Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] La música en The Legend of Zelda: Ocarina of Time – Parte 9
Artículos, Nintendo 64

[Artículo] La música en The Legend of Zelda: Ocarina of Time – Parte 9

Compartir en:

En este noveno artículo vamos a comenzar con el análisis de los Templos del Ocarina of Time. Comenzaremos por el Templo del Bosque que, además de ser el primero que el jugador debería visitar, es el que tiene más detalles a comentar. ¡Os dejamos el resto de artículos aquí!

Templo del Bosque

No es casualidad que el primer Templo al que el juego te sugiere ir sea el Templo del Bosque. Han pasado siete años en los que Link ha permanecido en un letargo. La gran mayoría de jugadores querrán ver qué ha pasado en ciertos lugares de Hyrule y uno de los lugares más trascendentes y que queda en la nostalgia de los jugadores es el Bosque Kokiri, lugar inicial del título. Es en las profundidades del Bosque Perdido donde encontramos el Templo del Bosque, uno de los más inspirados del juego. Un templo con una importancia narrativa que con el tiempo se valora cada vez más positivamente y el lugar donde consigues el Arco de las Hadas, una de las armas más características de Link.

El tema del Templo del Bosque está a la altura de las expectativas que generan todo lo mencionado en el párrafo anterior, siendo uno de los temas más interesante. Comienza de una forma totalmente nueva para el jugador, si tenemos en cuenta los temas anteriores del juego. Un instrumento de percusión con un delay muy cerrado comienza con la nota Si (B), pudiendo escuchar rebotes en el F# y B superiores – este rebote espectralista nos recuerda levemente al tema del interior del Gran Árbol Deku. Este efecto funciona a modo de pedal, pues está presente en todo el loop. Recordemos que el tema del interior del Gran Árbol Deku, comenzaba con una nota pedal inmutable hasta el final, en concreto F# (dominante de B, que era la fundamental del acorde). En este caso, encontramos exactamente lo mismo: B como fundamental de E, pues el tema está en un centro tonal de E. Seguidamente encontramos una sucesión armónica llevada por una especie de sintetizador (0:05). Un sonido bastante limpio que, si bien no es igual al instrumento usado en el interior del Gran Árbol Deku, se le parece bastante. El tipo de acorde que realiza también es similar en cuanto a concepción. Encontramos una fundamental que, en este caso, no es sólo un F# como en el tema del interior del árbol, sino que alterna entre E y F♮. Una sucesión de dos notas que no para prácticamente en todo el loop. A esta base, se le van sumando notas restantes de dos acordes, que nunca llegan a conformarse completamente pues este instrumento solo toca dos voces, pero es tremendamente denso pues la segunda voz (la voz superior en el ejemplo) alarga su resonancia hasta la siguiente aparición con su mismo nombre.

Además del carácter de la pieza donde las distintas notas aparecen poco a poco, – hecho que lo asemeja a la primera mazmorra – encontramos un parecido al tema del Árbol Deku. Si recordamos, este tema estaba construido en un C frigio, que alternaba C y Db cada dos compases mientras acompañaba melodía de dos notas a distancia de cuartas. Esa concepción se asemeja bastante al pentagrama superior e incluso guarda una relación melódica bastante interesante.

Si comparamos ambos temas (transportamos el tema del Árbol Deku a E), observamos como, además de cuadrar armónicamente a la perfección, el salto Re-Si se conserva en ambos temas. Teniendo en cuenta que ese Re en el Templo del Bosque es la nota de la melodía más aguda, apareciendo con bastante frecuencia y que el giro también está en el tema del Árbol Deku, siendo la nota más aguda también y apareciendo tras una progresión melódica ascendente, creemos que son puntos suficientes para establecer cierta similitud. En el siguiente video podéis comprobar lo bien que empastan el uno con el otro.

 

Como un tercer elemento, encontramos conjunto de notas muy interesante interpretado por una especie de flauta de bambú (0:17). La sonoridad de la flauta más la del sintetizador, es demasiado parecida al tema del interior del Gran Árbol Deku como para ser coincidencia. Sin embargo, no solo el timbre de este elemento es importante, sino las notas que toca.

Recordemos que este templo está al lado del Bosque Kokiri y que Saria, la kokiri amiga de la infancia de Link, está en algún lugar de ese templo. Si realizamos un resumen narrativo:

Recordamos el Bosque Kokiri y su elemento característico de acompañamiento

Cambiamos el centro tonal, pues las cosas han cambiado mucho desde que Link abandonó ese lugar.

El tiempo ha afectado a muchos lugares de Hyrule incluyendo el Bosque Kokiri, antaño habitado por los alegres Kokiri pero plagado de monstruos cuando Link vuelve. El Bosque Kokiri queda desdibujado por el tiempo.

Link vuelve para ayudarles. Hay un regreso, una inversión del camino. Hay que repetir el proceso, volver a ayudar a la naturaleza. Lo que antaño fue ayudar al Árbol Deku, ahora es un bosque completo.

Atravesamos el Templo del Bosque y escuchamos los ecos del pasado…

Además, si analizamos las tres notas de este elemento podemos comprobar como son muy parecidas al tema de los Bosques Perdidos (que ya vimos en el articulo parte 3). A continuación os dejamos un video que trata de aclarar lo explicado anteriormente.

En conclusión, vemos un tema bastante interesante. Tiene una base, una construcción armónica y una tímbrica conformadas por una especie de flauta y un sintetizador similar al interior del Gran Árbol Deku y un elemento que reconocemos como una variación del tema del Bosque Kokiri, sin olvidar la similitud melódica que guarda con el tema del Gran Árbol Deku. Entendemos que estas referencias no son coincidencia pues, además de no darse relaciones similares entre otras canciones, pertenecen a un mismo conjunto geográfico del juego, concretamente a la zona inicial del mismo y su vuelta a ella tras unas cuantas horas de gameplay. El resto de la pieza sigue combinando estos tres elementos, intercalados por dos partes “B” en la que el tercer elemento toma todo el protagonismo, quedando una estructura de “A-B-A-B”.

Nos gustaría cerrar este noveno artículo con una reflexión. El análisis musical trata de conocer no solo los elementos más evidentes a simple vista, sino adentrarse en las interpretaciones más profundas de una pieza. Esto conlleva trabajar en la delgada línea de lo intencionado o no por parte del compositor. No obstante, si algo existe, no importa si es o no intencionado: está ahí y cobra vida al ser analizado. Esto queremos aclararlo ya que muchas de las reflexiones y vinculaciones musico-narrativas que realizamos no dejan de ser observaciones particulares de la música, interpretadas con una intencionalidad comunicativa y cultural detrás.

¿Qué os ha parecido? ¿Os ha gustado la interpretación de ese tercer elemento tan característico? ¡En el próximo artículo hablaremos de otros templos y los secretos que esconde su apartado sonoro!

Comentarios