Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Sonic Colours: Ultimate para Nintendo Switch
PorAlberto Millán  - 
Ver comentarios

[Análisis] Sonic Colours: Ultimate para Nintendo Switch

Sonic Colours está de regreso, y esta vez lo hace en su versión Ultimate. Como bien sabéis, esta edición quedó confirmada desde hace ya varios meses para la consola híbrida.

En Nintenderos hemos tenido la oportunidad de analizar esta versión de Sonic Colours: Ultimate para Nintendo Switch y, tras echarle unas cuantas horas, aquí os traemos un completo análisis que esperamos que os sea útil a la hora de decidiros si os haréis con el juego o no. En el texto que tenéis abajo, repasamos las funciones del juego original y destacamos también las mejoras y novedades de esta versión Ultimate.

Sonic Colours: Ultimate

El mejor Sonic en 3D

Este juego es conocido por muchos como el mejor Sonic creado en tres dimensiones. Desde su estreno original en 2010, ha sido bautizado como una referencia a la hora de crear niveles en 3D repletos de detalles y personalidad. Esto es algo que podemos comprobar ya desde los primeros niveles que se usan a modo de tutorial en el juego.

Es un placer ver cómo estas fases han sido refrescadas para esta nueva edición. Si bien en el título original ya rebosaban personalidad, ahora es un verdadero placer poder correr con Sonic por sus entornos con colores y texturas mejoradas. Si no habéis probado el juego original, sin duda os gustarán los entornos, pero en el caso de que sí lo jugarais notaréis aún más las mejoras implementadas en Ultimate.

El juego presenta una estructura sencilla de niveles hilados por una historia que realmente adquiere un papel algo secundario en este caso. Todo comienza cuando Sonic y Tails llegan de forma muy misteriosa a un parque de atracciones que el Dr. Eggman ha creado con buenas intenciones, supuestamente. Sin embargo, pronto se darán cuenta de que Eggman sigue siendo un villano y sus planes distan de ser buenos.

Nuestro objetivo será ir liberando a los wisps por los diferentes niveles del juego. Como mencionábamos, la estructura de las fases es sencilla. Estas se encuentran organizadas en diferentes mundos por los que nos podremos desplazar a través de un sistema de puntos para acceder a los diferentes niveles.

Precisión y reflejos

Dentro de los niveles, en seguida nos daremos cuenta de que los controles del juego son realmente intuitivos (además tenemos disponible un tutorial donde Tails nos los explica a la perfección y podemos personalizarlos a nuestro gusto). El hecho de que los controles sean tan fáciles de aprender en seguida nos animará a superar cada fase lo más rápido posible para batir nuestro mejor tiempo. El título nos ofrece la posibilidad de reintentar un mismo nivel al acabarlo, algo que se agradece a la hora de mejorar el tiempo o conseguir algunos coleccionables.

Estos coleccionables aparecen representados en el mapa de cada mundo y, en función de los mismos y de los puntos que obtengamos en cada fase, nos darán una puntuación que también aparece en el mapa. Los más completistas querrán conseguir las mejores puntuaciones y todos los coleccionables en cada fase, por lo que el hecho de que todo venga representado desde el mapa del mundo se agradece mucho.

También es necesario señalar que, aunque Sonic Colours: Ultimate es un juego en 3D, hay algunas partes de los niveles que muestran un estilo en 2D. Lo cierto es que estas partes son algo más desafiantes y requerirán precisión para no fallar. Por otro lado, las partes de los niveles que son puramente en 3D se caracterizan por ir a más velocidad, donde lo que más importa son los reflejos y tomar decisiones rápidas para ir por un camino o por otro. Además, la esencia del juego, las transformaciones con los 8 wisps(blanco, naranja, cián, morado, rosa, azul, amarillo y verde junto a uno nuevo de color turquesa que detallamos más abajo), aportan aún más variedad al amplio abanico de niveles.

Aquí es donde reside la verdadera diversión del juego: si tenemos la precisión y los reflejos suficientes, seremos capaces de conseguir todos los coleccionables y superar cada fase en el menor tiempo posible para conseguir la mayor puntuación. En este sentido, la historia queda relegada a un segundo plano, aunque sí que sirve como hilo conductor y, como siempre, la actuación de voz de los actores de voz de los diferentes personajes es sublime.

Un lavado de cara

No debemos olvidar que estamos analizando la versión Ultimate de este juego, por lo que es necesario tener muy presentes las novedades que incluye esta versión. Una de las más claras y que se puede percibir a simple vista es la que ya comentábamos por encima antes: la mejora visual de este título. Si bien no corre a 60 FPS como en otras plataformas, la versión de Nintendo Switch mantiene 30 FPS estables en todo momento y no hay ralentizaciones que podamos percibir a simple vista.

Esto es algo realmente importante en juegos como este donde la velocidad es clave. Tal y como señalábamos, los niveles lucen mejor que nunca, repletos de detalles, luces y colores. Eso sí, algo que desentona bastante en el juego son las escenas de corte, que se sienten algo toscas si las comparamos con otras secciones del juego. Esto se debe a que se han adaptado directamente del juego original y, aunque se ven en HD, los modelados y las texturas resultan un poco deficientes.

Otra novedad destacada es un nuevo wisp exclusivo de esta edición Ultimate. Se trata del wisp de color turquesa / jade procedente de Team Sonic Racing. Este añade una interesante mecánica que consiste en atravesar casi cualquier pared gracias a una especie de cuerpo fantasmal. Lo cierto es que vendrá genial a la hora de conseguir coleccionables o atajar caminos en diferentes niveles.

También tenemos un globo de la cara de Tails que nos permite volver al último punto de guardado sin perder los anillos (se pueden acumular varios), un mejor recuento de coleccionables, se ha eliminado el límite de vidas (si conseguimos 100 anillos entraremos en una pequeña fase de inmortalidad) o una recarga especial de la barra de velocidad a través de salto teledirigido. Además de todo esto, la versión Ultimate nos permite personalizar el aspecto de Sonic con las monedas doradas que vayamos encontrando por los niveles. De esta forma, es posible modificar la estela, los guantes y las zapatillas que lleva el erizo… ¡incluyendo temáticas de Panzer Dragoon o Crazy Taxi!

Deleite visual y sonoro

Finalmente, también tenemos como novedad destacada el modo Rival Rush donde podemos competir contra Metal Sonic. Este modo lo conseguiremos al ganar 15 anillos de estrellas rojas en cualquier mundo del juego. En total tenemos 6 fases de este modo, un número que tal vez se queda algo corto sobre todo teniendo en cuenta lo divertido y también desafiante que resulta. No obstante, también debemos añadirle el regreso del modo multijugador, que esta vez está disponible desde el principio.

En este sentido, tampoco debemos olvidarnos del apartado sonoro del juego. Además de la mejora gráfica que ya hemos analizado, Sonic Colours: Ultimate presenta una genial banda sonora. Algunas pistas se han mantenido intactas respecto al juego original, mientras que otras han sido remezcladas para darle un nuevo ritmo al juego: de esta forma, se consigue que no haya dos niveles con la misma melodía. Todas ellas resultan perfectas para acompañar la acción de la pantalla.

Debemos mencionar también el excelente doblaje al castellano que tenemos en este título, donde los actores de voz de Sonic, Tails, Eggman (Ángel De Gracia, Graciela Molina y Francesc Belda respectivamente) y compañía vuelven a deleitarnos con unas interpretaciones sublimes. Lo mismo podemos decir de los efectos de sonido, que en ocasiones serán de gran utilidad si tenemos en cuenta lo rápido que van las imágenes en la pantalla.

El juego es tremendamente disfrutable y, si somos completistas y conseguimos los 180 anillos rojos tras superar todos los niveles de simulador, podremos conseguir una recompensa súper especial. Os animamos a conseguirlos para descubrir cuál es.

A modo de conclusión, podemos decir que Sonic Colours: Ultimate enamorará tanto a fans que ya conocían el juego original como a los nuevos jugadores. A los primeros les sorprenderá lo bien que se ve el título en Nintendo Switch, mientras que los segundos tienen la mejor oportunidad para probar el que es considerado como el mejor Sonic en 3D por parte de muchos fans.

La esencia del título original, que se mantiene a la perfección, junto a las mejoras visuales y las nuevas mecánicas y contenidos añadidos hacen que solo podamos recomendar este título en Nintendo Switch. Recordad que estará disponible este 7 de septiembre en formato digital a través de la eShop (recordad que las ediciones físicas se han retrasado en Europa y otros territorios) por 39,99€ con un tamaño de la descarga de 7398,00 MB y voces y textos en castellano.

[Análisis] Sonic Colours: Ultimate para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Mecánicas y niveles tan extraordinarios como siempre.
  • Buena mejora visual en las partes jugables.
  • Añadidos interesantes en esta versión Ultimate.
Flojea en:
  • Las escenas son mejorables.
  • Algunos contenidos como Rival Rush nos dejan con ganas de más.




Comentarios