Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Phantom Trigger
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Phantom Trigger

Compartir en:

Lo indie en los videojuegos puede ser muy diverso; sin embargo, si me preguntaran y me pidieran definirlo, diría que un buen porcentaje de juegos de compañías independientes basan su arte en el pixel art, la cámara en una vista aérea, el tipo de juego en la acción, y el entorno en un universo de flashes y neones. El prototipo de esta definición es Hyper Light Drifter. Con una influencia clara de este, Phantom Trigger ha aparecido en la eShop de Nintendo Switch para ocupar el espacio designado a este tipo de juegos en el catálogo de la consola híbrida.

Un cóctel entre el Hack’n’Slash y el RPG

El género principal en Phantom Trigger es la acción, especialmente Hack’n’Slash. Desde la vista aérea que he comentado más arriba, nos moveremos por salas matando enemigos con distintas armas que explico después de este párrafo. Hay tres: el látigo, el sable y los nudillos (el juego está en inglés, pero estas son las armas). Cada una tiene un color distinto y esto hará ligar esta mecánica de acción directa con otras mecánicas de corte Rol o incluso puzle.

  • Látigo. Verde. Permite golpear a los enemigos desde muy lejos y acercarlos a ti. Es muy útil con enemigos que se esconden entre halos de luz o fuego porque puedes sacarlos de su zona de protección y atraerlos a una zona más cercana. Es débil.
  • Sable. Azul. Es el arma más de cuerpo a cuerpo. Puede golpear a más de un enemigo si están muy pegados. Es más fuerte que el látigo.
  • Nudillos. Rojo. Sorprendentemente, con más alcance que el sable. Permite golpear a grupos de enemigos mediante una animación de grandes puños. De fuerza similar al sable.

Otra de las mecánicas básicas de la acción del juego es la teletrasnportación. El botón B te permite esquivar golpes y aparecer a bastante distancia de donde lo habías pulsado. Es la habilidad básica de defensa. Además, el juego te recompensa si usas en combate distintas armas y realizas algún combo. Por ejemplo, si realizamos algunos ataques en un momento indicado podremos teletransportarnos en una dirección y dejar un halo de luz atrás que dañará a los enemigos.

No obstante, ya hemos mencionado que se trata de un cóctel de géneros, y que otros entran en acción. Especialmente el RPG. Cada una de las armas mencionadas anteriormente tienen un medidor de experiencia que se llena a medida que las usemos. Así, nos podremos especializar en un estilo de combate -aunque recuerdo que el juego está pensado para acabar usarlos todos y sacar partido de ello-.

No solo esta función de experiencia es lo que tiene de RPG. Tenemos nuestra base en la que prepararnos y distintos niveles a los que partir en búsqueda del objetivo final. Este concepto es típico del RPG. Distintos personajes no jugables (NPC) están en la base para ayudar, enseñarte trucos, atar algunos cabos respecto la historia, etc. Por ejemplo, tendremos un chef que nos cocinará platos curativos y de mejora de stats a partir de los objetos que encontremos en los niveles, etc.

Otro género que está presente en el juego pero que apenas tiene importancia es el puzle. Constantemente encontraremos pequeños caminos secundarios escondidos en los que habrá que deducir una combinación de golpes para acceder a ellos. El color de las armas nos dará la pista. Este tipo de deducciones son tan simples que no sabría si considerarlas puzles. A medida que nos adentremos en el juego, eso sí, nuevos puzles más o menos inspirados aparecerán para complementar los constantes escenas de combate.

Percibo inclinación hacia lo mismo

He empezado este análisis justamente con esta idea, que hay ciertos juegos que toman demasiado contenido prestado de otros, más que crear algo único. Por supuesto, si se trata de géneros establecidos en el mercado y que tienen demanda, no tengo ningún problema. Por esto la nota que acompaña este análisis no es mala. Sin embargo, yo que me dedico una cantidad enorme de juegos debido a páginas como Nintenderos, adoro cuando me sorprenden con una jugabilidad o un planteamiento que consigue una vuelta de tuerca, un giro inesperado, que supone un acontecimiento.

Lamentablemente no es el caso de Phantom Trigger. Es un juego que ya había jugado incluso antes de tenerlo en mi Switch. Se parece a tantos: el mencionado Hyper Light Drifter, Kamiko, Jotun: Valhalla, Dual Core, etc. La inclusión de una narrativa paralela tan chocante y extraña es lo que más lo diferencia de estos juegos, la cual cosa es un acierto, pero se echan de menos más elementos diferenciadores.

Y no he acabado en decir cosas negativas sobre el título. Me sabe mal llenar todo un apartado de opiniones negativas, el juego no es para nada malo, pero debo seguir. No solo se hace repetido por haber jugado al juego antes, sino que el título de Bread Team es repetitivo de por si. Los mismos enemigos (con pequeñas variaciones) se van sucediendo a lo largo de las 5 o 6 horas largas que dura el juego. Hay sorprendentes jefes y niveles, por supuesto; no obstante, no son suficiente para impedir que en más de una ocasión el aburrimiento se apodere del jugador.

Por suerte, buenos diseños de algunos jefes finales rompen con el esquema de repetición.

Dos jugadores para mejorarlo todo

Dicho lo anterior, debo reconocer que el problema de lo negativo del título se ha solucionado parcialmente con la inclusión de un multijugador local. Phantom Trigger nos permite multiplicar fuerzas junto a un amigo (se puede usar un solo set de Joy-Cons para jugar a dúo) para vencer a los enemigos que se interpondrán en nuestro viaje por el mundo paralelo al mundo real. ¡Ojo! La vida se comparte entre los dos jugadores, así que habrá que ser doblemente cauteloso, a la par que tendremos el doble de fuerza.

En modo difícil (que realmente es difícil), se convierte en un añadido indispensable. La compenetración entre los dos jugadores da el elemento diferenciador que el juego pedía a gritos. Pasar salas, descubrir la historia en compañía y comentar lo que sucede entre amigos es -cómo no- agradable. Más que agradable. No llega a esa altura, pero se acerca a la sensación de jugar en multi local de dungeon crawlers como Diablo, etc.

Conclusiones

«Estoy con alguien y quiero jugar a dos a un juego de acción simple pero retador durante un rato», este es el razonamiento ideal que hay que hacer antes de comprarse Phantom Trigger para evitar decepciones posteriores. Tiene muchas carencias tanto en concepto -es un poco lo de siempre-, como en la variedad de enemigos y como en la historia, aunque tenga una narrativa interesante. Sin embargo, tiene la virtud de entretener y retar desde las mecánicas retro de la acción Hack’n’Slash y su bonito pixel art.

Phantom Trigger ya está disponible en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 14.99 €. Textos disponibles en castellano desde el juego (no modificando el idioma de la consola).

6.9

[Análisis] Phantom Trigger

Puntuación Nintenderos: Buen juego

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Buen diseño pixel art.
  • Interesante historia paralela por descubrir.
Flojea en:
  • Poca variedad de enemigos y puzles.
  • Es difícil entender que la mezcla de las dos historias que ofrece el juego.

Comentarios