[Análisis] Puzzle Adventure Blockle




Publicado por Álvaro R. E.
Publicado por Álvaro R. E.

puntuación nintenderos

8.0

valoración lectores

0

0 votos

Lo bueno: Técnicamente está muy cuidado, el diseño en general es adorable. La idea del estilo de rompecabezas es curiosa y entretenida, una gran alternativa al catálogo de puzles de Switch.
Lo malo: La música en algunos momentos se hace excesivamente repetitiva, y no está en conjunción con el resto del juego.

Directo desde Japón nos llega un nuevo juego a Nintendo Switch sin grandes pretensiones: Puzzle Adventure Blockle, un juego de la desarrolladora indie Intense.

Últimamente, una avalancha de juegos indie ha llegado a Switch, unos de más calidad y otros de menos, aunque muchos tienen en común que podrían ser títulos de plataformas móviles como iOS o Android. Pequeños juegos dedicados a llenar o entretener en pequeños periodos de tiempo.

Esta conjunción entre grandes producciones como The Legend Of Zelda y pequeñas como Levels, está haciendo a Switch la consola más versátil del mercado.

Puzzle Adventure Blocke engrosa el catálogo de la consola con un juego de puzles curiosete y personajes encantadores.

Todo es mejor con gatos redondos y blanditos

La historia de Puzzle Adventure Blockle comienza en Katz Village, donde los habitantes son unos adorables gatos con forma de bola.

Uno de los protagonistas, Kulu, es llamado y nombrado elegido por el alcalde de Villa Katz y mandado a una misión en la que tendrá que conseguir las siete Piedras del Mundo (World Stones) para que así puedan conquistar el mundo… pero bueno, sería conquistado por un ejército de gatitos adorables y mullidos, así que todo bien.

No estará solo, y es que esta aventura la vivirá con una joven con excesiva falta de ropa llamada Arika.

En realidad, todo parece un fanservice de manual, aunque muy bien hecho, con un diseño artístico por encima de la media.

La mayor parte del desarrollo del juego serán los puzles, con una vista frontal que nos permite verlos correctamente. Mientras tanto, veremos a Kulu en pantalla moviéndose y gesticulando de forma muy natural y trabajada, y es que, aunque el título sea simple, gráficamente se ve muy bonito, con una gran cantidad de animaciones en el protagonista y quizá la parte más brillante del juego.

Es por ello que, junto al buen diseño de los personajes, hace que se cree un pequeño mundo adorable y atractivo para el jugador.

Tendremos también muchas conversaciones entre personajes, que se llevarán a cabo de la misma forma que en juegos como Fire Emblem, con sus figuras representadas en dos dimensiones, a cada lado de la pantalla, y con textos perfectamente legibles tanto si jugamos en modo portátil como televisión.

No es un título para nada exigente, pero su rendimiento es óptimo en todo momento, llegando a los 1080p de resolución y 60fps conectada la Switch al televisor, y 720p y 60fps en formato portátil. No se espera menos de un juego que requiere pocos recursos del procesador gráfico, pero el resultado final luce estupendamente. No hemos detectado problemas gráficos de ningún tipo.

Pero no todo es fiesta en Villa Katz: la música nos ha parecido un punto negativo del juego. La calidad no es mala, pero su repetición excesiva junto con su género la hacen machacona y, como comprenderéis, para un juego de puzles no es lo más adecuado. Especialmente en las escenas de conversaciones, ya que la música que suena durante los puzles es algo más tranquila.

A pesar de ellos, ni mucho menos está al nivel del apartado gráfico.

Puzles giratorios

El planteamiento de Puzzle Adventure Blocke es simple: un gato encerrado en una caja con distinta forma, que hay que girar para desplazar al gato y llevarlo hasta la meta.

Por supuesto, y a medida que vayamos avanzando en el juego, nos encontraremos diferentes retos que varían notablemente la forma de resolución, como llaves con las que tenemos que abrir puertas.

Así, tendremos que llegar hasta la puerta final del nivel, recoger todas las piezas brillantes, límites de rotación, de tiempo… la variedad de misiones no es un problema, sino más bien la variedad de escenarios, que son bastante simples.

Tendremos un mapa del mundo con niveles por los que nos moveremos y podremos acceder para completarlos, y así pasar al siguiente.

Al contrario de lo que reza el título, los bloques no son todo lo protagonistas que deberían ser, pero la base será mover por una cuadrícula a nuestro gato y rotar la pantalla si es necesario para llegar a los puntos objetivo. Tendremos bloques adicionales con características especiales, como que serán inamovibles incluso girando la pantalla, y otro que caerán por efecto de la gravedad.

Al final, el jugador deberá darle al coco para conseguir el objetivo de la fase. No es un juego particularmente complicado, pero si como casi todos los títulos de puzles, la dificultad aumenta según avanzamos, pero en ningún momento se llega a un reto de dificultad extrema.

El aspecto del mapa de niveles es muy amigable con Arika a la derecha “decorando”, previsualizaciones de los puzles a la izquierda y su puntuación actual, así como los retos que deben superarse para completar la fase por completo. Como nota positiva, podremos quitar la música y los efectos de sonido por separado en el menú de opciones al principio de cada nivel.

Echamos en falta algún que otro modo de juego adicional, quizá cooperativo o competitivo multijugador, que aproveche las opciones jugables de Switch y los Joy-Con de la consola.

Nos entretendrá bastante tiempo para tratarse de un juego de bajo presupuesto, y es que tiene más de 80 fases en las que sudaremos si queremos conseguir la corona, completando los tres retos disponibles.

Un adorable y cuidado puzle para Switch

A pesar de la gran cantidad de cliches que podemos ver en Puzzle Adventure Blockle, lo cierto es que el juego ha sido tratado con mucho mimo por sus desarrolladores.

Podemos notarlo en todo momento solamente con echar un vistazo a su bonito apartado gráfico y a las cuidadas animaciones del personaje principal, además de los elementos del escenario que se mueven mientras completamos los puzles.

Quizá la música sea el punto más flojo del juego por ser bastante repetitiva, incluso llegando en ocasiones a ser molesta.

El planteamiento jugable es bueno, y es esto lo que hace que Puzzle Adventure Blockle nos haya gustado. Meter a un gato en una caja solo se le habría podido ocurrir a Schrödinger, pero darle vueltas, solo a Intense.

Esperamos que Switch siga recibiendo títulos tan cuidados como este, y que nunca, NUNCA falten los gatetes.

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar