Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Sword of the Necromancer para Nintendo Switch
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Análisis] Sword of the Necromancer para Nintendo Switch

En septiembre de 2019 se reveló un nuevo título previsto para Switch llamado Sword of the Necromancer. Posteriormente, a finales de marzo de 2020, el estudio catalán Grimorio of Games, compartió a través de una nota de prensa que recurriría a Kickstarter para hacer realidad el juego, y que tenían a la consola híbrida en el punto de mira. Su campaña de Kickstarter se lanzó el pasado 8 de abril.

Desde entonces el juego fue un tremendo éxito, ya que a pesar de que su meta era recaudar 15.000€, consiguieron recaudar nada menos que 201.526€ gracias a la contribución de 5.507 patrocinadores, lo que supone un 1343% de su meta inicial.

Este título, distribuido por JanduSoft, estaba previsto para el lanzarse el 10 de diciembre de 2020, pero a finales de noviembre de ese mismo año se confirmó que se retrasaría hasta finales de enero de 2021.

¿Habrá merecido la pena la espera? ¡Vamos a comprobarlo!

Argumento

Cuenta la leyenda que, en las profundidades de estas montañas, un hereje decidió violar la voluntad de los dioses con el fin de conseguir la vida eterna. El hereje logró realizar su aberración con éxito, y creó una herramienta para rituales prohibidos que podía otorgar la inmortalidad… e incluso traer de vuelta a los muertos.

A lo largo de años y siglos, muchos codiciaron ese poder para ellos, pero todo lo que encontraron en la cripta del Nigromante fue su perdición. Algunos dicen que la herramienta que el Nigromante creó es también un arma… La llaman la Espada de Nigromante.

Tama es una antigua bandida que tiene la tarea de escoltar a la sacerdotisa Koko en su peregrinaje alrededor del continente. Durante su viaje, Koko muere de forma inesperada, y Tama carga con su cadáver hasta la cripta del Nigromante, donde las leyendas dicen que yace un poder capaz de resucitar a los muertos. Ese poder se canaliza a través de la Espada del Nigromante, pero Tama debe llegar hasta el creador de la espada para ser capaz de usarlo, para revivir a Koko.

Llena de desesperación, Tama entrará en la mazmorra con el objetivo de conseguir el poder prohibido de la nigromancia, ignorando los peligros que acechan en las sombras.

Jugabilidad

Sword of the Necromancer es un ARPG de exploración de mazmorras con elementos de rogue-like, cuya mecánica principal es resucitar a los monstruos que derrotamos para que puedan luchar a nuestro lado.

En este título encarnaremos a Tama y el objetivo principal del juego será resucitar a la sacerdotisa Koko, que murió de forma inesperada. Para ello deberemos usar los poderes prohibidos de la Espada de Nigromante, la cual nos permite revivir a cualquier enemigo que deje un cadáver tras de sí al morir y convertirlo en nuestro aliado para ayudar a nuestra protagonista a alcanzar las profundidades de las mazmorras y conseguir suficiente poder y traer a Koko de entre los muertos.

Hay que tener en cuenta que nuestro inventario es limitado, por lo que deberemos decidir qué elementos llevamos con nosotros y cuales descartamos. Podemos llevar un máximo de 4 objetos equipados a la vez, pero uno de ellos será siempre la Espada de Nigromante. Por lo tanto, cada arma extra, reliquia o monstruo, ocupa uno de los huecos restantes. Así que deberemos ir combinando los diferentes elementos que encontremos (ya sea en cofres, vasijas, cajas, etc.) dependiendo de la situación para poder sacar el máximo partido. A veces puede que sea más interesante llevar diferentes armas, otras en cambio puede que nos convenga llevar a diferentes monstruos. Por lo tanto elegir una determinada estrategia según la situación es de vital importancia para seguir adelante. No obstante, también contaremos con un baúl al inicio del juego, con más espacio, donde podemos ir guardando lo que vayamos encontrando y no necesitemos para ir dejando más espacio libre.

Tama cuenta con corazones, los cuales indican su vida, y una serie de orbes azules que representan la magia. Como es lógico, cada vez que nos golpee algún enemigo nos quitarán un corazón o alguna porción, mientras que los orbes serán imprescindibles para realizar las diferentes acciones, como por ejemplo realizar un impulso, o invocar a un monstruo. Tanto unos como otros irán aumentando a medida que vayamos subiendo de nivel, lo cual se conseguirá ganando puntos de experiencia al derrotar a enemigos. Además sus características también aumentarán, haciendo que haga más daño o resista más. Otro aspecto importante a tener en cuenta es que tanto los monstruos como las armas tienen sus propios atributos elementales (fuego, hielo, viento, electro, luz, oscuridad, etc.), lo que determina sus fortalezas y debilidades. Y también podemos encontrar diferentes materiales, los cuales nos servirán para mejorar las armas que encontremos (podremos forjarlas al inicio para que obtengan nuevos atributos y mejoras de daño), así como talismanes, pociones o incluso una cuerda, que nos permitirá volver al punto de inicio.

En resumen, podremos crear un pequeño ejército de monstruos (cada uno tiene sus poderes especiales y pueden mejorar a medida que luchan pero si mueren desaparecerá todo lo conseguido), equiparnos con armas y reliquias (cada arma es diferente, lo que les otorga diferentes efectos y atributos) y aumentar de nivel (mejoraremos a nuestro personaje y potenciaremos tus características) para enfrentarnos a los enemigos que se interponen entre nuestro objetivo y nosotros.

Por desgracia no todo es bueno, ya que también hay ciertos elementos que no me han terminado de convencer. Uno de ellos es que debemos que estar cerca de los monstruos para poder desinvocarlos y no puede hacerse desde cualquier punto. Esto implica que debemos dirigirnos hasta donde estén ellos y perder tiempo, resultando molesto. Esto va estrechamente relacionado con el otro aspecto que tampoco me ha gustado y es el hecho que la IA de los monstruos aliados es algo irregular. A veces se quedan fijos en determinados puntos de la mazmorra y si nos hemos alejado de ellos y nos encontramos con diversos enemigos, creyendo que nos siguen, nos veremos solos ante el peligro haciendo que muchas veces muramos cuando de haber tenido su apoyo, no hubiera sucedido.

Contamos con diferentes tipos de enemigos (que presentan diferentes características y elementos) y los combates son en tiempo real.  Tama puede realizar diversas acciones: ataques normales y cargados con la espada, así como un dash (impulso). Aunque el combate cuerpo a cuerpo resulta bastante fluido, si nos matan perderemos todo nuestro equipamiento (excepto la Espada de Nigromante), pero mantendremos parte del nivel que conseguimos. Eso se traduce en que nuestro nivel bajará cada vez que nos maten y deberemos empezar de nuevo desde el principio de la mazmorra. Cabe destacar que las mazmorras se generan de forma procedimental, lo que significa que nunca serán igual tras cada muerte (tanto la distribución de salas, como pasillos, cofres, enemigos y sala del jefe final cambiarán). Por lo tanto deberemos ir adaptándonos según las circunstancias. No obstante, cabe destacar que el mapa de la mazmorra se va generando a medida que avanzamos y no podremos verlo de forma completa hasta que no lo exploremos a fondo o encontremos su mapa. Por desgracia el diseño de niveles me ha parecido muy simple en la mayoría de ocasiones, sin der nada del otro mundo.

A pesar de ello, el objetivo es siempre será el mismo: encontrar un cofre o enemigo con una llave (en este caso deberemos derrotarlo) y hacernos con ella para poder abrir la sala del jefe final. Una vez entremos deberemos enfrentarnos a ellos y nos pondrán las cosas bastante difíciles, ya que en muchas ocasiones puede que no lleguemos con toda la vida (normalmente no hay ningún elemento para recuperarla antes) y si no vamos con buenas armas o buenos monstruos en nuestro equipo podemos pasarlor ealmente mal. Una estrategia bastante efectiva es invocar a tres monstruos y dejar que ellos le vayan atacando mientras que nosotros estamos alejados y nos acercamos en momento puntuales para golpearlos con la espada y nos volvernos a alejar hasta derrotarlos. No obstante, no siempre saldrá bien, ya que los enemigos se defenderán de diferentes maneras, como por ejemplo disparando proyectiles y si acaban con nuestros monsturos, ya no podremos volver a invocarlos quedando solos ante el peligro.

A medida que avancemos por las diferentes mazmorras y vayamos derrotando a los jefes finales, iremos descubriendo mediante flashbacks el pasado de Tama y Koko (su relación, como se conocen y cómo evolucionan juntas). De esta forma podremos averiguar porque es tan importante para Tama que Koko viva.

Además este título también cuenta con un modo cooperativo local para 2 jugadores (deberemos usar un objeto llamado Frasco del Homúnculo para crear una copia de nuestro personaje jugable). Esto nos permitirá compartir uno de nuestro Joy-Con con nuestros familiares o amigos para jugar en cualquier parte.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además  también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch y el servicio de guardado de datos en la nube.

Gráficos y sonido

A nivel gráfico, Sword of the Necromancer destaca por presentar un aspecto pixelado. Como todos sabéis, el pixel art es un técnica muy empleada desde hace años en multitud de videojuegos indie, pero a diferencia de otras propuestas que se basan en 8 y 16 bits, sus responsables han querido darle su propio toque.

Un ejemplo claro de ello es que todos los sprites del juego están animados frame a frame en 8 direcciones, ayudándose de herramientas 3D para facilitar la tarea. En cambio, en los fragmentos de historia han decidido utilizar ilustraciones dibujadas a mano, lo que según ellos les permite expresar mejor las emociones de los personajes.

En cuanto a su apartado sonoro, cabe destacar que la banda sonora presenta toques celtas y medievales, complementándose con sonoridades más contemporáneas (rock, lo-fi, metal, chill-out o incluso música popular gallega). Además los temas irán variando adaptándose a la situación que nos encontremos (explorando las mazmorras, encontrando enemigos y cuando nos enfrentamos al jefe final de cada nivel). Por otro lado, toda la banda sonora ha sido remasterizada (era una de las metas de kickstarter), y se ha contado con grandes colaboraciones como Dale North (compositor de Wizard of Legend y Dreamscaper) y Emi Evans (cantante de Nier Automata y Dark Souls). Finalmente cabe recalcar que el juego cuenta con voces en inglés y japonés y diferentes idiomas, entre ellos el español.

Duración

Los rogue-like se caracterizan por la aleatoriedad y por contar con abundantes secretos. Por lo tanto siempre resulta difícil establecer una duración exacta, ya que dependerá en gran medida de dos factores fundamentales: por un lado la suerte que tengamos con los objetos y enemigos que encontremos y por otro, de la habilidad de cada jugador a los mandos el llegar o no a ver el final del juego.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que estamos ante un título rejugable, ya que el juego cuenta con elementos como las hazañas (logros internos), por lo que si queremos conseguirlas todas, tenemos juego para rato, ya sea solos o acompañados. Además, también podemos consultar un bestiario (con todos los enemigos a los que nos hemos enfrentado), el arsenal (con las armas que hayamos encontrado), y los diarios perdidos (para volver a ver los diálogos de la historia). Todo ello lo encontraremos en la biblioteca situada al principio del juego.

Curiosidades

  • Entre las influencias principales del equipo para conceptualizar este título los desarrolladores mencionan títulos actuales como The Binding Isaac, Enter the Gungeon, Moonlighter, Wizard of Legend y grandes clásicos como Azure Dreams y The Legend of Zelda: A Link to the Past.
  • La trama principal de la trama de Sword of the Necromancer es muy similar a la de Shadow of the Colossus (uno de los juegos favoritos de sus responsables), por lo que han querido homenajearlo de varias formas en su obra.
  • Una de las características más peculiares de la consola híbrida es que el Joy-con derecho cuenta con una cámara de infrarrojos (o cámara IR), que nos permitirán escanear códigos bidimensionales que se han creado para el juego. Con dichos códigos podemos obtener objetos y monstruos que nos ayuden durante nuestra aventura. En el resto de plataformas también podrán utilizarse ya sea introduciéndolos manualmente o mediante el uso de una aplicación de smartphone. Todos los códigos se podrán obtener de forma gratuita en las redes sociales o el canal de Discord de Grimorio of Games. Y los coleccionistas no tiene de que preocuparse, ya que también compartieron que podrán comprar un pack físico de cartas IR.

Conclusión

Sword of the Necromancer es un título que llama la atención por su buena historia y personajes, así como spor u mecánica de resucitar monstruos que seguro encantará a los fans de los retos y los rogue-like. Todo esto acompañado de una buena banda sonora que ayuda a crear una desafiante propuesta de lo más interesante y desafiante, si bien no está exenta de ciertos aspectos mejorables que empañan la experiencia jugable.

Sword of the Necromancer está disponible en formato físico y digital, a través de la eShop de Switch, desde el 28 de enero a un precio de 14,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola o tarjeta microSD de 1 GB para poder descargarlo.

[Análisis] Sword of the Necromancer para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Buena historia y personajes.
  • Su mecánica de resucitar monstruos resulta interesante y estratégica.
  • Es desafiante.
  • Su banda sonora.
Flojea en:
  • A pesar de que va variando, el diseño de niveles no es nada del otro mundo.
  • Tener que estar cerca de los monstruos para poder desinvocarlos y no poder hacerlo desde cualquier punto.
  • La IA de los monstruos aliados es algo irregular.




Comentarios