Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Rune Factory 4 Special para Nintendo Switch
PorCarlos Alberto Y. S.  - 
Ver comentarios

[Análisis] Rune Factory 4 Special para Nintendo Switch

Hay juegos que marcan generaciones, y un buen ejemplo de esta afirmación es el que os traemos en esta ocasión. ¿Os suena la franquicia de Rune Factory? Habiendo nacido en Nintendo DS como un spin-off experimental de la serie de Harvest Moon (ahora Story of the Seasons) en el que se daba un mayor enfoque al rol fantástico, los títulos de esta rama de la saga han ido evolucionando en diversas entregas a lo largo de los años, cada cual añadiendo personajes completamente nuevos, así como diversas tareas novedosas a realizar, mejorando y adaptándose poco a poco a los nuevos tiempos.

De esa forma, después de su lanzamiento en Japón el pasado año y tras algunos meses de espera, ya tenemos entre nosotros Rune Factory 4 Special, la revisión del popular juego de Nintendo 3DS que marcó a tantos hace algunos años y que ahora vuelve con dos misiones: ser más completo que nunca y allanar el camino a la próxima gran entrega de la saga, Rune Factory 5.

Así, gracias a Marvelous Europe y Meridiem Games, vamos a proceder a explicaros con la mayor profundidad posible qué trae de nuevo esta entrega, así como describir con la máxima exactitud cómo es la experiencia Rune Factory para aquellos advenedizos que quieran adentrarse en ella aprovechando la oportunidad de que aterriza por primera vez a Nintendo Switch para su disfrute de cara a todo aquel que desee darle una oportunidad.

Por ende, comenzamos. ¿Es Rune Factory 4 Special lo que esperábamos de él? O más importante, ¿se trata de un juego digno de tu tiempo? ¡Acompáñanos y sigue leyendo para averiguarlo!

La vida principesca es ajetreada

Nuestra historia comenzará a lomos de un barco volador, encarnando a un personaje (que puede ser masculino o femenino, con nombre a nuestra elección aunque los suyos canónicos sean Lest y Frey) con una misión: entregar algo a toda costa, y no a cualquiera precisamente, sino a una supuesta deidad que habita en un lugar conocido como Selphia. Sin embargo, las cosas se tuercen, y en medio de un inesperado atentado, terminamos aterrizando en la hermosa ciudad del mismo nombre, solo que sin recordar ni nuestro objetivo, ni quiénes somos en realidad.

Consecuentemente, una serie de acontecimientos y malentendidos de lo más variopintos se irán desencadenando, de forma que acabaremos con la responsabilidad de ser los príncipes (o princesas) de Selphia, encargándonos no solo de su organización y administración, sino de toda clase de labores derivadas, como podrían ser forjar amistad con sus ciudadanos (tema en el que entraremos en materia más adelante), adentrarnos en mazmorras a la vez que resolvemos una serie de misterios inexplicables, o incluso dedicarnos a cumplir misiones y cultivar todo tipo de alimentos en unas mecánicas muy similares a las que podemos encontrar en la serie raíz de la franquicia, Story of the Seasons.

Por supuesto, esto que os contamos no es nada más que la punta del iceberg, ya que durante la aventura nos iremos encontrando con más localizaciones que explorar, más personajes que conocer y más arcos argumentales de los que disfrutar. Porque sí, Rune Factory 4 Special es uno de esos juegos en donde cuando salen los créditos por primera vez y nos sentimos algo incrédulos al creer que todo ha acabado, realmente la cosa no ha hecho más que empezar.

Un juego que se adapta a ti

Hace un par de párrafos os dijimos que nuestras labores en la tierra de Selphia ocuparían muchas disciplinas de lo más diversas, y cuando afirmábamos esto, no estábamos para nada de broma. Así con todo, tenemos algo que aclarar: ante que nada, Rune Factory 4 Special es un juego de rol, lo que significa que tendremos ciertos atributos que nos condicionarán en todo lo que hagamos, como un nivel que indica lo fuertes que nos vamos volviendo, una barra de salud que podremos rellenar de nuevo comiendo o bebiendo consumibles especiales y una barra de RP, que nos permitirá ejecutar todo tipo de acciones varias (en otras palabras, una barra de stamina de toda la vida).

Tal cual, una vez aclarado esto hay una pregunta latente, ¿cómo se desarrollará nuestra vida en el juego? Pues bueno, las cosas irán tal que así: Por una parte, tendremos parcelas destinadas a plantar todo tipo de cultivos al más puro estilo Story of Seasons: arando la tierra, plantando semillas (que podremos comprar en la tienda correspondiente o encontrarnos por ahí) y regándolas (a no ser que llueva, claro) hasta que florezcan.

Dichos cultivos irán desde alimentos como patatas y nabos, pasando por flores que poder regalar a nuestros vecinos favoritos para ganarnos su favor y llegando hasta hierbas para aumentar la confianza con nuestros monstruos domados, a quienes podremos asignar tareas para automatizar todo el proceso si lo nuestro no es la vida de granja.

Justamente, el mayor atractivo de Rune Factory es que tiene una gama de actividades a realizar de lo más diversas, que empiezan siendo sencillas y acaban volviéndose sumamente ricas y complejas. Siendo la actividad agrícola previamente descrita una de ellas, otra en la que hace especial incisión el juego es en la de la aventura, ya que de por sí y como os comentábamos antes, el título se define a sí mismo, antes que nada, como un juego de rol de acción.

Así, para avanzar en la trama principal del juego, tendremos que explorar un mapa más grande de lo que parece, derrotando a monstruos de lo más diversos y recogiendo todo tipo de objetos, resolviendo a su vez algún que otro puzzle oculto dentro de mazmorras temáticas que irán desde un bosque hasta una siniestra casa encantada. Además, todo ello lo haremos valiéndonos de diferentes magias y habilidades que iremos desbloqueando, así como un equipo que podremos mejorar conforme avancemos y una extensa variedad de armas que irán desde un cetro que lanza bolas de fuego hasta dagas, espadas, hachas e incluso guantes de lucha, todos ellos con sus respectivos movimientos característicos.

Por si todo esto os pareciera poco, si ni ser granjeros ni ser aventureros es lo vuestro, siempre podréis disfrutar de otros aspectos más que ofrece el juego, como pescar, cocinar con variadas recetas, conocer mejor a nuestros vecinos (llegando a hacer incluso que florezca el amor con ellos) o realizar labores administrativas (os recordamos que tenemos un título principesco que nos posibilitará esto, siempre que tengamos los puntos necesarios) como organizar festivales especiales, desbloquear nuevas funciones de lo más útiles o construir modernas facilidades para Selphia, la cual se sentirá cada vez más viva con ciudadanos que siguen rutinas personalizadas y tiendas con horarios propios que variarán según el día y la hora que refleje el juego.

Finalmente, si todo esto os parece demasiado y os resulta abrumador, haciendo que os perdáis y no sepáis qué hacer (ya que en este juego el tiempo pasa volando, algo que trataremos en un rato con mayor profundidad), siempre podréis completar las misiones que os encargue Eliza, un ser que, por alguna razón, solo vosotros podéis escuchar y al que intentaréis ayudar a resolver su entuerto mientras os asigna cada vez más y más cosas que hacer. ¡Ahí es nada!

Con más corazón que nunca

Antes os señalábamos que el tiempo pasa volando en el juego (y fuera de él mientras lo jugamos, para qué os vamos a engañar), y es que la planificación de lo que hacemos con él es otra labor característica de la que nos tendremos que hacer cargo en el título.

Ante todo, Rune Factory 4 Special está configurado siguiendo un sistema temporal en el que existen cuatro meses (cada cual representando una estación del año, de modo que en primavera veremos cómo caen los pétalos de cerezo, mientras que en invierno contemplaremos el caer de los copos de nieve) donde transcurrirán días señalados no solo por los eventos y festivales varios que organicemos, sino por los cumpleaños de los vecinos que habitan Selphia. Un momento… ¿Todavía no os hemos hablado de ellos? ¡Qué desfachatez!

Sin más dilación, queremos dedicar esta sección a tratar el sistema de relaciones con todos ellos, el cual irá por niveles y tendrá más posibilidades en esta nueva entrega, las cuales pasaremos a explicaros a continuación. Porque creednos, la cosa tiene miga para rato.

Como no podía ser de otra manera, vamos a empezar haciendo un repaso por todos aquellos personajes que podremos desposar durante la aventura, los cuales irán apareciendo poco a poco a lo largo de la trama (eso sí, tened en cuenta que estos no son los únicos que harán acto de presencia en la aventura, ya que fuera de esta selección, el juego está lleno de personajes entrañables que os invitamos a conocer por vosotros mismos, así como otras sorpresas fuera de esta lista):

  • Pretendientes masculinos: Arthur, Leon, Vishnal, Kiel, Dylas, Doug…
  • Pretendientes femeninas: Dolce, Forte, Margaret, Amber, Clorica, Xiao Pai…

Como era de esperar, la faceta más propia del dating simulator que podemos encontrar en el título la hallaremos en las relaciones que podamos trazar con todos estos personajes, que bien podrán ser de amistad o desembocar en un romanticismo que tendrá la posibilidad de terminar en compromiso o incluso descendencia.

