Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] Skyward Sword y los momentos con nombre y apellidos
PorSergio Salón  - 
Ver comentarios

[Artículo] Skyward Sword y los momentos con nombre y apellidos

Momentos. Al fin y al cabo, siempre he pensado que los juegos que nos marcan se componen de momentos concretos por los cuales los acabamos recordando. Y sí, su jugabilidad, su diversión, su trama, su aspecto gráfico o su banda sonora son los que configuran, como un rompecabezas memorable, los momentos que nos hacen recordarlos. The Legend of Zelda: Skyward Sword es uno de esos títulos que dejan momentos marcados a fuego.

Su llegada a Wii fue un punto de inflexión realmente importante: Skyword Sword suponía explicar ese inicio espiritual de la saga y buscaba, a su manera, contar a los jugadores que tenían un primer contacto con ella, qué era Zelda y por qué una vez que conociesen a Link, ya no querrían desatar ese nudo de jugador que sabe forjar muy bien.

Y es que Skword Sword buscaba eso en el momento adecuado: atraer a los nuevos jugadores que habían llegado gracias a Wii y, por otro lado, seguir manteniendo viva la llama del jugador de siempre, de aquel que alucinó con Ocarina of Time y se perdió por las bellas islas de Wind Waker, por nombrar dos de las grandes entregas anteriores.

Para ello, sentí (como imagino que muchos jugadores) el peso de la trama y una historia que buscaba apretarnos fuerte para no soltarnos hasta llegar a su final. Era su modo de atraer a todo el mundo llevándole por un hilo similar. Y vaya, creo que lo hizo bastante bien. La relación de Link con Zelda se sentía más viva que nunca y momentos como volar sobre un pelícaro eran eso… momentos irrepetibles e inolvidables.

Y también estaba Grahim… un enemigo que nos subestimaba, que nos restaba importancia y al que, poco a poco, podíamos ver pasar de ese pasotismo a algo más de nerviosismo. ¿No os marcó la lengua de Grahim en ese famoso encuentro?

Por supuesto, otro gran hito que trajo Skyward Sword relacionado con la plataforma en la que se estrenó originalmente y que no le libró de críticas fue su control: el juego quería hacernos sentir partícipes de cada movimiento de la espada y de la protección del escudo, con el Wiimote y el Nunchuk imitando los movimientos de Link. Y fue criticado por algo que realmente no era tanto problema del juego y sí más de las propias capacidades de Wii, pues el control no respondía todo lo bien que cabría esperar. Pero había que intentarlo, había que probarlo y Skyward Sword no tuvo miedo para hacerlo en la época y en el momento adecuado.

The Legend of Zelda: Skyward Sword es un juego clave dentro de la franquicia y, por este motivo, se entiende la decisión de querer traerlo hasta Nintendo Switch en una versión mejorada. El juego que dio oportunidades a muchos jugadores de entrar en el mundo de Link, merece volver a dar la oportunidad a aquellos que no lo probasen en su momento para entender cómo empezó todo y cómo una historia así puede llenarnos de momentos.

Y es que The Legend of Zelda: Skyward Sword HD llega para volver a hacernos sentir, esta vez con los Joy-Con en nuestras manos, el blandir de la espada de Link, la forma de retumbar del escudo al recibir un impacto y la aventura que, de niños (y no tan niños) muchos hemos soñado con protagonizar.

También para percatarnos de que, grandes obras maestras como Breath of the Wild beben, en cierta medida, de esta aventura de Link, pues nos explica ese origen de todo. Y es que Skyward Sword puede ser el paso perfecto para los que han llegado a Zelda a través de Breath of the Wild, llegando a conocer los orígenes de la leyenda con un título que, en su momento, ya lo hizo con los nuevos jugadores cuya primera consola fue una Wii. Una obra que potencia la trama para enganchar a nuevos jugadores y enamorar a los que ya son fans de la saga.

Para muchos jugadores, The Legend of Zelda: Skyward Sword es su juego favorito y creo entender muy bien por qué: por esos momentos que supo crear, por atreverse, por sumergirnos de lleno en los orígenes y porque, tras entregas de gran peso, como Ocarina of Time, Wind Waker o Twilight Princess, supo aportar su toque tan especial para que sea recordado.

Puede que, siendo objetivos, le falte un poco de aquí y de allá para ser uno de esos Zelda casi perfectos. Pero si de algo no le falta a Skyword Sword y por lo que a su versión de Switch se le puede considerar una opción más que recomendable, es por su capacidad para hacernos vivir momentos, esos momentos que merecen la pena recordar…

 

Comentarios