Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Koral

[Análisis] Koral

análisis,
PorRubén  - 
Ver comentarios

El ser humano es igual de despreciable que de agradecido. Esa bipolaridad también es latente en el mundo de los videojuegos, y aunque muchos de ellos están dedicados al puro entretenimiento, hay otros que apuestan por educar y mostrar un tema real. Al fin y al cabo, toda historia debe tener una moraleja con la que reflexionar. Koral es un ejemplo de como un videojuego puede ser una realidad.

Detrás de este videojuego submarino está Carlos Coronado, conocido mayormente por juegos como Infernium y MIND: Path of Thalamus, ambos publicados en Switch consiguiendo una calidad gráfica y de rendimiento envidiable. Este amante de las costas de Mallorca y del submarinismo ha surcado ahora sus mares para informarse y desarrollar Koral a bordo de un navío. Aquí el making of:

Un mundo desconocido

Koral es un juego de puzles en la que su labor principal es concienciar y educar a sus jugadores para que estos conozcan la hermosura de los arrecifes de coral. Este ser vivo tan difícil de encontrar está sufriendo a causa de la contaminación provocada por las personas. Carlos nos quiere mostrar tanto la belleza como la tristeza del mundo submarino en base a una exhaustiva labor de documentación y decenas de inmersiones en busca de esta belleza marina.

Carlos Coronado ha conseguido transmitir lo que él ha sentido en sus inmersiones acuáticas y nos hace sentir como un compañero más en esta aventura. Todo esto lo ha conseguido gracias a las diferentes capas que estructuran el mapa. Nosotros solo nos podremos mover por la intermedia y más visible, pero podremos disfrutar de diferentes grados de profundidad que otorgan al mar ese aura de misterio y lo desconocido, aunque en algunas ocasiones resulte algo molesto.

Me ha sorprendido el grado de misterio que emana en la gran mayoría de sus escenarios. Como bien dice él en el propio videojuego, hemos explorado una parte ínfima del mundo submarino, y él consigue transmitir ese desconocimiento de una forma espectacular. De hecho, es un lugar tan poco explorado que le ha dado pie a crear situaciones imaginarias que son fascinantes.

La jugabilidad de Koral es realmente sencilla, ya que solo deberemos usar el joystick para resolver todos los puzles. Esto le ha limitado cuando le ha llegado el momento de hacerlos porque ha ido repitiendo algunas mecánicas y forzando algunas otras. No obstante, también entendemos que el objetivo de Koral no es el de tener una profundidad jugable, sino que disfrutemos de lo visual mientras nos propone retos sencillos para reactivar la mente.

Todos ellos consisten en ir de un lado a otro recogiendo unas esferas para recuperar la viveza de los arrecifes de coral. Se irán añadiendo mecánicas de movilidad y estructuras movibles, pero no llega a sorprender con nada totalmente innovador, sino que se dedica a interactuar y toquetear los diferentes elementos marinos para crear una cohesión mecánica y conceptual muy interesante.

Maravilla audiovisual

Como forofo del medio audiovisual, Koral es mágico. Audio e imagen conviven en perfecta armonía. Existe una comunión de ambos elementos que se enlazan a la perfección y crean un aura de misterio que embelesa y atrapa al jugador hasta el final. Ha conseguido dejarme con la boca abierta y los pelos de punta en más de una ocasión. Y es algo que pocos juegos han conseguido hacer.

La imagen, acompañada de esos 1080p y 60fps, es realmente espectacular y consigues crear auténticas obras de arte sacando capturas de pantalla. Gracias a la profundidad del escenario y la combinación de colores junto a esa textura acuática que le otorga una gran personalidad, puedes lograr el encuadramiento perfecto para tu captura de pantalla. Cuidado con la memoria de vuestra Switch, este juego os la podría llenar.

A nivel sonoro también es sorprendente y es, sin duda alguna, la segunda columna principal en la que se sustenta. Carlos ha extraído gran parte parte de las frecuencias agudas para reservarlas para los efectos sonoros y que el sonido ambiente quede con los graves. Así pues, consigue este efecto burbuja muy conocido en juegos como Mario cuando bucea y logra crear esa misma burbuja a tu alrededor.

Koral es una experiencia más que un videojuego. La simpleza de sus mecánicas lo hacen accesible, lo cual forma parte de su objetivo de hacer visible la situación de los arrecifes a cuanta más gente mejor. Además, mientras jugamos encontramos información adicional, la cual es el coleccionable del propio juego y el responsable de animarnos a rejugarlo, ya que tiene una duración de unas dos horas, las justas para no resultar pesado y lo convierte en un juego perfecto para la educación.

Obra de arte

Carlos ha conseguido transmitir sus dos pasiones en uno para crear una experiencia sencilla en la que el jugador descubrirá la situacion de los arrecifes de coral. La armonía visual y sonora es excelente y consigue atraparte de principio a fin. Koral ya está disponible en la eshop de Nintendo Switch por 11,99€ y un tamaño de descarga de 340,79 MB.

Archivado en:
análisis Koral Switch

[Análisis] Koral

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Sonora y visualmente maravilloso.
Flojea en:
  • Repite mecánicas.
  • Puzles poco originales.
  • Se podría haber explotado mucho más su concepto.

Comentarios: