Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition para Nintendo Switch

Compartir en:

Ni no Kuni es una saga RPG, cuya primera entrega se lanzó originalmente para PS3 el 22 de enero de 2013. Este título recibió también una remasterización en PS4 y PC el 20 de septiembre de 2019, pero el port que recibió Nintendo Switch fue el de la versión original.

Pues bien, el pasado de septiembre nos llegó a la consola híbrida Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino. Este título, desarrollado por Level-5 y distribuido por Bandai Namco, se lanzó originalmente para PS4 y PC el 23 de marzo de 2018, pero la versión de Switch cuenta con la coletilla The Prince’s Edition, la cual hace referencia al contenido que incluye y que comentaré un poco más adelante.

¿Habrá merecido la pena esta larga espera? ¡Vamos a comprobarlo!

Argumento

Érase una vez un mundo muy distinto al que estamos acostumbrados… Un mundo con una historia cargada de conflictos, donde siempre había predominado la ley del más fuerte.

Con el tiempo, la tensión entre los reinos fue en aumento, y un sentimiento de desconfianza se apoderó de sus habitantes. Pero, por suerte, un joven rey se propuso cambiar las cosas…

Tras perder el trono en un golpe de Estado, el joven rey Evan comienza un extraordinario viaje para encontrar un nuevo reino, unir su mundo y proteger a sus habitantes de las fuerzas oscuras que lo amenazan.

Cabe destacar que esta entrega está ambientada en el mundo del primer juego, pero cientos de años después. Por lo tanto, no tenéis de que preocuparos si no habéis jugado la primera entrega, ya que no es imprescindible al ser independiente y cuenta con nuevos protagonistas.

Novedades de la versión de Switch

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition para Nintendo Switch incluye lo siguiente:

  • Ni no Kuni II: El renacer de un reino (juego completo).
  • Expansiones Pack de aventuras, La guarida del señor perdido y El vademécum del mago.
  • Paquete de equipo del príncipe (con armas y complementos).

Jugabilidad

En esta segunda entrega conoceremos a nuevos personajes, siendo los dos más destacados Roland (un presidente del mundo real que es transportado al mundo mágico del juego) y Evan (un joven príncipe, mitad humano mitad gato, que estaba destinado a ser rey tras la muerte de su padre).

Ni no Kuni II destaca por contar con dos mundos, el “nuestro”, y otros mágico, donde conviven humanos y diversas razas (felineses y ratócratas). Nuestra aventura se inicia con la llegada de Roland (tras sufrir un ataque) a este mundo tan peculiar, concretamente el reino de Cascabel, en un momento bastante complicado, ya que se produce un golpe de Estado por parte de los ratócratas, una de las razas que viven en este mundo. El objetivo de estas criaturas es apoderarse del castillo y matar al rey.

Por lo tanto, Evan no tienen más remedio que huir del castillo (con ayuda de Roland y su sirvienta, amiga y guardiana Mina) y exiliarse, para así poder sobrevivir. Pero en vez de recuperar su reino, decide que construirá otro nuevo, en el que todo el mundo pueda ser feliz y se pueda convertir en lo que es, un rey. Esto se traduce en una trama sencilla, sazonada con algo de humor y drama, así como momentos bastante épicos, en la que visitaremos las diferentes regiones del reino e incluso viajaremos a través de teleportales (deberemos primero activarlos y aparte de guardar la partida, servirán como punto de viaje rápido desde otro teleportal).

Cabe destacar también dos aspectos importantes. En primer lugar, pese a seguir teniendo un tono infantil, Ni no Kini II cuenta con una trama algo más adulta que en la primera entrega. Por otro lado, en esta segunda entrega no contamos con la colaboración de Studio Ghibli, lo que no quita que siga presentando una estética muy parecida.

En cuanto al sistema de combate, os alegrará saber que ha sido renovado, por lo que ahora estamos ante un RPG de acción en tiempo real, sintiéndose más sencillo, entretenido y, sobre todo, dinámico para cualquier jugador. Por un lado contamos con dos ataques cuerpo a cuerpo (flojo y fuerte), golpes a distancia (magia o proyectiles), así como las típicas acciones de salto, bloqueo y evasión. Por otro, también podemos usar cuatro habilidades, las cuales podemos editar y consumen puntos de magia (PM), aunque se recuperan gracias a nuestros ataques cuerpo a cuerpo (cada personaje cuenta con una barra de PM propia). El daño causado aumenta al utilizar una habilidad con un arma cargada al máximo. Además, en algunas ocasiones, la habilidad puede cambiar a una versión más poderosa (al activar la bonificación de carga, el nivel de carga volverá al 0%).

Al iniciarse una batalla se delimita un área de combate de la que no podremos salir hasta que derrotes a todos los enemigos que se encuentran en su interior y para huir de un combate, deberemos correr en dirección al borde del área hasta que el indicador de huida se llene al máximo (si nos alejamos o nos atacan, deberemos empezar de nuevo).

A la hora de combatir es interesante destacar que a pesar de que controlamos a un personaje (podemos llevar un grupo de hasta tres personajes y los dos que no controlemos serán controlados por la CPU), podemos cambiar entre ellos en cualquier momento, lo cual es de lo más útil para aprovechar sus habilidades únicas. Además, os alegrará saber que la IA de los aliados es bastante decente. También podemos cambiar el orden de los personajes (en el menú Equipo) y el primero de la lista será el líder (y podremos controlarlo). Cada personaje cuenta con sus ventajas y sus inconvenientes, ya que algunos son mejores en el combate cuerpo a cuerpo, mientras que a otros se les da mejor combatir a distancia. Saber alternar correctamente entre ellos es lo que marcará la diferencia en los combates más duros.

Si a esto le sumamos la posibilidad de pedir ayuda a los Fofis (unos espíritus de los elementos de la naturaleza que sustituyen a las Únimos de la primera entrega). Cada uno cuenta con dos estadísticas: ataque y defensa (irán aumentando conforme suban de nivel), tiene su propia personalidad (influye en la forma de luchar de cada uno) y pueden realizar diversas acciones, ya sea atacando, defendiendo o curándonos, sin duda estamos ante un sistema que resulta bastante estratégico (y que puede salvarnos en más de una ocasión cuando las cosas se complican). Eso sí, hay que tener en cuenta que solo podemos llevar 4 de estas criaturas y siempre y cuando no superen ciertos puntos (cada fofi tiene una puntuación).

Por supuesto, tampoco faltará la posibilidad de personalizar a nuestros personajes, ya sea con ropa o armas cuerpo a cuerpo (podemos seleccionar hasta 3 armas). Además, podemos escoger entre automático o semiautomático, para que le juego cambie el arma según la situación, o hacerlo nosotros de forma manual.

En cuanto a los enemigos, encontraremos de diferentes tipos, cada uno de ellos con sus elementos, fortalezas y debilidades. Por suerte, para poder adaptarnos mejor según las circunstancias contamos con un ecualizador de combate, el cual nos permite ajustar nuestras fortalezas en base a unos puntos y usando unos deslizadores. No obstante, el sistema está configurado de tal manera que no nos permite subirlo todo de golpe, sino que mejorar mucho en un aspecto hará que no podamos hacerlo en otro. Esto abre un gran abanico de posibilidades, dando al jugador libertad para que pruebe diferentes combinaciones y las vaya cambiando según las necesidades.

Pero no todo será combatir, ya que en Ni no Kuni II también es muy importante la exploración. Para ellos contamos con un gran mapa (los personajes pasarán a tener un aspecto cabezón o «chibi»), aunque como es lógico, al principio no todas las zonas serán accesibles y hasta cierto punto de la aventura no podremos desbloquear nuevos vehículos para poder ir a nuevas localizaciones. Visitaremos también diversas ciudades, cada una de ellas con una extensión más o menos considerable, y su propia cultura. Por otro lado, tampoco faltarán las típicas mazmorras (necesitaremos ciertas habilidades para poder avanzar  y solo podremos guardar y recuperar energía en unas piedras), así como zonas ocultas, con cuevas y tesoros de lo más interesantes y que están evidentemente alejadas del camino principal a seguir. Otra característica que agiliza mucho la movilidad es que existe un sistema de teletransporte, el cual podremos usar siempre y cuando sea en mapas y ciudades que ya hayamos visitado anteriormente. Esto sin duda resulta tremendamente útil para evitarnos largos trayectos.

Pero además de la historia principal, también contaremos con las típicas misiones secundarias. Aunque la mayoría son opcionales, si las completamos obtendremos objetos o dinero como recompensa. Eso sí, todas ellas se caracterizan por ser muy simples: eliminar cierta cantidad de enemigos, encontrar a un personaje, recoger materiales, crear equipamiento, etc. Por lo que como podéis ver, no aportan mucho a la trama, más allá de servirnos de mejorar a nuestros personajes y aprender nuevas habilidades.

Por otro lado, en Ni no Kuni II contamos con dos minijuegos. En primer lugar la construcción del nuevo reino, cuyo objetivo será construir diferentes infraestructuras para obtener así diferentes recursos, equipamiento y entrenar y conseguir nuevos fofis. Básicamente, deberemos subir el nivel de construcción para poder expandir el reino, al más puro estilo de un juego de estrategia. Para ello necesitaremos reclutar nuevos súbditos (ya sea por la historia principal o resolviendo sus misiones opcionales). Cada uno de ellos es más apto para un puesto concreto, por lo que deberemos ir reclutándolos en función de nuestras necesidades. De esta manera podremos conseguir mejores armas, nuevos conjuros, etc.

En segundo lugar, las batallas campales, las cuales distan de los combates normales del juego. Aquí nos acompañará un ejército formado por hasta cuatro escuadrones de diferentes clases (se puede fortalecer al ejército en el reino) y mediante un sistema de piedra, papel y tijera (espada vence a hacha, hacha vence a lanza y lanza vence a espada), deberemos ir rotando para poder enfrentar nuestras tropas a las hordas de enemigos, siendo el objetivo eliminarlos a todos. Durante estos enfrentamientos iremos acumulando una serie de puntos, los cuales nos permitirán recuperar las bajas y activar ataques especiales. Para comenzar una de estas batallas campales, deberemos acercarnos a una bandera del mapamundi y tocarla (una vez completadas podremos volver a jugarlas y mejorarlas a cambio de dinero para poder jugar a sus versiones difíciles).

No obstante, un aspecto que no me ha acabado de convencer es que estos dos minijuegos no son totalmente opcionales, ya que a pesar de que podemos obviarlos gran parte de la aventura, en algunos momento de la historia nos pedirán que cumplamos ciertos requisitos. Por lo tanto, si no hemos invertido cierto tiempo en, por ejemplo, reclutar a suficientes súbditos, tendremos que hacerlo obligatoriamente para poder seguir avanzando.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además,  también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch y el servicio de guardado de datos en la nube.

Gráficos y sonido

A nivel gráfico, Ni no Kuni II destaca por contar con uno de los diseños artísticos más bellos y coloridos que recuerdo. Sus gráficos cel shading hace que estemos ante un título que visualmente recuerda inevitablemente una película del estudio Ghibli. Esto no es de extrañar ya que el responsable del diseño de personajes no es otro que Yoshiyuki Momose, animador y diseñador gráfico, además de director de cine de animación, que ya colaboró en la primera entrega de Ni no Kuni.

El juego cuenta con cinemáticas muy trabajadas, pero por desgracia no son muy numerosas, y la mayoría de conversaciones se caracterizan por no estar dobladas y mostrar a los personajes poco expresivos y muy estáticos (de hecho, no mueven la boca cuando hablan). En estos pequeños detalles es donde más se nota la ausencia del Studio Ghibli en esta entrega.

Por otro lado, la versión original no era ningún portento técnico y la versión de Switch sigue sin serlo. Aquí nos encontramos con una de cal y otra de arena. Por un lado, es una gozada poder jugar a este título en modo portátil, pero por otro nos encontramos con dientes de sierra, popping (aparición repentina de elementos), así como una reducción en la resolución, polígonos y calidad de las texturas. Esto hace que, por desgracia, no luzca tan bien como me gustaría, lo que no quita que se vea bastante bien.

En cuanto a rendimiento tampoco hay muy buenas noticias y es que a pesar de que el juego va a 30fps, esta tasa es inestable, por lo que mientras que en algunos momento puede aumentar (sobre todo en entornos más cerrados, como mazmorras), en otros se aprecian tirones y caídas del framerate (en ciudades, el mapa del mundo o combates con muchos elementos en pantalla). A pesar de todo lo descrito hasta ahora, es un juego que se disfruta mucho, pero se nota que han tenido que hacer ciertos recortes para poder adaptarlo a la consola híbrida.

A nivel sonoro, el título destaca por contar con una genial banda sonora orquestal compuesta por Joe Hisaishi, un prolífico compositor japonés y director de orquesta, que a lo largo de su carrera, se ha vuelto especialmente conocido por su trabajo con el director de películas de animación Hayao Miyazaki, incluyendo entre sus obras las bandas sonoras de La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro y Howl no Ugoku, entre otras. Finalmente, cabe destacar que el juego cuenta con voces en inglés y japonés y textos en español.

Duración

Como siempre pasa cuando hablamos de un título, hablar de duración es muy relativo y más en el caso de los RPGs. La historia principal de Ni no Kuni II puede completarse en unas 40 horas aproximadamente. Esta duración que puede variar en función de múltiples factores como por ejemplo el nivel de dificultad en que juguemos (normal, difícil o experto), si nos detenemos a explorar para descubrir todos los secretos, nos paramos a realizar todas las misiones secundarias, si nos atascamos en algún enemigo, etc.

No obstante, si sois jugadores completistas dicha duración puede superar las 90 horas fácilmente. Si a todo esto le sumamos que, como he comentado anteriormente, incluye diversas expansiones, sin duda estamos ante un título realmente extenso, que nos dará decenas y decenas de horas entretenimiento y diversión, siempre y cuando nos enganche su propuesta.

Conclusión

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition es un genial RPG de acción que a pesar de los recortes que ha sufrido en Switch es totalmente disfrutable e incluye gran cantidad de contenido que nos dará decenas de horas de entretenimiento.

Si ya jugasteis al original, esta versión no aporta mucho más, más allá de incluir las expansiones y poder jugarse en modo portátil. Ahora ya conocéis sus pros y sus contras, por lo que, como siempre, seréis vosotros los que tendréis la última palabra.

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition está disponible desde el pasado 17 de septiembre en formato físico y digital, a través de la eShop, a un precio de 59,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola de 10,4 GB para poder descargarlo.

8.0

[Análisis] Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino – The Prince’s Edition para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Su bonito diseño artístico.
  • Su cambio en el sistema de combate.
  • Múltiples posibilidades de gestión y personalización.
  • Su genial banda sonora.
  • Su gran cantidad de contenido.
Flojea en:
  • Misiones secundarias simples.
  • Se aprecian recortes más que palpables.
  • Su rendimiento es inestable.

Comentarios