[Análisis] Fire Emblem Warriors: Three Hopes para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Fire Emblem Warriors: Three Hopes para Nintendo Switch

Si te gusta Fire Emblem, ¡tienes que jugarlo!

Compartir en:

Después de decenas de horas, al fin podemos contaros nuestras opiniones finales acerca de Fire Emblem Warriors: Three Hopes. Y es que al fin podemos afirmarlo: lo que ya os adelantábamos en nuestras impresiones era cierto, y nos encontramos ante el mejor juego Warriors que hemos jugado hasta la fecha. Así que, si sois fans de Fire Emblem o de los juegos del género, no dudéis en seguir leyendo, ¡porque aquí vais a encontrar una aventura la mar de genial!

Una nueva historia da comienzo

nuevo Fire Emblem para Nintendo Switch

¿Qué pasaría si Byleth no se hubiese topado con Claude, Dimitri y Edelgard aquel día…? A estas alturas puede que ya lo sepáis, pero Fire Emblem Warriors: Three Houses no se trata de una precuela ni de una secuela del juego original. La trama del título se sustenta en una especie de realidad alternativa en la que controlamos a Shez, un joven mercenario que será el protagonista de nuestra historia. Acompañados por el misterioso Arval (un ser que únicamente Shez es capaz de ver y cuyo destino está entrelazado con el suyo), nuestra aventura comenzará con el deber de tomar la decisión de elegir a qué casa nos uniremos, tal y como ocurría en el título original:

  • Imperio de Adrestia: Liderado por Edelgard, con Hubert, Ferdinand, Linhardt, Caspar, Bernadetta, Dorothea y Petra.
  • Reino de Faerghus: Gobernado por Dimitri, con Dedue, Felix, Ashe, Sylvain, Mercedes, Anette e Ingrid.
  • Alianza de Leicester: Presidido por Claude, con Lorenz, Raphael, Ignatz, Lysithea, Marianne, Hilda y Leonie.

Edelgard Dimitri Claude Byleth Shez Arval

Dependiendo de la casa que elijamos, experimentaremos historias distintas. Todas ellas darán lugar a una serie de misiones variadas (a pesar de contar con ciertos puntos de unión) y expanden de gran manera lo que sabíamos de los personajes gracias al juego original. Porque sí, este nuevo Fire Emblem Warriors puede disfrutarse por sí mismo de forma independiente. No obstante, teniendo fresco Fire Emblem: Three Houses gana enteros con una historia de grandes proporciones que nos permite conectar todavía más con personajes a los que ya de por sí guardábamos cariño de antes.

Por regla general, los juegos Warriors basados en franquicias de éxito suelen tener la costumbre de tirar mucho por el fanservice (solo hay que ver al Fire Emblem Warriors que precede a este). Por supuesto, en esta entrega, también lo encontraremos, cosa que no tiene nada de malo. No obstante, esta vez estamos ante un juego que se preocupa por contar su propia historia, y lo hace realmente bien. Los giros de guion y los acontecimientos que se han ido desencadenando nos han dejado muy satisfechos y nos han parecido una verdadera carta de amor a todos los personajes que habitan Fódlan.

¡A las armas!

Fire Emblem Warriors análisis

Ahora nos toca hablaros del ciclo jugable de Fire Emblem Warriors: Three Hopes. En este caso, el título basa su estructura en capítulos. En cada uno, podremos acceder a un mapa de batalla con varias piezas plateadas que vendrían a representar las misiones secundarias (algunas de ellas opcionales) y la misión principal, que es dorada y al completarla nos permitirá pasar al siguiente capítulo. Además de misiones, en el mapa de batalla encontraremos ubicaciones con recursos a explotar y otras sorpresas agradables para nuestra aventura.

Los combates en este juego basan sus fundamentos en el Fire Emblem Warriors anterior, pero mejorando su fórmula: tendremos una serie de unidades que podremos desplegar en el mapa y a las que podremos comandar (darles órdenes para que se reposicionen, ataquen, defiendan…) mientras controlamos a uno de los personajes, el cual podremos ir alternando también a nuestro gusto en medio de cada batalla. El objetivo normalmente será conquistar bases enemigas para hacerlas nuestras o acabar con poderosas unidades que irán apareciendo por el mapa mientras defendemos a las nuestras.

Un par de características especiales de Fire Emblem Warriors que lo diferencian de otros juegos del género es la posibilidad de elegir la muerte permanente (lo que hará que las unidades que mueran no regresen, tal y como en los juegos de la serie principal) y la gran importancia de gestión de unidades para conseguir ganar los enfrentamientos (tener presente el triángulo de armas, donde la lanza gana a la espada, la espada al hacha y el hacha a la lanza).

Otras herramientas que estarán en nuestra mano en batalla serán la posibilidad de ejecutar devastadoras habilidades (que podremos asignar a nuestros personajes) y de llevar a cabo ataques especiales muy poderosos que solo podremos ejecutar cuando se llene la barra pensada para ello. Si tenemos un buen grado de apoyo con una unidad que se encuentra cercana, estos ataques especiales podremos ejecutarlos en conjunto en un movimiento denominado ataques especiales de camarada, ocasionando así un impacto aún mayor en el enemigo.

A lo largo del juego, la unidad que más hemos usado ha sido Shez, que por algo es el protagonista de esta historia, y como tal, cuenta con muchos trucos bajo la manga que os invitamos a descubrir por vosotros mismos. Sin embargo, el más importante de ellos, y que creemos que es conveniente destacar, es la mecánica de El despertar, un estado en el que Shez obtendrá un gran poder dentro de un límite de tiempo, aturdiendo a los enemigos más fácilmente y volviéndose inmortal de forma momentánea. Si la sabemos usar con cuidado, ¡es una gran baza a nuestro favor!

Mucho por hacer en el campamento

nuevo Fire Emblem Warriors

Así como el Monasterio de Garreg Mach lo era en Fire Emblem: Three Houses, el centro neurálgico de esta aventura será el campamento. En esta completa ubicación, donde se encuentran todos nuestros personajes, podremos realizar todo tipo de acciones, pero con un límite. En cada capítulo se nos otorgará un determinado número de puntos de actividad y puntos de entrenamiento. Los primeros podremos canjearlos por realizar actividades que nos permitan pasar ratos de ocio con nuestras unidades y subir nuestro grado de apoyo con ellas, como por ejemplo cocinar un delicioso plato que disfrutaremos juntos o irnos de expedición (esta es la función que vendría a reemplazar a la de tomar el té del juego original). Estas acciones (además de darles regalos que les gusten), también les ayudarán a subir su moral.

A mayor grado de apoyo entre dos unidades, mayor afinidad y poder al estar juntas. Cuando hagamos un avance en el grado de apoyo entre dos unidades, tal y como en el juego original, desbloquearemos conversaciones entre ambas que nos permitirán conocer más acerca de su vida personal, sus sueños y sus aspiraciones. Todo un detalle que se trate de algo que hayan dejado en esta entrega.

Además de los puntos de actividad, contaremos con otra clase de puntos en cada capítulo (los puntos de entrenamiento) que nos permitirán hacernos más fuertes a base de entrenar. Subir de nivel, ascender de clase y equiparnos con poderosos objetos y armas (contaremos con una tienda de objetos y una forja para ello) será indispensable si lo que queremos es hacernos con la victoria cuanto antes. Como también lo será contratar a un buen batallón que auxilie a nuestras unidades en batalla cuando las cosas se pongan feas.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes reseña

Por último, pero no menos importante, todas las ubicaciones que podemos encontrar en el campamento las podemos mejorar, y muchas veces esto será un requisito muy recomendado si queremos poner a nuestras unidades a punto, ya que hacerlo nos dará toda clase de ventajas: mejores objetos en las tiendas, precios más baratos, mayor variedad de artículos a nuestra disposición… ¡Por eso os recomendamos hacer muchas misiones secundarias y hartaros a conseguir recursos de todo tipo!

Aún con todo lo que os hemos contado, el campamento de Fire Emblem Warriors: Three Hopes oculta otras tantas funciones que os invitamos a descubrir en el juego final. Desde luego, ha sido una de las cosas que más nos han gustado de la aventura por tratarse de un sitio tan completo y con tantas cosas por hacer entre las batallas. Por cosas como esta, sentimos que el juego está un escalón por arriba de otros títulos del género.

Un musou para crear escuela

Fire Emblem Warriors: Three Hopes análisis

Una vez habiendo concretado la historia del título y su apartado jugable, es hora de hablar de otros aspectos importantes a tener en cuenta, como su apartado audiovisual. Lo cierto es que el juego luce la mar de bien en Nintendo Switch: los modelos de los personajes están muy bien trabajados y los escenarios, a pesar de no ser demasiado variados (lo que ocasiona cierta repetitividad), lucen bien en su conjunto. Con relación a esto último, en los escenarios sí que encontraremos alguna que otra condición especial, como que el suelo queme, o que podamos tomar ciertos atajos si vamos montados en una unidad que vuele. Sin embargo, son casos bastante concretos. Así que sí, el juego se ve bastante bien. No obstante, donde más destaca el juego es en sus cinemáticas. Hay un buen puñado, y todas tienen los mismos valores de producción que los del juego original… Cuando se reproducen, ¡pareciera que estamos viendo una película! Desde luego, se nota que es uno de los aspectos en los que más mimo se ha puesto en el título.

El apartado sonoro tampoco se queda atrás, siendo tal vez uno de los puntos álgidos del juego. La banda sonora es alucinante, rescatando temas de Fire Emblem: Three Houses reimaginados para este nuevo juego de forma cañera y pegadiza. Si de por sí los temas del título original eran buenos, ahora se escuchan todavía mejor. Lo mismo ocurre con el doblaje, que tanto en inglés como en japonés está muy cuidado y es de primer nivel. Como viene siendo costumbre, nosotros hemos jugado con las voces en japonés, y desde luego, hay ciertas escenas en las que se nos han puesto los pelos de punta por la emoción que sabe transmitir el reparto de voces mezclado con el anteriormente mencionado apartado musical: aquí, ¡todo es de sobresaliente!

Para acabar con esto, nos toca hablar del apartado técnico del juego y de su multijugador. Como ya os adelantamos en nuestras impresiones, el juego no presenta demasiados percances en su rendimiento, sobre todo en comparación a otros juegos del género. Sí que es cierto que hemos experimentado alguna que otra ralentización puntual cuando ocurren demasiadas cosas en pantalla, pero nada demasiado grave como para lastrar la experiencia. Lo que sí que nos parece que podría estar mejor formulado es su modo multijugador: limitado únicamente a dos jugadores a pantalla partida y disponible para su uso solamente durante las contiendas. En otras palabras, una función algo anecdótica que podría haber sido expandida con características como el juego en línea o las tablas de clasificación, pero que finalmente se ha quedado algo corta.

Datos adicionales de interés

Fuera de todo lo comentado en nuestro análisis, hay ciertas funciones que creemos que merece la pena destacar. Para empezar, aunque sea algo poco común en juegos de la consola, Fire Emblem Warriors: Three Hopes cuenta con logros de todo tipo que podremos completar si queremos extender al máximo la vida del juego. Al hacerlo, recibiremos recompensas que usar durante nuestra aventura.

Por otro lado, si tenemos figuras amiibo (hasta un máximo de cinco por día) o datos de guardado de Fire Emblem: Three Houses o el Fire Emblem Warriors original, obtendremos bonificaciones que usar para nuestra partida.

Por último, pero no menos importante, al tratarse de un juego con tantas mecánicas y cosas por hacer, tal y como ocurría en el original, al empezar una nueva partida podremos elegir dificultad y modo de juego para facilitar las cosas. Además, aunque no sea obligatorio, ni mucho menos, en el menú de Sistema del juego encontraremos toda serie de Tutoriales para refrescar todas las mecánicas del título en caso de que lo necesitemos.

Conclusión de nuestro análisis del nuevo Fire Emblem Warriors

Fire Emblem Warriors: Three Hopes análisis

Gracias a su entretenida historia y a sus mecánicas jugables, Fire Emblem Warriors: Three Hopes nos ha resultado un juego muy divertido e imprescindible para los fans de la franquicia. Por supuesto, tiene sus puntos débiles, como un multijugador mejorable o una variedad algo escasa de escenarios. Sin embargo, es realmente disfrutable como el juego musou que es.

Tanto si estáis buscando un juego con el que iniciaros en el género Warriors como si sois fans de Fire Emblem: Three Houses y queréis volver a reencontraros con sus personajes en una nueva historia, no podemos hacer más que recomendaros este título. Si habéis probado la demo disponible en la eShop (la cual transfiere el progreso) ya lo sabréis de sobra, pero es un juego muy completo que merece vuestro tiempo. Si su versión de prueba os gustó, desde luego que no os defraudará.

Fire Emblem Warriors: Three Hopes está disponible desde este 24 de junio tanto en formato digital a través de la eShop de Nintendo Switch como en formato físico a un precio de 59,99€, contando con textos en un perfecto español y un espacio de almacenamiento requerido de 13742,00 MB. Como os acabamos de comentar, si queréis probar esta gran aventura antes de lanzaros a por ella, también tenéis disponible una demo gratuita disponible en la eShop de Nintendo Switch que se transfiere al juego completo, ¡así que id a por ella!

8.7

[Análisis] Fire Emblem Warriors: Three Hopes para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Una historia épica y cautivadora.
  • Gran elenco jugable.
  • Muy dinámico y divertido de jugar.
Flojea en:
  • Poca variedad en los escenarios.
  • Puede pecar de reiterativo.
  • Multijugador mejorable.

Comentarios