Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Overpass para Nintendo Switch
PorSergio  - 
Ver comentarios

[Análisis] Overpass para Nintendo Switch

Hay títulos de carreras tremendamente exigentes, unos con la velocidad por bandera, otros con la simulación como baluarte. Pues bien, Overpass llega a Nintendo Switch queriendo demostrarnos que se pueden hacer cosas diferentes todavía en cuanto a la conducción se refiere. Siendo factible transmitir sensaciones automovilísticas distintas a los usuales adelantamientos o a los derrapes imposibles. No obstante, Overpass no es perfecto y es en las físicas y en su “profundidad” donde falla. ¿Sus errores y ser un juego “de nicho” podría condenar a Overpass? ¡Arrancamos!

Caer y volver a arrancar

Desde el primer minuto, Overpass sabe que es un juego complejo, algo más difícil que lo habitual en el mercado, y desea hacernos lo más fácil posible nuestra puesta a punto con él. A través de un importante tutorial, se nos dejan claras muchas de las piezas clave: cómo subir una cuesta, qué zonas son más y cuáles son menos favorables, controlar la potencia de nuestros quads o 4×4, etc.

Eso sí, esto es solo un mero tutorial, una mera introducción. Será nuestra responsabilidad la de ir mejorando paulatinamente, aprendiendo con cada obstáculo que nos encontraremos (y no serán pocos) en nuestro camino. Es fácil perder la paciencia en Overpass, puesto que hay fallos que relataremos posteriormente, pero es muy divertido también. Es fácil experimentar con un nuevo vehículo y ver si fallamos igual/menos/más en comparación con otro. Es satisfactorio encontrarnos con un escenario que nos ponga a prueba de forma real y superarlo con gran esfuerzo. No obstante, esa paciencia que se exige a los jugadores es tal que podría suponer una barrera tan pronunciada y alta que algunos, directamente, condenarán al ostracismo a un título notable.

Imagen

Esa piedra, esa maldita piedra

¿Cuál es nuestro objetivo? Fácil, superar todos los obstáculos de los muy diversos circuitos presentes en el título lo antes posible. Las pruebas son muy variadas, algunas realmente enrevesadas, con tramos memorables y otros algo más insustanciales. No obstante, la mayoría de ellos están bien logrados, suponen un desafío y completarlos. Es muy placentero. No, no os esperéis superar los circuitos en tiempo record nada más poneros a los mandos. No, no os esperéis superar una prueba compleja en dos minutos. Overpass requiere tranquilidad, paz y estrategia. Pensar cómo subir una determinada cuesta, cómo cambiar la tracción de nuestro vehículo o qué rueda va encima de qué piedra… Pensar en todo eso, de forma rápida, eficaz y bien no es fácil, pero sí divertido. A todo ello, sumadle el ir mejorando nuestros vehículos o adquirir otros…

La tracción será en lo que pensaremos continuamente. La superficie por la que estemos moviéndonos, las rocas que llenarán el camino, las cuestas y el barro… Es cierto que hay momentos más “cerrados” o “pasilleros”, más guiados, mientras que hay otros circuidos más “abiertos” donde tendremos que aplicar todo lo aprendido y escoger de forma óptima el camino a la meta, es la más gratificante.

Imagen

No obstante, es fácil volcar, caer bruscamente desde un desnivel o tropezar con las innumerables piedras que hay en  el camino. Es aquí donde se encuentra el punto más negativo de Overpass. Controlar de forma correcta el vehículo no es sencillo, a veces la cámara no ayuda demasiado, y caer una y otra y otra vez en la misma cuesta… incluso en el mismísimo tutorial, puede ser muy duro y tan sumamente complejo que, estoy seguro, más de un jugador lo aborrecerá. Han sido muchas las veces que me he encontrado con que el coche se mueve o reacciona de forma totalmente arbitraria, que no reacciona como le estoy exigiendo o que se queda atascado a pesar de estar llevando a cabo todos los conceptos de Overpass de forma correcta… Creo que hacen falta actualizaciones que mejoren el peso del vehículo y la reacción de las rocas, troncos y otros obstáculos de forma correcta, porque, actualmente, no reaccionan bien al 100%.

Si le sumamos que, si caemos mal o de forma abrupta, volcamos o recibimos un golpe duro en el vehículo, todo ello sumará daños que podrían hacer que no acabemos una determinada sesión o que perdamos un campeonato porque “el juego lo ha querido así” al tener que reparar los daños, previo gasto económico y de tiempo (casi más importante que el propio dinero). Si un juego que trata de transmitirnos una buena sensación a los mandos cuando nos movemos por ciertas topografías  “abruptas” no lo hace del todo bien, apaga y vámonos. Pese a todo, repito, es algo que pueden mejorar a través de posteriores actualizaciones.

Imagen

Multijugador

El título, a parte de su simple modo carrera, dispone de un modo multijugador online que nos permitirá enfrentarnos contra jugadores de todo el mundo y poner en práctica lo aprendido en nuestras incontables horas de juego. También disponemos modo local con pantalla partida, por desgracia ya tan ausente en otros juegos semejantes. Maravilloso para pasar el tiempo con amigos que les guste la idea del título.

Cuando una cosa no entra por el ojo…

Un punto muy negativo del título está en su apartado gráfico. No es de recibo, en pleno año 2020, sacar juegos con un apartado tan criticable. Hay popping, con incluso partes de circuito que aparecen de golpe; no han sido pocas las veces que se nos ha crasheado el título; el detalle de los vehículos, pilotos y los circuitos es, cuanto menos, cuestionable; también hemos visto petardeos escandalosos, principalmente en su modo multijugador. No, no es de recibo algo así. ¿Se mejorará con el paso del tiempo? Estamos seguros de ello. ¿Es jugable actualmente? Sí, no decimos que no, pero han sido muchos los fallos que hemos tenido y sus gráficos son muy pobres. Debéis saber lo que estáis comprando.

El apartado sonoro, en otro orden de cosas, dispone de buenas melodías. No serán pocas las horas que nos pasaremos en los menús personalizando el vehículo o a nuestro piloto, por lo que se agradece muchísimo poder disfrutar de una banda sonora más que notable. En las carreras, el sonido de los motores está genialmente representado y podremos percibir si estamos conduciendo en una zona u otra en función del sonido que “desprendan” nuestros neumáticos. Digno de reconocimiento este apartado.

Imagen

Conclusiones finales

Overpass dispone de muchos fallos, algunos que afectan gravemente a la jugabilidad, no obstante, cuando funciona, lo hace espectacularmente bien y nos transmite sensaciones inmejorables. Su dificultad no es sencilla y es un obstáculo enorme para aquellos usuarios con menos paciencia, pero que merece muchísimo la pena. Su apartado visual es muy cuestionable, con un trabajo pobre y que deberá ser mejorado mediante parches cuanto antes mejor.

Overpass está disponible tanto en formato físico como en formato digital a un precio de 54,99 euros. En formato digital ocupa un peso de 6,2  GB en el espacio de nuestra consola.


Archivado en:  anállisis Overpass

[Análisis] Overpass para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Cuando funciona, el título transmite sensaciones inmejorables.
  • La innovación en su propuesta.
  • Multijugador.
Flojea en:
  • Físicas que fallan demasiado.
  • Apartado técnico y gráfico muy pobre.
  • Crasheos muy habituales.




Comentarios