Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Golf Club: Wasteland para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Golf Club: Wasteland para Nintendo Switch

Compartir en:

Si podíamos pensar que habíamos visto todo en lo que respecta a juegos de golf y títulos de habilidad por niveles, Golf Club: Wasteland llega a Nintendo Switch de la mano de Demagog Studio y Untold Tales para hacernos cambiar de opinión. Vamos a experimentar la propuesta de este curioso título…

El golf como canal

A veces se puede decir mucho con muy poco. Adornarse demasiado o engordar argumentos con explicaciones puede llegar a ser contraproducente. En cambio, Golf Club: Wasteland opta por todo lo contrario: en lo que aparenta ser un sencillo juego de golf casual por niveles, encontramos una historia profunda contada en su ambiente, en las confesiones de una emisora (Radio Nostalgia) que tenemos sintonizada durante nuestro periplo y en un final que termina sorprendiendo.

Lo que os puedo contar de la historia de Golf Club: Wasteland es que el planeta Tierra ya no tiene nada que ver con lo que conocemos, es un planeta destruido por la radiación y ha quedado totalmente inhabitable. Esto hizo que los humanos realizaran expediciones para establecer su vida en Marte. Y de Marte regresamos, como un emisario espacial llamado Charlie, para volver al planeta que nos vio nacer y pasar un tiempo de relax mientras jugamos al golf.

La combinación, a priori, puede parecer extraña o descabellada. Pero la forma de hilarlo todo termina convenciendo y, no solo eso, termina haciéndonos ver que se puede dar un gran giro de tuerca a cierto tipo de juegos que parecían no dar más de sí, mejorándolos muy mucho.

Niveles en un planeta desolado

Porque sí, al final Golf Club: Wasteland parte de la dinámica jugable de los típicos juegos de habilidad donde debemos resolver niveles, en este caso, haciendo par con nuestro palo de golf en hoyos situados en lugares un tanto complicados.

El control es muy sencillo e intuitivo, apenas unas líneas nos marcan el ángulo y la fuerza con la que golpearemos la bola y, muy pronto, nos hacemos con la sensibilidad exacta para superar cada nivel.

Estos niveles están bien construidos, tienen partes que nos harán pensar y decidir por dónde completar nuestra hazaña, ya que Golf Club: Wasteland nos permite superar los niveles de diferentes maneras.

Tal vez se eche en falta una mayor variedad o un mayor reto en algunos niveles, que terminan siendo bastante sencillitos, aunque probablemente esto se haya hecho a propósito con el fin de no desesperar al jugador y que continúe la historia, esa historia que han sabido contar muy bien.

Esta historia la jugaremos en el modo que lleva dicho nombre, pero también tendremos un modo Desafío donde, para avanzar en cada nivel, debemos completarlos en un número menor de golpes a lo marcado. Por último, el modo Hierro no nos permitirá tener ni un fallo, por lo que es el modo indicado para los más exigentes.

Con vistas a la incertidumbre

Golf Club: Wasteland también ha cuidado que el apartado gráfico vaya acorde con lo que se quiere transmitir. Y lo consigue bastante bien.

En este título encontramos unos escenarios que transmiten la decadencia de un planeta en ruinas, con un uso de neones y colores apagados que encaja a la perfección. También destaca el uso del llamado efecto Parallax, también conocido como cámara multiplano, que hace que tengamos esa sensación de efecto 2.5 D.

En el aspecto sonoro también se percibe mucho mimo. A unas melodías que juegan con la nostalgia y que coquetean con el tecno más futurista, se les suman unas narraciones en la emisora de radio que nos van contando las experiencias de los supervivientes que ahora habitan en Marte. Estas voces suelen hablar en su propio idioma, teniendo relatos en inglés y en español, por ejemplo. El juego también incluye los subtítulos al castellano para este tipo de intervenciones.

Contar las cosas como son

Golf Club: Wasteland es un juego corto, pues completar los 35 niveles de los que se compone en sus distintos modos de juego, obtener sus logros y conseguir toda la historia de la Odisea de Charlie, una novela gráfica donde podemos ver, con ilustraciones, todo lo acontecido a este astronauta, no nos llevará más de 3 o 4 horas.

Aquí ya podemos discutir si realmente lo necesita o no. Lo cierto es que he tenido la sensación que sus desarrolladores querían contar una historia sin demasiados rodeos, impregnar una dinámica jugable simple con un trasfondo realmente emocional e innovar combinando aspectos que, a priori, podrían desentonar. Y, en este punto, les ha salido bastante bien.

Conclusión

Golf Club: Wasteland es una obra narrativa asentada sobre las bases sencillas de un juego de habilidad, donde superamos distintos niveles por escenarios decadentes y sentimos una nostalgia que no esperábamos. Jugablemente, se trata de eso, de completar niveles haciendo par en hoyos complicados, pero la forma en la que lo presenta y lo envuelve lo convierte en un título diferente que nos relata verdaderas emociones mientras nos relajamos dándole al golf. Si queréis probarlo, ya se encuentra disponible en la eShop de Nintendo Switch al precio de 7,49€ hasta el 14 de septiembre de 2021, después pasará al precio de 9,99 €. Recordad que necesitaréis 1,2 GB para instalarlo en vuestra consola.

7.8

[Análisis] Golf Club: Wasteland para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Su ambientación.
  • La forma tan sutil y elegante de contar una historia.
Flojea en:
  • Algunos niveles son demasiado simples.
  • Podría haber contado con algo más de contenido.


Archivado en:  Golf Club: Wasteland





Comentarios