[Análisis] Infinite Minigolf




Publicado por Alejandro Ponce
Publicado por Alejandro Ponce

puntuación nintenderos

7.8

valoración lectores

0

0 votos

Lo bueno: Es un título que puede aportar muchas horas de juego por un precio muy económico. Sistema de personalización muy interesante. Modos online muy interesantes. Arte y efectos de sonido muy trabajados.
Lo malo: El online todavía no está disponible por completo. La dificultad del modo torneo no supone un desafío.

Creo que está bastante claro, y de hecho se ha comentado en Nintenderos en muchas ocasiones, que los títulos Indie han dado mucha vida a Nintendo Switch. De hecho durante los últimos meses han supuesto una inyección de material y horas de juego para los usuarios de esta nueva consola, que ha tenido periodos de sequía hasta la llegada de títulos grandes como Splatoon 2.

Esta situación, y el apoyo por parte de desarrolladoras independientes a Switch, ha provocado que la eShop de la consola esté repleta de juegos de esta naturaleza y de géneros muy dispares. Tenemos de aventuras como el caso de Oceanhorn, de mundo abierto como Retro City Rampage DX, de terror como Bulb Boy o Vaccine e incluso de rompecabezas como Levels+.

Pero tras jugar al título del que vamos a hablar hoy hay una cosa de la que estoy completamente seguro. Infinite Minigolf es el juego indie más completo que podéis adquirir en la eShop de Nintendo Switch. Jugar solo, online, más de 300 mapas creados por los desarrolladores o infinitos escenarios creados por los usuarios y una extensa posibilidad de personalización del personaje hacen que el título se gane con honores el nombre de Infinite.

Si queréis descubrir todo lo que os puede aportar este humilde juego de minigolf, quedaos a descubrirlo.

Minigolf realmente infinito

Como comentaba, el título de Infinte Minigolf no podía ser más apropiado. Hay pocos títulos, independientes o triple A, en Nintendo Switch que aporten tantas horas de diversión con el gran mérito de no repetirse en prácticamente nada. No es solo la extensión del título, que no es demasiada, la que nos dará horas de juego,  sino su extensa variedad en los modos.

Este divertido juego de Zen Studios nos propone una serie de modos de juegos que en sí mismos ya pueden aportar muchas horas de diversión. A continuación os dejamos un resumen de las opciones para un solo jugador:

  • Torneo: En este modo podremos jugar contra la maquina en diez hoyos completamente distintos entre sí. Tenemos tres temáticas distintas (normal, Halloween y Navideño). Dentro de cada temática tendremos cuatro torneos distintos a los que a su vez podremos jugar en dificultad fácil, normal y difícil. Como veis, el modo principal no es nada que se pueda menospreciar.
  • Partida Rápida: Este es quizás uno de los modos más divertidos. Aunque sea para un solo jugador, tendremos que estar conectados a internet por una sencilla razón. Partida Rápida nos propone ir jugando a los escenarios que han creado otros usuarios y que han decidido compartir en la red. Los hay más sencillos, más difíciles y prácticamente imposibles. Es algo similar a lo que nos proponen títulos como Happy Wheels. Un modo de juego que, mientras tenga una comunidad detrás, será infinito.
  • Editor: Aquí podremos crear nuestros propios hoyos de forma muy intuitiva, sencilla y divertida. Después de crearlas, podréis compartirla para que esté disponible en el modo Partida Rápida o simplemente dejarlas para que jueguen vuestros amigos y se rompan la cabeza intentando hacer un hole in one.
  • Explorador de hoyos: En el que podremos practicar nuestras habilidades sin la presión del modo torneo; conseguir puntos y quedar los primeros.

Por otro lado tenemos un modo online para poder jugar torneos con personas de todo el mundo o con amigos. Los mismo que ocurre con el modo de juego de Partida Rápida, el modo online depende del apoyo de su comunidad. Mientras haya personas dispuestas a revitalizar el juego cada día, seguirá vivo.

Un estilo interesante

Cuando era pequeño, recuerdo que me encantaban los videojuegos de Micro Machines porque mezclaban el género de carreras con un escenario de lo más habitual. Eso sí construido en proporción a los coches. Por ejemplo, ya que somos juguetes, tenemos que esquivar tazas que parecen gigantes, o mandos de televisión enormes, o incluso comida gigantesca. Este escenario peculiar e interesante está muy presente en Infinite Minigolf.

Nuestro personaje tiene aproximadamente el tamaño de un ordenador portátil, así que eso justifica que la pelota sea muy pequeña y tengamos que recorrer los escenarios esquivando toda serie de objetos cotidianos como una mando, cintas de vídeo, piezas de construcción o libros. Esto hace que a la hora de jugar las partidas sean más interesantes y a la hora de crear escenarios, podamos dar más rienda suelta a nuestra creatividad.

Otro elemento interesante que encontraremos durante las partidas son ciertos personajes que interactuarán con nuestras tiradas. En el caso del primer mundo, serán cuatro animales los que se paseen por los escenarios ayudándonos a la hora de llegar al hoyo final. En el segundo mundo serán monstruos como el Hombre Lobo y en el último, elfos, renos o incluso Papa Noel. Además cada uno de estos personajes tiene una corta cinemática.

Pero no solo esos personajes pueden modificar nuestra tirada. También hay una serie de objetos que podemos aprovechar (o no) para conseguir cambiar la dirección de nuestra bola o conseguir más velocidad. Algunos ejemplos son los altavoces, que al activarse dan un pequeño impulso o los coches teledirigidos que pueden impulsarnos o frenarnos.

Potenciadores y personalización

Podría haberse quedado todo en un simple juego de minigolf, divertido, curioso y todo lo largo que quisieras. No hubiese estado mal, sin duda. Pero hay un elemento más que otorga al juego un último empujón que lo lleva a convertirse en, como he dicho antes, uno de los juegos más completos que podemos encontrar en la eShop de Nintendo Switch.

Uno de esos elementos son los potenciadores. El objetivo del juego no solo es esquivar obstáculos hasta llegar al hoyo, también se trata de hacerlo en el mínimo de golpes posible. Para lograrlo a veces solo basta con apuntar bien y encontrar la fuerza adecuada. Pero conforme vayamos llegando a los niveles más difíciles necesitaremos algo más que puntería. Con ese fin están los potenciadores, una serie de poderes que podremos recolectar a lo largo de los escenarios y activarlos cuando nos parezca conveniente. Gracias a este elemento el juego se convierte en un reto no solo de habilidad sino también de estrategia.

Otro de los elementos que ayudan a hacer este título un juego muy completo es la personalización del personaje. A medida que superemos escenarios de cualquier modo, iremos consiguiendo una especie de moneda especial para cada una de las partes que podemos personalizar. Es decir conseguiremos monedas para personalizar el pelo, para personalizar la camiseta, los pantalones, los zapatos, los accesorios e incluso la pelota y el palo de golf. Todas estas posibilidades de personalización permiten que nuestro personaje sea único y que nos pasemos mucho tiempo pensando y decidiendo el estilo que va a llevar.

Además, la tienda de personalización funciona a base de desbloqueables, de modo que desde el primer momento no tenemos todos los artículos que podemos ponernos. Con los puntos que vamos adquiriendo subimos de nivel y con cada nivel desbloqueamos nuevo equipamiento. Así que el mismo juego nos motiva a seguir jugando. Y no hay ninguna señal que lo indique pero, Zen Studios podría seguir incluyendo nuevos objetos de personalización.

Conclusiones

Desde el primer momento en el que empecé a jugar al modo torneo de este título tuve una cosa muy clara; Infinite Minigolf es un juego que nos aporta mucho más de los que podríamos esperar por los 14,99 euros que cuesta. Después, a medida que probaba otros modos como Partida Rápida o el Editor de escenarios, mi opinión se vio fortalecida.

Cabe decir que si bien podemos conseguir una experiencia casi infinita gracias al editor de hoyos y a la posibilidad de jugar a los creados por la comunidad, el modo torneo un jugador carece en muchas ocasiones de una dificultad decente. Del modo fácil al difícil, a penas cambian unos pequeños detalles del escenario (para hacerlo un poco más complicado), pero ni esos nuevos obstáculos, ni el nivel de los NPC acaban siendo un verdadero reto.

Además el modo online, por el momento solo funciona en su forma “amistosa”. El modo competitivo en el que cada victoria es importante para subir de rango y lograr más objetos todavía sigue sin estar disponible. Aunque Zen Studios ya ha asegurado que están trabajando en solucionarlo todo.

Pero por suerte siempre tendremos la imaginación de los usuarios para enfrentarnos a escenarios realmente complicados y desafiantes. Aunque cabe decir que en muchas ocasiones pecan de mal diseñados y pueden ser prácticamente imposibles. Igualmente tendremos el incentivo de intentar superar a los otros jugadores que lo han probado antes que nosotros.

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar