Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Daemon x Machina para Nintendo Switch
PorSharky  - 
Ver comentarios

[Análisis] Daemon x Machina para Nintendo Switch

Daemon x Machina, desarrollado por Marvelous First Studio, es un juego de acción en tercera persona donde tomaremos el control de un Reclaimer, un mercenario Outer, que realizará misiones con la ayuda de un Arsenal, un traje blindado pilotado desde dentro.

Aterrizando en exclusiva para Nintendo Switch el próximo 13 de septiembre de 2019, nos llega un título con textos traducidos al castellano y voces en inglés y japonés. Destaca por su jugabilidad intensa y su excelente banda sonora, pero se ve ensombrecido por su apartado gráfico y la mala optimización en el modo portátil, así como por otros detalles que explicaremos a continuación.

Historia

Daemon x Machina nos sitúa en un universo postapocalíptico, donde parte de la Luna ha caído en la Tierra liberando el Femto e iniciando el Día del Despertar, y una entidad infecta a las máquinas para que ataquen a la humanidad. La humanidad reacciona luchando contra las máquinas, a partir de ahora conocidas como los Immortals, y crean una barrera, la Oval Link, para luchar junto con los Outers, humanos modificados genéticamente con la capacidad de asimilar la femtopartícula y, además, los Arsenales, trajes blindados que usan la misma energía en su beneficio.

Tú tomaras el papel de un novato Outer e irás conociendo a los diferentes miembros de los grupos de Reclaimer, así como las diferentes facciones dentro del Oval. Orbital será la organización neutral encargada de establecer un enlace entre todas las facciones, y la encargada de registrar y organizar las misiones será la inteligencia artificial FOUR.

¿Serás capaz de ascender y destacar entre el resto de los Reclaimer? Todo dependerá de nuestra habilidad para ir superando las misiones, pero más allá de todo esto, la sensación de que no pintamos nada en la trama, más allá de repartir palos a diestro y siniestro a los Immortals, será constante. Por si fuera poco, la forma de presentar la historia este título puede no ser de gusto de todos.

La historia se irá desarrollando a lo largo de las misiones gracias a las conversaciones, y alguna cinemática, que tendremos antes, durante y después del enfrentamiento. Asimismo, la nula expresividad facial en los personajes, así como una vaga presentación, hace que no terminemos de empatizar con ninguno de ellos, aunque acabe de ocurrir una escena dramática a nivel Juego de Tronos.

En general, lo que nos plantea Daemon x Machina es un conjunto de clichés al uso de la Ciencia Ficción, obtenidos de aquí y allá, que nos recuerda por momentos a Neon Genesis Evangelion, Lost Planet y El Juego de Ender, entre otros. Podéis esperar luchas épicas contra Immortals, tramas políticas, conspiraciones, dramas y giros de guión, que consiguen cuajar todo el argumento de manera notable pero aburrida, por culpa de las misiones, que se harán algo repetitivas y de resultado muy predecible.

Completar el modo historia y las misiones libres de Daemon x Machina al 100% nos llevará unas 20 horas aproximadamente. Personalmente he disfrutado de su historia, aunque pudiera intuir todo lo que iría pasando misión a misión. Gracias a que jugabilidad tiene el nivel justo de adicción, al jugador se le antojará conocer el estado actual de la Tierra y el reto te incitará a saber cómo terminará todo. ¿Conseguirás ver todos los finales?

Jugabilidad

Daemon x Machina es un frenesí imparable de acción, con trajes blindados, balas, láseres, espadas, bazucas e Immortals gigantes. Un conjunto casi perfecto en una jugabilidad que explota la consola híbrida de Nintendo, pero que falla a la hora de plasmarlo en comparación con algunos enemigos con Arsenales e IAs malignas.

Sin duda, la jugabilidad es uno de los puntos fuertes de este juego y todo empieza por la perfecta personalización del Outer, así como del Arsenal. En nuestro centro de operaciones, el Hangar, será donde llevemos a cabo todas las funciones importantes, tales como escoger una misión, modificar nuestro equipamiento, desarrollar o comprar partes del Arsenal, entrar en el modo online y hasta comprar helados.

En cuanto al Arsenal, podrás modificar cada parte: brazo derecho, brazo izquierdo, pecho, procesador, cabeza y piernas. Cada una de estas partes controla una función, como el control de las armas, el impulso en el aire y tierra, añadir más defensa, usos del Femto u otras habilidades innatas de las armaduras, además de que podemos modificar ciertas características gracias a los módulos.

La cantidad de armas desbloqueable para nuestro Arsenal es sencillamente brutal. Obtenerlas todas será todo un reto para los coleccionistas. Podemos encontrar armas como pistolas, metralletas, fusiles, bazucas, espadas, escudos o armas especiales como lanzallamas. Por si fuera poco, podremos equiparnos un arma de hombro, del tipo misiles, cañones, cañones de riel, blitz, unidades de apoyo y, además, tener un equipo auxiliar para tener a mano granadas, minas o asistentes más precisos de vuelo.

Usa el Femto para potenciar tus atributos de vuelo, defensa y ataque, e incluso crea un espejismo para desviar la atención de tu enemigo. Las armas de láser consumen esta energía para funcionar, aprende a racionarla y usarla para asestar tu mejor golpe.

En cambio, el Outer podemos modificarlo genéticamente para implantarle diferentes partes del cuerpo de forma mecanizada para ganar nuevas ventajas en el combate. Hacer esto produce que perdamos parte de nuestra humanidad en favor de reparar el Arsenal en combate, gastar menos resistencia, o poder disparar siendo Outer.

Como hemos comentado, FOUR será la encargada de proporcionarnos las misiones. Estas, salvando las del modo historia por sus conversaciones, suelen durar en torno a los 3~5 minutos con bonificadores en algunas por si lo hacemos en menos tiempo. Tras la novedad, se convierten rápidamente en misiones muy repetitivas, que aun así no aburren al espectador por la frenética batalla y el deseo de conseguir nuevo equipamiento para nuestro Arsenal o, simplemente, destruir el reto que se nos presenta. Retos que, por norma general, ningún enemigo los presentará siendo una IA, pero la cosa cambia con los Arsenales controlados por otros Reclaimer o Immortals gigantes avanzados.

Daemon x Machina presenta dos modos de apuntado, que podemos ajustar a nuestro gusto: mediante sensibilidad del joystick, o mediante sensibilidad por giroscopio. Podemos ajustar cómodamente ambos modos hasta encontrar una forma que se nos adapte a nosotros ¡Ajusta tu Arsenal y Outer para jugar completamente a tu manera y busca el equilibrio perfecto en cada situación!

Por desgracia, esta hubiera sido una experiencia jugable perfecta si no se hubiera visto empañada por los bugs, la mala optimización, menús caóticos y una letra de interfaz demasiado pequeña. Estos problemas serán tratados en el apartado siguiente del análisis, pero cabe destacar que afecta de forma directa y negativa en la jugabilidad.

En su conjunto, Daemon x Machina presenta una jugabilidad digna de juegos de acción, con el añadido de que controlaremos un mecha altamente personalizable. Al principio el jugador puede verse abrumado ante la actividad frenética y el control, pero nos adaptaremos, misión a misión, a todas las posibilidades que nos presenta frente a la repetividad de las misiones.

Gráficos

Daemon x Machina nos abruma a los fans de los mechas de manera sobresaliente con unos diseños altamente personalizables y un colorido y abstracto mundo postapocalíptico que se ve enturbiado de manera desorbitada por sus parones, caídas de fps, bugs y la nula expresividad que nos ofrecen los personajes en las escenas cinematográficas.

He disfrutado enormemente de la personalización de nuestro Outer y Arsenal, pero la gran intensidad de la jugabilidad puede hacer que pasemos por alto los escenarios vacíos y planos que nos recodarán más a un juego de 2004. Ciertos escenarios llaman la atención por su toque colorido de ciencia ficción altamente saturado, pero salvando gustos personales, la verdad es que la consola híbrida de Nintendo podría dar para más.

Sin duda, estamos ante el punto que más se ha resentido en este análisis, los gráficos:

  • Mala optimización. En el modo portátil el juego sufre de parones y bajones de fps llegando a alcanzar los 20 contra Immortals gigantes. En el modo televisor podemos encontrarnos con algunos bajones, pero muy puntuales.
  • Bugs. Existen desde los que te obligan a reiniciar una misión hasta los que son solo un fastidio. Uno puede llegar a suceder cuando es destruido nuestro Arsenal y al salir la cámara se queda fija en una dirección. Otro, nos fastidia el loot de un Arsenal enemigo cuando cae entre dos pliegues de un desnivel.
  • Menús caóticos. Además de una IU con letra muy pequeña, pero que ocupa demasiada pantalla a veces, nos encontramos con un menú muy caótico que tardaremos mucho en aprender a sacarle todo el partido, si es que llegamos a hacerlo.
  • Resolución. En el modo televisor tenemos una resolución HD pero sin llegar a 1080p. En cambio, en el modo portátil estamos ante una resolución menor del HD y los enemigos apenas se pueden visualizar, más bien ves solo el indicativo de que están ahí.

Como podéis comprobar en las capturas y vídeos, en términos generales Daemon x Machina es un juego visualmente atractivo, lleno de colores saturados y del cual podemos pasar por alto sus escenarios vacíos y la poca expresividad de los Outers, pero no podemos pasar por alto cuando ocurren problemas por los que la jugabilidad se ve afectada por culpa de las caídas o parones, y sin olvidarnos de los bugs que resienten tanto la partida.

Sonido

La magnífica banda sonora que acompaña en todo momento a Daemon x Machina es digna de mención en este análisis. Junichi Nakatsuru y Rio Hamamoto son, junto al equipo de sonido de Namco, los encargados de la producción musical.

El resultado de dicho equipo ha dado como consecuencia que antes de tener que pulsar el botón A para empezar, nos quedemos escuchando embelesados el opening como si de nuestra serie anime favorita se tratara. Esta sensación se seguirá trasmitiendo a lo largo de las misiones siendo los momentos claves de la historia donde más nos emocionaran.

No podemos olvidarnos del magnífico doblaje japonés e inglés que lo acompaña, dándole el toque justo de personalidad a cada personaje, ya que carecen de su ya comentada expresividad facial. Especial hincapié a la traducción de los textos al castellano, que es de las mejores que hemos podido disfrutar en mucho tiempo.

Gracias al feedback recibido de la primera demo de Daemon x Machina, se llegaron a mejorar muchas cosas del juego. Una de ellas fue la especial atención en el cambio de sonido en las armas, ya que podremos diferenciar su potencia con tan solo escucharla. Las explosiones, disparos, cargas y demás, están muy bien sincronizadas y no hemos encontrado, en general, nada que nos disguste.

Multijugador

Daemon x Machina posee dos modos multijugador: local y online. Ambos funcionan de igual modo: Creas o te unes a una sala. Seleccionas una misión y la completas. La lista de misiones se desbloquea según avances en el modo historia y las misiones libres. No puedes jugar el modo historia, pero son misiones perfectas para farmear en compañía.

Lo cierto es que nos ha costado horrores encontrar gente en el online para probar dicho modo, pero gracias a Nintenduo hemos podido jugar distintas misiones y hemos obtenido unos resultados altamente positivos. El gameplay se ha notado en gran medida fluido al tener objetivos como Immortals gigantes o Arsenales, sin tener otras IAs menores molestando, o conversaciones entre los personajes.

Estamos muy contentos con el resultado, y lo cierto es que algunos Immortals gigantes solo aparecerán en el modo multijugador y nos desbloquearán armamento único que de otro modo nunca hubiéramos podido obtener.

En este sentido, nos ha recordado más a un Monster Hunter: realizar misión tras misión, sin más motivación que conseguir ítems nuevos y lucir nuestro manejo ante los otros. Un modo PVP le hubiera sentado muy bien.

Conclusión

Daemon x Machina es un juego recomendable para todos los amantes de los juegos de acción, los mechas e incluso a los fans de anime de la misma temática. Una acción frenética, acompañada de una genial banda sonora, una gran personalización, tanto del Outer como del Arsenal, y una historia llena de ciertos clichés del género, que nos irá recordando a diferentes sagas, pero con su toque personal en un universo bien representado, adaptado y donde todo encaja.

Un título con unas carencias en el apartado técnico que pueden arruinar más de una partida, sin olvidarnos de los parones y bajadas de fotogramas, sobre todo en el modo portátil. El gran número de personajes que llegaremos a conocer, 35 sin contar a las IAs y otros además de los mercenarios, pasarán sin pena ni gloria, ya sea por su falta de carisma, inexpresividad o, simplemente, que no los llegaremos a conocer antes de las partes más dramáticas, no aportan demasiado para llegarles a coger algún tipo de cariño.

Traducido perfectamente al castellano, con voces en inglés y japonés, estas últimas muy trabajadas y recomendadas para la mejor experiencia posible, nos aportará unas 20 horas aproximadamente completar el juego al 100%, sin contar las misiones multijugador. Con un modo multijugador, ya sea local u online, que funciona muy bien, rápido, con los mismos tiempos de carga que una partida normal, y que, en modo portátil, al no existir tantas IAs o conversaciones, funciona de forma fluida y sin los parones típicos del modo historia en este modo de la consola híbrida de Nintendo.

Podéis adquirir Daemon x Machina en la eShop de vuestra Nintendo Switch, o la versión física, a un precio de 59,99€ con un peso de 6241,12 MB, además de conseguir 270 Puntos de oro en My Nintendo.

[Análisis] Daemon x Machina para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.3
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Magnifica banda sonora.
  • Una jugabilidad frenética.
  • La personalización.
  • Multijugador fluido.
  • Los mechas.
Flojea en:
  • Una historia llena de clichés y giros de guión predecibles.
  • Escenarios de antigua generación.
  • Bugs.
  • Mala optimización.
  • Pocas misiones y muy repetitivas.
  • El carisma de los personajes.

Comentarios: