Estás en: Artículos

Cara o Cruz #44: Quién se merece más ser GOTY: ¿Super Mario Odyssey o The Legend of Zelda: Breath of the Wild?




Publicado por Rubén
Publicado por Rubén

Sí chicos, ha llegado el momento que muchos nintenderos estabais esperando o el que nunca queríais que llegase. Por suerte, este año ha sido uno muy grande para la industria de los videojuegos. Han salido muchísimos juegos que han valido la pena para todas las plataformas y esto ha sido reflejado en la gala anual en la que se decide el mejor juego del año.

Resultado de imagen de game awards 2017

Aunque por supuesto esta gala no sea más que un show en el mundo de los videojuegos, últimamente se aprovecha para dar algún que otro anuncio. Recordamos que Nintendo nos sorprendió con aquel gameplay de The Legend of Zelda: Breath of the Wild y para este año parece que vamos a tener más sorpresas. Recordamos que la fecha del segundo DLC de la última entrega de The Legend of Zelda aún no ha sido anunciada aunque sigue fechada para diciembre, así que es de esperar que digan algo al respecto.

Este año será recordado para muchos como uno de los mejores para todo tipo de jugadores, ya que cada plataforma ha recibido juegos extraordinarios como Horizon Zero Dawn para PS4, Cuphead para Xbox One, Divinity: Original Sin II para PC. No obstante, Switch ha tenido un envidiable catálogo durante sus primeros nueve meses de vida, recibiendo a los dos candidatos con más probabilidades de recibir el GOTY 2017: The Legend of Zelda: Breath of The Wild y Super Mario Odyssey.

Como ya he dicho antes, gane quien gane el premio a mejor juego del año, cada uno tendrá su propia opinión. No obstante, hemos querido que esta sección solo dé estas dos opciones por ser los dos candidatos de Nintendo a GOTY 2017. Ambos revolucionarios a su manera, ambos aportando mecánicas nunca vistas y ambos encandilando a la prensa de los videojuegos.

Por un lado tenemos a Super Mario Odyssey, una entrega que conserva e innova al mismo tiempo. Nintendo ha sido capaz de mostrarnos al exfontanero en plena forma con una jugabilidad jamás vista en una entrega de Super Mario. La ambientación, la música y la jugabilidad forman un trío capaz de mostrar al mundo quién sigue siendo el rey de las plataformas.

La otra cara de la moneda la preside The Legend of Zelda: Breath of the Wild, un juego que ha conseguido revolucionar un género que, aun estando en auge estos últimos años, pecaba de ser demasiado abrumador para el jugador. Esta última entrega de la saga consiguió que el jugador sintiese de verdad que estaba explorando con libertad, ofreció unas físicas envidiables y una ambientación única en el estilo.

La moneda ha empezado a girar… The Game Awards 2017: ¿The Legend of Zelda: Breath of the Wild o Super Mario Odyssey?

Super Mario GOTYssey

Por Alberto Millán

Que The Legend of Zelda: Breath of the Wild es un juego espectacular es algo obvio. Por este motivo, competir contra él es algo realmente difícil… a no ser que seas Super Mario Odyssey. Ambos juegos han sido nominados a Juego del Año en los Game Awards 2017 pero, en mi opinión, el título del fontanero tiene más posibilidades de hacerse con el galardón.

Hay varios motivos que me hacen pensar así y, antes de explicarlos, debo compartir que he jugado ambos juegos y que los he completado al 100%, por lo que conozco bien ambos y sé dónde flaquean cada uno. Y es en Breath of the Wild donde encuentro más puntos débiles que le pueden alejar del GOTY.

En primer lugar, empezaré por los juegos en sí, hablando de la variedad que ofrecen en cuanto a temáticas. Los entornos de Super Mario Odyssey ofrecen ambientes completamente diferentes entre sí, algo que no se puede diferenciar tanto en la última entrega zeldera. El hecho de que el juego esté dividido en varios mundos, en este caso Reinos, hace el desarrollo se convierta en algo realmente desafiante; puede que el mundo de Breath of the Wild sea más grande, pero el hecho de tener que dar vida y características propias a cada uno de los numerosos Reinos presentes en Odyssey es algo digno de valorar.

Otro aspecto importante donde la balanza se inclina hacia el juego de Mario son los gráficos. Si habéis probado ambos juegos, sabréis que Super Mario Odyssey se ve casi a la perfección tanto en la televisión como en el modo portátil, viéndose mejor en la pantalla grande. En Breath of the Wild sucede lo contrario, el modo televisor en ocasiones pierde calidad frente al modo portátil.

