Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Pokkén Tournament DX
PorAres  - 
Ver comentarios

[Análisis] Pokkén Tournament DX

Pokémon llega por primera vez a Nintendo Switch, aunque no de la forma que muchos usuarios quisieran.

La peculiar entrega desarrollada junto a Namco Bandai se centra en combates en tiempo real, una idea totalmente distinta a la saga principal, que cambia su público objetivo hacia la acción.

Aunque es algo que los usuarios llevan pidiendo desde tiempos inmemoriales, no es uno de los títulos que más éxito tuvieron en Wii U, y es que este título es una remasterización adaptada a Switch del juego que llegó a la ya enterrada consola de Nintendo.

Pero el verdadero objetivo de la compañía nipona con Pokkén es convertirlo en un eSport como ya lo son Splatoon o Super Smash Bros, y ahora está en mano de los usuarios llevarlo hasta este punto.

¿Conseguirán Gengar, Pikachu y el resto de Pokémon cumplir su objetivo? Echad un vistazo a esta versión portátil de Pokkén.

Un mundo diferente

Todo comienza de una forma muy diferente a las aventuras Pokémon tradicionales.

Llegamos a la región de Ferrum, un mundo algo distinto a Kanto, Johto y demás, donde los combates Pokémon se libran mediante un dispositivo que vincula al entrenador y al Pokémon.

Es por ello que, en Pokkén, controlaremos directamente los movimientos del Pokémon y no le ordenaremos ataques, de forma tradicional.

La distribución del mundo nos recuerda un poco a Pokémon Stadium, con las zonas divididas por actividades, teniendo una principal donde se desarrolla la “trama” del juego.

Lo entrecomillamos debido a que, como casi todos los juegos de lucha, es complicado que la historia tenga un desarrollo continuo y una carga argumental elevada.

Pokkén Tournament DX no es una excepción en este sentido, y veremos como avanza la trama según completamos las ligas principales, 4, mientras un Pokémon similar a Mewtwo, pero de color negro, amenaza la región de Ferrum.

El juego puede presumir de tener su propio Pokémon insignia, y es que este “Mewtwo oscuro” no ha aparecido en otro juego de la saga, al igual que un Lugia oscuro que apareció en Pokémon XD, y allí quedó.

A pesar de esto, la historia no es un motivo muy potente para incitar a seguir jugando, especialmente a los que no son fans de Pokémon, objetivo principal de la trama de un videojuego. Esto se consigue con un sistema de niveles que comentaremos más adelante, pero son decepciona un poco que Pokkén no haya sido la excepción en los juegos de lucha en cuanto a trama.

Combate perdido

Como ya hemos dicho antes, el juego es una remasterización de Pokkén Tournament que llegó a Wii U hace unos años. Su calidad visual le daba una vuelta a todo lo visto en Pokémon en 3D hasta el momento, aunque para rememorar nos tendríamos que remontar a la época de Wii.

En cualquier caso, el juego tenía en Wii U resolución dinámica y un funcionamiento a treinta imágenes por segundo.

Switch es mucho más potente técnicamente y por ello conseguimos un notable incremento en el número de imágenes por segundo, sesenta fps. No es una mejora súbita: la resolución en esta ocasión es estable en 720p.

Tras ver juegos como Splatoon 2, Mario Kart 8 o Zelda, técnicamente mucho más exigentes, correr a mayor resolución, creemos que no se ha realizado del todo un buen trabajo de optimización para la consola, y es que, aunque los efectos visuales sean correctos y los modelados tengan un nivel de complejidad aceptable, los escenarios tienen una carga gráfica muy leve, con diseños de Pokémon secundarios excesivamente planos y demasiado estáticos.

Como veis, técnicamente no destaca en exceso… si no se tratara de un juego portátil. Switch es una consola híbrida, y aunque en la televisión no tenemos un aspecto llamativo, al pasar el juego a modo portátil sí que consigue transmitir buenas sensaciones a nivel técnico, y nos hace soñar con el próximo juego principal de la saga.

Quizá el problema, más bien, sea la falta de optimización para el modo televisión, y así utilizar la potencia extra que aporta el dock de Switch.

La música tampoco es el punto fuerte del juego. No estamos ante un juego que tenga un mal apartado sonoro, pero tampoco brilla por ello.

Tenemos efectos de sonido específicos para cada Pokémon, siendo los mismos que se utilizan en la serie de animación, dejando a un lado los gritos clásicos de la saga principal y que más de uno piensa que ya deberían de jubilar.

Ser un maestro Pokémon

Aunque este juego se desarrolle en el mundo Pokémon, la forma y objetivo del juego es totalmente distinto.

Pasamos de combates por turnos clásicos a controlar directamente a los Pokémon por medio de un artefacto que lleva el entrenador. Esto permite sincronizar a Pokémon y humano, y hace que podamos jugar de la forma que nos presenta Pokkén.

El juego se basa en combates, no podremos movernos por el mundo libremente, únicamente podremos seleccionar cada una de las zonas a modo de menú de juego.

Por lo tanto, la acción principal se desarrolla en los combates: luchas uno contra uno de forma simultánea, con una cámara situada detrás del protagonista y dos estilos de combate.

Su estructura de juego depende de la fase de lucha en la que nos encontremos: tendremos un esquema de juego diferente si estamos en Fase abierta y otro completamente diferente en Fase de duelo.

Así, el juego pierde bastante dinamismo en la distancia de la Fase abierta, con movimientos en 8 direcciones en un entorno 3D y poca agilidad, precisión y daño. Esta fase solo es la excusa para llegar a la Fase de duelo, donde realmente transcurre toda la acción del juego.

En esta fase pasamos a un control muy parecido a la saga Tekken, con combates en dos dimensiones y un montón de combos por realizar, específicos de cada Pokémon del juego.

Las combinaciones de botones nos permitirán agarrar, golpear fuere o flojo, defendernos, o activar habilidades especiales.

Además de elegir a un Pokémon principal para combatir, previo a la lucha, tendremos que seleccionar una combinación de dos Pokémon ayudantes, que atacarán o nos proporcionarán beneficios durante el combate. Estas especies no están disponibles para combatir, y podremos encontrar extrañas combinaciones como Jirachi y Whimsicott, o Cresselia y Reshiram.

Aquí tenemos otra novedad, y es que, si Decidueye es la única inclusión real en el juego tras su paso por máquinas arcade y Wii U, Popplio y Litten no se quedan en la estacada siendo Pokémon secundarios seleccionables desde el momento cero.

El juego tiene cierto componente RPG, y es que según combatamos con nuestros Pokémon, irán subiendo de nivel y obteniendo puntos de habilidad. Estos puntos se podrán canjear posteriormente para mejorar ataque, defensa, velocidad a la que aumenta el contador de sinergia… en definitiva, crear un Pokémon más fuerte para combatir.

Existe contenido desbloqueable, aunque lamentablemente de carácter menor. Los personajes que encontraremos al inicio del juego corresponden a todo el plantel disponible, así como las pantallas de juego.

Actualmente, el listado se hace muy variopinto y, en ocasiones, con un gusto dudoso en la selección. Puesto que prácticamente no ha variado respecto a la versión de Wii U, es incomprensible como algunos Pokémon muy queridos por los fans como pueden ser Greninja o Zoroark no son seleccionables, mientras que podemos encontrar a Chandelure o Croagunk que no son particularmente característicos. Entendemos que cada persona tendrá sus gustos, pero al igual que se ha incluido al popular Decidueye, habría sido una buena oportunidad para escuchar a los fans.

Otros, como Mewtwo o Pikachu, cuentan con dos versiones con unos movimientos similares, y no es un plantel tan grande de personajes como para permitirse duplicados.

La clave de Switch

Pero la verdadera razón de ser de Pokkén Tournament en Nintendo Switch probablemente sean las capacidades multijugador que aporta la consola.

En cualquier lugar y con quien quieras, en la televisión, en modo tableta o de forma inalámbrica, podremos jugar con un amigo en cualquiera de las configuraciones de mando disponibles que aporta la consola.

Sorprendentemente, aunque ya viene siendo la tónica habitual, con Joy-Con de Switch en posición horizontal podrán jugar dos jugadores y de forma bastante cómoda, y es que esperábamos que, en un juego exigente a nivel jugable, con complicados combos y muchos botones, se echaría en falta alguna característica respecto al juego con el mando pro de la consola. Evidentemente no es lo mismo, pero para nada es incómodo jugar en cualquier lugar con los pequeños Joy-Con.

También es un plus la posibilidad de jugar al juego en modo portátil. Su lanzamiento en máquinas recreativas y Wii U nos ataba a estar pegados a un sistema fijo, pero ahora nos podremos llevar la partida donde queramos, sin pérdida de rendimiento ni calidad gráfica entre modo televisión y portátil.

De hecho, luce más impresionante en la palma de la mano que en el televisor, y es que poco o nada se ha optimizado el juego para verlo en pantalla grande.

Podremos también jugar a través de internet, en combates online que ya hemos probado de forma superficial. Hemos visto lag variable, desde partidas que ha fallado la conexión hasta otras que han ido fluidas y sin problemas.

La batalla de los entrenadores

Pokkén Tournament DX para Nintendo Switch es un juego correcto, que ofrece un sistema de combate muy complejo para el poco cuidado que se ha tenido en otros aspectos, siendo más concretos, en el técnico.

Se trataba de un juego que, visualmente, no era resultón en Wii U, y su traslado a Switch ha supuesto una oportunidad buenísima para potenciar un apartado que flaqueaba en la anterior sobremesa de Nintendo. Ha sido así en parte, aunque dado que no es un juego que técnicamente requiera muchos recursos, esperábamos que en el dock se alcanzaran los 1080p. Y si no fuera así, que se añadieran unos cuantos alardes técnicos extra..

Efectivamente cumple en cuanto a otras capacidades de Switch, como un gran rendimiento en modo portátil, un genial control con un Joy-Con, y modo multijugador de fácil y rápido acceso para poder jugar con un amigo en un visto y no visto.

Aun así, nos quedamos con que es un juego entretenido, con mucho potencial multijugador y competitivo, que llena huecos del catálogo y que completa un septiembre ya de por si muy solicitado por lanzamientos en Nintendo Switch.


Archivado en:  Pokkén Tournament DX Switch

[Análisis] Pokkén Tournament DX

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.6
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Poder jugar a un título tan complejo como Pokkén Tournament DX en cualquier lugar, sin perder calidad gráfica y compartirlo con un amigo de una forma tan sencilla, lo convierten uno de los juegos multijugador más potentes de Switch.
Flojea en:
  • Bastante pobre a nivel visual.
  • La trama podría dar mucho más de sí, así como su ritmo.
  • No motiva al jugador a seguir jugando.
  • El esquema de control de los personajes es muy bueno, pero el sistema de combate no es del todo cómodo y puede llegar a ser confuso.




Comentarios