Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Good Job! para Nintendo Switch
PorSergio García  - 
Ver comentarios

[Análisis] Good Job! para Nintendo Switch

Trabajar, en la mayoría de los casos, no es precisamente divertido; de hecho, puede resultar bastante tedioso. Es más, es probable que, en más de una ocasión, se os hayan ocurrido multitud de formas mucho más desternillantes para realizar la tarea que os han encomendado.

Si os habéis sentido así, entonces no lo dudéis: Good Job! es vuestro juego. Nosotros ya lo hemos jugado, hemos realizado todas las locuras habidas y por haber, y os hemos traído nuestro análisis. ¿Queréis saber lo que nos ha parecido? ¡Entonces seguid leyendo!

¡Vamos al curro!

En Good Job! comenzamos a trabajar en la empresa de nuestro padre. Pero, en lugar de empezar siendo la mano derecha del presidente, emprendemos nuestro camino laboral desde lo más bajo para, poco a poco, ir ascendiendo, literalmente.

El juego está divido en 9 niveles, cada uno correspondiente a un departamento y una planta del edificio. El objetivo del título es superar todos los niveles para llegar a la última planta, y así convertirnos en el presidente de la compañía.

En cada planta, tendremos que superar diversos niveles. Lo interesante de esto es, aunque los niveles están numerados, podemos realizarlos en el orden que queramos. Una vez terminamos con ellos, tendremos que realizar un último nivel en esa planta, correspondiente a la prueba de ascenso. Si lo superamos con éxito, se nos permitirá acceder a la siguiente planta del edificio.

Para ir avanzando en nuestra carrera profesional, tendremos que realizar las tareas que nos encomienden, que pueden ir desde buscar unos empleados que se están escaqueando hasta regar una serie de plantas para que florezcan. Para llevarlas a cabo, tenemos dos vías: podemos ser un buen empleado, respetar las reglas, tener cuidado de no romper nada y cumplir nuestro cometido de la manera más eficiente posible o, por el contrario, dejarnos llevar por nuestros instintos más salvajes y tomar la vía más directa, aunque eso suponga algún que otro coste para la compañía.

En este sentido, es digno de mención que, aunque los objetivos van cambiando a lo largo de los niveles, hay poca variedad entre unos y otros. Después de haber subido unos cuantos pisos vemos que las tareas que tenemos que realizar son casi siempre las mismas: llevar una serie de objetos o empleados a una zona concreta o mover algo, entre otras cosas.

En suma, aunque van cambiando, cuando llevamos unos cuantos niveles a nuestras espaldas, los objetivos pueden llegar a resultar un tanto repetitivos.

La puntuación que obtengamos en cada nivel estará determinada por tres aspectos: el tiempo que tardemos el llevar a cabo nuestra misión, el número de objetos que rompamos y los costes que supongamos para la empresa. En función de nuestra destreza, obtendremos una puntuación en cada uno de estos parámetros para, después, recibir una nota global.

Un buen trabajador

Como ya hemos mencionado, para ascender en la empresa de papá y llegar a ser presidente, tendremos que cumplir diversas tareas. La forma de realizarlas dependerá de nosotros y, en este sentido, hay que destacar que podemos interactuar con prácticamente todos los objetos de nuestro alrededor.

Por ejemplo, si nuestro objetivo es limpiar un laboratorio de una sustancia que está esparcida por todo el suelo, podemos optar por agarrar la fregona y darnos la paliza para dejarlo todo reluciente, lanzar cubos de agua o utilizar la máquina de limpieza, que es mucho más rápida pero algo mas peligrosa si perdemos el control.

A este respecto, hay que destacar como punto positivo la multitud de opciones que tenemos, pero no podemos pasar sin resaltar un aspecto negativo importante, que no es otro que el manejo del personaje.

En ocasiones, principalmente si hay muchos objetos juntos, si pasamos por una zona estrecha o si tenemos que manejar un objeto de grandes dimensiones, el control del personaje puede resultar algo dificultoso. Esto se debe, entre otras cosas, a que nos puede llegar a costar seleccionar el objeto que queremos coger, o hacer los movimientos adecuados para colocar un ítem en el lugar deseado.

Ayúdame con esto, compañero

Uno de los aspectos más destacables de este título, y que lo hace sin lugar a dudas mucho más divertido, es su multijugador local. Y es que conectando un segundo mando a nuestra Switch, podemos recibir ayuda para superar nuestras misiones.

Lo más interesante de todo esto es que el segundo jugador puede conectarse en cualquier momento del juego, incluso cuando estemos inmersos en un nivel; de esta forma, si hay alguna labor que se nos atasca, o si simplemente nos apetece jugar con otra persona, podemos hacerlo cuando queramos.

Hay que destacar que este es el aspecto del juego que más nos ha gustado, ya que, aunque la dificultad de las misiones no aumenta cuando se conecta un segundo jugador, sí que lo hace la diversión. Y es que resulta mucho más entretenido completar las tareas con alguien al lado.

Diferentes modelitos

Como en todo juego que se precie, en Good Job! no podrían faltar los coleccionables, aquellos objetos que tenemos que conseguir si queremos completar el título al 100%. En esta ocasión, estos ítems se traducen en forma de ropa con la que podremos vestir a nuestro personaje.

En cada nivel, podemos encontrar diferentes modelitos. Hay prácticamente de todo: desde un casco vikingo hasta unas gafas de buceo, pasando, por supuesto, por el clásico casco de obra, así como por un cinturón con herramientas o un chaleco reflectante.

Lo interesante de esto es que podemos cambiarnos de ropa en cualquier momento, y no tenemos que esperar a terminar el nivel. Además, si reiniciamos la misión, no perderemos la ropa que hayamos encontrado.

Una jornada de trabajo completa

Llegados a este punto, toca hablar de un aspecto crucial en todos los análisis: el tiempo de juego. Good Job! no pasará a la historia como un título excesivamente largo; de hecho, completarlo nos puede llevar entre 5 y 10 horas, en función de lo habilidosos que seamos para resolver las misiones.

Completarlo al 100% y conseguir todos los coleccionables puede llevarnos 1 ó 2 horas más, ya que resulta bastante sencillo ver dónde se encuentran las prendas de ropa.

Ahora bien, en su favor hay que decir que es un título rejugable, más aún si lo terminas en modo individual y después quieres probar el cooperativo.

Conclusiones

Good Job! es un juego cachondo, divertido y que nos da infinitas posibilidades para realizar las misiones que tenemos que llevar a cabo. Aunque en algunos momentos el manejo del personaje puede resultarnos un tanto costoso, estamos ante un título muy entretenido y que, sin lugar a dudas, nos proporcionará unas cuantas horas de diversión, tanto si lo jugamos solo como acompañado.

Si queréis haceros con él, podéis descargarlo en la eShop por 19,99€. Necesitaréis 420,00 MB libres para instalarlo.

[Análisis] Good Job! para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Rematadamente divertido.
  • Infinidad de posibilidades para realizar una misión.
  • Un multijugador adictivo.
Flojea en:
  • Las misiones se acaban haciendo repetitivas.
  • El manejo del personaje puede hacerse algo tedioso.




Comentarios