Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Infliction: Extended Cut para Nintendo Switch
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Infliction: Extended Cut para Nintendo Switch

Compartir en:

Son varios ya los exponentes del género de terror que tenemos en nuestras Nintendo Switch. Y para sumar un poco más de variedad, llega Infliction: Extended Cut, de la mano de Blowfish y Caustic Reality. ¿Conseguirá meternos el miedo en el cuerpo?

Una nebulosa de dudas

Infliction: Extended Cut comienza con mucha confusión. Nos ponemos directamente al volante de un vehículo que acaba estrellándose frente a una casa, que resulta ser la nuestra. O al menos sobre el papel, ya que hay elementos que no recordaremos del todo bien.

A medida que avanzamos un poco y gracias a las distintas notas y hojas que encontramos, iremos descubriendo que somos Gary, un padre de familia que encuentra que su hogar está vacío, sin su mujer ni su hija, y mucho más extraño de lo normal. Y aquí es donde debemos comenzar a investigar en una casa que parece invadida por lo sobrenatural, lo demoníaco y los espíritus.

Sin embargo, el juego pronto nos hará dudar constantemente: ¿qué ha ocurrido de verdad? ¿Dónde está nuestra familia? ¿Quién es el verdadero monstruo en todo esto? Eso es algo que debemos descubrir por nosotros mismos y de lo que no hablaremos más para no entrar en ningún tipo de spóiler. Pero ya os puedo decir que la historia sabe llevarnos en esa ola de misterio e intriga para terminar de descubrir todo.

Y algo importante en un juego de este tipo, son los sustos. En este sentido, Infliction: Extended Cut sabe alterarnos en varios momentos de la aventura, creando una tensión latente y utilizando los famosos jump scares con los que consigue levantar al usuario de la silla en alguna que otra ocasión.

Una técnica anclada en el pasado

Lo cierto es que algo que nos puede echar para atrás de primeras en Infliction: Extended Cut no es ningún susto, sino su apartado gráfico. Hablamos de un sistema definido por bugs y errores como clipping y tirones en la fluidez del juego, que no dejan muy buen sabor de boca.

En cuanto al aspecto visual en general, puede llegar a cumplir por la manera correcta en la que usa la iluminación, pero si nos dicen que este apartado gráfico se creó hace 15 años, sería totalmente factible. El juego sufre algo más en modo portátil que en modo sobremesa, aunque en ambos casos se le ven demasiado sus defectos.

Respecto al sonido, salva la papeleta. Y es que, como ya sabemos, el apartado sonoro en un juego de terror es esencial, y en este punto Infliction: Extended Cut cumple, aunque sin llegar a sobresalir. Los efectos de radio, las voces y las llamadas, están perfectamente ejecutadas, así como las diferentes narraciones (en inglés, con subtítulos en castellano) que nos meten aún más en la historia. No nos van a llevar a la octava dimensión del terror, pero saben tapar en cierta medida un apartado gráfico mediocre para tratar de mantenernos en su dinámica.

Con linterna y cámara

En el apartado jugable, Inflcition: Extended Cut nos pone en la piel de un verdadero superviviente, donde deberemos investigar con nuestra linterna, una cámara fotográfica (que nos darán cuando llevemos un tiempo de aventura) y poco más.

Con una cámara en primera persona, podremos escondernos también de ese espíritu que nos persigue a menudo por la casa, bajo camas, mesas, en armarios…etc. Para tener una referencia, podríamos decir que es un sistema similar al de Alien Isolation aunque, eso sí, muy por debajo respecto al título de The Creative Assembly.

Contamos con un sistema de apuntado correcto, la posibilidad de examinar casi todos los objetos que encontramos por el escenario y hacer zoom en los elementos que más nos interesen. No contamos con un inventario como tal, y en las misiones que debamos recoger objetos, se marcarán como cumplidos sin poder visualizar dicho inventario.

No es demasiado profundo aunque, con la idea de transmitir esa sensación de agobio y de supervivencia, no lo necesita. Sin embargo, aspectos como que la linterna es de pilas infinitas y la cámara de fotos cuenta con carretes que parecen no acabarse nunca, termina por restar en esa sensación de agobio y de fidelidad a lo que se quiere transmitir.

Lo que dura una pesadilla…

Infliction: Extended Cut no lleva más de unas 5 horas en ser completado. Eso sí, una vez que acabamos el título, se nos abre la posibilidad de Nueva Partida+ que incluye algunos extras para tratar de incentivar rejugarlo.

No cuenta con niveles de dificultad para elegir y sus extras no van más allá de los distintos recuerdos que vamos recopilando a lo largo de nuestra aventura. Eso sí, como curiosidad, cabe destacar que es un juego cuyo desarrollado ha estado a cargo de una sola persona: Clinton McCleary, por lo que hay que reconocerle el mérito que tiene hacer una obra de este tipo y obtener un resultado correcto.

Conclusión

Infliction: Extended Cut es un título de terror con buenas ideas pero incapaz de ejecutar satisfactoriamente ninguna de ellas. Por suerte, su historia, sus sustos y su sonido salvan la papeleta frente a un apartado gráfico bastante pobre y elementos jugables que nos alejan de una experiencia terrorífica completa. Podéis descargarlo desde el 2 de julio en la eShop de Nintendo Switch por 17,99 € y necesitaréis un total de 3,2 GB de espacio en la memoria.

6.5

[Análisis] Infliction: Extended Cut para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Buen juego

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • La historia sabe mantenernos activos y algunos sustos están bien conseguidos.
Flojea en:
  • El apartado técnico es bastante pobre y puede llegar a sacarnos de la trama en varias ocasiones.

Comentarios