Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Another World
PorDavid Martin  - 
Ver comentarios

[Análisis] Another World

Las cosas no son como solían ser, y probablemente nunca lo fueron. Will Rogers

Y es cierto, ya no se hacen juegos como antes. En algunos casos hay que dar gracias por ello, en otros, ¡qué lástima! Hace poco vimos el análisis del juego Flashback de la compañía Delphine Software, donde se menciona un juego desarrollado un año antes, Another World. Y este es su análisis.

En 1991 y bajo el nombre de Out of this World en Estados Unidos, Outer World en Japón y Another World en el resto del mundo, Delphine Software lanza una obra maestra de los videojuegos con un diseño novedoso para la época: el uso de escenas cinemáticas en tiempo real y en secuencias entre escenas.

Éric Chahi es el responsable del diseño de esta obra de arte, desde la escenografía, la historia, hasta el código. Podemos decir que Éric desarrolló el juego él solo mientras Dolphine le pagaba. Lo que sí que no incorporó como obra suya fue la banda sonora, a cargo de Jean-François Freitas.

La historia tiene una trama de ciencia ficción, en la que Éric se inspiró en obras como Dune y el cine de ciencia ficción de la época, en la que el protagonista, un científico llamado Lester, sufre un accidente con un acelerador de partículas que le envía a otro planeta, literalmente a Otro Mundo.

Un mundo con una atmósfera similar a la de nuestro planeta, pero en el que se encuentra desamparado ante las criaturas peligrosas y desconocidas con las que se encontrará. Pero no estará solo, acompañado de Buddy, un extraterrestre aliado, tendrá que sobrevivir y escapar de otros extraterrestres que le capturaron.

Gracias a las escenas cinemáticas, a la escenografía y a la música, no tardarás en sumergirte en el juego al punto de sentirte el protagonista, vivir lo que él vive, y ser, por una vez, el protagonista de una historia de ciencia ficción.

Jugabilidad

Se trata de un juego de aventura en plataformas, con una perspectiva lateral 2D sin scroll, en la que al alcanzar el borde de la pantalla se redibujará en una nueva. Los movimientos de los que dispone nuestro personaje son: andar o correr hacia la izquierda o la derecha, agacharse, saltar obstáculos, golpear con patada baja si estamos agachados, disparar si tenemos arma. Para ello podemos hacerlo con el stick izquierdo. Para realizar el salto usaremos el botón X, aunque será más sencillo usar el botón B ya que para correr necesitamos tener presionado el botón A. Este último botón nos sirve también para realizar patadas si estamos agachados o para disparar si tenemos un arma, que consta de 3 funciones: disparo, barrera y rayo. Para disparar basta con pulsar brevemente el botón, si queremos activar la barrera lo dejamos presionado alrededor de 1 segundo y para el rayo necesitamos dejarlo presionado alrededor de 2 segundos.

Hacerse con los controles resulta algo complejo al principio, y esto dificulta bastante el avance en el juego, si además le sumamos que algunos puzzles que debemos resolver son complejos y poco intuitivos, el juego tiene una dificultad elevada.

Ya desde el principio descubriremos que al mínimo descuido Lester muere, porque el juego simula una realidad, y todos sabemos que en la vida real no hay barras de energía ni vidas extra. Cuando el personaje muere, toca empezar desde el principio de la fase en la que nos encontremos. El juego original de 1991 contaba con 15 fases, y al comenzar cada fase se nos indicaba un código que podíamos introducir para comenzar desde esa fase, ya que no tenía puntos de guardado; pero en este juego de Nintendo Switch disponemos de un guardado automático al comienzo de cada fase, por lo que podremos salir del juego y retomarlo en la fase en la que nos hayamos quedado.

Con 3 modos de juego: fácil, normal y difícil, debemos superar las mismas fases, con los mismos enemigos, pero cuanto mayor sea la dificultad elegida, mayor será la agresividad y la puntería de estos. A pesar de ello, la duración del juego puede estar entre 3 y 4 horas, dependiendo de la pericia de cada uno, si nunca se ha jugado, porque una vez conoces el juego su duración puede rondar entre 30 y 45 minutos, un tiempo que puede parecer muy corto; tenemos que pensar que el juego fue desarrollado íntegramente por una persona, que en sus orígenes no existían puntos de guardado, y que era muy raro que nuestros padres nos dejaran jugar más de 2 horas seguidas al ordenador o la consola. También tenemos que destacar que no hay extras, no hay retos adicionales, no hay ítems que tengamos que recoger, por lo que el único aliciente que tenemos una vez finalizado el juego es intentar acabarlo en el menor tiempo posible o simplemete disfrutar de la ambientación gráfica y musical; por cierto, el récord está en 9m 8s.

Gráficos y sonidos

Éric no solo es desarrollador de videojuegos sino que, además, es diseñador gráfico, y eso es notable en los escenarios del juego; es más, la portada del juego también fue diseñada por él. Con las capacidades que existían a finales de los años 80 y principios de los 90, consiguió crear una historia inmersiva en la que los escenarios eran espectaculares y si le sumamos las escenas cinemáticas, descubriremos una obra de arte. Pero en estos tiempos del Full HD o incluso el 4K, es complejo poder apreciarlo de la manera en que los viejos jugones lo hicimos; por ello Another World cuenta con un filtro gráfico que permite activar efectos de luces y sombras, suavizar el pixelado y añadir algún que otro detalle. Uno de los elementos que más me agradó es poder alternar entre los gráficos de 1991 y los de 2018 mientras jugaba, simplemente con pulsar el botón Y.

En lo que respecta al sonido, la música compuesta por Jean-François Freitas es otra obra de arte, inspirándose en la música ambiental creada por Vangelis para la película Blade Runner, consigue que, si los enemigos lo permiten, te pares por un momento a deleitar los oídos con melodías electrónicas que evocan esos sueños futuristas que todos tenemos. En la edición para Nintendo Switch, el sonido ha sido remasterizado, aunque tenemos la posibilidad de jugar con el sonido original. Además podemos encontrar la Banda Sonora Original que ha sido remasterizada y publicada en CD, formato digital y en una edición especial en vinilo a la venta en Amazon.

Conclusión

Un juego de culto que merece la pena tener en nuestra colección, una narrativa extraordinaria, una aventura inmersiva, una ambientación musical fantástica y un diseño gráfico brillante. Del mismo modo que los coleccionistas de comics aprecian a sus dibujantes, todo jugador que se precie debería jugar a Another World y disfrutar de él como si de un cómic o una novela de ciencia ficción se tratase. Impresionante labor desarrollada por Éric que merece la pena disfrutar.

Quizá la corta duración pueda hacer que nos pensemos adquirir este juego, pero si somos conscientes que adquirimos una obra de arte envuelta en un juego de culto, de seguro abrimos nuestras carteras. Disponible desde el pasado 9 de julio en la Ninteno eShop de Switch por 9,99€

Comentarios