Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] 39 Days to Mars: A Cooperative Adventure

[Análisis] 39 Days to Mars: A Cooperative Adventure

análisis,
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

¿Has soñado alguna vez ir a Marte? Este sueño lo tienen empresas del estilo NASA que cada dos por tres llevan a los medios de comunicación titulares como «Hallada agua en estado líquido (sic) en Marte bajo una capa de hielo (¿por qué no agua en estado sólido?)», o «Más de 200.000 personas se presentan a un reality para viajar a Marte». Pues bien, este sueño no es algo moderno; de hecho, el viaje al espacio es algo con lo que se empezó a soñar en la época victoriana (en el siglo XIX), cuando la revolución industrial trajo al mundo numerosos inventos, cuyos años de invención podéis jugar a adivinar en el juego de mesa Timeline (Inventos).

Prueba de la fascinación por conocer más y más, y ser pioneros en descubrir partes no descubiertas como los polos de la tierra, el fondo del mar o el espacio exterior está en la literatura. ¿El nombre de Julio Verne dice algo? Por cierto, hace poco vi la primera temporada de The Terror, serie en la que una expedición de dos barcos británicos se lanza al mar para hallar una vía comercial a través del polo norte. Genial.

Pues bien, acreditado el deseo de explorar de los ingleses en edad victoriana y la pasión por los inventos, en Nintendo Switch ha caído una pequeña obra artística que reúne precisamente estos dos ingredientes. Gracias a It’s Anecdotal, hemos podido ponernos en la piel de Sir Albert Wickes y el honorable Clarence Baxter en su trayecto hacia marte. La experiencia ha estado a la altura del viaje que se propone: ambiciosa y llena de averías.

La ambición es el esfuerzo de un pequeño equipo [tan pequeño, que les quedó un nombre anecdótico (It’s Anecdotal)] que ha querido hacer un videojuego elegante, cooperativo, que intercala una historia divertida de exploradores grotescos con la resolución de muchos y variados puzles sobre mecánica (en las que las físicas del juego tendrán un papel fundamental). Sobre el papel, nada que objetar.

Desde el punto de vista de la ilustración, elegante lo es. Además, el trazo elegido para dibujar las máquinas decimonónicas es, además, funcional: transporta de lleno a ese siglo de promesas e ilusiones y de absoluto desajuste social entre ricos y pobres. Pero, como en los aparatos de aquella época, no todo funciona según lo planeado; el juego hace aguas en el plano de la jugabilidad.

Hay dos aspectos en los que falla con estrépito. Uno) Pese a ser un juego que premia a quienes desean jugarlo de forma cooperativa, la intercalación de las voces de los dos protagonistas resulta ser un agobio. La narración no fluye, es imposible prestar atención a algunos textos por el amontonamiento de voces. Dos) Las físicas de los puzles (recordemos que era una de las ambiciones en el plan de juego) no funcionan correctamente. Algunos puzles que obligan a mover objetos entre los dos jugadores, como el preparar bollos para merendar, provocan frustración; este puzle en concreto, además, se repite hasta la saciedad a medida que pasan los días hacia Marte. En general, todos ellos, pese a que están bien intencionados, no están del todo pulidos.

La ventura hacia Marte se alimenta del humor altivo de los dos burgueses ingleses. Podéis adivinar que nunca falta una taza de té antes de tener que hacer un esfuerzo. Un consejo a los creadores: El amor hacia el té, por muy inglés que sea, aburre si lo subrayas una y otra vez con constantes chascarrillos. Pese a ello, se agradece el intento de arrancarnos una sonrisa.

Conclusiones

Vivimos una época en la que estudios pequeños pueden traer propuestas originales, competentes, divertidas. La ambición puede no coincidir con el resultado definitivo en juegos como 39 Days to Mars, pero está claro que, desde el punto de vista del analista del medio de los videojuegos, que existan estudios indie como It’s Anecdotal es motivo para ser optimista respecto a la calidad artística de la industria en el futuro inmediato.

39 Days to Mars llegó a Nintendo Switch el pasado 16 de mayo a un precio de 12,49 €. Textos en español, audio en inglés. Tamaño de descarga 280 MB.

[Análisis] 39 Days to Mars: A Cooperative Adventure

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Ambicioso en su planificación: una aventura cooperativa repleta de puzles con una original puesta en escena.
  • El dibujo, muy bueno.
Flojea en:
  • Las físicas en los puzles y la falta de perfeccionamiento en estos.
  • Con dos jugadores (el modo recomendado) las voces de los personajes crean un alboroto molesto.

Comentarios: