Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
Avances, DS

Velocidad extrema, nitroso y derrapes: pilotamos el nuevo Need for Speed para Nintendo.

Compartir en:
La serie Need for Speed se transforma y modela su estilo a la filosofía Nintendo con dos títulos de conducción arcade aptos para los amantes de las velocidades punta. Coge tu bólido y deja tu huella por la ciudad en carreras vertiginosas.

Need for Speed se transforma, y lo hace con motivo de su visita a consolas Nintendo. Dos juegos ideados desde cero con una filosofía propia que nos exponen “un evolucionado género arcade que trae lo mejor de la serie” según sus responsables; y tan lejos de NFS: Shift como tan cercano a las funcionalidades de las consolas Nintendo. EA Montreal sabe muy bien lo que quiere y sus ideas las hemos podido probar en profundidad tanto en Nintendo DS como en Wii.

Velocidades de ensueño
Need for Speed: Nitro en su versión para Wii trae como apuesta principal una velocidad inquietante, de frenetismo sin descanso, que reta una y otra vez al jugador hasta extasiarlo. Sus 60 fps constantes son su mayor baza con la que intentan conquistar al jugador. Su conducción es enteramente arcade, aunque EA ha expresado que este juego será apto tanto para jugadores casuales como hardcores, llegando así al máximo público posible.

need20for20speed20underground20220-20screen1

Sembrando innovación, recogiendo del pasado
Otra particularidad de Need For Speed: Nitro es la posibilidad de ir dejando nuestra huella gracias a los graffitis que los coches dentellean por los circuitos. Cada vehículo tendrá su seña de identidad en este aspecto y lucirá tan bien como la realidad ya que el juego cuenta con coches licenciados. Este hecho positivo también merma su limitación en la deformación de la carrocería, que al menos en la versión que probamos, se limitaba a vagos rasguños y lunas rotas. Eso sí, un coche que reciba muchos golpes será menos efectivo en carrera, de hecho no podrá activar ni un solo nitro hasta que se recupere. EA ha ideado la posibilidad de recoger en plena carrera una serie de items dispersos por el escenario que nos ayuden a arreglar el vehículo sin necesidad de esperar al final de la carrera.

De los clásicos no podía dejar escapar los enfrentamientos con la policía, a los que podemos dar un nivel de dureza distinto según gustos. Será complicado dar esquinazo a sus vehículos ya que su IA se ha visto sobredimensionada, a la par que la velocidad que logran alcanzar poniéndose siempre encima de nosotros.

Aunque los coches están licenciados destacar que están exagerados para no desentonar con la filosofía que se ha plasmado en estas versiones. Las físicas del juego por tanto quedan relegadas al espectáculo puro de velocidades endiabladas en escenarios ideados para la ocasión.

En Nintendo DS la velocidad no es su máximo exponente, aunque la utilización de los turbos es igualmente una constante. El juego nos ha parecido aún más arcade que la versión de Wii y menos exigente, con circuitos largos pero que de momento no parecen sacar el mismo provecho del estilo de juego aplicado en la consola de sobremesa. Incidir que en esta versión para la portátil los coches hacen gala del salto en muchas ocasiones, de hecho es una recomendación para dejar el tráfico de lado y esquivar mejor a la policía.

Su estilo visual único y fresco, su constante velocidad que ahoga al jugador pero que lo extasía a su vez, saltos galácticos y explosiones de artificios, es la formula que se ofrece en NFS: Nitro, un arcade sumamente divertido que recoge lo mejor de la serie llevado a otra expresión.

Comentarios