Por descontado, para ganarnos el favor de nuestra pareja deseada tendremos diversos métodos, que irán desde hablar con ellos frecuentemente hasta regalarles ciertas cosas (que variarán según los gustos del personaje, gustándole a uno las piedras preciosas, o a otro las frutas, por ejemplo). Así, una vez que el nivel de confianza sea el suficiente, podremos invitarles a que sean nuestros compañeros de aventuras (algo que por otro lado tendrá un valor estratégico a la hora de afrontar ciertas mazmorras), hasta que llegue el momento de ir por todas y declararles nuestro amor.

Precisamente, en este último aspecto es en el que radica el grueso de novedades del título en esta nueva versión, el cual viene principalmente en la forma de dos modos adicionales: el de recién casados (Newlywed en inglés) y el Another Episode.

El primero de ellos se desbloqueará una vez nos casemos (de ahí su nombre), y nos permitirá, durante una duración de alrededor de una hora, disfrutar de diálogos originales con nuestro nuevo amorcito, así como de segmentos jugables exclusivos donde viviremos en nuestras carnes un poco de la vida de recién casados. En otras palabras, toda una mina de fanservice para los más fieles seguidores de ciertos personajes que quieran estar más acaramaleados con ellos que nunca.

Por otro lado, en el segundo de ellos, el Another Episode, nos encontraremos con un modo más liviano que seguirá una tónica similar con cada personaje, limitándose a animaciones de poca interactividad pero con bastante buen gusto. Así, queremos señalar que este último modo viene en la forma de contenido descargable gratuito en el lanzamiento, aunque está programado que posteriormente sea de pago.

Algo para todo el mundo

Cerrando con la jugabilidad del título, no podemos ignorar ciertos aspectos que nos han resultado la mar de curiosos o, por lo menos, dignos de mención, empezando por los niveles de dificultad de la aventura, ya que, si antes teníamos tres distintos que podíamos cambiar en cualquier momento del juego, en esta nueva entrega se ha pensado en los veteranos y se ha añadido otro adicional, el modo «Hell», que, como su nombre indica, ¡no nos pondrá las cosas nada fáciles!

Otro punto a señalar es el de la cantidad de coleccionables disponibles en la aventura, a los cuales no se accede desde el menú principal ni mucho menos, sino a través de los sótanos del castillo de Selphia, al lado de nuestra habitación (donde guardaremos la partida y dormiremos para pasar al siguiente día y reponer fuerzas). En dichos parajes encontraremos toda clase de detalles, que irán desde trofeos que nos recuerden los logros que hemos llevado a cabo en el título hasta objetos especiales con guiños a la comunidad de muy buen gusto. Eso sí, os recomendamos que no entréis en materia con este apartado del juego hasta que no hayáis avanzado lo suficiente es la historia, ya que gran parte de dicho contenido adicional está pensado de cara a los seguidores longevos de la franquicia que ya jugaron a la entrega original, por lo que si sois primerizos andaos con ojo, ¡no os vayáis a llevar ningún destripe!

Finalizando, también tenemos que tratar con vosotros el asunto de los menús, los cuales han sido rediseñados para Nintendo Switch, algo que puede resultar algo a lo que es difícil acostumbrarse al principio (pasar de dos pantallas a una siempre ha sido difícil a niveles de organización) pero que conforme vamos avanzando en la aventura se hace mucho más intuitivo, estando cada botón asignado a una cosa distinta y otorgándonos la posibilidad de usar la pantalla táctil de la consola (algo que no muchos juegos suelen permitir) para tomar atajos y hacer las cosas mucho más rápido.

Artísticamente de otra época

Cuando decimos que Rune Factory 4 Special es un juego que evoca a otra época, nos referimos con esto tanto a cosas buenas como a otras que no lo son tanto. Por una parte, nos encontramos que con el lanzamiento en Nintendo Switch del título podemos disfrutar en alta definición de aquello que antes lucía de forma simplemente aceptable en una pantalla de escasa resolución como era la de la Nintendo 3DS. Sin embargo, también es incuestionable que se nota en muchos aspectos que estamos jugando a un juego que fue concebido para la portátil, y no con la híbrida en mente.

Sí, el mimo que tiene detrás es innegable (y las ilustraciones están la mar de bien, sobre todo si estáis acostumbrados a jugar a juegos de rol nipones y os gusta su estilo), pero tal vez el gran punto flaco del título resida en sus texturas y en su apartado gráfico desfasado, cosa que podría echar para atrás a más de uno, pero que, como señalamos, tampoco es reprochable en demasía al tratarse de un juego que ha sido portado desde la citada consola de anterior generación.

