Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] La música de Super Mario Galaxy – Parte 1
Artículos, Noticias

[Artículo] La música de Super Mario Galaxy – Parte 1

Analizamos su banda sonora

Compartir en:

Comenzamos con una nueva tanda de artículos sobre las bandas sonoras de videojuegos. Tras el análisis de la música del fantástico The Legend of Zelda: Ocarina of Time (puedes ver todos los artículos aquí) nos ponemos en marcha con la música de Super Mario Galaxy. No obstante, esta nueva serie de artículos será algo más corta que la anterior.

En primer lugar nos gustaría dejar claro que Super Mario Galaxy no posee una banda sonora con vinculaciones narrativas tan férreas como el título de Ocarina of Time debido, entre otros muchos motivos, a la consecución de títulos de una misma saga con temas similares o a la práctica inexistencia de una línea temporal en la que hacer referencias músico-narrativas. Estos detalles son importantes a la hora de entender la música y de enfocar el análisis de este título de Nintendo.

Overture

Para entender la banda sonora de Super Mario Galaxy, debemos tener en cuenta dos cosas: por un lado, es el primer título de Nintendo en tener una música grabada en estudio en casi su totalidad. Sin embargo, y es el segundo punto a tener en cuenta, esto no significa que haya una ausencia de instrumentos virtuales o sintetizadores a lo largo de su música. Dicho esto, Overture es una mezcla que ejemplifica muy bien el tipo de música que nos vamos a encontrar.

El tema comienza con una pequeña fanfarria con una fuerte presencia de instrumentos de viento metal y un fondo de cuerda frotada donde nos presenta un motivo poderoso y heroico. Todo lo que podemos escuchar en esos primeros 8 segundos está grabado. Sin embargo, el piano al cuál conecta – acompañado de un arpa y de un efecto de sonido muy esclarecedor del tipo de sonoridad que nos vamos a encontrar –  son instrumentos virtuales. Esta alternancia entre música grabada y no grabada es algo muy habitual dentro de la industria por motivos que van desde el ahorro de recursos hasta una intención de apelar a la nostalgia del espectador evocada por este tipo de sonoridades. Es muy común usar instrumentos virtuales en músicas asociadas a menús e interfaces y Super Mario Galaxy maneja ese concepto a la perfección. Una vez acabada la fanfarria inicial, el piano repite el leitmotiv heroico con un fondo de arpa y un sintetizador que responde al motivo. Dicho leitmotiv está construido bajo las premisas de uno cliché asociativo que nació en el cine allá por los años setenta con la banda sonora de una de las películas más influyentes del siglo pasado: «La Guerra de las Galaxias». John Williams – compositor de la excelentísima banda sonora de dicha saga – bebe de las influencias de «Los Planetas» de Gustav Holst o de «Así habló Zaratustra» de Richard Strauss. No vamos a entrar en muchos detalles, pero desde la creación de la música de Star Wars comenzó a usarse una serie de elementos y recursos musicales que se asociaron a música «del espacio». En Super Mario Galaxy, podemos ver un retazo de ese cliché en el salto inicial de la fanfarria, donde observamos un salto de octava ascendente intercalado por una cuarta. Este comienzo es una oda al cliché galáctico. Si comparamos el tema de John Williams con el Overture de Super Mario Galaxy:

Podemos ver múltiples similitudes, no solo en las notas sino a nivel instrumental. No obstante, lo importante de este detalles es lo que evoca en el jugador: el poner en constancia que se va a recorrer una aventura de magnitudes colosales.

Attack of the airship

Tras ver a un Mario feliz en el festival estelar, comienza un ataque aéreo donde escuchamos un tema que sigue con la asimilación del cliché intergaláctico mencionado anteriormente.

Si observamos el comienzo y recordamos la asociación con Star Wars, no tardamos en ver cierta similitud con la Marcha Imperial. No obstante, no es algo de una importancia trascendente mas si un detalle interesante. La construcción de Attack of the airship es bastante sencilla: en primer lugar nos presenta un ostinato rítmico formado por unos timbales y los instrumentos graves de la orquesta. Más adelante trompas y trombones tocan tres notas que se repiten y son respondidas por una amplificación del ostinato inicial al que se le añaden instrumentos de cuerda frotada. Luego el ostinato se ve reforzado por una caja militar y más instrumentos de cuerda que conducen a una repetición de las tres notas de los metales. De nuevo se repite el bloque mencionado anteriormente hasta llegar al primer minuto donde rompe el tema con una fanfarria final.

Lo interesante de este tema – además de una sencillez pasmosa pero increíblemente efectiva – es cómo sus elementos nos presentan al enemigo. Nos resulta curioso el resultado de superponer este tema con el tema de Ganon – analizado en el artículo 16 de la tanda de artículos anterior – donde ambos casan a la perfección incluyendo. En el siguiente video podréis escuchar una mezcla muy interesante a nuestro modo de ver de la Marcha Imperial, Ganon’s Theme y Attack of the Airship que ejemplifica los conceptos que acabamos de citar.

Vemos como la posibilidad de mezclarlo así como las similitudes rítmicas nos ayudan a entender el aura maligna generada por sus características inherentes. Es un ejemplo muy interesante para entender que se le pasa por la cabeza a una compositora o un compositor a la hora de establecer una sonoridad asociada al mal.

¿Qué os ha parecido este primer artículo? ¿Conocíais las referencias mencionadas? ¡Dejadlo en los comentarios!

Comentarios