[Análisis] The House of the Dead: Remake para Nintendo Switch
Análisis Análisis Switch Destacados Nintendo Switch

[Análisis] The House of the Dead: Remake para Nintendo Switch

The House of the Dead es un shooter arcade en primera persona sobre raíles desarrollado por MegaPixel Studio y distribuido por Forever Entertainment y Microids.

Como su propio nombre indica, se trata del remake de un título arcade de 1997. Básicamente nuestro objetivo será ir disparando a todos los enemigos que surjan a nuestro paso mientras nos movemos de forma automática por una serie de niveles.

Este título nos llega este mes de abril a Nintendo Switch. Una propuesta arcade de lo más interesante que seguro encantará a los fans de la recreativa y de paso permitirá descubrirlo a los nuevos jugadores.

¿Estará a la altura? ¡Vamos a comprobarlo!

Argumento

The House of the Dead nos narra la historia del Dr. Roy Curien, un reconocido bioquímico y genetista que está obsesionado con descubrir la naturaleza de la vida y la muerte. Cuando finalmente lo consigue, su excolega Sophie Richards pida ayuda a sus amigos de AMS, Thomas Rogan y el agente G. Su misión es clara: acabar con el macabro proyecto del doctor y salvar a todos los empleados del laboratorio.

Como suele suceder en la mayoría de títulos arcade, la historia es más bien anecdótica e irrelevante, y simplemente sirve de excusa perfecta para ponernos a disparar a diestro y siniestro a todo lo que se mueva.

Novedades de esta versión

  • Gráficos y controles modernos, incluyendo apuntado con giroscopio.
  • Multijugador local para dos jugadores.
  • Varios finales posibles.
  • Modo foto.
  • Logros
  • Armería con armas desbloqueables.
  • Nuevo modo de juego: Hordas.
  • Galería con los enemigos y jefes encontrados.

Jugabilidad

The House of the Dead: Remake destaca por contar con una jugabilidad tan frenética como directa: deberemos ir apuntando y disparar a todos los enemigos que aparezcan a lo largo de una serie de niveles mientras nuestro personaje se mueve sobre raíles para intentar llegar al final y obtener la máxima puntuación. En ocasiones aparecerán científicos que están siendo atacados y deberemos intentar salvarlos antes de que los maten. Si lo conseguimos podemos obtener recompensas, como por ejemplo botiquines. No obstante, deberemos tener en cuenta que nuestra munición es limitada, por lo que deberemos ir recargando nuestra arma cada vez que se agoten las balas.

Seguramente muchos de vosotros pensaréis que este sistema hace que dichos niveles sean muy lineales, pero lo cierto es que no es así del todo. Resulta que cada fase cuenta con diferentes rutas en función de las acciones que hagamos, por lo que deberemos rejugarlos si queremos encontrarlas todas.

En este remake existen dos modos de juego principales: Original y Horda. En ambos podremos elegir el nivel de dificultad (fácil, normal, difícil o arcade), el modo de puntuación (clásico o moderno) y el modo multijugador (deshabilitado, cooperativo o competitivo). La principal diferencia entre ellos, es que en el modo Horda, como su propio nombre indica, aparecerán un mayor número de enemigos en las fases.

Por otro lado, también contaremos con la posibilidad de desbloquear diferentes armas (una vez desbloqueadas podremos cambiar entre ellas), así como una variedad de enemigos bastante aceptable que quedarán registrados en nuestra galería una vez los hayamos derrotado. La mayoría serán zombis de todo tipo y condición, pero también nos encontraremos otros como ranas, murciélagos, babosas, etc.  Además, algunos irán armados con diferentes tipos de armas (cuchillos, hachas, mazas, martillos, etc.), incluso podrán lanzarnos objetos (como por ejemplo barriles), a los que deberemos disparar si no queremos que nos dañen. Y al final de cada uno de los niveles no aguardará el típico jefe final, que nos pondrá las cosas más difíciles, si cabe. Independientemente del tipo de enemigo al que nos enfrentemos todos contarán con un punto débil al que deberemos disparar para acabar más rápido con ellos. Esta mecánica es especialmente importante tenerla en cuenta, sobre todo, en los jefes.

En cuanto al sistema de vida, nuestro personaje contará con la posibilidad de recibir varios ataques, pero una vez muramos, deberemos gastar un crédito si queremos continuar o en caso de que no nos queden, pagar con nuestros puntos para comprar uno. En caso de morir definitivamente, deberemos reiniciar el nivel desde el principio.

Cabe destacar que el hecho de contar con diferentes niveles de dificultad, hace que cualquier jugador, independientemente de su habilidad a los mandos, pueda disfrutar de la experiencia, ya sea solo y acompañado. Y es que, si las cosas se nos complican, o simplemente queremos disfrutar del juego en compañía, podremos añadir a un segundo jugador para que nos eche una mano gracias a su modo multijugador.

Más allá de eso, también contamos en el menú principal con una serie de apartados interesantes como Estadísticas (donde podemos ver nuestra arma favorita, número de muertes, oponentes muertos, número de partidas terminadas, etc.), Tablas de clasificación (según el modo de juego, nivel de dificultad, modo de puntuación y modo multijugador) y Galería (donde podemos ver los enemigos derrotados, los logros y más).

En cuanto al control, os alegrará saber que hay opciones para todos los gustos. Podemos jugar de forma tradicional (apuntando con la palanca izquierda), con modo Joy-Con único, usar el giroscopio o combinar la entrada del giroscopio con la palanca. También podemos ajustar otros parámetros, como invertir los ejes o la sensibilidad. Independientemente del que elijamos, todos resultan bastante efectivos, por lo que será decisión de cada jugador escoger el que se adapte mejor a su forma de jugar.

Por desgracia, cabe destacar que el apuntado por giroscopio no es muy preciso, lo que se traduce en una experiencia que deja bastante que desear. No es que sea injugable así, ni mucho menos, pero no está a la altura de lo que cabría esperar, ya que no responde de forma satisfactoria. Otro aspecto negativo es que para entrar en cualquier modo de juego, así como en los diferentes niveles, hay pantallas de carga y que en ocasiones, aparecen pequeñas ralentizaciones.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además, también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch y el servicio de guardado de datos en la nube.

Gráficos y sonido

A nivel gráfico, The House of the Dead: Remake destaca por presentar unos gráficos renovados para la ocasión. El cambio con su versión original es evidente y a pesar de que no son ningún portento, si que son bastante resultones. Tanto la sangre como los desmembramientos están a la orden del día, con la posibilidad de dañar más o menos a algunos enemigos antes de liquidarlos, por lo que los amantes del gore estarán encantados. Por lo tanto, no esperéis modelados de gran calidad en personajes ni escenarios, ya que simplemente se limitan a cumplir. En este sentido, creemos que podrían haber dado más de sí.

A nivel sonoro, el título destaca por contar con melodías que acompañan perfectamente la acción que vemos en pantalla, así como efectos de sonido que cumplen perfectamente su cometido para los disparos, gritos, etc. Finalmente, cabe destacar que el juego cuenta con voces en inglés y textos en español, lo cual siempre se agradece.

Duración

The House of the Dead: Remake es un título muy corto que podemos completar en aproximadamente 1 hora. Como siempre todo dependerá del nivel de dificultad en que juguemos y de la habilidad de cada jugador y de si jugamos solos o acompañados.

No obstante, se trata de un juego muy rejugable, ya que como hemos comentado anteriormente, hay diferentes niveles de dificultad, cada nivel cuenta con diferentes rutas, existen dos modos de juego, tiene logros internos y existen diferentes finales. Una vez completada la aventura, podremos seleccionar en que capítulo deseamos jugar, sin la necesidad de empezar desde el principio, algo que siempre se agradece.

Curiosidades

Además de lanzar den formato digital, The House of the Dead: Remake contará también con dos ediciones físicas, una estándar y una edición física limitada, llamada Limidead Edition, que será distribuida por Meridiem Games e incluye lo siguiente:

  • Copia del juego The House of the Dead: Remake.
  • Una caja exclusiva con lenticular.
  • Soportes de dos personajes.
  • Set de pegatinas.

Imagen

Por otro lado, las versiones de Estados Unidos y Japón del juego presentan diferencias. Resulta que en Japón se muestra violencia más atenuada. Esto se ve principalmente en relación al desmembramiento.

Conclusión

The House of the Dead: Remake sigue siendo un título tan frenético y divertido como antaño, ahora con un aspecto totalmente renovado y novedades que le sientan muy bien. Por desgracia, a nivel gráfico es mejorable, lo que unido a sus pantallas de carga y pequeñas ralentizaciones hace que no luzca tan bien como debería.

The House of the Dead: Remake está disponible desde el 7 de abril en formato digital, a través de la eShop, a un precio de 24,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola de 3,1 GB para poder descargarlo. También estará disponible en formato físico a partir del 26 de mayo en Europa y el 14 de junio en América.

6.5

[Análisis] The House of the Dead: Remake para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Buen juego

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Las novedades le sientan muy bien.
  • Tan frenético y adictivo como antaño.
  • El poder jugar en modo multijugador (cooperativo y competitivo).
  • Es muy rejugable.
Flojea en:
  • A nivel gráfico podría haber dado más de sí.
  • Pantallas de carga.
  • Pequeñas ralentizaciones.
  • El apuntado por giroscopio no es muy preciso.