Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Tales from the Borderlands para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Tales from the Borderlands para Nintendo Switch

Compartir en:

Poco a poco van llegando a la híbrida de Nintendo todas esas aventuras gráficas que en su día hiciera Telltale Games. Algunos títulos aún siguen ausentes, así que a falta de Game of Thrones o Guardians of the Galaxy, ya podemos arrojar nuestro dinero a Tales from the Borderlands.

Telltale y Borderlands

En realidad os he mentido sutilmente en el párrafo anterior, pues Telltale Games tiene muchos más juegos a sus espaldas, pero sí es cierto que empezó a definir su marca y, sobre todo, su sello visual, cuando lanzó la primera entrega de la serie de The Walkind Dead allá por el 2012. Con aquel juego buscaban acercarse estéticamente a los cómics en los que se basaban adoptando unos gráficos en 3D que imitaran los dibujos 2D con contornos definidos propios del papel. Luego llegaría The Wolf Among Us, también tomando las novelas gráficas como punto de partida y siguiendo con el estilo cel-shading. Casi me parece poético que en el momento en que cambiaron el origen de los universos que querían expandir a través de sus juegos lo hicieran precisamente con la saga de Bordelands, cuyo apartado artístico es tan similar al que manejaba el estudio y que, desde ese primer juego de zombies, ha sido recurrente en los títulos que han ido lanzando.

Pero para orientarnos un poco dentro de la línea temporal de esta serie de juegos, veamos en qué punto de la cronología se encuentro Tales from the Borderlands:

Borderlands 1 > Borderlands: the Pre-Sequel! > Borderlands 2 > Tales from the Borderlands > Borderlands 3

De las cuales Nintendo Switch ha recibido todas las entregas en sus versiones definitivas exceptuando la tercera parte. Ahora llega la pregunta evidente: ¿Hace falta haberlos jugado todos para disfrutarlo? No. ¿Sería recomendable? Sí.

Así son las cosas y así se las hemos contado

El juego no se esfuerza demasiado en acercar su lore a quienes lo desconozcan, con un resumen de los acontecimientos demasiado escueto antes de comenzar la aventura, pero sí enriquece el mundo preexistente con referencias más o menos sutiles a los juegos originales llegando incluso a dar gran protagonismo a algunos personajes de entregas previas, aunque en este caso quienes encabezan la narración son Fiona y Rhys.

Rhys es un cyborg que trabaja para Atlas, con una interfaz que nos permite analizar nuestro entorno y hacer uso de un robot, mientras que Fiona es una ladrona de Pandora, para la que se emplean una tipografía y unos grafismos diferentes, acordes con su look de “vaquera espacial”. La narración se desarrolla mediante una serie flashbacks, con ambos personajes relatando sus pericias a su captor que busca la verdad. Y esto es muy importante para entender el valor de cómo se nos cuenta la historia, volviéndose casi una hagiografía, porque ¿qué iba a hacer un cobarde sino embellecer la fábula de su vida fracasada?, sólo para que instantes después su contrapartida lo baje de las nubes. Los puntos de vista de Fiona y Rhys son muy distintos, pero los dos convierten sus vidas en una leyenda, nos hablan sobre cómo de impecables iban a ser sus planes en misiones arriesgadas, fuerzan los acontecimientos para construir la mejor reputación de sí mismos, algo así como lo que hace Kvothe en El nombre del Viento al ser impreciso a su favor cuando rememora su pasado. Si de todos modos tus recuerdos siempre  van a ser imperfectos, ¿por qué no recordar algo épico?

Pero toda epicidad termina al finalizar una gran gesta, y eso también lo hace bien. Sin duda encontramos diferencias de ritmo entre los distintos capítulos y a veces son redundantes, pero en general los elementos clave de una buena historia son un principio y un final que marquen, porque la primera impresión y la última son las que se nos quedan grabadas. Tales from the Borderlands sabe manejar bien esa despedida y todos los sentimientos que ella implican, juega con los clichés, sí, pero a veces los clichés son muy ciertos, y estás ahí, en el abismo, a punto de terminar, de despedirte, preguntándote qué vendrá después de cerrar este ciclo.

Así pues tenemos un argumento alocado, lleno de guiños, con personajes principales y secundarios carismáticos, pero perdemos el estilo de juego primigenio que ahora es un “sistema de juego marca Telltale Games”, alejándose del shooter en primera persona para ofrecernos una aventura gráfica en tercera con tomas de decisiones a contrarreloj y muchos quick time events en secuencias de acción resueltas de forma… mejorable, pero con un tipo de interacciones que acabarían implementando en Batman. Aunque a pesar de contar con un gameplay justito, logra innovar por la forma en la que evoluciona el manejo de los personajes a lo largo de la partida y manteniendo siempre una alta calidad cinematográfica, ¡a cada nuevo capítulo estoy deseando ver los créditos iniciales!

El port

Estoy harta de repetir que los ports para Switch son vagos, pero los ports para Switch son vagos. Se podrían usar controles táctiles, no tiene controles táctiles. Se podría incorporar el control por movimiento, no lo hay. Se podría meter vibración, no vibra. Se podría cambiar el idioma de los subtítulos desde el propio juego, debes reiniciar la consola modificando la configuración. Se podrían saltar los diálogos si te matan y tienes que reiniciar una fase de QTE, te tragas la parrafada de nuevo porque no se puede hacer “skip”.

Pero lo que más me duele de todo, aunque tenga opiniones encontradas al respecto, es que se haya eliminado una de las señas de identidad de Telltale. Ya no se pueden ver las decisiones de otros jugadores al final de cada capítulo y/o del juego. Es posible que debido al cierre de la empresa se decidiera dejar de dar soporte a este elemento en línea que se construía en base a las decisiones de otros, pero si estás rescatando un juego de Telltale y no incluyes esta función, aunque sea con registros de datos desfasados, no estás entregando un verdadero juego de Telltale, estás entregando un juego parecido pero que ha perdido parte de su esencia, y ésta es sólo una de las muchas cosas que se perderán si la preservación del videojuego sigue este camino.

Recomendado para…

…seguir explorando las áridas tierras de Pandora desde una posición más relajada, tirada en el sofá de tu casa para una sesión de cine más larga e interactiva de lo habitual.

Otros títulos a los que me remite

  • Me he descubierto dándome cuenta de la relatividad de la objetividad en la historia, por ello siempre es bueno volver a Heaven ‘s Vault para reflexionar sobre ella.
  • El gauchito volador, uno de los cortometrajes que aparece en la peli Los tres Caballeros de Disney, juega con el poder del narrador para alterar la realidad.

Tales from the Borderlands ya puede adquirirse en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 24,99€ y cuenta con un tamaño de descarga de 7,3 GB.

7.5

[Análisis] Tales from the Borderlands para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Historia ligera pero hábilmente contada.
  • Una experiencia muy cinematográfica.
Flojea en:
  • Es un port vago en muchos aspectos.
  • Ya no pueden verse las decisiones de otros jugadores al final de los capítulos.

Comentarios