Para terminar con el apartado visual, no podemos dejar sin mencionar la presencia de numerosas secuencias animadas de poca duración que aparecen en momentos importantes, como la presentación de nuevos personajes, y que dotan de carisma y esencia a todo el conjunto. Tampoco podemos obviar el apartado técnico, ya que hemos de señalar que no hemos tenido ningún problema de rendimiento en nuestra partida, algo que por otra parte es natural.

Dicho todo esto, en lo que sí destaca positivamente el título sin duda alguna es en su apartado sonoro, ya que por una parte podremos elegir el doblaje de nuestros personajes (en inglés o en japonés, a elección del consumidor) y por la otra podremos disfrutar de melodías clásicas del juego que ahora suenan mejor que nunca, siendo tranquilizadoras, alegres y evocadoras en su conjunto. Así, para cerrar, os dejamos con la canción de apertura del título, la cual se titula «Kono Omoi wo Nosete», debiendo su autoría a Joe Rinoie y Anzai Miki:

Conclusión

Sin lugar a dudas, lo primero que se puede decir de Rune Factory 4 Special es que es una joya oculta en nuestras tierras; una franquicia excelente que no tiene nada que envidiar a juegos que comparten su nicho como puede ser el mismísimo Stardew Valley, y que merece un reconocimiento que no se le ha prestado hasta ahora.

Por supuesto, no me entendáis mal, tampoco es un juego para todo el mundo. Estamos hablando de un título con un ritmo bastante calmado y cierta repetitividad en sus mecánicas (algo casi inherente cuando hablamos de juegos de granjas, o de rol de acción, sin ir más lejos), sin embargo, sabe ofrecer una cantidad de contenido lo suficientemente diversa y cuantiosa con los pocos recursos que posee como para convertirlo en una experiencia más que plena y merecedora de tu tiempo.

Aún así, podemos entender que su apartado gráfico, a pesar de su puesta al día en la alta definición, pueda echar atrás a alguno, no obstante, si se dejan los prejuicios de lado y se intenta disfrutar de la experiencia, Rune Factory 4 Special no es solo un gran aperitivo antes de comenzar nuestra vida en cierta isla repleta de animales, sino también un excelente juego de rol de acción lleno de posibilidades por descubrir.

De tal modo, no podemos cerrar sin señalar otra novedad que no nos afecta mucho; y es que el juego ha sido completamente traducido al alemán y al francés, dejando al castellano fuera por la inviabilidad de una traducción a nuestra lengua. Por supuesto, al tratarse de un juego donde el texto es tan importante, esto es otro factor que hará que más de uno se replantee darle una oportunidad, sin embargo, ya os adelantamos que el lenguaje utilizado nunca llega a ser demasiado complejo, y será disfrutable para cualquiera que tenga un nivel medio de inglés. Además, quién sabe, puede que si esta entrega triunfa, Marvelous Europe se plantee una traducción a nuestro idioma de cara a Rune Factory 5… ¡Todo es soñar!

Rune Factory 4 Special se encuentra disponible a partir de este 28 de febrero tanto en formato físico como en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 39,99 € , ocupando en su totalidad 5361,00 MB y contando con textos en inglés, francés o alemán así como voces en inglés, con la opción de cambiarlas al japonés si así lo queremos.

Por último, si estáis interesados en haceros con una edición más completa del título, señalaros que Marvelous Europe tiene a la venta en su tienda oficial la Archival Edition, la cual por un precio de 55 libras (mas gastos de envío) contiene una copia física del juego, un libro de arte con las ilustraciones del título y la banda sonora en un CD, todo ello envuelto en una caja exclusiva con arte de Minako Iwasaki, la diseñadora principal de la franquicia.

Adicionalmente, todos aquellos que os hagáis con el título en cualquiera de sus versiones antes de su lanzamiento, os llevaréis de regalo el contenido adicional «Swimsuit Day», que permitirá que podáis disfrutar de todos los personajes luciendo sus mejores trajes de baño. Elijáis lo que elijáis, ¡que lo paséis muy bien adentrándoos en Rune Factory 4 Special!

[Análisis] Rune Factory 4 Special para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.7
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Un juego que se adapta a ti, siendo un pozo de horas lleno de muchas cosas que hacer.
  • Un montón de novedades en la forma de modos adicionales y otras sorpresas.
  • Poder disfrutar de la franquicia por primera vez en alta definición y en Nintendo Switch.
Flojea en:
  • A pesar de su mejoría, los gráficos están algo desfasados al venir de un juego de Nintendo 3DS.
  • Cierta repetitividad en sus mecánicas puede echar para atrás a más de uno.
  • Ahora cuenta con localización al francés y alemán, pero se ha obviado el castellano.




Comentarios