Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Dusk Diver para Nintendo Switch
PorErnest Rodés González  - 
Ver comentarios

[Análisis] Dusk Diver para Nintendo Switch

Dusk Diver es un buen juego de acción y aventura con ciertos toques de rol japonés. Su brillante apartado artístico contrasta frontalmente con unos apartados de historia y jugabilidad que pecan por su superficialidad, factor que hace que el jugador tenga el sentimiento de que se ha dejado escapar una gran oportunidad para contar algo o al menos ser algo más que un machaca-botones.

Una historia con demasiada influencia japonesa

A algunos de vosotros os puede haber sobrepasado la sorpresa al leer el subtítulo que se encuentra solo un par de líneas por encima de esta, pero dejadme quitaros de la cabeza cualquier idea que suponga un odio o aborrecimiento hacia las historias con influencia nipona por mi parte, ya que no es el caso.

La historia empieza de la siguiente manera:

Eres una chica adolescente de unos dieciséis años de edad que ha quedado con una amiga para salir. En el camino hacia un establecimiento os topáis con un extraño suceso que deja inconsciente a tu amiga y a ti por poco te mata. Un extraño hombre con pintas de mafioso te cura usando un poder fuera de tu comprensión. Por un suceso que ni este misterioso hombre puede explicar, el cura te te transfiere su poder y tienes que enfrentarte a monstruos de una dimensión paralela a la tuya.

Como punto de partida del juego ya se puede ver lo alocado que es, ya que empiezas la tarde yendo a tomar algo y la acabas repartiendo estopa a diestro y siniestro a criaturas de otra dimensión, y esta es una de las grandes flaquezas del argumento. El hecho de que las cosas pasen porque sí, que el juego no te dé una justificación, ni tan siquiera lógica, ya no pido eso; sino que fuese entendible, esto ayudaría mucho a respaldar un argumento que, si lo miras objetivamente, es bueno en el mejor de los casos y un tanto molesto en el peor.

Para ir cerrando mi opinión sobre la historia sólo mencionar que el objetivo de esta es ser un hilo conductor que te lleve de combate en combate, y esto no supondría ningún problema si el sistema la jugabilidad estuviera a la altura, pero este es un tema que trataremos a continuación.

Un sistema de combate desaprovechado pero espectacular

Como acabo de comentar en el apartado de historia, la jugabilidad en general y el sistema de combate en particular están muy desaprovechados, sobretodo teniendo en cuenta el inmenso potencial que llegan a tener en el tramo final de la aventura.

En los combate contamos con un ataque ligero, uno potente, un salto, una esquiva, una habilidad que se carga a medida que hacemos ataques normales y habilidades de los compañeros con un tiempo de recarga para poder volverse a usar. Al leer todas las posibilidades que acabo de mencionar uno podría pensar que hay un gran periodo de adaptación para entender las bases del combate, pero a mí personalmente me ha recordado más a un musou que a un juego de acción, que dejemos claro que no es como lo venden en la descripción que podemos encontrar en la página de Nintendo.

Esto se debe mayoritariamente al elenco de enemigos contra los que nos enfrentamos, ya que no sería descabellado decir que puedes derrotar al 70% de ellos simplemente quedándonos delante suyo, machacando los botones de ataque y activando las habilidades cuando las tengamos disponible. Si tuviéramos que buscar culpables por esta sencillez sería, sin duda, el patrón de ataque de los enemigos y su poca inteligencia artificial. Es cierto que hacia el tramo final del juego la cosa se complica, pero me parece que en mi partida habré muerto unas siete u ocho veces aproximadamente.

Para finalizar este apartado sólo mencionar que hay un árbol de habilidades bastante simples pero no por ello malo, en el que aparte de las típicas mejoras de vida para ti y tus acompañantes puedes desbloquear nuevos combos que, aunque no son muchos, añaden una capa de profundidad a un sistema de combate que por lo demás es completamente llano.

Un juego espectacular lastrado pero las carencias técnicas de la híbrida con un apartado sonoro pasable

Desde antes del lanzamiento de Nintendo Switch ya sabíamos que los esfuerzos de la gran N no iban a estar puestos en hacer una consola potente para competir con el resto, sino que su objetivo era permitir la creación de estilos gráficos y artísticos que se salieran del convencional realismo al que ya estamos tan acostumbrados.

Esta fue una decisión de lo más acertada, pero es en juegos como este Dusk Diver donde se ve el extra de potencia que se le podría añadir en una posible revisión mejorada. La estética del juego es muy bonita, siendo esta anime pero con un extra de espectacularidad del que hablaremos un poco más adelante.

La mayoría de problemas los he tenido jugando en modo portátil, siendo el más común una niebla invadiendo mi pantalla. Para dejar claro lo que quiero decir, se ve borroso. Los personajes, los enemigos, los escenarios y hasta las habilidades que usas en combate sufren de un bajón gráfico que, sin arruinar la experiencia, puede suponer una molestia para todo aquel que lo quiera disfrutar desconectado del dock, aunque una vez lo conectas es otra historia completamente.

Las texturas se ven a más resolución, los escenarios, y todo en general, se ve menos borroso y la fluidez del combate y movimientos también se ven beneficiados.

Para concluir este apartado sólo recalcar que la espectacularidad que tiene gráficamente, sobretodo en modo televisión, da más interés a los combates que como hemos mencionado previamente, son bastante básicos.

El apartado de la banda sonora y efectos de sonido no se parece al gráfico, ya que no llega al nivel del otro. La banda sonora es bastante buena, incluyendo temas que, aunque no se me han quedado grabados en la cabeza, si que te amenizan algunos combates, que si no llega a ser por la espectacularidad serían bastante tediosos.

Desgraciadamente la cosa se queda ahí, y los efectos de sonido podríamos decir que son pasables. Además de esto las voces sólo están en japonés, y para acabar de rematar la faena la lista de idiomas a los que está traducido no incluye el español, quedándose en el inglés, el japonés, el coreano y el chino.

Con el objetivo de dejar este apartado atrás solo mencionar la gran diferencia que hay entre el apartado sonoro y el gráfico, siendo, obviamente, superior el segundo.

Breve pero no necesariamente notable

Siendo Dusk Diver un juego de rol japonés algunos podríais llegar a esperar una duración que podría superar sin ningún problema las 30 horas, pero la verdad es que apenas supera la 10 horas, quedándose de media de unas 12 horas.

Conclusión

En conclusión Dusk Diver es un juego bonito con ciertos problemas de rendimiento que con un poco más de esfuerzo para pulir el combate, la historia, los efectos de sonido y añadiéndole un poco más de contenido podría haberse convertido en un juego de rol japonés a destacar, aunque desgraciadamente no es el caso.

Dusk Diver ya está disponible tanto en físico como en digital por un precio de 39,99€. Para descargarlo son necesarios 3473,93 MB de espacio libre en vuestra Nintendo Switch.

[Análisis] Dusk Diver para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Buen apartado artístico.
  • Combates espectaculares en cuanto a efectos.
  • Buena banda sonora.
Flojea en:
  • Historia poco interesante.
  • Sistema de combate básico.
  • Problemas de rendimiento en modo portátil.
  • Efectos de sonido mejorables.

Comentarios: