Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Pawarumi

[Análisis] Pawarumi

análisis,
PorPsyko  - 
Ver comentarios

Desde pequeño siempre me han gustado los juegos de naves o “matamarcianos”. Son incontables las horas que he podido invertir jugando a estos títulos en recreativas, ya que siempre me han parecido todo un desafío. Ahora, gracias a Nintendo Switch, todos los amantes de este tipo de juegos podemos disfrutar de un extenso catálogo de viejas glorias de los shoot’em up como Strikers 1945, Gunbird, Strikers 1945 II, Zero Gunner 2, Samurai Aces, Dragon Blaze, etc.

Pues bien, hoy os hablaré precisamente de un nuevo título perteneciente a este género tan clásico y no es otro que Pawarumi, un juego desarrollado y distribuido por Manufacture 43. Se trata de un título inspirado en uno de los mejores exponentes del género: Ikaruga.

¿Os atrevéis a intentar completar este desafiante título?

Argumento

En este título encarnaremos a Axo, piloto de la legendaria nave Chukaru, en un mundo en el que el Concilio gobierna las naciones con puño de hierro. Deberemos enfrentarnos a sus ejércitos con el poder de nuestra nave y encontrar el verdadero objetivo que ocultan nuestras acciones. ¡Tendremos que revelar un oscuro secreto! Una vez más el argumento dista de ser algo memorable, pero sirve como excusa perfecta para entrar en materia.

La imagen puede contener: una persona, texto

Jugabilidad

Pawarumi es un shoot’em up moderno de desplazamiento vertical que se desarrolla en un universo retrofuturista precolombino donde controlaremos la todopoderosa nave Chukaru.

Su principal característica es el sistema Trinidad, el cual recuerda mucho al sistema de polaridad de Ikaruga. Contamos con tres tipos de armas diferentes (láser cóndor azul, ametralladora serpiente verde y misiles jaguar rojo) y tres tipos de enemigos. Cada uno de estos enemigos es débil a un tipo de arma y está asociado a un color. Por lo tanto deberemos disparar a los enemigos con armas del mismo color a los que sean débiles, ya que si lo hacemos con otras serán más resistentes y además se volverán más agresivos.

También podemos realizar las siguientes acciones:

  • Hacer más daño: el rojo es débil contra el verde, el verde es débil contra el azul y el azul es débil contra el rojo.
  • Recargar la barra de ataque especial (Boost): rojo recarga al verde, verde recarga al azul y azul recarga al rojo.
  • Regeneración de escudo (Drain): se consigue al disparar a cada enemigo de un color, con el arma de color que coincide.
  • Utilizar un superataque.
  • Usar el freno.

Pero eso no es todo, ya que Pawarumi cuenta con diversas particularidades. La primera de ellas es que no dispondremos de vidas ni con puntos de control. Sí, habéis leído bien, por lo que si nos matan no quedará más remedio que empezar desde el principio del juego. La segunda es que no contaremos con los clásicos objetos para recoger en los niveles en forma de power-ups, sino que todo se basará en nuestros disparos, por lo que evidentemente deberemos aprender a usarlos con cabeza y de forma correcta, dependiendo de la situación.

En cuanto a su nivel de dificultad, no me andaré con rodeos, estamos ante un título desafiante. Pawarumi cuenta con tres niveles de dificultad (fácil, normal y difícil). Curiosamente, en el primero de ellos solo contaremos con cuatro niveles, mientras que en los dos restantes contaremos con un total de cinco niveles. Además todos los niveles aparecen en diferente orden según la dificultad y cada nivel puede repetirse en el modo entrenamiento para practicar para el modo arcade (modo principal de juego) y obtener una mejor puntuación.

El objetivo del juego, como todo shoot’em up que se precie, no es otro que acabar con todos los enemigos que se nos pongan por delante y al final de cada nivel nos espera un gran jefe final que deberemos derrotar si queremos seguir avanzando. En este sentido, nada nuevo bajo el sol. Por desgracia no todo es bueno y es que el juego solo tiene dos modos de juego: arcade y entrenamiento y además no cuenta con multijugador local. Es una pena, porque este tipo de títulos siempre son más divertidos en compañía.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además  también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch y el servicio de guardado de datos en la nube.

La imagen puede contener: texto

Gráficos y sonido

A nivel gráfico nos encontramos ante un juego con multitud de detalles, muy resultón y colorido. Tanto nuestra nave como los efectos de luces y explosiones lucen estupendamente bien y se muestra muy fluido. Una de las características que más me ha gustado es que el juego ocupa toda la pantalla. Puede parecer un detalle sin más, pero se agradece que no cuente con barras negras ni verticales ni horizonatales. Su HUD es muy minimalista limitámdose a indicar en la parte superior nuestra puntuación y en la parte inferior los diferentes tipos de armas.

Por otro lado, la mezcla entre lo retro (mitología azteca precolombina) y un mundo futurista distópico le sienta muy bien. Además en algunos momentos aunque el juego presenta una vista aérea, con una jugabilidad 2D, podemos apreciar como hay un cambio de cámara y se muestra la nave, así como los niveles en 3D de forma fugaz. Un efecto simple, pero efectivo.

En cuanto a su aspecto sonoro, el título cuenta con buenas melodías que acompañan perfectamente la acción, con unos efectos de sonido muy cuidados. Por último hay que destacar que Pawarumi cuenta ocho idiomas: alemán, inglés, francés, italiano, japonés, coreano, portugués, ruso, chino y español.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Duración

Como en la mayoría de shoot’em up, la duración de Pawarumi puede ser muy variable, ya que dependerá básicamente de dos factores: por un lado la habilidad del jugador y por otro del nivel de dificultad en que se juegue.

Como he comentado anteriormente, el juego cuenta con 4 niveles en su nivel de dificultad fácil y con 5 niveles en los niveles de dificultad normal y difícil. Además en cada nivel de dificultad cambia el orden de dichos niveles. Por lo tanto, lo habitual será que en nuestras primeras partidas tardemos más en completarlo, a no ser que seamos muy hábiles en este tipo de títulos, en cuyo caso puede superarse en menos de una hora. Aunque a priori 4/5 niveles pueden parecer pocos, lo cierto es que en general son bastante desafiantes, incluso en su nivel fácil, por lo puede mantenernos enganchados durante muchísimas horas si queremos completarlo en su nivel de dificultad normal y ya no digamos en nivel difícil.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Curiosidades

  • Pawarumi se financió a través de Kickstarter.
  • Este título se lanzó el 30 de enero de 2018 en PC (Steam) y también está disponible en Xbox One desde el mismo día que llegó a Switch.
  • La desarrolladora y distribuidora del juego, Manufacture 43, confirmó a través de su cuenta de Twitter que el juego tiene planeada una versión física, aunque no especificaron ningún fecha.

La imagen puede contener: texto

Conclusión

Pawarumi nos presenta un universo que mezcla lo retro con lo moderno de una forma muy peculiar y efectiva, con un sistema de disparos muy interesante que hará las delicias de los jugadores más exigentes. Se trata de un título muy divertido y adictivo, aunque por desgracia no cuenta con multijugador local, lo que hace que solo podamos disfrutar de él en solitario.

Pawarumi está disponible en formato digital, a través de la eShop de Switch, desde el 24 de julio a un precio de 14,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola de 1,3 GB para poder descargarlo.

[Análisis] Pawarumi

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.8
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Propuesta original en cuanto a su planteamiento (universo precolombino retrofuturista).
  • Su sistema Trinidad basado en el "piedra, papel, tijera".
  • Muy desafiante y adictivo.
Flojea en:
  • Tiene muy pocos niveles.
  • No cuenta con multijugador local.

Comentarios: