Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Bladed Fury para Nintendo Switch
PorPsyko  - 
Ver comentarios

[Análisis] Bladed Fury para Nintendo Switch

Corren buenos tiempos para los fans del género acción y es que en los últimos años hemos recibido diversas propuestas para todos los gustos en la consola híbrida de Nintendo. Dicho género siempre ha caracterizado por presentar una jugabilidad muy simple y directa, pero todos comparten una característica única: siempre resultan tremendamente entretenidos y divertidos de jugar.

Pues bien, hoy analizaré otro título perteneciente a este género tan clásico. Se trata de Bladed Fury, un título de desplazamiento lateral 2D de fantasía clásica desarrollado por NEXT Studios y distribuido por PM Studios, basado en la historia y la mitología chinas con una pizca de surrealismo en la mezcla. Es posible que a algunos os suene su desarrolladora, ya que también es la responsable de Iris.Fall, título que está disponible en la consola híbrida desde el pasado 7 de enero (en formato físico y digital).

Bladed Fury fue lanzado originalmente el 18 de diciembre de 2018 en PC (con reseñas muy positivas en Steam) y llegó a PS4, Xbox One y Nintendo Switch a finales del pasado mes de marzo. Esta última versión es la que hoya analizaré.

¿Estáis preparados para repartir espadazos en la antigua China?

Argumento

Al comienzo del Periodo de los Estados Combatientes, Tian, ​​un oficial a las órdenes del duquee Kang de Qi, colocó una trampa que mató al duque, exilió a Ji, la princesa más joven, y puso a Shu, la princesa mayor, bajo arresto domiciliario. Este suceso estableció a la familia Tian como gobernante de Qi.

Ji trató de buscar justicia, pero fracasó repetidamente. Durante su viaje, se encontró con antiguas deidades como Hou Yi y Jingwei, quienes le ayudaron a obtener los poderes de Soul Slivers y finalmente regresó al Palacio para terminar lo que comenzó. Cuando todo se calmó, Ji se dio cuenta de que este era el comienzo de un nuevo mundo…

Aunque como podéis ver presenta una historia más profunda que la mayoría de títulos del género, lo cierto es que ésta queda en un segundo plano, siendo una mera excusa para ponernos a los mandos a repartir espadazos y por lo tanto, cediendo todo el protagonismo a la jugabilidad.

Jugabilidad

Bladed Fury es un peculiar hack and slash para un jugador que combina acción y plataformas con pequeños puzles y toques de rol. Si por algo se caracteriza este tipo de títulos es por ser título rápidos, accesibles y con una jugabilidad a prueba de bombas. Con pocos comandos podemos empezar a repartir tortas, por lo que es un género ideal para cualquier jugador, independientemente de su habilidad a los mandos.

En esta ocasión encarnaremos a la princesa Ji en una historia de venganza personal. Las fases son de desarrollo lateral en 2D, cuenta con varios niveles y aparecen multitud de enemigos por los laterales de la pantalla (tanto por delante como por detrás) y debemos derrotarlos para poder seguir avanzando (la pantalla se para hasta que no acabemos con todos). Por desgracia el diseño de niveles es bastane simple y lineal, por lo que más allá de momentos puntuales donde podemos ir por diferentes rutas, solo hay un camino posible para seguir avanzando. En algunas ocasiones también deberemos resolver algún puzle (todos muy sencillos).

Antes de empezar nuestra partida podemos seleccionar dos niveles de dificultad (fácil y normal) y hay un tercero que se desbloquea al completarlo en cualquiera de ellos (difícil). La base del juego son los combates, por lo que Ji cuenta con diferentes acciones: ataque débil (con la espada doble y es rápido), ataque fuerte (con la gran espada y es lento), doble salto, dash (para esquivar ataques), protegerse (con un escudo), curarse y si combinamos la cruceta/stick derecho con los botones de ataque podemos realizar diferentes combos (tanto aéreos y terrestres), permitiéndonos aumentar el multiplicador y hacer aún más daño a nuestros adversarios.

Tampoco faltarán los ataques especiales (podremos equiparnos cuatro de los seis que obtendremos) que sirven para desactivar las defensas e infligir mucho daño, aunque pueden ser bloqueados. Pero no solo deberemos atacar, sino que también será importante saber defenderse. Para ello contamos con la posibilidad de realizar parrys (llamados Precision Strikes en el juego), por lo que será fundamental conocer los ataques de todos los enemigos y controlar bien el timing para poder bloquearlos en el momento justo. No obstante, existen los llamados ataques penetrantes, los cuales no pueden bloquearse por lo que será importante estar atentos para esquivarlos. Por otro lado, algunos enemigos contarán con un «armor» que requerirá que destruyamos previamente atacando con la gran espada para poder dañarlos.

A medida que vayamos derrotando enemigos iremos obteniendo una serie de orbes/almas (verdes y amarillos) que nos permitirán invertirlos para potenciar a nuestro personaje con nuevas habilidades (también podremos encontrarlos al romper vasijas de los escenarios). Por otro lado, en los diferentes niveles iremos encontrado unos faroles que actuarán como puntos de guardado y además de rellenarnos todo, también nos permitirán mejorar a nuestro personaje (espadas dobles, gran espada y mejoras del propio personaje) desbloqueando habilidades. A medida que vayamos derrotando a los jefes iremos adquiriendo una serie de Soul Slivers, que son sus almas y nos permitirán invocarlos para que nos ayuden con ciertas habilidades especiales a derrotar a todos los enemigos que surjan a nuestro paso. No obstante, debemos tener en cuenta que cada una de ellas tiene un número limitado de usos, los cuales se irán recargando de forma gradual a medida que pase el tiempo. Sin duda los jefes finales son de lo mejor del juego, ya que cuentan cada uno con su propio patrón de ataques y varias barras de vida, siendo el mayor reto para seguir avanzando. Por lo tanto lo más recomendable es reservar los Soul Slivers para ellos.

Pero no todo será combatir, y es que como he comentado anteriormente, el título también cuenta con secciones plataformeras y algunos puzles, por lo que hay cierta variedad de situaciones, haciendo que sea bastante entretenido, si bien tampoco es que destaquen especialmente. Por desgracia, este título adolece de varias pegas que afean el resultado final. Por un lado, los continuos diálogos cortan bastante el ritmo de juego, por otro hay poca variedad de enemigos (por lo que pronto puede caer en cierta monotonía) y finalmente tiene problemas de rendimiento con caídas del framerate. Es una pena, ya que es importante que estos títulos sean fluidos y aunque en general lo es, estas caídas aparecen más de lo que nos gustaría. Esperemos que peudan solucionarlo con un futuro parche.

Finalmente hay que destacar que este título, como la mayoría de juegos de Switch, puede jugarse en modo portátil, modo sobremesa y modo televisor. Además  también es compatible con el mando Pro de Nintendo Switch, y el servicio de guardado de datos en la nube.

Gráficos y sonido

A nivel gráfico el juego destila belleza por los cuatro costados, con un magnífico diseño artístico basado en el estilo artístico tradicional chino. Estamos ante un título que a nivel visual recuerda inevitablemente a títulos como Muramasa: The Demon Blade, un título desarrollado por Vanillaware y lanzado para Wii en 2009, con el que parece compartir ambientación y periodo histórico, aunque salvando las distancias. Además destaca por contar con buenas animaciones, las cuales se muestran bastante fluidas y pantallas de carga bastante rápidas, algo que se agradece y más viniendo de un estudio indie relativamente pequeño.

En cuanto al sonido, destaca más por su sonido ambiental que por las melodías, las cuales están inspiradas, como no podía ser menos, en China, ambientando muy bien todo lo que vemos en pantalla. Los efectos de sonido también están a buen nivel y acompañan perfectamente la acción. Finalmente cabe destacar que Bladed Fury cuenta con voces en chino y textos en inglés, japonés, chino y coreano. Es una pena que entre ellos no esté el español, pero la historia se puede seguir bastante bien y no es un género que requiera grandes conocimientos  de un idioma para poder completarlo sin problemas.

Duración

La historia principal de Bladed Fury puede completarse en aproximadamente unas 3 horas, pero como siempre esta duración es muy relativa, ya que el título cuenta con varios coleccionables (una especie de cúmulos de almas) que si queremos encontrar implicarán explorar a fondo cada nivel. Eso sí, cabe destacar que una vez completado el juego no podremos regresar a los niveles visitados anteriormente para explorar y poder encontrarlos, por lo que no es nada rejugable en este sentido.

No obstante, para los jugadores a los que les gusten los retos, más allá de la historia principal, también contamos con un Modo desafío (se desbloquea al completar el juego), el cual nos permite enfrentarnos a todos los jefes del juego de forma consecutiva en una prueba contrarreloj, por lo tanto la aventura puede alargarse algo más si sois jugadores completistas.

Conclusión

Bladed Fury es un hack and slash en 2D que destaca por su magnífico diseño artístico y su jugabilidad directa. Entre sus principales inconvenientes está su poca variedad de enemigos, un ritmo algo lento debido a los diálogos y caídas del framerate, pero desde luego si os os gusta el género aquí tenéis un título recomendable.

Bladed Fury está disponible en formato digital, a través de la eShop de Switch, desde el pasado 25 de marzo a un precio de 16,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola o tarjeta microSD de 755 MB para poder descargarlo. Una versión en formato físico también está disponible desde el pasado 9 de abril.

[Análisis] Bladed Fury para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Su maravilloso diseño artístico.
  • Su simple pero divertido sistema de combate.
  • Sus geniales jefes finales.
  • Apto para todo tipo de jugadores.
Flojea en:
  • Poca variedad de enemigos.
  • Caídas del framerate.
  • Su escasa duración y poco contenido.




Comentarios