Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] ‘Back to Bed’ (eShop Wii U)
PorAlberto Millán  - 
Ver comentarios

[Análisis] ‘Back to Bed’ (eShop Wii U)

Bedtime Digital Games ya ha dejado caer en la eShop de Wii U su título estrella: Back to Bed. Después de haber pisado numerosas plataformas, incluyendo PC, móviles y otras consolas de sobremesa, el título debutó en la consola de sobremesa de Wii U hace ya unas semanas.

Seguramente en su anuncio os llamara bastante la atención por el aspecto que tiene. Su diseño es bastante peculiar y las formas que dibuja no suelen ser muy comunes en el mundo de los videojuegos. Parece un juego de lógica, de rompecabezas, pero… ¿hay algo más allá? Con este análisis intentaremos descubrir todo lo que nos puede ofrecer Back to Bed en Wii U.

Resultado de imagen de back to bed

De vuelta a la cama

Una breve introducción nos pondrá en materia al principio del juego. Bob es un señor sonámbulo: dormido, se levanta por las noches a dar paseos. Se trata de una enfermedad seria que como bien sabréis existe realmente y con la que hay que tener cuidado. Pues lo mismo sucede en este juego; la única diferencia es que los lugares por los que Bob pasea no son muy… corrientes.

Nuestra misión principal en el juego será conducir a Bob hasta su cama en cada uno de los niveles que nos ofrece el juego. Para ello, tomaremos el papel de Subob, una versión en miniatura de Bob que es su subconsciente y que camina a cuatro patas. Con este personaje deberemos mover diferentes objetos distribuidos por el nivel para que Bob no se caiga por el barranco o se despierte.

Aquí entran en juego un montón de mecánicas. Bob siempre camina en línea recta, y si se choca con algo gira en el sentido de las agujas del reloj. Por este motivo deberemos colocar algunos objetos como manzanas para que gire o peces a modo de puente de tal manera que los pasos que dé Bob le conduzcan a la cama y no al barranco o a algún peligro presente en el nivel. Si Bob cae por el barranco, aparecerá automáticamente en el punto de inicio del nivel, mientras que si choca con algún peligro, Bob se despertará y deberemos reiniciar el nivel, haciendo que los objetos que ya habíamos colocado vuelvan a su posición inicial.

En el juego tenemos vidas infinitas, y podemos reintentar una fase todas las veces que queramos. De hecho muchas veces te verás colocando objetos y disponiéndolo todo con anterioridad mientras Bob se cae por el barranco constantemente. Y es que realmente no pasa nada cuando Bob se cae al barranco, con que logre llegar a su destino, su cama, una vez, ya habrás completado el nivel.

No obstante esta no es una misión sencilla. Al menos no en todas las fases: a medida que vamos superando los niveles, vemos que el nivel de dificultad va ascendiendo considerablemente hasta llegar a un punto en el que realmente debes pararte y pensar cómo usar los diferentes objetos presentes en el nivel para que Bob llegue a la cama. Además, en cada fase se van incorporando nuevas mecánicas y enemigos que nos harán pensar aún más.

De lo que no os debéis extrañar es de la diferencia entre tiempos de superación de cada fase. Un nivel puede llevarte 10 segundos en disponer todo y que Bob llegue a la cama directamente, mientras que a lo mejor en el siguiente te tiras 20 minutos en averiguar cuál es la disposición correcta que conduce al personaje a su destino. Esto depende de la forma en la que tu cerebro enfoque el nivel. A pesar de esto y como os comentábamos antes, la curva de dificultad si puede verse en este título de una forma general.

De vuelta a la cama… otra vez

Todo esto suena muy interesante, pero seguro que os estáis haciendo una pregunta: ¿existe algún tipo de historia en el juego? ¿Algún objetivo que cumplir más allá de llevar a Bob una y otra vez a la cama? Pues sí… y no. Realmente la historia se desarrolla en este espacio tan extraño creado por la mente de Bob. Cada cierto número de niveles, podremos observar algunas imágenes que nos muestran algunas frases bastante extrañas. Estas escenas cuentan con un estilo artístico realmente logrado y ayudan a dar sensación de progreso en el juego, aunque realmente no puede interpretarse ninguna historia más allá de lo que son los sueños del protagonista.

Y es que, en relación con esto, podemos observar uno de los aspectos más negativos del juego: los niveles terminan haciéndose repetitivos. Los escenarios y decorados no varían mucho entre sí; todos ellos cuentan con un suelo creado con baldosas claras y oscuras sobre el que podremos colocar los objetos que podemos mover (manzanas y peces) y algunos elementos más con los que Bob puede chocar, la mayoría de ellos chimeneas o columnas. A pesar de que se van introduciendo más elementos y dificultades en los niveles, como por ejemplo relojes que corretean, labios que echan aire o perros, numerosas fases son muy parecidas entre sí; apenas varía la disposición de los elementos, haciendo que el juego se vuelva algo repetitivo.

En cuanto a la duración del juego, cabe destacar que el título ofrece dos «mundos» en forma de dos tipos de sueño diferentes, aunque ambos se parecen mucho y apenas hay variación entre ellos. Cada uno de estos dos mundos cuenta con un total de 15 fases organizadas en grupos de 3. En total contamos con 30 niveles que iremos desbloqueando a medida que vayamos superando las fases. Desbloquear y completar todos estos niveles nos puede llevar unas 3 horas aproximadamente.

Un aspecto positivo es que, cuando completas estas 30 fases, desbloquearás el modo Pesadilla. Este modo nos da la oportunidad de repetir todos los niveles pero con una dificultad añadida: Bob deberá pasar por un punto determinado del nivel en el que hay una llave, la recogerá y luego deberá dirigirse hacia la puerta de su cama, que estará cerrada con llave. Supone un reto bastante interesante y la dificultad aumenta considerablemente, algo que también hace que se prolonguen las horas de diversión que nos ofrece el título.

Controles, gráficos y sonido

Los controles del juego podemos decir que son intuitivos después de haberle cogido el tranquillo. Y es que al principio pueden resultarnos algo extraños, principalmente por que, a diferencia de la gran mayoría de juegos de Wii U, el título usa el botón B para aceptar y el botón A para regresar. Además el juego explica que es necesario pulsar los botones Y y B para agarrar los objetos, aunque luego te darás cuenta que con pulsar uno de los dos vale, y en ocasiones se nos hará difícil seleccionar el objeto que queremos mover. El juego no es muy preciso en este sentido.

En los niveles, los controles básicos serán movernos con el gatillo del GamePad, coger objetos manteniendo pulsados los botones B o Y y acelerar el tiempo con el botón X. Este último control será realmente útil en el juego, pues de no existir se haría insoportable tener que esperar a que Bob recorriera todo el nivel cuando ya has trazado el camino correcto hasta su cama. Dicho esto, podemos decir que los controles son bastante adecuados y no darán mayor problema. También cabe destacar que cuenta con modo Off-TV, aunque sin audio.

En cuanto a los gráficos, podemos decir que estos no son magníficos. La desarrolladora no parece haber sabido aprovechar las capacidades gráficas de Wii U. Esto lo podemos comprobar especialmente cuando observamos el juego en la pantalla del televisor: las imágenes no se ven demasiado nítidas y la definición de los elementos que están en movimiento no está muy lograda. Además, las figuras imposibles que pudieron llamarnos la atención en el anuncio del título tan solo se muestran realmente logradas en un número reducido de niveles. En mi opinión, creo que podrían haber aprovechado mucho más los gráficos de Wii U y el diseño artístico que implementaron en el juego.

El sonido del juego tampoco es para tirar cohetes. Todas las fases cuentan con la misma melodía que en realidad se trata de una especie de susurro del más allá, algo que a veces puede llegar a ser desquiciante (sobre todo cuando te has atascado en una fase y no sabes cómo disponer los objetos para superarla). Los efectos de sonido del juego sí que están algo más logrados; la mayoría de elementos cuenta con su propio sonido, podemos escuchar los pasos de Bob y además el juego está doblado al inglés.

Una peculiar voz inglesa con un acento un tanto extraño será la encargada de darnos diferentes consejos en la mayoría de las fases. En otras ocasiones su papel se reduce a decir cosas obvias como «No despiertes a Bob». El juego está traducido al español; todo lo que esta voz nos dice aparecerá subtitulado en español. Además los menús y los mundos también cuentan con traducción al español, aunque en algunas ocasiones podemos comprobar que la traducción no es muy… adecuada. Me ha llamado especialmente la atención la frase «Sueña con» que aparece en todos los niveles cuando Bob llega a la cama. Sigo sin entenderla.

Conclusión

En conclusión podemos decir que Back to Bed es un juego recomendable para aquellos que queráis pasar un rato estrujandoos el cerebro. Sus niveles suponen un desafío real, la curva de dificultad es adecuada y los niveles de Pesadilla prolongan la diversión que nos ofrece (si no tiramos antes el GamePad por la ventana por la desesperación de no poder completarlos). Los aspectos en los que el juego flojea, la poca variedad de niveles y los gráficos principalmente, no hacen que el título deje de ser un buen juego dentro del catálogo de la eShop, aunque tampoco lo colocan entre las obras maestras de la tienda virtual.

Back to Bed ya está disponible en la eShop europea de Wii U, mientras que en América podrán disfrutarlo «a principios de 2017», aún sin fecha concreta. Su precio es de 9,99€ y ocupa 655,26 MB en la memoria de Wii U o en la memoria externa.

Comentarios