Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] La música de Super Mario Galaxy – Parte 2
Artículos, Wii

[Artículo] La música de Super Mario Galaxy – Parte 2

Compartir en:

Tras la primera parte, seguimos con la serie de artículos del análisis de la música de Super Mario Galaxy. En este caso, vamos un par de temas importantes para la trama del juego: Catastrophe y Peach’s Castle is Stolen.

Catastrophe

Si en articulo anterior mencionamos las referencias intergalácticas que posee este título, en este tema vemos una de ellas con una presencia muy marcada.

Vemos como la pieza comienza exponiendo una sucesión de cuatro notas a las que le siguen unos timbales haciendo un elemento muy característico. A continuación, prestamos atención a la siguiente pieza (en concreto del 0:27 en adelante).

Podemos escuchar a partir del 0:27 dos notas que descienden (similar al final de las cuatro notas del tema de Catastrophe) a las que le persiguen unos timbales haciendo prácticamente el mismo elemento citado anteriormente.

No es baladí el uso de este elemento en Catastrophe que, sumado al resto de referencias intergalácticas mencionadas en el artículo anterior, vemos una fuerte inspiración en ellas para crear el ambiente adecuado para este título. Dichas referencias se han convertido en clichés asociativos. Nuestro cerebro al escuchar elementos similares directamente nos encuadra en el espacio y eso es lo que la banda sonora de Super Mario Galaxy pretende. Volviendo a Catastrophe, tras esos elementos mencionados la pieza continúa con un pequeño ascenso final donde las cuerdas realizan un tremolando – esa especie de redoble de cuerda que podemos escuchar a partir del 0:27 – que, junto al ascenso mencionado, genera un aura de tensión bastante interesante.

Peach’s Castle is stolen

Es una de las piezas más sencillas pero descriptivas del juego. El motivo es sencillo: ascensión. Si nos fijamos en la pieza consta de pocos elementos. Por un lado y tras una breve introducción tenemos una especie de giro rápido de notas – un melisma que viaja alrededor de una nota central – interpretado por las cuerdas y acompañado por un piano por la parte grave del teclado. Por otro lado, al final de cada bloque construido de los elementos anteriores un marcato de metales que asciende primero y luego vuelve a la nota de partida. Tras esa primera vuelta, el primer elemento melismático de la cuerda reaparece con más fuerza sumándole el mismo elemento a una distancia de tercera. A partir del 0:13, los marcatos de los metales aceleran su aparición hasta llegar a un clímax en el 0:19 donde las notas se alargan, incrementando la sensación de peligro y ansiedad, todo acompañado por el elemento melismático de la cuerda. Si tuviéramos que hacer un dibujo de lo que ocurre en la pieza, sería algo similar al siguiente:

Vemos como cada cuadrado negro representa aproximadamente la aparición de los metales y las líneas temblorosas describen el movimiento de la cuerda. Las flechas describen el movimiento de los metales y la cuerda dejándonos ver un claro ascenso. En definitiva, este tema usa sus elementos para recrear la escena a la perfección. Los elementos compositivos de marcatos ascendentes en los metales así como los movimientos melismáticos en la cuerda son dos recursos muy sencillos y que, sabiéndolos manejar, se pueden crear multitud de situaciones interesantes.

El poder dibujar aproximadamente una pieza es indicativo de su sencillez y claridad. Es un recurso analítico más que, dependiendo de en qué piezas se use, puede funcionar bastante bien para comprender de un vistazo que está ocurriendo.

¿Qué os ha parecido? ¿Veis bien identificado el dibujo con lo que ocurre en la pieza? ¡Dejad vuestras impresiones en los comentarios!

Comentarios