Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
El presidente de Nintendo afirmó en 1979 que todo el mundo debería copiar las ideas de los demás
PorPsyko  - 
Ver comentarios

El presidente de Nintendo afirmó en 1979 que todo el mundo debería copiar las ideas de los demás

Nintendo es una compañía que se enorgullece de aportar nuevas ideas e innovar siempre que es posible, tanto en lo que respecta a consolas com a videojuegos, pero eso no siempre fue así. En algunos casos le ha ido mal como con Virtual Boy o Wii U, pero en otros le ha ido muy bien como con Wii  y Switch.

Antes del lanzamiento de Donkey Kong (el primer éxito genuino de la compañía en el ámbito de los videojuegos), estaba encantada de copiar el trabajo de otros para hacerse con una parte del mercado. No obstante, hay que tener en cuenta dos aspectos muy importantes a finales de los años 70:

  1. Había muy pocas ideas de juegos.
  2. La tecnología era tan básica que limitaba lo que los diseñadores podían soñar.

Pero la clonación de trabajo, no era solo cosa de Nintendo, ya que era una práctica común, y la visión de Yamauchi de una industria fortalecida por el intercambio de ideas se basaba quizás en el temor de que los juegos fueran una moda pasajera.

Os recordamos algunos datos interesantes:

  • Como muchas otras empresas, Nintendo lanzó su propia versión de Space Invaders de Taito, llamada Space Fever.
  • También lanzó versiones domésticas de Atari’s Pong.
  • Incluso tuvo su propio clon de LEGO antes de entrar en el mundo de los videojuegos.
  • El presidente de Nintendo, Hiroshi Yamauchi, incluso salió en la televisión japonesa en 1979 para declarar que creía que todas las empresas de videojuegos debían compartir libremente los conceptos de los juegos y copiar las ideas de los demás para asegurar que la industria se mantuviera lo más fuerte posible.
  • En una entrevista con la cadena de televisión NHK (a través de Kotaku), Yamauchi (que irónicamente idearía más tarde medidas férreas para garantizar que el control de Nintendo sobre el mercado de las consolas domésticas no pudiera ser cuestionado por los competidores) afirmó lo siguiente:

No existe tal cosa como patentar una forma de jugar. Mira, si alguien tiene la inclinación y el tiempo, puede copiar cualquier cosa. No hay manera de evitarlo. Así que deberíamos abandonar esa forma de pensar, y todo el mundo debería publicar su software abiertamente, para el crecimiento de la industria del entretenimiento en su conjunto. De esa manera, incluso si, digamos, Space Invaders declina en popularidad, entonces los juegos de ordenador continuarán floreciendo. Tenemos que abandonar esta idea de secretismo, y considerar la posibilidad de unir todos nuestros recursos para hacer crecer la industria. Ese es el ideal.

Como todos sabéis, la compañía nipona finalmente tomó un rumbo totalmente diferente debido al gran éxito de Donkey Kong y Mario, gracias los cuales aumentaron la fortuna de Nintendo de forma exponencial, por lo que a partir de ahí la concepción inicial cambió radicalmente hacia la de preservación de sus IP y la protección de todo lo que les generara grandes beneficios. Al fin y al cabo, este mundo por mucho que para la mayoría sea una afición, para las compañías no deja de ser un negocio y el objetivo, más allá de divertir a los jugadores y hacerles vivir grandes experiencias, no deja de ser ganar dinero.

Evidentemente todo lo que genera dinero hay que cuidarlo y en ese sentido no hemos parado de ver noticias en los últimos años de multitud de demandas de Nintendo hacia otras compañías por infringir patentes u otras situaciones que entendían perjudiciales para su negoco, por lo que sus abogados han tenido mucho trabajo para proteger y hacer prevalever sus intereses en la industria.

Vía.

Comentarios