Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] King Oddball
PorLabibi  - 
Ver comentarios

[Análisis] King Oddball

La gente de 10Tons ha logrado que El gran Rey Bola llegue de una sola “piedra” a la híbrida de Nintendo, aunque eso sí, muy enfadado y dispuesto a acabar con toda la defensa militar de la Tierra, o al menos lo que queda de ella… ¡Prepárate porque tu misión es ayudarlo!

Jugabilidad

La mecánica de King Oddball es similar a otros juegos de puzles, por lo tanto muy simple de seguir: tú eres el ayudante del Rey Bola o Rey Piedra, como gustes en llamarle, y debes ayudarle a avanzar por nuestro mundo para saciar su ira. El mapa del juego se divide en 9 zonas, que a su vez están fraccionadas en 16 fases, lo que hace un total de 144 niveles de pura jugabilidad. ¿La forma de superarlas? Acabar con las tropas militares a base de pedradas, sí sí, pedradas. Para ello en cada pantalla el Rey se colocará en la parte superior de estas y con su lengua alcanzará una de las tres piedras que se encontrarán en la esquina superior izquierda, para después balancearse como si de un péndulo se tratase hasta que tú decidas el momento en el cual debe soltarla. El Rey no parará de coger piedras tras soltar una de las anteriores hasta que se hayan acabado o logres destruir a las tropas de esa fase, pero debes tener en cuenta una cosa, y es que en algunas ocasiones en vez de coger una piedra cogerá el símbolo del menú de pausa que se sitúa en el extremo contrario al de las piedras (en la parte superior derecha) y lo podrás usar como proyectil. No des todo por perdido y espera hasta el último momento, puede que una mala jugada tenga solución con algo de majestuosa «ayuda».

También debes saber que puedes aumentar el número de rocas disponibles si consigues destruir tres objetivos con una sola piedra, lo cual te recompensará con una roca dorada. Por otro lado puedes evitar perder una de ellas si de alguna forma logras que impacte contra la cabeza del Rey, lo que te permitirá recuperarla de forma dorada también. Lo malo es que aunque hayan cambiado de aspecto dichas piedras no son mejores ni tienen nada que las distinga de las normales salvo el color… ¡Pero molan!

Una vez que vas avanzando en el mapa te encuentras varias casillas extra, las cuales contienen más niveles con una mecánica similar pero distintos objetos que lanzar como granadas o cuernos de unicornio, una casilla de logros, una lista con las estadísticas de la partida, entre otras, aunque si sois de los que les gustan los retos está la casilla de diamantes, la cual te permite volver a jugar todas las fases que hayas conseguido superar hasta el momento y te propone un desafío: conseguir superar esas fases sin lanzar un diamante que se te dará como último proyectil, el cual conseguirás y con el que podrás lucirte como buen jugador pro que eres. Desde Nintenderos también os retamos a que logréis encontrar los ocho bigotes y el Mundo Secreto del Bigote por el cual debes acceder mediante el Bigote Dorado… ¡Queremos capturas de pantalla por Twitter si lo hacéis!

Gráficos

En el apartado artístico destacan sin duda alguna los fondos de cada uno de los niveles pintados con colores fríos y cálidos a mano junto con esa mezcla entre lo retro y lo moderno en algunos diseños tales como el menú, las tropas o el propio Rey. Sin duda alguna en este aspecto me quedo con la temática de los paisajes de cada una de las zonas en las cuales hace referencia a los lugares o países en los que se encuentran situadas, simulando además escenas post apocalípticas que te harán preguntar ¿qué demonios ha pasado aquí?

Sonido

Si bien el apartado gráfico es uno de los fuertes de este título no podremos decir lo mismo de su apartado sonoro, y es que King Oddball cuenta con cuatro buenas piezas musicales. Una de ellas sólo la encontrarás en el inicio del juego o en los créditos, otra en el mapa del mundo y habrá dos que se repetirán constantemente en las fases normales (salvo en el último nivel de una zona) y en las extra, por lo que se llega a hacer algo pesado el escuchar una y otra vez la misma banda sonora especialmente en las fases normales, aunque no sean para nada malas.

Diversión

La campaña del título nos abarcará entre unas cuatro o cinco horas dependiendo de la habilidad de cada jugador (y un poco de la suerte también), a lo que debemos sumarle unas seis u ocho horas más gracias a los niveles extra que desbloqueamos a lo largo de la partida. El hecho de lanzar piedras a los enemigos para destruirlos empleando la extensa lengua de un Rey con forma de bola de piedra gigante resulta chocante y divertido al principio, mas con el paso de los niveles y las horas pierde ese grado de diversión y se convierte en una lucha hombre máquina con la que mejorar nuestra habilidad. Lo más interesante es que podemos añadir hasta un total de tres perfiles de jugadores para que disfruten también del título, algo perfecto para una familia, que lo prueben tus amigos o la pareja. Sin embargo no cuenta con modo multijugador ni local ni online, por lo que si alguien quiere jugar contigo uno de los dos va a tener que mirar como el otro juega u os tocará turnaros en todo caso.

Optimización

Hablamos de un juego que anteriormente ha sido lanzado para dispositivos móviles Android, PC, XBox One, PS3, PS4 y PS Vita, por lo cual el desarrollo a Nintendo Switch no ha supuesto una ardua tarea para el equipo de 10Tons. El título está bien optimizado y cuenta con las mismas funciones que en el resto de plataformas, destacando además la opción de poder jugar a él de dos formas distintas: en forma de Tablet/Smartphone o en modo consola. Si preferimos la primera opción basta con hacer uso de la pantalla multitáctil que trae consigo la híbrida nipona, mientras que si preferimos jugar haciendo uso de los mandos debemos tener en cuenta que el control de movimiento por los menús o el mapa se realiza con la palanca izquierda o la cruceta; el botón A es para seleccionar la opción, la fase o una vez dentro de una de ellas soltar las piedras; el botón Y sirve para reiniciar el nivel; tanto el + como el botón B sirven para abrir el menú de pausa durante todo el juego. Personalmente y tras probar las dos maneras me he encontrado más cómodo jugando de esta segunda forma que en modo táctil, algo que me chocó tras descubrirlo puesto que este juego estaba pensado para disfrutarlo principalmente en dispositivos Android.

Conclusión

King Oddball es un título que dentro de su categoría de puzles no destaca por aportar algo innovador y mucho menos por historia o banda sonora, la idea principal consiste en iniciarlo y jugar, eso sí, el título está completamente en inglés. Sin duda alguna es un juego que se disfruta en pequeños ratos libres y que tras completar su campaña te ofrece el doble de horas gracias a sus fases extra y su mundo secreto. Si lo que buscas es distraerte esos ratos antes de dormir o durante tus trayectos en transporte público el Rey Piedra estará encantado de que le ayudes a liberar su rabia acumulada… y de paso liberas también la tuya.

[Análisis] King Oddball

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Más de 140 fases junto con una interesante variedad de niveles extra y un mundo secreto que alarga durante más de 10 horas la vida del juego.
  • La posibilidad de añadir dos perfiles más de jugadores te permite compartir diversión con los más allegados sin que tengas que decir adiós a tu partida.
  • A esto se le debe sumar la buena optimización realizada para la Switch y el interesante apartado gráfico.
  • Un título apto para distraerse en intervalos cortos de tiempo o para aquellos que les gusten los juegos de puzles al estilo Angry Birds y los retos.
Flojea en:
  • Para ser un juego de puzles no hay prácticamente innovación.
  • Solo hay tres tipos de tropas y una sola forma de lanzar las rocas.
  • El apartado sonoro termina siendo repetitivo en las fases normales y extra.
  • En lo personal se echa en falta un poco de historia que explique por qué está ahí ese Rey y arrasa con todo a pedradas.
  • Por último no le habría venido mal un modo multijugador local como mínimo.




Comentarios