Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Reseña] DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte para Nintendo Switch
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Reseña] DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte para Nintendo Switch

Tras la llegada a la consola híbrida de DOOM (2016), DOOM (1993), DOOM II y DOOM 3 y DOOM 64 el 8 de diciembre de 2020 nos llegó DOOM Eternal. Este título fue lanzado originalmente el 20 de marzo de ese año en PC, PS4 y Xbox One, y también estaba previsto para dicha fecha en Switch, pero por desgracia se retrasó casi 9 meses.

Se trata de un FPS y la secuela directa del galardonado DOOM (2016) desarrollado por id Software y distribuido por Bethesda Softworks, donde se busca ofrecer la mejor combinación de velocidad y potencia de fuego, dando todo un salto adelante en el mundo del combate en primera persona en avance continuo. No obstante la responsable del port de Switch es Panic Button, una desarrolladora de videojuegos estadounidense con sede en Austin, Texas fundada en 2007 que se ha hecho muy popular entre el público nintendero gracias a sus ports de juegos AAA de otras plataformas para Nintendo Switch, siendo algunos de los más populares DOOM y Wolfenstein II: The New Colossus.

Pues bien, hoy os hablaremos de DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte, que como su propio nombre indica, se trata de la primera parte del pase de expansión de este título que fue lanzada el 20 de octubre de 2020 para el resto de plataformas, pero cuyo lanzamiento fue anunciada en el Nintendo Direct que tuvo lugar con motivo del E3 2021 para este mismo mes de junio en la consola híbrida.

¿Habrá merecido la pena esta larga espera y cumplirá las expectativas? ¡Vamos a comprobarlo!

Argumento

Esta primera parte de la expansión empieza justo después de los hechos transcurridos en el juego principal, por lo que su argumento podría ser considerado spoiler, así que leedlo bajo vuestra responsabilidad. Si no habéis completado el título, os recomendamos pasar al siguiente apartado.

Las fuerzas del infierno habían caído sobre la Tierra, y el DOOM Slayer regresó para defender a la humanidad. Los sacerdotes del infierno fueron vencidos y el Slayer llevó la venganza al mismo cielo para terminar con la invasión demoníaca. Allí retó a los Maykr, ángeles del engaño, y derrotó a la ancestral Khan que los había llevado por mal camino.

Los demonios que quedan en Urdak han corrompido este reino antaño sagrado y amenzan con utilizar esta dimensión superior como nueva plataforma para sus conquistas. Si no se los expulsa, peligra la existencia misma.

Para detenerlos, el Slayer debe viajar ahora en busca del Serafín, un personaje misterioso cuyo paradero se ignoraba hasta ahora. Solo él puede guiar al Slayer hasta el único ser capaz de librar Urdak de los demonios una vez más…

Regresa la acción frenética sin apenas respiro

En esta primera parte de la expansión de DOOM Eternal deberemos enfrentarnos a nuevas misiones en nuestra lucha eterna contra el mal. Desataremos nuestra venganza y nos enfrentaremos a nuestro mayor reto en el regreso al mundo de los Maykr. Para ello deberemos derrotar a peligrosos enemigos nuevos, devolver el orden a los cielos y desterrar la corrupción que ha sumido al universo en el caos.

En cuanto a jugabilidad, se mantiene intacta respecto al juego original, por lo que DOOM Slayer contará con los mismos movimientos: doble salto, trepar por paredes y carrera. Como siempre, saber movernos bien será fundamental para poder avanzar tanto por el mapa (existen zonas plataformeras), como a la hora de combatir contra los diferentes enemigos. En este último caso es muy importante estar en movimiento prácticamente todo el tiempo, ya que nos atacarán diversos enemigos con todo tipo de ataques y por lo tanto deberemos estar atentos para esquivarlos y poder contraatacar.

Las tres mecánicas principales del juego (ejecutar, cortar y quemar) serán fundamentales para poder avanzar y completar el juego, así como saber alternar entre todas ellas de forma adecuada según la situación. Tampoco faltará el Puñetazo sangriento, un ataque cuerpo a cuerpo que inflige daño extra. Además, algunos demonios tienen puntos débiles y si les disparamos podremos infligir más daño o incluso anular sus habilidades.

Por último, cabe destacar que tendremos a nuestra disposición todo el arsenal de armas que hayamos adquirido anteriormente en el juego (escopeta de combate, cañón pesado, fusil de plasma, lanzamisiles, superescopeta, balista, ametralladora gatling, etc.) y tampoco faltarán las granadas (granadas de fragmentación y bombas de hielo).

 

Nuevos niveles donde hacer frente a los demonios

En esta primera parte de la expansión lucharemos contra los ejércitos del infierno en tres nuevos niveles: las lluviosas cubiertas industriales de la Estación atlántica de la UAC en la Tierra, las Ciénagas de la Sangre del infierno, repletas de cadáveres, y las Ruinas decadentes de un Urdak infestado de demonios. Puede que a priori parezcan pocos niveles, pero son bastante extensos y su nivel de dificultad es alto, por lo que conviene ir bien preparados.

A nivel gráfico lucen muy bien, como en el juego base, y en cuanto a rendimeinto corre de nuevo a 30 fps constantes y cuenta con resolución dinámica (es decir, varía según lo que sucede en pantalla) que va de 720p a 576p. Los tiempos de carga son bastante rápidos, lo que se agradece en títulos de este calibre.

Viejos y nuevos enemigos nos pondrán las cosas difíciles

En cuanto a su nivel de desafío, contaremos de nuevo con 5 niveles de dificultad diferentes (No quiero morir, Hacedme daño, Ultraviolencia, Pesadilla y Ultrapesadilla) los cuales difieren en la cantidad de daño que nos infligen los enemigos, así como en el uso de sus habilidades. No obstante, ya os aviso que hay momentos donde las cosas se complican bastante, siendo bastante desafiante.

En cuanto a los enemigos, contaremos con criaturas de todo tipo, la mayoría regresan del título principal, pero también nos enfrentaremos a nuevos enemigos, que harán más complejos y difíciles los combates. Un ejemplo son las Torretas, unos demonios ambientales que combaten a distancia. El ojo es su punto débil, por lo que si le damos en él, le infligiremos un daño enorme. Eso sí, hay que tener en cuenta que si nos acercamos demasiado o tenemos la retícula demasiado tiempo sobre ella, se oculta. Otro ejemplo son los Espíritus, los cuales pueden poseer a otros demonios y hacerles más fuertes. Cuando matemos al demonio poseído, el espíritu queda expuesto y es vulnerable a la modificación del haz de microondas del fusil de plasma. Debemos darnos prisa en matar al espíritu cuando esté expuesto, ya que si no buscará un nuevo huésped. Y finalmente contamos con el Maykr de sangre, un demonio que es invulnerable cuando tiene los escudos activados, los cuales se desactivan cuando utiliza sus ataques principales. Su punto débil es la cabeza, por lo que en ese momento deberemos ser certeros para dispararle en ella y matarlo al instante.

No todo es combatir, también hay que explorar

Pero más allá de los combates, también será importante la exploración, ya que en cada nivel habrá una serie de coleccionables ya conocidos: códices (nos dan más detalles de la historia) y encuentros secretos (nos dan recompensas en forma de atuendos para Slayer). Por otro lado, también se introducen como novedad las runas de apoyo, las cuales nos otorgan algunas ventajas en la jugabilidad, siempre y cuando las equipemos. Podemos equipar un máximo de tres runas a la vez, aunque solo podemos usar una runa de apoyo al mismo tiempo.

Una experiencia corta pero muy intensa

Completar DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte nos llevará aproximadamente unas 5 horas, cantidad que puede variar en función del nivel de dificultad y la habilidad a los mandos de cada jugador. No obstante, si sois jugadores completistas, se puede alargar algunas horas más si queréis encontrar todos los coleccionables.

Conclusión

DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte es un magnífico entrante para una expansión que sin duda animará a volver a ponernos a los mandos del Slayer para acabar con más hordas de demonios, manteniendo una jugabilidad frenética y añadiendo novedades interesantes en cuanto a enemigos y escenarios.

Si os gustó DOOM Eternal es muy recomendable y si aún no os habéis hecho con él os recomendamos completarlo antes, para disfrutar más si cabe su historia. Por último, deciros que DOOM Eternal: The Ancient Gods – Primera parte se puede comprar y jugar por separado, sin embargo no es muy recomendable hacerlo, ya que retoma la historia justo después del final del juego.

Ya solo queda esperar la segunda parte del DLC, la cual fue lanzada el pasado 18 de marzo para PlayStation 4, Xbox One, PC y Stadia, mientras que la versión de Nintendo Switch lo recibirá más adelante, aún sin fecha concreta.

Comentarios