Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Retroanálisis] Super Mario Sunshine
Porskullomartin  - 
Ver comentarios

[Retroanálisis] Super Mario Sunshine

Cuando la Gamecube fue presentada, muchos esperaban ver un juego de Mario, pero en su lugar se nos dio un juego de Luigi. Aunque Luigi’s Mansion gustó a la mayoría, no era un juego de plataformas, cosa que hizo que muchos siguiéramos esperando un juego de Mario mas “clásico”.

Afortunadamente en Nintendo comentaron que el juego de plataformas protagonizado por Mario estaba en camino, gracias a la potencia de Gamecube se podía hacer un Mario increíble  pero…. ¿superaría a Mario 64?.

La historia de este juego es bastante sencilla, Mario, Peach y su mayordomo van de vacaciones a la Isla Delfino. La cosa se complica cuando los soles que protegen e iluminan a la Isla desaparecen y esta acaba cubierta de una especie de porquería parecía a pintura. ¿El responsable? Mario, por supuesto…. ¿Cómo? Si, si, el responsable es Mario, o eso parece.

Así que Mario se ve forzado a limpiar la isla de toda la porquería que la ha cubierto, por fortuna encontrará un robot llamado ACUAC (creado por el mismo que hizo la aspiradora Succionaentes de Luigi) y gracias a él su tarea será mucho mas fácil, aunque claro, también tendrá que recuperar los Soles y capturar al verdadero culpable, lo que nos llevará a recorrer todos los rincones de la Isla Delfino.

Gráficos:

El apartado gráfico de este juego es muy bueno, tanto la Plaza Delfino (llena de casas) como las zonas mas extravagantes (como el Parque de Atracciones o la Aldea Foresta) tienen un aspecto impecable. El efecto del (abundante) agua es increíble, con una recreación muy buena tanto de manera “superficial” como de manera “interna”. La sensación de isla tropical esta muy conseguida en este juego, sobretodo cuando vamos consiguiendo soles y vemos que la isla cada vez brilla mas (pero tranquilos que si os molesta podéis pedir a un isleño unas gafas de sol), aunque también hay que decir que te puedes cansar de tanta isla tropical, en otros Marios tienes desiertos, montañas nevadas, mundos en las nubes, y en este juego, todo tiene un aspecto bastante similar. 

Los diseños de los personajes son otra cosa, aunque es cierto que Mario, Flojo Piraña y algún que otro personaje están muy bien hechos, la mayoría de enemigos comunes  y los propios isleños son muy sencillos. Es cierto que el diseño general en los juegos de Mario siempre ha sido simple y colorista pero se echa de menos que tuvieran algunos detalles más. Por ejemplo, en Smash Bros Melee podemos ver la textura de la ropa de Mario y las costuras de su gorra, además del pliegue de la ropa y otros detalles, que en los juegos de Mario no se suelen ver.

Sonido:

La banda sonora de este juego es bastante buena, con melodías tranquilas, muchas de ellas de estilo tropical. También hay algunas mas “intimidantes” aunque en general son minoría. En general, las músicas son simpáticas pero no son demasiado pegadizas, quizás la mejor del juego sea la que suena en los “niveles Retro” que es el tema de Super Mario Bros cantado a capela.

Los efectos de sonido, bueno, los de siempre, las monedas, las vidas, la voz de Mario, todo muy conservador, incluso los tambores que suenan cuando montamos a Yoshi son muy similares a los oídos en Super Mario World. Pese a que tenemos que conversar con los Isleños no escucharemos voces, solo los típicos “ruidos” propios de los personajes de Nintendo.

Jugabilidad:

Super Mario Sunshine tiene un control y desarrollo muy similar al  Super Mario 64, de manera que su jugabilidad esta ligada a este de manera directa. Mario puede hacer casi todos los movimientos de Mario 64 (diferentes saltos, rebotar en la pared, caer de culo contra el suelo) y algunos nuevos,  lo que hace que todos los que hayan jugado a ese juego, dominaran fácilmente a Mario en este.  Sin embargo no hay que olvidarnos que la novedad de este juego es el ACUAC, el robot que escupe agua que Mario lleva en su espalda.

Los controles del ACUAC son sencillos, pero requieren práctica. Con el botón X cambiaremos entre el modo “chorro de agua” que tendremos que usar para limpiar (pudiendo usar el botón Y para poner la cámara de cerca) y una de las tres habilidades propias del ACUAC que tengamos en ese momento. La primera es usarlo como “Jetpack” pudiendo planear en el aire, y es con la que empezamos en el juego. La segunda y la tercera las conseguimos mas adelante y son una especie de motor a propulsión y un potente chorro de agua que nos elevará hacia el cielo. Todas estas funciones se hacen con el botón R, siempre y cuando tengamos agua en el depósito, ya que se gasta.

Otra “novedad” del juego es poder subirse en Yoshi, tendremos que darle la fruta que nos pide y podremos subirnos en el. Casualmente los Yoshis de Isla Delfino también tienen la habilidad de “escupir agua” y será muy útil contra algunos tipos de manchas y también para acabar con los enemigos (que se convertirán en plataformas).  Con Yoshi también podremos saltar mucho mas alto, y comernos a los enemigos pero tendremos que tener mucho cuidado, porque si caemos al mar, Yoshi desaparecerá.

Como ultima novedad, decir que en algunos momentos Mario se puede vestir de “Submarinista”  y tendrá que ir por el fondo del Mar (vigilando el oxigeno, claro).

El control del juego suele ser siempre muy bueno, pero podemos llegar a desesperarnos en algunos momentos, y es que la dificultad de este juego esta por encima de Mario 64 (sobretodo cuando intentas hacerlo con los 120 soles) lo cual no me parece mal, así los que completaron ese juego tienen un buen reto.

 

Duración:

El juego esta dividido en varios niveles, en cada uno de ellos tendremos que cumplir una misión que se nos dirá al entrar, cuando completemos la misión podremos volver a entrar en ese nivel para hacer la siguiente. Vamos todo muy similar a Mario 64, con la excepción de que en muchos casos, el nivel cambiará bastante de una misión a otra.

Las entradas a los niveles están repartidas por la Plaza Delfino, donde también encontraremos diversos soles y donde podemos cambiar  10 monedas azules por mas soles. En cada nivel hay unas 30 de manera que muchos de los soles provienen de ellas, y eso puede llegar a ser un problema, pues la mayoría de monedas azules nos las dan por motivos absurdos (echar agua a una antorcha o a un pájaro) y podemos volvernos locos para tenerlas todas.

Posiblemente la parte mas difícil del juego son los niveles retro, donde Mario pierde el ACUAC y tenemos que desenvolvernos por mundo plataformero tan simple como letal, donde un  fallo acabará con una de nuestras vidas.

Sin embargo, para pasarse el juego no hay que conseguir todos los soles, de manera que la dificultad mas alta quedará para aquellos que quieran completarlo al 100%.

Conclusión:

Super Mario Sunshine es un muy buen juego, es divertido, es largo y tiene un control muy bueno, sin embargo mucha gente consideró en su día que no era tan bueno como Mario 64. El hecho de ser un juego similar, hizo que Mario Sunshine no sorprendiera tanto como el juego de Nintendo 64, sin embargo su calidad sigue siendo muy alta, superándolo en algunos aspectos incluso, por lo cual considero que es un juego que vale mucho la pena. Skullo

Hay mas análisis como este en la Revista Bonus Stage Magazine, hazte fan en Facebook y participa en el tema del foro de Nintenderos.

 

Comentarios