También debemos tener en cuenta las posibilidades de control que ofrece Super Mario Odyssey, que usan mucho más las características propias de Nintendo Switch como los controles por movimiento o la vibración en HD. Otro punto a favor es la posibilidad de jugar con un amigo con el modo de Joy-Con separados. Todas estas funciones no se aprovechan en Breath of the Wild.

Además de todo esto, también debemos tener en cuenta otro aspecto del juego: la audiencia que está alcanzando, mucho más amplia que la del juego de The Legend of Zelda. Independientemente de que Super Mario sea una franquicia más conocida, el público que puede verse atraído por este juego es más amplio, pues incluye desde niños pequeños hasta jugadores veteranos que buscan un reto. Esto es algo que ya se está reflejando en las estratosféricas ventas que está consiguiendo el juego, que sin duda llegarán a alcanzar algún día a las de Breath of the Wild si siguen a este ritmo.

Para terminar, me gustaría señalar que Super Mario Odyssey ha sido un juego que ha cumplido con lo prometido desde el principio en términos de fecha de lanzamiento y consola a la que llegaría, algo que no ha sucedido así con Breath of the Wild, con sus numerosos retrasos y su polémico salto a Switch tras haber sido anunciado originalmente para Wii U, por no hablar de los DLC que no a todo el mundo han gustado.

GOTY para Hyrule, la tolerancia y la alegría de vivir en paz

Por Xavier Solé

Antes de nada debo escribir unas palabras sobre Mario. No es un perdedor. Me quito el sombrero ante un juego —Super Mario Odyssey— que está lleno de ideas que traducen las caras planas de los jugadores en sonrisas y carcajadas. Gracias por esta odisea de felicidad, Nintendo.

Sin embargo, el mejor título de Nintendo en 2017 es The Legend of Zelda: Breath of the Wild. ¿Por qué? Esto intentaré argumentar en las líneas siguientes. Adelantaré que mi criterio va más allá de considerar esta última entrega un videojuego de entretenimiento. Ya sabéis, es una pieza artística moderna. Es más: el nuevo Zelda es el mejor de los argumentos para creer que el medio de los videojuegos puede servir como altavoz de nuevos artistas y genios.

Voy a dar dos argumentos. El primero relacionado con las historias que se cuentan en Breath of the Wild. Todos sabemos que este Zelda cuenta con un solo objetivo principal: derrotar a Ganon (con la opción [semi]necesaria de hacer lo mismo con el mal que habita en las cuatro bestias divinas). Este es el motivo por el cual una voz nos despierta de nuestro letargo. Adoro cómo este videojuego presenta el objetivo de siempre de manera simplificada: restándole importancia posible al hacerlo accesible tan rápidamente.

Justamente por esto las historias que no son objetivos ganan tanto protagonismo. Breath of the Wild presenta un mundo rico en sociedades muy distintas y entre las cuales puedes descubrir la diversidad del mismo mundo en el que vivimos los jugadores. Se llama la verdad de las mentiras. Usar una obra de arte llena de ficción y fantasía para abordar un tema real. ¿De qué nos habla el equipo comandado por Aonuma y Fujibayashi en los diálogos que presentan todos los personajes del juego  —salvo los del clan Yiga—? Nos habla de tolerar las diferencias, de saber valorar al extraño por sus virtudes; también nos habla del miedo y la desconfianza derivada de la amenaza que supone Ganon para la paz mundial.

¿Recordáis la pareja que se busca el amor en el lago con forma de corazón? ¿Recordáis la preciosa melodía que componen los cinco gemelos Ornis? ¿Recordáis el pueblo de la diversidad que construye el albañil de Hatelia? Naturalmente, la unión de los cuatro campeones con Zelda y su escudero Link también forma parte del alegato para la paz, la tolerancia y el rechazo colectivo del mal que cuenta Breath of the Wild. Vosotros lectores, ¿qué historias recordáis?

El otro argumento forma parte del medio. Una historia de este tipo se puede contar en cualquier arte. Una novela o una película podrían ofrecernos esta información. Sin embargo, solo en el medio sobre el que escribimos con tanta devoción en Nintenderos se puede sentir uno partícipe de la historia que acontece. El videojuego otorga la libertad de decisiones al jugador. Todo un mundo por descubrir al ritmo que decida este. Sin fisuras argumentales, con miles de estrategias que seguir tanto para el objetivo final como para cada uno de los pequeños objetivos.

Ya sabéis. Conversar, jugar, divertirse con la gente justa, tolerante y pacífica de Hyrule. Espero que en The Game Awards sepan valorar todo esto.

¡Vota según tu criterio!

Resultados Cara o Cruz #43:

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar