descubramos todo lo posible sobre el Viento, el cual se nos presenta como fuente de energía y que iremos recogiendo por todos los recovecos del Inverso.

Con esta premisa echamos a volar, con nuestro compañero el Arqueólogo de guía al principio del juego, y de compañero de conversación siempre que queramos acercarnos a él, aunque su batería de respuestas se agote más pronto que tarde, y su función más importante analizar las reliquias que vayamos encontrando.

Explorar, explorar y volver a explorar

En resumidas cuentas en eso consiste el juego, volar o sumergirnos para encontrar Reliquias, recoger viento y, en momentos puntuales, liberar a unos seres conocidos como Semidioses, cuya mecánica es algo parecido a la resolución de un puzle. Por lo que cualquiera que necesite algo más o espere algo más de este juego, me temo que puede que no sea el título que busque.

La particularidad del Inverso, es que es un mundo formado por distintas cámaras las cuales son esféricas, teniendo que explorar todo lo que hay dentro. Y esta particularidad es lo que hace este juego tan peculiar, nos encontramos en el interior de una esfera, lo que se traduce en: no hay cielo,  no hay horizonte, no hay mapas, no hay radar… La única forma de orientarnos son los distintos objetos y localizaciones que hay en cada cámara. Lleva un tiempo acostumbrarse y me temo que hay gente que pueda marearse, pero una vez tu cabeza se ajusta a esta mecánica todo va mucho más fluido.

A nivel de controles es sencillo: un gatillo para cambiar entre el modo de vuelo y de inmersión (si también exploramos bajo el agua, pero quitando que la física cambia bajo este fluido la mecánica es la misma); otro gatillo para «parar» en el aire, aunque nunca nos paramos del todo; un joystick para subir, bajar, girar a la izquierda y a la derecha; y el segundo joystick para acelerar, frenar y rotar la nave (sí a lo barrel-roll). Y este último control es donde más problemas he tenido a nivel de jugabilidad, como me es muy difícil subir (para acelerar) o bajar (para frenar) el joystick sin darle una mínima inclinación horizontal me encontré muchas veces rotando la nave en plena aceleración o frenado, con la consecuencia de volverme loco y tener que necesitar un tiempo para ubicarme.

¿Dónde estamos?

Y aquí es donde encontramos todo el potencial de este juego, donde disfrutamos esta experiencia exploradora como una obra de arte de carácter sensorial. Nos adentramos en un mundo onírico con colores que parecen pintados con acuarelas y una música que nos acompaña cuando estamos explorando tranquilamente y nos transmite perfectamente lo que quiere transmitir en los momento que el juego quiere.

La primera cámara que tenemos que explorar es la Embarcación del Alba y ahí ya hacemos lo que tendremos que hacer en el resto de cámaras: explorar, recolectar viento, interactuar con el entorno, recolectar reliquias y liberar al Semidiós de turno. Todo ello con una fluidez la cual nos da la sensación disfrute a la hora de dejarnos llevar. Desgraciadamente, como esa fluidez se rompa en algún momento, debido a que no sepas donde buscar un reliquia que te falte, puedes acabar desquiciado y la música, que hace un rato te acompañaba tan bien, acabe taladrándote la cabeza.

El Inverso y su gran problema

Una vez liberado el primer Semidiós pasamos a la «Cámara del Sol» y aquí nos enfrentamos a uno de los grandes problemas que tiene el juego, los tiempos de carga. Nos enfrentamos a él al principio del juego, pero como es la primera vez se puede dejar pasar, por mucho que fuera un tiempo que de carga que nos recuerda a la época de los juegos en CD. Lo realmente sangrante es que nos encontramos con este tiempo de carga cada vez que cambiamos de cámara, por lo cual lo querremos evitar a toda costa. El agravante de esta situación es que todas las cámaras están conectadas a una única cámara la «Cámara del Sol» y, obviamente, esta lo está con todas las demás.

¿De dónde venimos?

Habiendo sido el Arqueólogo quien nos dio vida, no es raro que todo lo que descubramos sean vestigios de una civilización anterior, la de los conocidos como Predecesores. A través de las Reliquias que vayamos recolectando podremos ir descubriendo su historia, sus miedos y sus objetivos. Las Reliquias, pueden estar a simple vista o en lugares tremendamente recónditos, afortunadamente contamos con una guía sonora que se activa cuando nos acercamos a una, según nos vayamos acercando irá aumentando en volumen y frecuencia hasta el punto en que empezará a vibrar el mando indicando lo cerca que la tenemos.

Las Reliquias podrán ser de distintos tipos, algunas estarán enteras y otras estarán repartidas en piezas, generalmente tres. Estas últimas suelen desbloquear un fuselaje nuevo (un cambio de nave por así decirlo) que tendrán distintas características que se puedan ajustar mejor (o no) a nuestra forma de volar. Aunque para poder desbloquearlas tendremos que haber acumulado un mínimo de Viento. Podremos investigar las Reliquias para ir descubriendo todo lo podamos sobre la caída civilización de los Predecesores.

Podemos considerar el Viento que recolectamos a lo largo y ancho del inverso como la moneda del juego, con la salvedad que esta moneda no se gasta, simplemente se acumula. Habrá que tener un mínimo de viento para ir desbloqueando Reliquias, colores para el fuselaje (que van desde el transparente hasta el arcoíris pasando por diferentes registros) hasta incluso tener un pequeño avatar de un Semidiós liberado que nos acompañe, aunque para nuestra desgracia solo nos hará compañía en la Cámara del Sol.

Semidioses

Sin duda las partes más trepidantes del juego son la liberación de los Semidioses, que no son más que una resolución dinámica de unos puzles, pero sin duda son algo que hace que realmente este juego merezca la pena, tanto por la belleza de los Semidioses como por como se nota que el juego «mete una marcha más» y te embelesa a terminar con ello lo más rápido posible. Tras cada liberación tienes una conversación con un cada Semidiós liberado, aunque se le puede considerar una conversación de igual manera que se les podría considerar las que tenía Link en Ocarina of Time. La única parte negativa que hay tras una de estas liberaciones, es que la cámara en la que se encontraba el susodicho Semidiós se convierte en un mundo sin luz, en un mundo oscuro el cual ha perdido toda su vitalidad y color.

¿A dónde vamos?

InnerSpace es un juego bello y todo su arte lo demuestra, es una experiencia sensorial para todos aquellos que quieran disfrutar de ello y no necesiten más de lo que el juego realmente puede ofrecer. Aún así, tiene fallos y pegas, las cuales no hacen que deje ser un buen juego, siendo uno de ellos que al acabar el juego este no ofrece nada más, no hay nada que te incite a volver a explorar el inverso de cabo a rabo más allá de volver a ver las cámaras llenas de luz y de color.

En definitiva es una travesía muy disfrutable, aunque entendería las reticencias de jugadores a embarcarse en ella. ¿Te animas explorar el Inverso? Puedes hacerlo por 19,99€ a través de la eShop de Switch y teniendo un espacio libre de 2176,84 MB, que es lo que ocupa su descarga.


Archivado en:  análisis Inner Space InnerSpace

[Análisis] InnerSpace

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Su arte que nos traslada a un mundo onírico.
  • Si te dejas atrapar, te lleva por un recorrido de sensaciones.
Flojea en:
  • Tiempos de carga.
  • No es un título recomendado para todos.
  • Puede marear.
  • Nula regujabilidad.




Comentarios