Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Dragon’s Dogma: Dark Arisen

[Análisis] Dragon’s Dogma: Dark Arisen

análisis,
PorErnest Rodés  - 
Ver comentarios

Dragon’s Dogma: Dark Arisen es un RPG de acción desarrollado por Capcom que salió en la pasada generación. Afortunadamente han decidido lanzar un port del juego que mejora algunos de sus aspectos y nos permite disfrutar de una de las mejores obras del pasado ciclo de consolas en Nintendo Switch. Sin más preámbulos, os dejamos con el análisis.

Un apartado técnico deslumbrante

Uno de los mayores inconvenientes que tiene Switch es su falta de potencia, pero, aún así, juegos como Warframe o los títulos de Bethesda han demostrado que si las cosas se hacen bien casi cualquier título puede ser porteado a esta consola. Y Dragon’s Dogma es el último ejemplo de ello, ya que artísticamente es una maravilla. Hacía tiempo que no me sorprendía tanto al ver un juego con semejantes gráficos en la híbrida de Nintendo, ya que este apartado está cuidado hasta el último detalle.

Las texturas con muy realistas, creando un entorno creíble, dejas de pensar que estás en un decorado y te sumerges de lleno en su mundo, sus habitantes y sus costumbres. Pero no solo esto, ya que la iluminación es para hacerle un capítulo aparte. La manera en que la luz se filtra por los árboles cuando caminas por un bosque, o el reflejo que proyecta en el agua del mar en el ocaso es simple y llanamente preciosa. Uno de mis momentos preferidos en el juego es cuando entro en un lugar oscuro y para poder avanzar tengo que encender la linterna: el efecto que proyecta en las paredes de piedra o incluso en los enemigos es increíble.

Pero todo este portento técnico no serviría de nada si el mundo no estuviese a la altura, aunque afortunadamente lo está. Este tiene unas dimisiones sin precedentes para la época, pero, aparte de ser grande, también es bello a la vez que salvaje. Tiene un gran número de regiones bastante distintas entre sí que pueden ir desde frondosos bosques a altas montañas nevadas. En cada región hay núcleos urbanos más pequeños como campamentos o algunos más grandes como ciudades. En todas ellas hay una infinidad de cosas que encontrar, ya sean tesoros escondidos o NPCs. Estos últimos te acostumbran a encargar misiones que puedes (o no) realizar, pero que si lo haces te verás recompensado con experiencia u otros objetos.

La cantidad de estos encargos puede resultar abrumadora en algunos puntos de la aventura, pero nunca le he dado la espalda a alguien en apuros. En general todas son de calidad y aportan algo, ya sea a la trama principal o a una secundaria, pero sí que es verdad que hay algunas misiones que son simplemente de recadero, pero como no son muchas y son opcionales tampoco son ningún problema. Si empezamos a contar todas las horas que pasaremos explorando su mundo y haciendo misiones de todo tipo obtenemos como resultado un juego que fácilmente nos durará 50 horas, pero que esta cifra se podría multiplicar por tres o cuatro si queremos hacer todo el contenido.

Otro punto a favor es el diseño y las animaciones de los personajes y enemigos. Los monstruos se comportan de una manera distinta dependiendo de su raza y tipo, algunos son más agresivos mientras otros atacan cuerpo a cuerpo y otros huyen de ti solo al verte. Los humanos por otro lado tampoco se quedan cortos, ya que la vida que hacen por las aldeas o la manera de desplazarse por los caminos solo hacen que aumentar la inmersión en este fantástico y bello mundo. Un punto negativo que sí le he encontrado a este apartado es la creación del personaje. Ya que te vas a pasar un sinfín de horas en este juego qué menos que poder moldearlo a tu gusto. En este caso el juego te permite escoger algunos rasgos básicos como el peso o la altura, pero esperaba más a la hora de escoger rasgos más específicos como el pelo.

Para cerrar este apartado me gustaría hablar de la banda sonora. Esta es excelente en todo momento, mantiene la tensión en una cueva oscura, transmite calma cuando pasea por una hermosa playa o ruge con todas sus fuerzas cuando luchas contra un espeluznante jefe. Brilla en cualquiera de sus apartados y tiene temas para el recuerdo, no tengo palabras palabras para describirla.

Una jugabilidad accesible pero profunda

La jugabilidad en este tipo de juegos también es un pilar esencial de la experiencia, y este juego opta por un sistema de combate en tiempo real que le sienta de maravilla. Durante todo tu viaje te vas a enfrentar a una gran diversidad de criaturas y monstruos a los que vas a tener que derrotar. Para conseguirlo vas a tener que encontrarles el punto débil, ideando diferentes estrategias para cada momento.

Aquí entran en juego las tres clases: strider, luchador y mago. Cada una tiene unas características específicas que las diferencian del resto, el luchador tiene una espada y un escudo, ataca cuerpo a cuerpo y tiene un muy buen balance entre daño y vida. El strider tiene un arco y daga como armas, su daño a corta distancia es irrisorio aunque su fuerte está en el alcance de su arco. Por último el mago tienen un bastón como única arma y sirve más como personaje de soporte que como uno ofensivo. Escoger bien la clase que mejor va con tu estilo de combate es esencial para disfrutar al máximo del título. A toda esta personalización se le tiene que sumar la de las habilidades y armas.

Estas complementan aún más la decisión anterior y te marcan el tipo de Arisen que vas a ser. Las habilidades te facilitan el combate, algunas siendo un barrido con la espada o un golpe con el escudo, pero no os confundáis, la skill es mucho más importante. De armas también hay un surtido, pero al contrario que las habilidades, estas solo aumentan tus estadísticas sin influir en tu manera de jugar.

Pero ahora vamos a hablar de lo realmente importante, como de fluido es el sistema de combate. Este es muy similar al de los Souls, teniendo un ataque pesado y uno ligero. Por muy sencillo que pueda parecer, saber combinar entre habilidades y golpes estándar es fundamental para derrotar a los bosses más complicados. Sorprendentemente el juego va muy fluido teniendo en cuenta toda la carga gráfica del apartado técnico. Se mantiene a 30 fps constantes y no recuerdo más de dos o tres tirones muy leves y puntuales.

Por curioso que parezca quiero acabar este apartado hablando del principio, de los tutoriales. Estos son muy simples e intuitivos, lo que es muy importante teniendo en cuenta la cantidad abismal de conceptos a aprender. Al principio solo hay los que te explican los conceptos básicos, y a medida que avanzas te van explicando lo más difícil.

Una historia canónica pero interesante

En los RPG la historia es un punto complicado de valorar debido a su y profundidad. La de este título es canónica y predecible, aunque es verdad que hay alguno que otro giro de guión muy bueno e inesperado. Su mayor virtud en este aspecto es explicarte una épica aventura de venganza contra un ser mitológico que no se centra en la complejidad de la misma ni en incomprensibles arcos argumentales de personajes, sino que es una excusa para que te pierdas en su maravilloso mundo, mitología y combate.

Como ya he dicho la trama es realmente simple, donde tu objetivo es hacerte lo suficientemente poderoso para combatir al dragón y recuperar tu corazón. Para conseguirlo vas a tener que reclutar peones, entes de otro mundo que ayudan al Arisen en su misión. De estos hay un gran número entre los que escoger, y créeme que vas a tener que escoger bien. Crear la combinación perfecta de elementos y clases es esencial para salir victorioso y conseguir tu objetivo.

La manera de explicarte esta historia es a través de cinemáticas y diálogos. Los dos están a un muy buen nivel, siendo las cinemáticas más espectaculares, y abundantes en misiones principales, mientras que las conversaciones acostumbran a ser menos transcendentes dentro de la trama, aunque me atrevería a decir que mejor escritas. Todas tienen algo interesante que contar, ya sea más detalles sobre una misión, la localización de cierto tesoro, o simplemente más información sobre el universo en el que te encuentras.

Para cerrar este punto me quiero dejar claro que este juego viene con voces en inglés, pero los textos están traducidos al castellano, lo que hace que sea mucho más accesible para el público hispanohablante. Es triste que hoy en día esto sea noticia, ya que especialmente en este género la traducción es una pieza clave para entender y disfrutar el título.

Conclusión

Dragon’s Dogma: Dark Arisen es uno de los mejores ports que he visto en Switch. Su excelente apartado técnico, mundo e historia hacen que sea una compra obligada para todo fan del género, aunque no solo para ellos, ya que lo considero una muy buena puerta de entrada a los RPG por sus su accesibilidad sin dejar de lado sus raíces.

[Análisis] Dragon’s Dogma: Dark Arisen

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.9
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Excelente banda sonora.
  • Deslumbrante apartado técnico.
  • Buena historia.
  • Bello mundo que incita a su exploración.
  • Duración abismal.
  • Sistema de combate profundo y adictivo.
Flojea en:
  • Poca personalización en la creación del personaje.

Comentarios: