Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] 2017: un año histórico para Nintendo
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Artículo] 2017: un año histórico para Nintendo

Este año 2017 llega hoy a su fin y como es habitual llega el momento de hacer balance. En este artículo repasaremos brevemente todo lo que ha supuesto este año para Nintendo. La compañía nipona a lo largo de su dilatada y extensa historia ha pasado por multitud de momentos. Algunos muy buenos, pero también otros muy malos. Han tenido años mejores que otros, pero hay suficientes motivos para pensar que este 2017, que en breve dejaremos atrás, ha sido de los más importantes sobre todo considerando la difícil etapa de la que venía Nintendo.

Como todos sabéis Wii U, a pesar de ser una buena consola, fue un fracaso comercial como ya reconoció la propia compañía, vendiendo algo más de 13 millones de consolas en todo el mundo en 5 años, por lo que quedó muy tocada, pero no hundida. La Gran N tenía la obligación de sorprender y como ya hizo en anteriores ocasiones ha resurgido de sus cenizas cual ave fénix. La respuesta ha sido una nueva consola: Nintendo Switch, una consola híbrida que puede jugarse de tres modos: en el televisor, en modo portátil y en modo sobremesa. En esta ocasión Nintendo sigue con su estrategia del océano azul, la cual busca dejar a un lado la competencia entre las empresas, ampliando el mercado a través de la innovación. Según esta visión, lo que las compañías necesitan para lograr ser exitosas en el futuro es dejar de competir entre sí, por lo que no está diseñada para competir con Sony o Microsoft sino para encontrar su propio espacio.

Si 2017 ha sido tan importante para Nintendo es en parte por haber conseguido (esta vez sí, a diferencia de Wii U), hacer llegar un mensaje claro de lo que es Switch. Ha supuesto todo un cambio, como su propio nombre indica, un «interruptor» que supone pasar de la oscuridad a la luz; y sobre todo, ha conseguido llamar la atención de todo tipo de consumidores y no solo la de los nintenderos. Ahora todo el mundo sabe que es Switch (a diferencia de Wii U que muchos creían al principio que era un simple accesorio para Wii) y su propuesta parece haber calado entre la mayoría.

Imagen relacionada

Hasta el momento Nintendo Switch ha conseguido vender más de 10 millones de consolas (cifras impresionantes teniendo en cuenta que aún no hace ni un año que ha sido lanzada al mercado) y se estima que para el fin de año fiscal (que concluye en marzo de 2018) supere las ventas globales de Wii U. Incluso algunos analistas le han augurado un éxito similar al de Wii. Además Nintendo recientemente ha compartido que espera vender más de 20.000.000 de unidades Switch en el año fiscal 2018 (el cual comienza en abril de 2018 y concluye en marzo de 2019). Nadie sabe si realmente llegará a vender esas cifras y si se cuplirán estos buenos pronósticos, pero sea como fuere, lo que está claro es que Nintendo parece haber aprendido de los errores del pasado y está empezando su recuperación.

Otro aspecto más que evidente es que por muy buena consolas que haya no venderán nunca bien si no hay videojuegos que atraigan al público y si 2017 ha sido un año redondo en Nintendo es también gracias a que hemos recibido una gran cantidad de títulos (recordamos que Switch ya cuenta con más de 200 juegos y aún no lleva ni un año en el mercado). Desde marzo de este año no ha habido mes en el calendario que no recibiera al menos un título destacado de la compañía y lo que es mejor, el ritmo de lanzamientos no ha cesado. Han aprendido por fin a distribuir sus títulos (nada que ver con los grandes períodos de sequía en cuanto a lanzamientos en Wii U) con una magnífica combinación entre títulos first party, third party e indies. Además han apostado por recuperar grandes títulos que mucha gente no pudo disfrutar por convencerles ni hacerse con una Wii U, como Mario Kart 8, un título que con la coletilla Deluxe han aprovechado para mejorar incluyendo todo el contenido de los dos DLC de serie y remodelar el modo batalla, una de la principales críticas de la entrega original, entre otras cosas, convirtiéndolo en la versión más completa. Se nota en este sentido una gran confianza en los equipos de desarrollo internos que han apostado también por nuevas propiedades intelectuales como ARMS (a pesar de no gozar del éxito que esperaban) sin olvidarse de continuaciones como Splatoon 2, uno de los mejores títulos de la consola y de los más jugados online.

Resultado de imagen de juegos Nintendo Switch

Por otra parte tampoco podemos olvidarnos de Nintendo 3DS, que también ha contribuido a hacer de 2017 un año memorable, y aunque no ha sido su mejor año, también ha recibido varios títulos que la mantienen viva y que aún tiene cosas que decir. Títulos como Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito, Poochy&Yoshi’s Woolly World, Dragon Ball Fusions, Mario Sports SuperStars, Yo-kai Watch 2: Carnánimas/Fantasqueletos/Mentespectros, Ever Oasis, Brain Training Infernal del Dr. Kawashima, Hey! Pikmin, Miitopia, Culdcept Revolt, Monster Hunter Stories, Metroid: Samus Returns, El misterioso viaje de Layton: Katrielle y la conspiración de los millonarios, Mario & Luigi: Superstar Saga + Secuaces de Bowser, Etrian Odyssey V: Beyond the Myth, Kirby Battle Royal, Pokémon UltraSol y UltraLuna y Mario Party: The Top 100. Como véis no son pocos precisamente y eso sin contar con indies, que solo están disponibles en formato digital. Además Metroid: Samus Returns no solo supuso el regreso de una de la sagas más esperadas por los fans, sino que ha sido premiado como el mejor juego portátil de 2017 en los Game Awards. Otro intento por mantener vivo al sistema fue el anuncio de New Nintendo 2DS XL, un nuevo modelo con un diseño moderno y en el que se pueden jugar a todo el extenso catálogo de Nintendo 3DS en 2D.

Resultado de imagen de familia de consolas Nintendo 3DS

Resultado de imagen de familia de consolas Nintendo 3DS

También hay que destacar el mercado de juegos para móvil, donde este año han llegado más franquicias como Fire Emblem, con Fire Emblem Heroes y Animal Crossing, con Animal Crossing: Pocket Camp. Pero Nintendo sabe muy bien lo que se hace y también ha considerado otras opciones de negocio como la nostalgia. Saben que entre su público también hay gran cantidad de jugadores veteranos y que la nostalgia vende. Esto ha quedado patente sacando la Nintendo Classic Mini: Super Nintendo Entertainment System más conocida como SNES Mini, con la que podemos revivir la era dorada de los 16 bits 25 años después de la llegada a España del «cerebro de la bestia» que incluye 21 juegos preinstalados entre los que se encuentran clásicos atemporales de sagas emblemáticas como Super Mario World, The Legend of Zelda: A Link to the Past, Super Mario Kart, Super Metroid y F-ZERO. Además, los jugadores de toda Europa hemos tenido la oportunidad de disfrutar de juegos cuyo lanzamiento original sólo se dio en América y Japón, como EarthBound, Final Fantasy III o Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars. Y como gran exclusiva, los usuarios de esta mini consola podemos disfrutar de Star Fox 2, la secuela directa de Star Fox (llamado Starwing en Europa) que nunca llegó a ser lanzada. Lo cierto es que es una jugada maestra porque de esta manera puede atraer a los jugadores veteranos, pero al mismo tiempo puede interesar a los jugadores más jóvenes que no pudieron jugar en su día a esta gran consola, ofreciéndoles una nueva oportunidad. Por suerte en esta ocasión no ha sido tan difícil de conseguir como paso con NES Mini, encontrándose actualmente en muchos establecimientos en gran cantidad.

Imagen relacionada

Nintendo tampoco se ha olvidado en 2017 de los amiibo, las figuras inteligentes de personajes que nos permiten conectar con diversos juegos compatibles para interactuar en ellos gracias al lector NFC y desbloquear contenido. Hemos recibido multitud de nuevas figuras de diversas sagas: The Legend of Zelda, Splatoon, Smash Bros., Pikmin, Fire Emblem, Metroid y Super Mario. No cabe duda que se ha convertido en un negocio muy lucrativo para la compañía. No sabemos que nos deparará en 2018, pero conociendo su éxito lo más probable es que este póximo año lleguen muchas más.

Fer

Pero por lo que seguramente 2017 quedará grabado en la memoria de todos los jugadores, epecialmente los nintenderos, es por dos extraordinarios videojuegos. El primero es The Legend of Zelda: Breath of the Wild, el título más grande de Nintendo hasta la fecha, que supone una auténtica revolución para la saga al llevarlo a un gran mundo abierto lleno de posibilidades y que ha sido premiado en tres categorías en los Game Awards de este año: mejor juego del año (GOTY 2017), mejor dirección y mejor juego de acción/aventura. El segundo videojuego por el que será recordado este 2017 es Super Mario Odyssey, un ejemplo más de que la compañía nipona siempre consigue dar una vuelta de tuerca a un género tan clásico donde parece estar ya todo inventado, como es el de las plataformas. Un título magnífico pensado tanto para los jugadores más novatos como para los más experimentados. Este título fue premiado como el mejor juego familiar de 2017 en los Game Awards. Pocas veces se habían visto en el mismo año dos videojuegos tan grandes de dos sagas tan clásicas y emblemáticas, donde tanto público como crítica se han rendido a sus pies ante la calidad de dichas propuestas.

Nintendo ha tenido grandes años en su historia, por lo que no puedo asegurar que este año sea el mejor de la compañía nipona, pero de lo que sí estoy convencido es que 2017 ha sido un año histórico tanto por cantidad como por calidad (no podemos olvidar que en el resto de compañías también se han lanzado grandes títulos este año). En definitiva 2017 pasará a la historia de los videojuegos por traernos nuevas consolas y algunos de los mejores juegos de la historia. Ahora queda esperar a 2018. Será complicado que sea un mejor año, pero tratándose de Nintendo nunca se sabe, si algo me ha enseñado este mundillo es «espera siempre lo inesperado».

¡Nos vemos el año que viene! ¡Feliz año 2018 nintender@s & happy gaming!

La imagen puede contener: una persona, texto

Comentarios