[Análisis] Stardew Valley




Publicado por Ander Lafont
Publicado por Ander Lafont

puntuación nintenderos

9.7

valoración lectores

0

0 votos

Lo bueno: El mejor simulador de granja creado hasta la fecha, muchísimas maneras de jugar cada partida, opciones casi infinitas, los habitantes del pueblo cuentan con un grandísimo trasfondo
Lo malo: Algunos bugs menores que ya se están solucionando, al principio puede llegar a abrumar un poco

Por fin ha terminado la larga espera. El simulador de granjero más famoso de los últimos tiempos, Stardew Valley, ha aterrizado en Switch y ha arrasado en ventas en sus primeros días. Y no es para menos, es altamente adictivo y se nota el mimo puesto en cada detalle del título.

Chucklefish es probablemente una de las desarrolladoras y publicadoras indie con más talento del mundo. Han desarrollado y están desarrollando títulos de la altura de Starbound o Wargroove, y entre sus juegos publicados, títulos mundialmente conocidos como Risk of Rain o Interstellaria. Hay que destacar que en este caso ejercen como publicadora, porque este título está desarrollado por una sola persona, aunque parezca imposible.

La premisa de Stardew Valley es bastante triste, nuestro abuelo ha fallecido y nos da su granja en Stardew Valley en su herencia. Nosotros, hartos de nuestros trabajo tedioso y monótono, decidimos mudarnos a la granja, para cambiar de vida y conocer la vida “en la naturaleza”.

Jugabilidad

En pantalla, siempre observaremos una barra inferior con objetos del inventario (barra de acceso rápido), un cuadro en la parte superior derecha de la pantalla, con la fecha, la hora y el clima, además del oro del que disponemos. Por último, en la parte inferior derecha, podremos observar una barra con la energía que tenemos, necesaria para realizar diferentes acciones, como picar piedra, talar madera o sembrar cultivos.

Con el stick izquierdo o el pad direccional, moveremos a nuestro personaje, mientras que con el derecho, podremos sacar un cursor para seleccionar objetos en la pantalla. Con el botón Y, usaremos la herramienta u objeto seleccionado en la barra inferior, con botón B abriremos el inventario, con el botón X el menú de fabricación y con el botón A, interaccionaremos con los objetos y personajes del escenario.

Con los gatillos ZL y ZR nos moveremos a través de la barra inferior, con el botón – accederemos a nuestro diario (con todas las misiones por hacer) y con el botón +, al inventario. Para navegar a través de los menús del juego, deberemos usar los gatillos a partir del inventario, donde podremos ver nuestra relación con los vecinos del pueblo, el mapa, el estado de nuestro granjero, los objetos que hemos encontrado y un menú de opciones.

El juego no tiene un objetivo, es decir, hay misiones que cumplir, lugares del mapa inexplorados y un sinfín de cosas por hacer: nada más llegar, deberemos limpiar los terrenos de la granja, llenos de espesura y árboles. Tendremos que empezar a cultivar, conocer a los vecinos, explorar las minas, conocer las idas y venidas de los habitantes del pueblo y a esto hay que sumarle la mejora de nuestro equipo, del pueblo y de nuestra propia granja. 

Y es que hay una cosa que este título hace con maestría: atraparnos. Su enorme variedad de opciones nos llevará a estar atentos de los cultivos a la vez que expandimos nuestra granja para añadir establos con animales, mientras vamos a explorar la mina en busca de materiales y luchamos con monstruos, cortejamos a alguien del pueblo y pensamos en regalos para los cumpleaños de nuestros amigos del pueblo.

Gráficos y sonido

La estética del juego es preciosa, de 16 bits, que recuerda a los grandes títulos de SNES, como Harvest Moon. Es muy colorido, en su paleta de colores abundan los colores vivos, aunque se adapta según la situación. Todo está cuidado al detalle, y cada zona tiene su propio encanto y diseño. Nuestro protagonista es completamente personalizable, y los habitantes del pueblo cuentan con diseños bien diferenciados y únicos.

El juego nos da la sensación de estar viviendo en un pueblo real, debido al tamaño que tiene. Los escenarios son amplios y no se sienten vacíos, se sienten vivos. En cuanto a los menús, la navegación entre ellos es muy sencilla y está implementada de una manera realmente inteligente, viendo cada apartado de manera clara y sencilla de un rápido vistazo. Contienen los siguientes apartados:

  • Inventario: los objetos que llevemos encima.
  • Habilidades: las habilidades desbloqueadas hasta ahora por nuestro personaje.
  • Social: nuestra relación con los vecinos del pueblo.
  • Mapa: nos muestra una vista general de Stardew Valley.
  • Fabricación: aquí podremos construir diferentes objetos necesarios para poder avanzar en el título.
  • Colecciones: nos aparecerán los objetos que hemos ido encontrando en la partida.
  • Opciones: encontraremos opciones generales, de audio, gráficas y de controles.
  • Salir del juego: con esta opción saldremos a la pantalla de título.

La banda sonora es un compendio de canciones maravillosas que nos acompañarán en nuestra vida en Stardew Valley, ninguna se siente fuera de tono o lugar.

Duración

No puedo decir una duración estándar, porque no la hay. El juego no tiene duración, es prácticamente infinito, pues tienes muchas maneras de llegar a tus objetivos. Es decir, puedes comprar lo que necesitas con el oro que consigas de tus viajes a la mina y tu lucha con los monstruos, o puedes reunir los materiales tú mismo a través de la recolección.

Resultado de imagen de stardew valley

El hecho de llegar al mismo punto con acciones diferentes es terriblemente satisfactorio, pues así podemos ver el mimo y planificación que el desarrollador puso en cada aspecto de este título. Como plus, el título viene en completo castellano, cosa que se agradece muchísimo a Chucklefish.

El únicopero” que se me ocurre (aunque se sabe que está por llegar) es el del modo dos jugadores, indistintamente de si es a nivel local u online. Sería la guinda del delicioso pastel que es Stardew Valley. 

Conclusión

Stardew Valley es una maravilla, una maravilla que por fin ha llegado a Nintendo Switch. Recuerda a la época dorada de SNES, a títulos como Harvest Moon, durante el cultivo, o a Secret of Mana, en las secciones de combate. Horas y horas de incontable diversión a un precio irrisorio, con el plus de unos añadidos que deberían llegar con el tiempo, como el esperadísimo modo para dos jugadores.

Este título no es solo una vida alternativa, es el trabajo de una sola persona, con cada aspecto cuidado y pensado para atraparnos y hacernos querer más. Si no te gusta cultivar, recolecta. Si no te gusta recolectar, lucha en las minas. Si no te gusta luchar en las minas, pesca. No será por falta de opciones.

Stardew Valley ha llegado para convertirse en un referente de los juegos de simulación de vida y ponerle el listón muy alto a los que estén por venir, además de para ser uno de los imprescindibles de la nueva plataforma de Nintendo.

Podéis encontrar Stardew Valley en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 13,99€ y necesitaréis un espacio libre de 880 MB para poder descargarlo.

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar