Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
Cinco días de Hyperule: aventuras compartidas

Cinco días de Hyperule: aventuras compartidas

artículo,
PorRubén  - 
Ver comentarios

Cinco son las formas que puede adoptar Link en The Legend of Zelda: Majora’s Mask y cinco son los días que quedan para uno de los lanzamientos más importantes de Nintendo.

Este es el tercero de los siete artículos para celebrar el lanzamiento de The Legend of Zelda: Breath of the Wild y el trigésimo primer aniversario de la franquicia. Estos artículos se centrarán únicamente en los juegos de sobremesa.

En ocasiones debemos afrontar los problemas solos para afrontar los miedos que nos inundan de temor. Pero en muchos otros momentos necesitaremos la ayuda de otros para solucionar lo que nunca podríamos resolver solos.

Compañeros de leyenda

Muchos han sido los compañeros de Link en The Legend of Zelda. La gran mayoría nos sirven de guías dentro del juego que nos ayudan cuando más lo necesitamos y, aunque a veces los consideremos molestos, les acabamos cogiendo cariño. Después de todo, nos han ayudado cuando más lo necesitábamos.

La yegua fiel

Probablemente Epona sea una de las compañeras más preciadas de toda la saga. No solo por ser una de las primeras en aparecer, sino por parecerse a Link en su braveza y valentía. Esta yegua es capaz de saltar un puente colgante en la fortaleza Gerudo o enfrentarse a un temible monstruo en el puente de Eldin.

Sabemos que esta yegua tiene un gran apego a su jinete Link porque en The Legend of Zelda: Twilight Princess, al hablar con ella en forma de lobo, nos ruega que volvamos a nuestra forma humana para proseguir con nuestra aventura. Como añadidura, en esta misma entrega cobra una importancia especial al principio y final del juego, pasando de dirigir un rebaño hacía el granero, a luchar caballo contra yegua en una épica batalla contra el rey de las tinieblas, Ganondorf.

Personalmente, me encanta la idea de que este compañero no haya quedado en el olvido y podamos cabalgar a esta yegua en los vastos prados de Hyrule en The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

La luz eterna

Nuestra primera compañera y la encargada de guiarnos por primera vez en un mundo tridimensional. Navi es, sin duda alguna, la compañera más característica y memorable de toda la saga. Estas dos últimas virtudes están caracterizadas por una personalidad muy marcada. Al escuchar la frase “Hey, listen!” no podemos evitar pensar en esta compañera tan insistente, habiéndose así convertido en un “meme” en la red. No obstante, y defendiéndola ante estos ataques, Navi es así por varias razones.

Nintendo la creó así porqué la necesitaba. Requerían de alguien para establecer la idea del “Z targeting”, algo totalmente innovador en la industria del videojuego, y quién mejor que un hada para redondear la referencia con Peter Pan. Además de este motivo, un hada les permitiría hacer uso de esta fijación en el objetivo diegeticamente, es decir, sin usar elementos que no estuviesen incorporados dentro del mundo de The Legend of Zelda. Esto se puede comprobar porque Navi es la que acude al objetivo enemigo para fijar el blanco.

Este es el primer y principal motivo por el cual incorporaron a esta compañera, pero es que además les sería útil como guía en este nuevo mundo tridimensional en el que se desarrollaba The Legend of Zelda: Ocarina of Time. El 3D era algo totalmente desconocido para todos los jugadores, y Nintendo creyó que incorporando a un compañero volador que te ofreciese pistas y ayuda en los puzles facilitaría enormemente la faena. El principal motivo de esto fue no evitar la frustración de los jugadores y así animarlos a terminar la aventura.

Navi apareció gracias al Arbol Deku con el único objetivo de guiarte en tu lucha contra el mal, ofreciendo meras conversaciones informativas a excepción del principio y el final. Cuando concluye esta aventura vemos a Navi desaparecer entre las cristaleras del Templo del Tiempo, sin tener conocimiento alguno de qué pasó con ella. Algunas teorías indican que se dirigió a esas cristaleras para no evitar que Link viese su lenta desaparición. Otras teorías afirman que se convirtió en una de las grandes hadas. Pero de lo que sí que estoy seguro, es que es una de las mejores compañeras que Link ha tenido a lo largo de su aventura. Tanto es así, que en The Legend of Zelda: Majora’s Mask empieza con la premisa de un héroe desolado en busca de una amiga suya.

Será en este mismo juego donde aparecerá Taya, la hermana mayor de Tael. Este hada tendrá la misma función que Navi, pero será mucho más relevante en la historia, ya que es amiga de Skull Kid e intentará salvarle de la Máscara de Majora.

El rey de los mares

¿A quién no le gustaría tener a un barco parlante como compañero de viajes? Pues Link es el afortunado de tener uno. Su nombre es Mascarón rojo y será el encargado de guiarnos en el vasto océano del mundo de The Legend of Zelda: The Wind Waker.

A este simpático personaje no lo conoceremos hasta pasada la Isla del Diablo, donde seremos recogidos por él y nos llevará a Isla Taura para que se nos introduzca en la historia y recibamos instrucciones de nuestro destino.

Lamentablemente no es un personaje muy trabajado, ya que la gran mayoría de veces solo nos es útil para transportarnos, ya que su única función en la historia es la de indicarnos nuestro próximo destino. Almenos esa es su tarea hasta el final, donde descubrimos que ese barco charlatán es ni más ni menos que Daphness Nohansen Hyrule, o lo que es lo mismo, el Rey de Hyrule.

Es uno de los compañeros en el que sientes que se podría haber trabajado más, pero por otro parte se entiende que no se haya hecho así para mantener el misterio que lo envolvía.

La Reina del Crepúsculo

Todos los mundos deben ser reinados por alguien, y Midna es la encargada del mundo crepuscular. La reina de este mundo habitado por los Twili, fue desterrada por Zant, el cual adquirió un gran poder gracias a Ganondorf. Durante este destierro conoció a Link en la prisión, haciéndose amigos, a priori, por conveniencia mutua.

No obstante, la relación entre ambos crece y se va fortaleciendo un vínculo con el tiempo. Midna es, sin duda alguna, la compañera que más relevancia toma en la historia. Al principio parece ser una desconocida más que te ayudará en la aventura, pero su carácter se va desarrollando con el tiempo y se va modelando un personaje muy interesante.

Midna parece tener una relación peculiar con la princesa Zelda, ya que no se acaban de gustar entre ellas y se crean unos diálogos un tanto peculiares. La reina del crepúsculo es un tanto divertida y algo bromista, siendo una contraposición total a los estándares de comportamiento de alguien con su estatus. Será al final, cuando adopta su forma original por la recuperación de sus poderes originales, cuando veamos un carácter mucho más parecido al de una reina, rompiendo el Espejo del Crepuscular que conecta Hyrule con su reino y preocupándose por el bien de ambos reinos.

Su función en el juego es la del teletransporte entre zonas y los consejos característicos de los compañeros en la saga. Por esto mismo, creo que Midna fue creada más como un personaje relevante que como una simple compañera de viajes.

El espíritu calculador

Sin duda alguna, Fay es la compañera de viajes con la que más cuesta empatizar. No por no tener una buena personalidad, sino porque al principio crees tener a una calculadora en forma de hada que te habla en probabilidades, algo que se hacía realmente extraño.

Pero de alguna manera entiendes esta conducta. Fay fue creada por la diosa Hylia en tiempos anteriores a los acontecidos en The Legend of Zelda: Skyward Sword, por eso entiendes de alguna manera esa conducta fría y desesperante. Ella fue creada como un espíritu que aguardaría al portador de la Espada Maestra, para así guiarlo en su lucha contra el mal.

Sus cuantiosos años de letargo le hacen mantener una personalidad típica de un robot. No obstante, Fay evoluciona de una manera magistral a medida que avanza la historia, entendiendo los sentimientos humanos y adoptándolos como suyos. De alguna manera, Fay se humaniza con el paso del tiempo y nosotros, como jugadores, vamos empatizando cada vez más con ella.

He dejado a este personaje para el final porque es curioso como es el único compañero que nos ha acompañado a lo largo de todas las aventuras en las que aparecía la Espada Maestra. Esta afirmación la hago en base a la escena de despedida, en la que Fay espera que sus espíritus vuelvan a encontrarse de nuevo al extraer la espada del pedestal. Probablemente Fay haya quedado en una especie de letargo indefinido y por eso no haya hecho aparición antes. Pero de lo que sí que podemos estar seguros es que ha aprendido mucho de los humanos después de más de tres décadas de aventuras.

De alguna manera, Nintendo nos ha transmitido el mensaje de que nunca estaremos solos aunque lo parezcamos, tanto cuando hagamos de Link, como cuando hagamos de jugadores. Siempre habrá alguien a tu lado con quién compartir nuestra felicidad.

La soledad de la naturaleza

Aunque sí que es posible tener a Link lobo como compañero temporal gracias al uso de su amiibo, la soledad es una de las características que Aounuma quiso resaltar en The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Esto no tiene por qué ser algo malo, ya que es una manera en la que podamos recorrer el mundo libremente sin que nadie nos diga lo que tenemos que hacer. No obstante, creo que sí que hay un compañero. Y este es la naturaleza.

Los nipones apostaron por crear una música ambiental mientras recorríamos el vasto mundo de Hyrule. Y no fue una decisión a la ligera, ya que de esta manera podemos escuchar “El respiro de lo salvaje” que acompaña a The Legend of Zelda, siendo la propia naturaleza nuestra compañera de viajes.

Fuente artwork.

Comentarios: