Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Fate/Extella Link

[Análisis] Fate/Extella Link

análisis,
PorCarlos ☆  - 
Ver comentarios

Los que estéis metidos en el mundillo de la cultura popular japonesa probablemente conozcáis la franquicia a la que pertenece el juego del que hablaremos hoy. Sí, no nos referimos a otra saga que a la de Fate, la cual comenzó siendo una novela visual para adultos (eroge) que, al adquirir popularidad, ha experimentado una evolución que la ha ramificado en multitud de obras que abarcan todo tipo de narrativas, las cuales han dado pie tanto a series de animación japonesa producidas por prestigiosos estudios (ufotable, SHAFT, A-1 Pictures) que incluso podréis encontrar en Netflix como a un sinfín de videojuegos, entre los que destaca la entrega para móviles Fate/Grand Order, la cual a pesar de no estar disponible en Europa de forma oficial, consigue recaudar varios millones de euros anualmente.

Así mismo, hoy os contaremos acerca del último videojuego de la franquicia, Fate/Extella Link, un título perteneciente a una de las muchas ramas de Fate, en concreto, a la de Fate/Extra, sirviendo a su vez de secuela directa a Fate/Extella: The Umbral Star, un título lanzado hace algún tiempo que os recomendamos jugar antes de leer este análisis. Dicho esto, comenzaremos a desgranar qué supone este nuevo título para la franquicia y si da la talla en nuestra híbrida favorita.

Las maravillas del Nasuverso

El título, supervisado una vez más por Kinoko Nasu, nos emplaza justo después de los eventos de Fate/Extella: The Umbral Star. Así, comenzando el juego, lo primero que haremos será elegir el nombre y el género de nuestro avatar, y después, se nos introducirán bastante por encima conceptos clásicos de la saga (el juego da por hecho que conocemos la franquicia, algo bastante lógico) como pueden ser los Servant (aquellos que controlamos los Master como nuestro avatar por medio de la invocación), que pueden pertenecer a distintas clases como Berseker, Saber o Caster entre otras tantas y que a su vez basan su identidad en personajes célebres de la historia de la humanidad como pueden ser el rey Arturo o el propio Buda (siendo común que oculten sus nombres para que sus enemigos no puedan conocer sus puntos débiles a base de consultar libros de historia), los Noble Phantasm (materializaciones de, por decirlo de forma simple, los poderes más potentes de los Servants), Mystic Code (el equipamiento que usaremos, el cual se puede construir con QP, la moneda del juego) o SE.RA.PH, el mundo virtual en el que se desarrolla el juego.

Por otra parte, en el título podremos encontrar a personajes de lo más míticos de la franquicia (diez más con respecto a la entrega anterior, ascendiendo a la buena cifra de 26), pasando desde la clásica Arturia Pendragon (Saber para los no tan amigos) hasta la querida Nero (Red Saber), sin olvidarnos tampoco de Tamamo (Caster) o del carismático Astolfo (Rider), entre otros muchos tantos. Y es que ahí no queda la cosa, ya que en esta ocasión también se les unen nuevos personajes, de entre los que querríamos destacar a Charlemagne (Saber que dice ser el espíritu heróico del aspecto legendario de Carlomagno), el cual nos acompañará durante gran parte del título y jugará un papel protagónico en el mismo, estando su historia ligada a la de la trama principal (de la que cual no nos explayaremos mucho más de lo que ya hemos hecho para evitar destripes).

¡La guerra aún no ha terminado!

Tanto esta nueva entrega como su predecesora pueden ser tratadas como un híbrido entre novela visual (las raíces de Fate) y un juego musou (es decir, nuestro personaje contra grandes hordas de enemigos y jefes a los que hemos de derrotar para conseguir conquistar áreas del mapa). Así, nos encontramos con una historia abundante (solo localizada al inglés con voces en japonés), con grandes cantidades de diálogos en la forma de charlas entre los personajes y extensos monólogos internos que nos hacen sentir como si estuviésemos leyendo una novela por momentos. Por la otra, como ya os comentamos, podremos encarnar a cualquiera de nuestros Servants para salir al campo de batalla y acabar con cientos de enemigos, pudiendo elegir entre distintos tipos de estrategias ofensivas e incluso desencadenar nuestros Noble Phantasm en poderosísimos ataques que prácticamente barrerán con todos nuestros enemigos.

En el juego, además de tres niveles de dificultad bien diferenciados, también se han incluído nuevas mecánicas para hacer las partidas más interesantes, destacándose el estado Link, que da nombre al título y que consiste en que, cuando estemos cerca de un Servant aliado, podamos compartir sus habilidades de clase (potentes ataques únicos para cada Servant).

Por último, otra novedad interesante es la adición de un divertido modo multijugador tanto local como en línea cuyo mayor atractivo será el de enfrentar a dos equipos de cuatro jugadores en batallas con una dinámica similar al juego del rey de la colina (esto es, conquistar las zonas del rival y defender las nuestras en frenéticos encuentros).

Una delicia para los sentidos

En el apartado visual podemos afirmar que el juego también ha recibido mejoras con respecto a su antecesor, que se resumen en unos mejores modelos y más detalles en general. Por supuesto, no hablamos de un portento gráfico, pero sí de un juego que es bonito a la vista y bastante colorido, por lo que tampoco decepcionará a los fans.

Una pega que se le podría poner al título es que, a pesar de tratarse de un juego frenético, corre a unos 30 fps en su versión para Nintendo Switch (cosa que no ocurre en otras plataformas, donde corre holgadamente a 60 fps), algo que sin embargo se perdona gracias a la portabilidad que nos ofrece la híbrida, que, entre otras cosas, nos permite jugar al modo multijugador local con nuestros amigos.

En cuanto a su banda sonora, podemos decir que también está en la línea de los otros títulos de la franquicia, con temas que tocan desde la música oriental hasta el rock, todas con un ritmo vivo que aportará intensidad a las batallas y nos hará disfrutarlas aún más.

Tanto las piezas de arte de los diferentes personajes como la banda sonora previamente mencionada, asi como un glosario para la infinidad de términos del juego y otras muchas sorpresas estarán incluidas en una galería llena de desbloqueables que hará las delicias de los aficionados y que extenderá el título aún más, aportándole horas y horas de diversión.

Conclusión

El juego que nos ocupa es un título con altos y bajos. Si lo que estás buscando es un musou frenético con el que pasar el rato y la franquicia a la que pertenece el título no te dice nada, hay alternativas mejores en el amplio catálogo de la híbrida (como Hyrule Warriors: Definitive Edition, que corre a 60 fps en juxtaposición a los 30 fps de este título). No obstante, si eres fan y lo que quieres es seguir tu periplo como Master en el mundo virtual de SE.RA.PH, interesándote la historia que te quieren contar (bastante densa en contenido) entonces sin duda disfrutarás mucho de este título, el cual aparte de horas de diversión te ofrecerá montones de fanservice que vendrá en la forma de interactuar con caras que te serán conocidas en un hub (centro neurálgico en el que tomaremos control de nuestro avatar) presente en el juego y vivir momentos memorables junto a ellas. Así que solo queda una pregunta por responder, ¿ayudaréis a vuestros Servants a salvar el mundo virtual de SE.RA.PH?

Fate/Extella Link se encuentra disponible a 49,99 € tanto en formato físico como en digital a través de la eShop, viniendo únicamente localizado al inglés, japonés, chino y coreano, teniendo voces en japonés, gozando de un modo en línea de ocho jugadores (cuatro contra cuatro) y con un tamaño de almacenamiento de 5402,26 MB.

[Análisis] Fate/Extella Link

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.6
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Poder interactuar y jugar con 26 Servants icónicos de la franquicia.
  • Mejoras visuales y jugables con respecto a su predecesor.
  • Una buena duración con cientos de desbloqueables.
Flojea en:
  • Una historia algo enrevesada, densa y poco accesible.
  • La peculiar combinación de novela visual y musou puede no convencer a todo el mundo.
  • Que corra a tan solo 30 fps.

Comentarios: