Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Opinión] ¿Cuál es la diferencia?

[Opinión] ¿Cuál es la diferencia?

artículo, noticia,
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

Informándome un poco acerca de lo que opina la red sobre Switch, he encontrado un artículo de Evan Norris en VGChartz que apunta a un razonamiento que llevo tiempo queriendo exponer en Nintenderos. ¿De veras hay que seguir distinguiendo entre público casual y hardcore? ¿Cuál es la diferencia?

Si nos fiamos por el significado de cada concepto en inglés, uno sería el público esporádico y el otro, al que le pone lo difícil. De entrada, vemos que no son conceptos opuestos: el primero va por un lado y el segundo, por otro. Que yo sepa, alguien podría jugar a Dark Souls -paradigma del juego hardcore- solo una vez a la semana. Por lo tanto, ¡sorpresa!, he aquí un casual harcore gamer. Vaya por Dios.

El problema radica en que lo de esporádico se asocia con fácil. A la gente que apenas juega a videojuegos démosle algo facilote, que le de sensación que es apto para jugar con tal de atraerlo. Esto es lo que se suele argumentar. Al menos explicaría que el target de los videojuegos consiguiera expandirse a un público mayor en casos basados en controles o mecánicas de fácil comprensión como los casos de Wii Sports, Tetris, Candy Crush, etc. Así pues, el motivo de la asociación esporádico-fácil es la cercanía de estos términos en los casos mencionados en la frase anterior.

Pero veamos más ejemplos. Vamos a citar otros videojuegos o inventos de la industria que hayan causado tanto éxito como la Wii, la DS y compañía. Empezando por Minecraft, el juego más comprado de la historia, ¿podemos decir que es fácil? Muchos dirán que sí, pero desde luego no se puede equiparar a los juegos mencionados anteriormente. No se trata de dar de comer a un perro como en Nintendogs. Se trata de asimilar un mundo creado por enormes cubos pixelados, combatir, ser extraordinariamente creativo y pasarse muchas horas practicando, incluso acudiendo a tutoriales de Internet. Sí, tutoriales. Solo juegos para expertos podrían necesitar ayudas. ¿Contradice este juego la regla de «o bien casual o bien hardcore, no ambos»? Es extraordinariamente exitoso, captó al público más joven con poca experiencia en videojuegos y basó gran parte de su éxito en simplificar algunas mecánicas como la creación de los objetos para las versiones de consolas. Sí. Y sin embargo, sigue siendo más profundo, complejo y difícil que la gran mayoría de aventuras para jugadores con aires de Chuck Norris.

Seguimos. El sandbox es un género que ha cosechado grandes éxitos en general. La saga Grand Theft Auto, violenta y con alto contenido de ironía adulta, lo juega todo tipo de público -de niñas a cuarentañeros-. Cientos de millones de ventas que, espero, incluyan a parte del público llamado casual. Muchos videojuegos han intentado imitar la fórmula, pero, aunque exitosos, no han logrado ni una cuarta parte del éxito: Red Dead Redemption, Yakuza, Sleeping Dogs, Watch Dogs, etc. ¿Qué será lo que tiene GTA?

Otros juegos hiperexitosos, de la altura de Minecraft o GTA, han sido grandes sagas nintenderas como Super Mario Bros. o Pokémon, que no veo por qué hay que tratarlas ni como fáciles ni para jugadores esporádicos, al menos la segunda. Igual pasa con Los Sims, FIFA, Counter Strike, Sonic, etc. Lo que une a todas estas propiedades intelectuales es la inclusión de un concepto determinante en el momento en el que fueron lanzadas que les permitió sorprender al público en general, no que sean fáciles, como motivo de éxito masivo.

De todas formas, me gustaría aclarar que sí existen distintos núcleos que juegan a videojuegos: es obvio que hay pocas mujeres que jueguen a DoA: Xtreme, pocos ancianos que jueguen a algo que no sea Candy Crush, y, en cambio, hay adultos que solo juegan a JRPGs tediosos, cansinos, para pegarse un tiro. La conclusión de todo esto es que los juegos tienen un target específico, mucho más específico que casual o hardcore.

Porque ya me dirán, ¿cuál es la diferencia entre uno y otro?

PD: Si tenéis curiosidad, escuchad la canción que sonaba en mi cabeza mientras escribía el artículo pinchando aquí. Entenderéis el porqué del título.

Comentarios: