Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Impresiones] ‘Paper Mario: Color Splash’
PorAres  - 
Ver comentarios

[Impresiones] ‘Paper Mario: Color Splash’

La precipitada retirada de Wii U del panorama de videojuegos en 2016 nos dejará uno de los regresos más esperados: el de Paper Mario: Color Splash.

Los desarrolladores de este nuevo título del fontanero han vuelto a reinventarse optando por evolucionar, manteniendo la base de papel de juegos anteriores… y poco más.

Desde la llegada de La Puerta Milenaria, la saga ha ido cambiando a pasos agigantados con un giro más a la aventura y la acción en Super Paper Mario, o un rol muy peculiar en Sticker Star.

¿Qué habrá preparado esta vez Intelligent Systems? Os contamos cómo ha sido probar las primeras pantallas de la nueva aventura de Paper Mario.

Ponle color a tu Wii U

Wii U no ha sido, ni mucho menos, la consola más potente de la generación, pero si es la más potente que Nintendo ha creado nunca, y juegos como Xenoblade Chronicles X o The Legend of Zelda: Breath of the Wild se encargan de demostrar que técnicamente tiene mucho que ofrecer.

Paper Mario es uno de esos juegos que puede resultar brillante sin necesidad de ofrecer un apartado artístico realista, y de hecho esa es la clave del juego.

WiiU_PaperMarioColorSplash_E32016_SCRN_09-656x369

Se ha optado por reducir la saturación del color con tonos más apagados, contrarrestando así con las partes en blanco del escenario que, posteriormente, tendremos que repintar.

La presencia de dientes de sierra afea un poco el apartado gráfico que, a pesar de ello, sigue pareciendo tan sólito como títulos anteriores. Pero, ¿qué hace que sea más incosistente?

A pesar de que el mundo sigue estando hecho de papel, se ha aumentado la presencia de más materiales que dan volumen, como el cartón, lo que genera una visión más contundente pero a la vez carga mucho más a Wii U para trabajar todo lo que se debe renderizar. Por suerte se ha conseguido un rendimiento excelente con un framerate muy estable salvo ocasiones muy contadas, en particular pequeños tirones al golpear cúmulos de flores y esparcirse pintura por toda la pantalla. Nada grave en cualquier caso.

WiiU_PaperMarioColorSplash_E32016_SCRN_07 copia

Gratamente nos ha sorprendido el apartado sonoro. Con un nivel muy alto por parte de sus predecesores, Color Splash se lanza más a la temática de Super Paper Mario y a la saga principal, encontrando incluso el tema clásico totalmente remasterizado y con una calidad de composición enorme. Pero aquí no termina la cosa.

La banda sonora del juego, por lo que hemos visto hasta el momento, es de lo mejor que hemos escuchado en toda la saga, así que tenemos unas expectativas bastante altas en este aspecto.

Una nueva forma de pintar

Como ya hemos dicho, la forma de juego varía mucho de un juego a otro de la saga y esta vez no va a ser una excepción.

Pasamos de mundos más abiertos a pantallas cerradas que, por lo que hemos visto, forman parte de un mismo mundo que evoluciona con el tiempo.

Nuestro objetivo en el juego será ir avanzando por la isla Prisma recuperando las estrellas que devolverán el color al mundo, aunque Bowser y sus secuaces estarán ahí para ponernos las cosas difíciles… más o menos.

En los primeros compases del juego la dificultad es prácticamente nula, con enemigos muy débiles que no resisten más de dos ataques de Mario, aunque nos prometen que la dificultad aumenta y mucho según avanza la aventura.

PaperMarioColorSplash_Pant_ND_06 copia

El esquema de control es el mismo que en el resto de juegos de Mario: desplazaremos al fontanero por su mundo con el stick izquierdo, y saltaremos, golpearemos o pintaremos con los botones A, B, Y y X.

El objetivo de cada fase es similar al visto en juegos como Super Mario 64, es decir, resolver una situación para obtener un premio final. La principal diferencia es que una vez obtenido, aunque pueda volver a conseguirse, el mundo de esa fase habrá cambiado y podremos revisitarla repetidas veces con distintos objetivos.

Este es el punto más positivo que hemos visto en el juego, y es que su rejugabilidad promete ser enorme, pudiendo superar fácilmente más de 50 horas de juego.

La principal novedad radica en el sistema de pintado, con zonas a las que se les ha “absorbido” el color y que deberemos colorear con el martillo de Mario, que hará las veces de pincel. Todas las zonas que coloreemos quedarán registradas y podremos ver el porcentaje completado de cada fase, para así llevar un registro de todo lo que nos queda por pintar.

paper mario color splash

Los combates también sufren una vuelta de tuerca: en esta ocasión Mario tendrá cartas de ataque que podremos conseguir de múltiples maneras, algo así como las pegatinas de Sticker Star, pero algo más complejo teniendo que darle más o menos poder según cuánto coloreemos dichas cartas.

Además de ello, el sistema de combate será totalmente activo, y Mario deberá defenderse o atacar mientras nosotros pulsamos el botón A en el momento justo, por lo que no serán nada aburridos.

Con el humor por bandera, todas las situaciones estarán cargadas de chascarrillos para todas las edades para intentar hacer, al menos, sonreír al jugador mientras recorre Color Splash. Lo cierto es que parece que se ha hecho incluso más énfasis que en títulos anteriores en crear un juego divertido, y es de agradecer.

Un bonito regalo

Lo que hemos probado de Paper Mario: Color Splash! nos ha gustado mucho. No se siente como si estuvieras jugando al mismo juego de Paper Mario de siempre y a la vez te engancha a seguir viendo qué ofrece y cómo evoluciona la situación.

WiiU_PaperMarioColorSplash_E32016_SCRN_03 copia

El GamePad es muy útil a la hora de los combates o al hacer recortes, y el juego dispone de modo Off-TV y la posibilidad de usar un esquema de control únicamente basado en botones, aunque la opción táctil parece más intuitiva. Como siempre, a gusto del jugador.

Paper Mario: Color Splash será el último gran juego para Wii U este 2016, y llegará a las tiendas el día 7 de octubre.

Comentarios