Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Blue Fire para Nintendo Switch
PorSergio Salón  - 
Ver comentarios

[Análisis] Blue Fire para Nintendo Switch

Desde Robi Studios han querido sorprender a todos los usuarios de Nintendo Switch con su última obra, llamada Blue Fire. Estamos ante un título de acción y plataformas en tres dimensiones que parece beber bastante de iconos como Zelda, Hollow Knight e incluso Dark Souls. ¿Comprobamos qué tal sienta esta combinación de influencias y cuál es su resultado final?

Un mundo oscuro: Penumbra

La intriga y el ambiente lúgubre es la primera clave que tendremos en la trama de Blue Fire. Y es que, sin apenas introducción, nos ponemos de lleno en la piel de Umbra, un enigmático guerrero que debe salvar al mundo de Penumbra y a los habitantes que viven en él de la oscuridad que se ha adueñado de todo.

No voy a dar más claves de una historia que, en efecto, sigue los patrones del clásico periplo del héroe, pero que tiene sus detalles y curiosidades a medida que avanzamos y cumplimos sus misiones principales. Por otro lado, también hablaremos con NPC que nos encargarán misiones secundarias y que nos aportarán algo más del contexto del mundo por el que nos movemos.

El caso es que, aun conociendo poco de Umbra, consigue ganarnos y hacer que nos sintamos parte de este personaje. Y eso es algo que ayuda mucho a seguir luchando y descubriendo todos los misterios que nos rodean.

Las claves de la aventura

Son varios los aspectos que denotan que Blue Fire es un juego completo, trabajado y profundo. En primer lugar, Umbra no irá a pecho descubierto a combatir a los enemigos, sino que contaremos con armas (espadas principalmente) que nos servirán para eliminar a todo aquel que quiera dañarnos.

También contaremos con nuestra habilidad al saltar, siendo esta muy importante, ya que el juego combina a la perfección el mundo de la acción con el clásico plataformeo 3D que tanto éxito tenía a finales de los 90. Al principio esta combinación puede hacernos arquear la ceja, pero cuando vemos cómo funciona la cosa cambia. Especial mención merecen las fases de Abismo, donde esta dinámica de plataformas es la total protagonista.

Estas pantallas de Abismo son escenarios de otra dimensión en los que debemos superar una serie de plataformas y niveles recolectando los orbes de luz. Al completar estas fases, obtendremos una mejora de barra de vida (un corazón más a la misma).

Estos detallitos de ampliar nuestra vida ya puede recordarnos a Zelda, referencia que sigue cumpliendo con el sistema de batalla, donde también marcaremos con ZL a nuestros enemigos para atacar, tal cual se hacía en Ocarina of Time. La superación de rompecabezas con la aparición de sus correspondientes cofres de recompensa, hacen aún más latente esta referencia al juego de Nintendo.

Sin embargo, se nota que Blue Fire no solo se ha inspirado en Zelda, sino también en títulos como Hollow Knight. Y esto lo encontramos en otra de las claves de la aventura, concretamente, con la configuración de espíritus en ranuras, que podremos ampliar para contar con más de estos entes a nuestro favor. Según los espíritus que recolectemos y que decidamos llevar con nosotros, tendremos habilidades especiales: mayor longitud de salto, mayor daño con armas, posibilidad de recuperar salud al derrotar a un enemigo…etc.

A esto debemos sumarle la posibilidad de disparar bolas de fuego, habilidad que ejecutaremos con un solo botón y  que consumirá nuestra barra de maná y otras habilidades que iremos adquiriendo y que afectarán a nuestra manera de saltar y desplazarnos.

Hablemos de dinero, tiendas y estatuas

Bueno, para ser precisos, hablemos de Ore. Esta es la moneda del juego y la encontraremos repartida por los escenarios en diferentes objetos y elementos destruibles. También las recibiremos como recompensas al cumplir determinadas misiones secundarias.

Hay varios puestos a lo largo del juego en los que podremos realizar intercambios de Ore por distintos objetos de valor: nuevos espíritus y habilidades, ampliación de nuestra bolsa de Ore para poder acumular más e incluso túnicas que nos harán lucir diferentes. También podremos vender objetos, principalmente las piedras preciosas que iremos descubriendo por los escenarios y que tienen bastante valor a la hora de conseguir Ore si vamos pelados.

A lo largo de los lugares que visitemos, el Ore también nos servirá para desbloquear estatuas, muy importantes si queremos tener un punto de guardado para volver a empezar nuestra partida desde ahí. En este aspecto puede recordar un poco a Dark Souls, ya que si perdemos la vida, incluso aunque sea una batalla contra un boss, no volvemos a esa batalla ni al punto inmediatamente anterior, sino que lo haremos desde la última estatua desbloqueada. Estas estatuas también nos servirán para realizar nuestra configuración de espíritus y para transportarnos a otras.

Por último, no puedo dejar sin mencionar los Emotes, unas curiosas poses que aprenderemos gracias a otras estatuas también repartidas por distintas localizaciones, y que no son más que poses curiosas y divertidas que nos ayudarán a desbloquear objetos de valor. Además, podemos capturarlas con un modo foto incluido que es todo un detalle, la verdad.

Tu cara me suena

En el aspecto gráfico, Blue Fire me ha recordado, salvando las distancias, al estilo utilizado en juegos como Breath of the Wild. Se trata de un apartado a medio camino entre el dibujado y la ambientación oscura que, sin hacer grandes alardes, consigue llamar la atención. Es cierto que los enemigos, principalmente los jefes finales, pecan de ser bastante simples y no nos llamarán la atención por nada en especial, pero Umbra y la ambientación en general cumplen sobradamente.

Apenas he notado algún pequeño desajuste en el framerate del juego, que por lo general se mueve a 30 fps en todo momento. Sí que he experimentado ciertos crasheos, en especial en una zona determinada donde al ser derrotado por uno de los bosses y mientras cargaba la pantalla para volver al punto de guardado, el juego se ha salido en varias ocasiones mostrando un error, aunque he podido saber que desde el estudio ya trabajan en un parche para arreglar esto. Otro aspecto que hay que resaltar es que los textos vienen traducidos completamente al español.

Por su parte, el apartado sonoro cumple con todo lo que cabría esperar en una historia de este tipo: melodías que juegan entre lo oscuro y lo clásico, personajes que apenas emiten quejidos y onomatopeyas y efectos que, sin dejarnos boquiabiertos, nos harán saber que todo encaja como debe.

Cómo afrontar la penumbra y hasta cuándo

Blue Fire tiene una jugabilidad solvente, tanto en las partes de acción como en las fases de plataformas. El juego se siente sólido en su mayor parte, aunque he experimentado diferentes problemas de cámara que, en ocasiones, me han dejado realmente vendido.

Respecto a los combates he notado cierta simpleza en algunos casos, sobre todo con los enemigos normales, donde a veces me he quedado con un sinsabor un tanto extraño, aunque no es algo que te haga abandonar la aventura y en los combates con los bosses se compensa.

Y… ¿cuánto dura Blue Fire? Pues esto va a depender de cómo afrontemos el juego y lo que queramos completar en él. De media el título puede llevaros entre 10 y 12 horas, algo más si queréis conseguir todo al 100%: obtener todas las túnicas, cumplir todas las secundarias, completar todas las fases de Abismo…etc.

Recordad que es un título que se centra en su campaña individual, por lo que no existe ninguna opción multijugador, algo que tampoco creo que necesite.

Conclusiones

Blue Fire es un juego notable que sabe combinar muy bien la acción y las plataformas para darnos bastantes horas de contenido y empaparnos de una ambientación que sabe atrapar. Bebe mucho de Zelda, Hollow Knight e incluso Dark Souls, aunque los diseños de sus jefes finales pecan de ser bastante simples, el juego de cámaras no siempre es fiable y los combates pueden dejarnos algo fríos. Sin ser perfecto, es una opción más que recomendable si os gusta este género. Podéis encontrarlo en la eShop por 17,99 € actualmente y necesitaréis un total de 3,4 GB de espacio para instalarlo.


Archivado en:  análisis Blue Fire Robi Studios

[Análisis] Blue Fire para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.2
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Combina muy bien la acción con las plataformas.
  • Buena cantidad de horas de entretenimiento.
  • Una experiencia sólida con una ambientación lograda.
Flojea en:
  • La cámara a veces juega malas pasadas.
  • Los diseños de los jefes finales son bastante genéricos y dejan una sensación un tanto fría al enfrentarnos con ellos.




Comentarios