Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Reseña] DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte para Nintendo Switch
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Reseña] DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte para Nintendo Switch

Como ya sabéis, DOOM Eternal es la secuela directa del galardonado DOOM (2016) desarrollado por id Software y distribuido por Bethesda Softworks. Este título cuenta con una expansión llamada The Ancient Gods dividida en dos partes. La primera parte fue anunciada en el Nintendo Direct que tuvo lugar con motivo del E3 2021 y lanzada  ese mismo día, 15 de junio, en la consola híbrida, de la cual ya os ofrecimos su reseña.

Pues bien, hoy os hablaremos de DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte, que como su propio nombre indica, se trata de la segunda parte del pase de expansión de este título que fue lanzada el 18 de marzo de 2021 para el resto de plataformas, pero cuyo lanzamiento fue anunciado para finales del pasado mes de agosto en Nintendo Switch.

Os recordamos que la responsable del port de Switch es Panic Button, una desarrolladora de videojuegos estadounidense con sede en Austin, Texas fundada en 2007 que se ha hecho muy popular entre el público nintendero gracias a sus ports de juegos triple A de otras plataformas para Nintendo Switch, siendo algunos de los más populares DOOM y Wolfenstein II: The New Colossus.

¿Habrá merecido la pena esta larga espera y cumplirá las expectativas? ¡Vamos a comprobarlo!

Argumento

Esta segunda parte de la expansión empieza justo después de los hechos transcurridos en la primera parte, por lo que su argumento podría ser considerado spoiler, así que leedlo bajo vuestra responsabilidad. Si no habéis completado la primera parte, os recomendamos pasar al siguiente apartado.

La guerra contra el mal continuó después de que el Slayer resucitara al mismísimo Señor Oscuro como acto de desafío contra los Maykr. Tras dejar el Infierno reducido a escombros, el Slayer debe sobrevivir al traicionero viaje a Immora, capital de este reino, y enfrentarse al Señor Oscuro en combate ritual.

Si el Slayer sale victorioso, todos los demonios que están fuera del Infierno serán destruidos y todas las conexiones con el Reino Oscuro quedarán cortadas. Si pierde, el Señor Oscuro y sus ejércitos se apoderarán de todo…

Negaste a los dioses y despertaste un mal ancestral. Ahora debes reunir las dispersas fuerzas de los Centinelas, poner bajo asedio el último bastión del infierno, derribar las murallas de su fortaleza y enfrentarte al Señor Oscuro en persona. El alma misma del universo está en juego. Aquí termina tu guerra contra el infierno.

Vive la emocionante conclusión de la saga del DOOM Slayer. Desde el momento en que te activó Samuel Hayden en las instalaciones de la UAC en Marte, hasta la destrucción del Icono del Pecado, todas tus batallas han conducido hasta este momento. Prepárate para poner bajo asedio Immora, último bastión del Reino Oscuro, desafiar al Señor Oscuro a un combate singular y dejar a los demonios encerrados en el infierno para siempre.

Regresa la acción desenfrenada

En cuanto a jugabilidad, se mantiene intacta respecto al juego original, por lo que DOOM Slayer contará con los mismos movimientos: doble salto, trepar por paredes y carrera. Como siempre, saber movernos bien será fundamental para poder avanzar tanto por el mapa (existen zonas plataformeras), como a la hora de combatir contra los diferentes enemigos.

Las tres mecánicas principales del juego (ejecutar, cortar y quemar) seguirán siendo fundamentales para poder avanzar y completar el juego, así como saber alternar entre todas ellas de forma adecuada según la situación. Tampoco faltará el Puñetazo sangriento, un ataque cuerpo a cuerpo que inflige daño extra. Además, algunos demonios tienen puntos débiles y si les disparamos podremos infligir más daño o incluso anular sus habilidades. Y por supuesto, también tendremos a nuestra disposición todo el arsenal de armas que hayamos adquirido anteriormente en el juego (escopeta de combate, cañón pesado, fusil de plasma, lanzamisiles, superescopeta, balista, ametralladora gatling, etc.) y las granadas (de fragmentación y de hielo).

Como siempre, es muy importante estar en movimiento prácticamente todo el tiempo, ya que nos atacarán diversos enemigos con todo tipo de ataques y por lo tanto deberemos estar atentos para esquivarlos y poder contraatacar.

Enfrentamientos con demonios en nuevos niveles

En esta segunda parte de la expansión lucharemos contra los ejércitos del infierno en tres nuevos niveles (más el combate final): las ruinas de los antiguos asentamientos de los Centinelas y las maravillas de la Lanza del Mundo, hasta una ciudad devastada e invadida por la maleza en la Tierra donde se oculta un misterioso portal, para llegar a Immora, último bastión del Señor Oscuro, protegido por colosales murallas y la tecnología más avanzada. Una vez más, puede que a priori parezcan pocos niveles, pero son bastante extensos y su nivel de dificultad es alto, por lo que conviene ir bien preparado.

Nueva forma de desplazarse y nueva arma

Nos encontraremos con una nueva mecánica para desplazarnos por los escenarios. Para ello necesitaremos usar el gancho de carnicero de la superescopeta en puntos de enganche. Esto nos permitirá impulsarnos en la dirección contraria al punto de enganche para generar el impulso necesario para doblar esquinas (podemos saltar en cualquier momento para cancelar el balanceo). Por lo tanto, deberemos combinar el doble salto, la carrera y puntos de enganche adicionales en el aire para atravesar zonas difíciles.

Por otro lado, hay una nueva arma, el martillo de Centinela, que como su propio nombre indica se trata de un martillo, que sirve para aturdir demonios y reabastecernos de munición. Si golpeamos a grupos de demonios podremos maximizar los recursos que sueltan (si rellenamos su indicador podremos destruir puntos débiles y ejecutar demonios). Además de dar munición, el martillo de Centinela también puede aumentar los efectos de nuestro equipo. Por ejemplo, al combinarlo con la bomba de hielo, aumentará la salud que sueltan los enemigos y si lo combinamos con el escupellamas, aumentará la armadura que sueltan los enemigos. Saber usarlo correctamente y en el momento adecuado será imprescindible para poder superar determinados enfrentamientos.

Nuevos enemigos hacen acto de presencia

En cuanto a los enemigos, contaremos con criaturas de todo tipo, la mayoría regresan del título principal, así como de la primera parte del DLC (Torretas, Espíritus y Maykr de sangre), pero también nos enfrentaremos a nuevos enemigos y son los siguientes:

  • Zombi chillón: es un enemigo frágil que fortalece temporalmente a todos los demonios de la arena al morir (los demonios fortalecidos son más fuertes, más rápidos y más difíciles de matar), por lo que lo más recomendable es dejarlo y matarlo al final, si no queremos que se nos compliquen bastante las cosas.
  • Barón blindado: solo se le puede matar una vez destruida su armadura. Podemos usar el fusil de plasma para ir socavando poco a poco su armadura hasta destruirla, así como disparar contra su maza (que es un punto débil) cuando parpadee en verde para destruirla al instante (la armadura acabará por regenerarse).
  • Imp de piedra: es resistente a la mayoría de armas, pero es vulnerable a la modificación de fuego automático de la escopeta de combate y al Martillo de Centinela (al matarlo con el fuego automático obtendremos más munición para la escopeta).
  • Merodeador maldito: como su propio nombre indica, nos maldecirá si nos golpea. Si nos alcanza recibiremos daño contante y no podremos usar la carrera ni atacarle con armas en las que haya que fijar el objetivo. Cuando estemos malditos, deberemos usar el puñetazo sangriento contra él para matarlo y eliminar el efecto.
  • Soldado antidisturbios: cuenta con un escudo indestructible (de color amarillo) que absorbe todo el daño frontal. Para destruirlo deberemos disparar tras su escudo.

La exploración sigue presente

Pero más allá de los combates, también será importante la exploración, ya que en cada nivel habrá una serie de coleccionables ya conocidos: códices. Por otro lado, también se introducen como novedad los Encuentros de escalada. Se trata de encuentros en dos oleadas de dificultad creciente. Para iniciarlos deberemos activar unos nidos sangrientos. La primera oleada es obligatoria y si la superamos, recibiremos una mejora para el martillo de Centinela. La segunda es opcional y más difícil, pero si la superamos obtendremos un objeto estético.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Completar DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte nos llevará aproximadamente unas 4 horas, cantidad que puede variar en función del nivel de dificultad y la habilidad a los mandos de cada jugador. No obstante, si sois jugadores completistas u os encalláis en algún punto, se puede alargar algunas horas más.

Conclusión

DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte supone un magnífico colofón para este título, que sin duda animará a volver a ponernos a los mandos del Slayer para acabar con más hordas de demonios, manteniendo una jugabilidad frenética y añadiendo novedades interesantes en cuanto a enemigos, mecánicas y escenarios.

Si os gustó DOOM Eternal y queréis conocer su verdadero final o, simplemente, os habéis quedado con ganas de combatir contra más demonios, sin duda os recomendamos haceros con el DLC.

Por último, deciros que DOOM Eternal: The Ancient Gods – Segunda parte se obtiene al adquirir la primera parte del DLC (tan solo deberemos actualizar el juego) y aunque cada parte del DLC es independiente, no es muy recomendable jugar a sus dos partes antes de completar el juego base, ya que retoma la historia justo después del final del mismo.

¡La guerra contra el infierno termina aquí!

Comentarios